La Jornada vs. Letras Libres, cronología | Letras Libres
artículo no publicado

La Jornada vs. Letras Libres, cronología

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha atraído un caso de relevancia para el futuro de la libertad de expresión en México. Se trata de un conflicto entre La Jornada y Letras Libres.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha atraído un caso de relevancia para el futuro de la libertad de expresión en México. Se trata de un conflicto entre el periódico La Jornada, dirigido por Carmen Lira, y la revista que dirige Enrique Krauze, Letras Libres. La materia del litigio (que ha llevado más de siete años en los tribunales) es un artículo titulado Cómplices del terror  publicado en Letras Libres (marzo 2004) y escrito por el entonces subdirector Fernando García Ramírez.

La materia del litigio

Cómplices del terror (Letras Libres, marzo 2004)

En octubre del 2002 La Jornada firmó un acuerdo —que incluía la colaboración en proyectos informativos de interés común— con el diario ultranacionalista Gara, periódico del brazo político de ETA que vino a sustituir al proscrito diario Egin. ¿Por qué La Jornada no informó a sus lectores de ese acuerdo? Conviene recordar que Egin fue cerrado por órdenes de Baltazar Garzón por su complicidad con el grupo terrorista, así como también que el mismo juez ha inculpado a Gara del mismo delito. Seguir leyendo >>

 

Carta que La Jornada envió en 2004 a Letras Libres:

Un libelo en Letras Libres, por Carmen Lira Saade. (Letras Libres, abril 2004)

Señor director: Libelo, es, de acuerdo con el Diccionario de la Lengua Española, un "escrito en que se denigra o infama a personas o cosas". Libelo es el artículo titulado "Cómplices del terror", aparecido en el más reciente número de la revista Letras Libres firmado por su subdirector, Fernando García Ramírez. Seguir leyendo >>

 

Respuesta de Fernando García Ramírez a la carta de Carmen Lira (Letras Libres, abril 2004)

La Jornada rompe con ETA

Celebro en verdad que Carmen Lira, directora de La Jornada, anuncie que este diario repudia sin ambages "al terrorismo y la violencia asesina de ETA", y lo celebro porque ésta no es la imagen pública que La Jornada proyecta. Seguir leyendo >>

Enrique Krauze escribe La Jornada vs. Letras Libres (Reforma, 12 junio 2011)

El conflicto entre Letras Libres y La Jornada no solo atañe a la libertad de expresión sino, de manera específica, a otro tema central para la democracia en México: el tema de la transparencia. La prensa ha sido llamada un cuarto poder desde el siglo XVIII, y en el siglo XX aumentó la conciencia de que debe ser -como los otros tres poderes- un poder responsable y transparente. Dejando a un lado la cuestión de si es legal o debe serlo publicar contenidos que simpatizan con los de una banda terrorista, lo menos que se puede exigir a un medio es transparencia: una cosa es publicar esos contenidos, y otra ocultar su origen y editorializarlos como afirmaciones del periódico.

En Letras Libres tenemos la convicción de que los periodistas y los medios de comunicación (impresos, en este caso) juegan un papel central en la construcción de la democracia y para ello deben gozar de la más amplia libertad de expresión, incluso si esta se usa por uno para criticar al otro o para pedirle transparencia.

Cualquiera que sea el desenlace de este largo y penoso conflicto, sobra decir que la revista Letras Libres se allanará a la sentencia. Si gana, tenderá la mano a La Jornada para convivir en el espacio público en un marco de pluralidad y respeto. Si pierde, espera que La Jornada actúe en el mismo sentido.  (Leer artículo completo)

 

Granados Chapa escribe sobre el conflicto judicial entre La Jornada y Letras Libres: Prensa en los tribunales, (Reforma,  20 junio 2011)

“Tras un fatigoso recorrido por diversas instancias, incluidas las de la justicia de amparo, la Suprema Corte de Justicia atrajo el conflicto de La Jornada y Letras Libres, en enero pasado. Entró en una lista de espera que demanda paciencia en los interesados, pues ha ocurrido que otro caso, el de Gerardo Sosa contra Alfredo Rivera, atraído también por ese tribunal se programó una y otra vez sin que se discutiera, y cuando ocurrió fue devuelto el proyecto de sentencia para la preparación de otro. Es entendible que un hombre carente de escrúpulos como el que domina la Universidad pública de Hidalgo actúe de esa manera. No se comprende que lo haya hecho La Jornada, que necesita como del aire para respirar las libertades que resultarían conculcadas con un fallo adverso a Letras Libres.

Ya está dicho: la prensa se combate con la prensa.” 

(Leer artículo completo)

 

Hoy,  los ministros de la Primera Sala de la SCJN discutirán la ponencia del ministro Arturo Zaldívar.

 
23 de noviembre 2011
La sala primera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, falló a favor de Letras Libres por cuatro votos contra uno en su litigio de más de siete años con La Jornada. El fallo es definitivo e inapelable, por lo que el caso ha terminado en términos jurídicos.

Esta histórica sentencia no solo cierra definitivamente el litigio promovido por La Jornada contra Letras Libres, sino que sienta jurisprudencia sobre un hecho importante y notorio para la salud democrática del país. Contra lo que ha dicho La Jornada, la Corte no avala la “ley de la selva”. La garantía constitucional del derecho al honor sigue obviamente vigente. Lo que aclara es que un medio de comunicación escrito puede criticar la línea editorial de otro medio de comunicación escrito sin que éste demande como un simple particular que defiende su honor. Es decir, que cuando se encuentran en colisión estos dos derechos fundamentales, se debe privilegiar el derecho a la libertad de expresión. Al mismo tiempo, la sentencia aclara que no se trata de que en el futuro, demandas análogas tengan la misma resolución en automático. La Corte da su fallo favorable en este caso concreto, tras estudiar palabra por palabra el texto de Fernando García Ramírez “Cómplices del terror” y concluir que su autor no acusó a La Jornada de cometer hechos delictivos ni de ser parte activa de las acciones de ETA, sino de cubrir las noticias referidas a esta banda con simpatía. Por ello, la Corte concluye que García Ramírez y Letras Libres tenían el derecho constitucional a emitir esta opinión, que la Corte ni comparte ni avala.

En Letras Libres pensamos que judicializar el debate intelectual es limitar seriamente la libertad de expresión, en cuyo caso la primera perjudicada habría sido, paradójicamente, la propia Jornada. Y por ello celebra que el máximo tribunal de la nación le haya dado la razón de manera legal, definitiva e inapelable.