La Jornada vs. Letras Libres

La Suprema Corte de Justicia de la Nación ha atraído un caso de relevancia para el futuro de la libertad de expresión en México. Se trata de un conflicto entre el periódico La Jornada, dirigido por Carmen Lira, y la revista que dirijo, Letras Libres. La materia del litigio (que ha llevado más de siete años en los tribunales) es un artículo titulado Cómplices del terror publicado en Letras Libres (marzo 2004) y escrito por el entonces subdirector Fernando García Ramírez. El texto denunciaba el tratamiento de La Jornada en torno a la organización terrorista ETA.

Estos son sus antecedentes. El 30 de enero de ese año, el juez de la Audiencia Nacional Española, Baltasar Garzón, se había presentado en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México para asistir a la ampliación de la declaración en el proceso de extradición de seis detenidos vascos, acusados de pertenecer a ETA. Ante la cobertura de esos hechos por parte de La Jornada, Garzón publicó una carta en la que acusaba al diario "de manipulación informativa" y comentaba: "me preocupa que presenten como paladín de la libertad y de la dignidad restaurada a una organización terrorista que tantas muertes ha causado y que tanto dolor ha llevado y lleva a muchos hogares españoles y de otras nacionalidades". El señalamiento del juez Baltasar Garzón fue muy claro: la dignidad de una sociedad se alcanza cumpliendo la ley "y no mintiéndole al pueblo como ustedes han hecho" (La Jornada, 31 de enero de 2004).

Siete años atrás, el filósofo Fernando Savater se había quejado en términos similares de un reportaje sobre ETA publicado en La Jornada: "Es difícil encontrar una celebración más partidista y mendaz de un País Vasco afortunadamente imaginario y de un terrorismo desgraciadamente real que la realizada en estas páginas". Savater encontraba que en ese reportaje "se vierten impunemente absurdas vilezas contra al menos dos de los asesinados por ETA, repitiendo los criterios de quienes instigaron tales crímenes como si tuvieran la mínima verosimilitud o legitimidad moral" (La Jornada Semanal, 13 de junio de 1997).

Además de estos hechos, a García Ramírez le llamó la atención la noticia aparecida en el diario español La Insignia (5 noviembre de 2002) en el sentido de que el diario Gara -cercano a la organización Batasuna, brazo político de ETA- había firmado un acuerdo de colaboración con La Jornada. Se preguntó por qué, si La Jornada había dado a conocer los acuerdos firmados con The Independent y Le Monde, optó en cambio por no hacer público su convenio con Gara. Esos y otros elementos (como el hecho público de que Josetxo Zaldúa, Coordinador General de Información de La Jornada, tuviese dos procesos abiertos por terrorismo en España) le parecieron suficientes para escribir su artículo. El texto puede verse en el sitio de Letras Libres y directamente en http://tinyurl.com/7woee23

Considerándose agraviada por el señalamiento de complicidad con ETA, en agosto de 2004 La Jornada presentó una demanda penal por calumnia en contra de Fernando García Ramírez, y otra demanda civil por daño moral en contra de la casa editora de la revista Letras Libres. A partir de entonces, un grueso expediente se fue integrando con las sucesivas sentencias y amparos en cada una de las instancias judiciales. En enero de 2011 la Suprema Corte de Justicia decidió atraer el caso.

En los últimos años, la Corte ha tenido la última palabra en varios conflictos sobre libertad de expresión, querellas entre particulares, entre autoridades y particulares, y entre medios y autoridades. En todos ellos ha protegido la libertad de expresión. Ahora, con el caso de La Jornada contra Letras Libres, la Corte atrae por primera vez un conflicto entre dos medios de comunicación. En última instancia, La Jornada ha esgrimido el sorprendente argumento de que la Ley de Imprenta vigente le parece insuficientemente restrictiva con respecto a la libertad de expresión. Sin embargo, en un litigio reciente con el Colegio Green Hills, La Jornada fundamentó su defensa en la misma ley que ahora quisiera limitar o poner en entredicho, y con ello logró el fallo positivo de la Suprema Corte. La contradicción es evidente: La Jornada no está dispuesta a conceder a otros medios la libertad que ella misma reclama y que ostensiblemente se toma.

Como puede comprobarse en Internet (por ejemplo a través de Google, con las tres palabras Cómplice La Jornada), ese diario se ha referido infinidad de ocasiones a personas físicas y morales, directa o indirectamente, con el cargo de "Cómplice". Y debo agregar con pena que, en mi caso, la libertad de que hace uso La Jornada ha llegado al extremo de insultarme repetidamente con alusiones antisemitas que no se veían en México -menos aún en órganos de izquierda- desde tiempos de los panfletos filonazis.

El conflicto entre Letras Libres y La Jornada no solo atañe a la libertad de expresión sino, de manera específica, a otro tema central para la democracia en México: el tema de la transparencia. La prensa ha sido llamada un cuarto poder desde el siglo XVIII, y en el siglo XX aumentó la conciencia de que debe ser -como los otros tres poderes- un poder responsable y transparente. Dejando a un lado la cuestión de si es legal o debe serlo publicar contenidos que simpatizan con los de una banda terrorista, lo menos que se puede exigir a un medio es transparencia: una cosa es publicar esos contenidos, y otra ocultar su origen y editorializarlos como afirmaciones del periódico.

En Letras Libres tenemos la convicción de que los periodistas y los medios de comunicación (impresos, en este caso) juegan un papel central en la construcción de la democracia y para ello deben gozar de la más amplia libertad de expresión, incluso si esta se usa por uno para criticar al otro o para pedirle transparencia.

Cualquiera que sea el desenlace de este largo y penoso conflicto, sobra decir que la revista Letras Libres se allanará a la sentencia. Si gana, tenderá la mano a La Jornada para convivir en el espacio público en un marco de pluralidad y respeto. Si pierde, espera que La Jornada actúe en el mismo sentido

 

La Jornada vs. Letras Libres, cronología

.

 

 

"La Jornada ha esgrimido el sorprendente argumento de que la Ley de Imprenta vigente le parece insuficientemente restrictiva con respecto a la libertad de expresión"

Comentar ›

Comentarios (53)

Mostrando 1 - 50 de 53 comentarios.

Yo leo el artículo en cuestión y me parece clara la demonización intencional del diario La Jornada en las siguientes expresiones no fundamentadas periodísticamente:

- El título: "Cómplices del Terror"

- "...Josetxo Zaldúa, coordinador general de edición, y acelerado proetarra"

- "...la aversión de La Jornada contra el juez Garzón... debemos entenderla como parte del acuerdo con Gara. Debemos entenderla como lo que es: una variante escrita de la lucha terrorista contra la ley."

-"La Jornada al servicio de un grupo de asesinos hipernacionalistas."

Me parece que otra buena síntesis --que nadie podría tachar de parcial--  viene del periodista Miguel Angel Granados Chapa, que escribió: 

 

También en el máximo tribunal aguarda ser abordado el conflicto legal entre el diario La Jornada y la revista mensual Letras Libres. Me parece de especial relieve este caso por su excepcionalidad. El uso y el abuso de los instrumentos legales para defender el buen nombre de las personas proviene de ámbitos ajenos al periodismo, y ha dado lugar a una forma extrema de limitación a las libertades de información y de expresión, que es el acoso judicial. Pero cuando una publicación acude a los tribunales para denunciar la conducta de otra publicación, me parece que estamos ante una deformación del propósito legal, dañina para la prensa en su conjunto y que, en el caso al que ahora me refiero, puede redundar en perjuicio del demandante, que por la índole de su tarea quedaría sujeto a reclamos judiciales a tal punto que se anularía su derecho de informar... http://www.vanguardia.com.mx/prensaenlostribunales-954623-columna.html

Vayamos por puntos con Granados Chapa:

 

También en el máximo tribunal aguarda ser abordado el conflicto legal entre el diario La Jornada y la revista mensual Letras Libres. Me parece de especial relieve este caso por su excepcionalidad.El uso y el abuso de los instrumentos legales para defender el buen nombre de las personas proviene de ámbitos ajenos al periodismo, y ha dado lugar a una forma extrema de limitación a las libertades de información y de expresión, que es el acoso judicial.


Pues sucede que también se puede caer (y se cayó) en el otro extremo: permitir difamaciones justificándolas por una supuesta libertad de espresión, como si a la justicia le temblara la mano por el peso que tiene en la opinión pública el término "libertad de expresión", tan manoseado.

Pero cuando una publicación acude a los tribunales para denunciar la conducta de otra publicación, me parece que estamos ante una deformación del propósito legal, dañina para la prensa en su conjunto y que, en el caso al que ahora me refiero, puede redundar en perjuicio del demandante, que por la índole de su tarea quedaría sujeto a reclamos judiciales a tal punto que se anularía su derecho de informar...

 

¿Por qué se deforma el propósito legal? ¿No es hacer justicia su propósito? ¿Por qué es dañina a la prensa en su conjunto? Más bien al contrario: hace que la prensa sea responsable de sus afirmciones. Así que de ninguna manera redundaría en perjuicio del demandante puesto que se apela a la veracidad, impidiendo que cada diario publique lo que se le dé la gana sin tener argumentos. Así que no se anularía su derecho a informar. Ahora que, si recapitulamos, la editorial de Letras Libres no está informando sino acusando. No se trata sólo del derecho a la información. El periodismo no es sólo información, eso debía saberlo Granados Chapa, pero sólo advirtió información.

   Búsquense un mejor argumento.

No sé si es imparcial, pero sí se queda corto al ignorar el uso y desuso que se ha hecho del término "terrorista" no sólo en relación a ETA, sino particularmente desde el 9/11 y que ha desatado la política preventiva de Bush contra todo lo que parezca "terrorista". Que lo sea o no, ya es otro debate, y en muchos casos, quien es prejuzgado como terrorista no lo es, como no lo fue el brasileño muerto a tiros por la policía británica en el metro de Londres allá por 2005, simplemente porque "parecía terrorista", o muchos de los presos en Guantánamo, en fin... muchísimos casos de distorsión perversa del término... El gobierno y la justicia española no se han caracterizado precisamente por ser imparciales... Recordemos que por atribuir a ETA los ataques al metro de Madrid, Aznar y su patiño Rajoy perdieron la presidencia ante el PSOE  de Zapatero en un voto de castigo ante la manipulación tan cínica de los derechistas. Por eso "terrorista" es un término que debe ser empleado con suma responsabilidad y esto lo saben perfectamente los periodistas como Ramírez. No son ingenuos y no deben escudarse ahora en que se trata de un simple caso de libertad de expresión que debe dirimirse en los periódicos. Esa es una postura sumamente mañosa y hasta cobarde, pues como vemos en el artículo de Granados Chapa, esta acusación de terrorista que hizo Letras Libres a la Jornada le ha costado a uno de sus principales editores, Josetxo Zaldúa, estar bajo la mira de la justicia española, que no tiene nada de imparcial o equilibrada. Esa acusación nada ingenua tuvo sus consecuencias, y es una pena que Ramírez ni siquiera tuvo el valor de retractarse de su acusación.  

Con que pruebas cuenta letras libres para afirmar que la jornada es un periodico complice de Eta?, Pues no es suficiente que haya firmado un acuerdo con el periodico Gara, que por cierto es LEGAL, lo que exime a ese periodico de estar vinculado con ETA, si estuviera vinculado con esa organizacion ya no estuviera publicando, el 23 de febrero del 2000 el editorial de la jornada condena contundentemente a ese grupo terrorista, y en lo que se refiere al tema del conflicto Vasco, la jornada ha tratado de dar a conocer al lector la otra cara de la moneda, es decir, el punto de vista de los nacionalistas vascos en lo politico, que NO es lo mismo que ETA, aunque el gobierno espanol se haya empezinado en afirmar lo contrario al mundo. Mas que una resolusion sobre libertad de expresion o de prensa, sera una resolution sobre libertinaje de prensa y legalidad de guerra sucia, me parece inmoral e irresponsible que se viertan graves afirmaciones sin tener pruebas de los dichos, ese es el tema central y no cuantas veces se ha escrito la palabra complice en el periodico la jornada, pues tal vez ellos si tengan pruebas de lo que afirman, y por eso no hay demandas en su contra. Por que no aclaran el punto de una vez los de letras libres y nos dicen a los lectores con que pruebas tangibles cuentan en contra de la jornada?, o si no tienen nada mas que suposiciones? Independientemente de la resolusion de los magistrados, aclaren los de letras libres las preguntas especificas, cual es el respaldo de sus afirmaciones?, cuales son las pruebas?... Se lo deben a los lectores... Espero me publiquen, tendran un punto a su favor si de verdad permiten la pluralidad por la que tanto dicen luchar.

Me parece que una gran parte de los lectores de La Jornada han olvidado lo que significa ser de izquierda, lo que significa tener y ejercer la libertad de expresión. Independientemente del asunto en cuestión, el hecho es que si La Jornada hubiera ganado se habría dado un paso más hacia la censura, lo que eventualmente sería perjudicial para el mismo periódico. Al final, la pregunta importante que debe uno hacerse es ¿cuál de los dos medios intentó verdaderamente ponerse en el camino del otro? La editorial de Letras Libres, aunque inflamatoria, no impedía que La Jornada hiciera o dejara de hacer. Últimadamente, solo afectaría a los lectores de Letras Libres, a quienes se tomaron el tiempo de considerar la opinión del autor. Por otra parte, La Jornada hizo lo posible por castigar una opinión, cancelar lo que una persona toma como su verdad, algo de lo que está convencido. ¿No es esto lo que critica más la izquierda de la derecha? ¿Qué la derecha intente imponer sus ideas sobre lo que es correcto sobre todos nosotros? Pues La Jornada intentó hacer lo propio, y eso lo que nos indica es más bien que la izquierda se ha perdido, que somos un país de autoritarios y que la violencia social es culpa de nosotros mismos, de nuestra cultura de la intolerancia.

Yo, ya no encuentro nada por que luchar en este pais. Todos estamos igual de podridos, y a la mayoría nisiquiera le da vergüenza.

Te equivocas no es intolerancia, es hacer honor a la verdad, por cierto los editorialistas no han respondido las preguntas específicas que hago, los lectores tenemos derecho a recibir informacion Veraz, Articulo20, inciso d... Tampoco como dices si la resolusion hubiese sido diferente se abriría la puerta a la CENSURA, La Jornada no pretendía censurar a nadie, se trata de que todos los medios tomen la responsabilidad de decir la VERDAD en sus notas para sus lectores, para que los lectores tomemos decisiones con base en la verdad, en información verdadera, NO SESGADA O MANIPULADA como en algunas "revistas" todos pueden criticar, eso es decir lo que se piensa del otro, lo que es muy diferente a afirmar sin pruebas que eres un delincuente o que estas del lado de un delincuente, es muy DIFERENTE decir yo pienso que tu eres un ratero a decir yo SÉ que eres un ratero... ADEMÁS EL ART. 20 LO DICE CLARAMENTE: 1. Se reconocen y protegen los derechos: ... d) A comunicar o recibir libremente información VERAZ por cualquier medio de difusión. La ley regulará el derecho a la cláusula de conciencia y al secreto profesional en el ejercicio de estas libertades... Y COMO CEREZA DEL PASTEL, la resolusión incluirá en "el engrose final de la sentencia quede claramente señalado que en el expediente no hay ninguna prueba que demuestre que La Jornada era cómplice de terrorismo"... y el artículo 20 d.?, se les olvidó?...

¿Y no fue precisamente por ese artículo de Savater en La Jornada Semanal que despidieron a Juan Villoro, que era su director entonces? Digo, pregunto...

No tenía ni idea de que Eta existiera fuera de las fronteras de mi amado país. Me parece desagradable, irrisorio, una desfachatez, que existan fuera, esos no defienden nada, no saben nada, y no entienden nada, matar por un trozo minúsculo de tierra que ni siquiera es suya es aterrador y de la época del bronce... Malditos asesinos...

 

Muchas gracias por el artículo.

Le agradezco, don Fernando, que se haya tomado el tiempo y la molestia para detallar aún más este embarazoso caso; creo que los lectores tenemos elementos suficientes para externar nuestra opinión. Ya di mi punto de vista y sólo me queda formularle una última pregunta: ¿Si el fallo le favoreció a usted, por qué no contrademandó? Digo, es un deber ciudadano, ¿no?

Dust: Porque tengo muy claro que como periodista mi tribuna era la revista, lo que yo quería era suscitar una reflexión en los lectores. La Jornada en cambio actuó judicialmente, y en la demanda civil lo que pidió fue una compensación económica. Por sus métodos los conocereis. 

Me parece que no planteé bien mi pregunta, señor García, quise decir que si La Jornada  está al "al servicio de un grupo de asesinos", ¿por qué no denunciarla?

aprovecha dust y demuestra tu cultura civica y tu ciudadania responsable. presenta tu la denuncia. aunque de leerte mas bien parece que te duele que le hayan fallado en contra a la jornada y a favor de el señor garcia. cada quien

 

Harry, mi niño, ¿qué haces en este blog de Letras Libres dando pena con tu redacción? Si quieres honrar a los excelentes escritores de esta revista empieza por leer a Gonzalo Vivaldi.

 

Mira, mi niño,  don Fernando García no necesita de tu ayuda, porque es un polemista consumado, ¿no leíste cómo remató en forma contundente cada una de sus respuestas? Incluso, enmudecí cuando afirmó que Carmen Lira había solicitado una compensación pecuniaria; no sé si sea verdad, pero de entrada me quedé perplejo.

 

Ponga atención,Chiquilín, yo no denunciaría a La Jornada porque no tengo pruebas (libros, revistas, periódicos), el que las posee es don Fernando, por ello le sugerí que interpusiera una demanda en contra de ese odioso diario que, curiosamente, es muy leído por  sus detractores. ¿Por qué tu cabezota pensó que yo quería ver preso a don Fernando. Es evidente mi propensión hacia la izquierda, mi niño, pero si este foro electrónico me abre sus puertas lo menos que puedo hacer es comportarme respetuosamente.

 

Pórtese bien, que le calienten su lechita para que duerma rico y ofrézcale sus servicios de defensoría a Carmen Lira.

 

hombre polvito tus actos y tus dichos se contradicen. si eres tan de izquierda por que mejor no te vas a los blogs de proceso. digo porque eso de que vengas respetuosamente a atizarles a los derechistas de letras libres no coincide con lo que recien me dices. enmudeciste? nombre si ni le has parado a la leña. y muy respetuoso con don fernando pero ai sigues. ademas no te ves como que vas a ir a proceso o a la jornada a mostrar tu supuesta pluralidad. este es tu foro para jorobar al enemigo y aqui te sientes importante. alla con los tuyos no serias nadie

 

¡Chin!, ya se enojó “el Harris”

Sólo las madres abnegadas cuidan con  diligencia a sus vástagos, mi Harry. ¿Quién te mandó? ¿Actúas motu proprio?  ¿Buscas congraciarte para obtener un aumentito salarial o un ascenso? ¿No crees que hay maneras más dignas de hacerlo?

Me preguntas: “¿Si eres tan de izquierda por qué mejor no te vas a los blogs de Proceso?”.  Como dicen los políticos, mi respuesta va en dos vertientes: ¿Cuándo se había visto que un escudero pretendiera correr a los participantes de un blog? ¿Si te molestan las críticas a los escritores del Blog de la Redacción por qué no renuncias?  Además, mi niño, a quien le corresponde plantearme esa pregunta es a don Enrique Krauze, o, en todo caso, al propio señor Fernando García.

En mis comentarios resulta evidente que participé con respeto y que don Fernando García no pareció molestarse con mis intervenciones; es tal tu servilismo que un simple cuestionamiento te parece una falta de respeto y lo comparas con un  leñazo. No vivas agachado. Si alguno de mis comentarios, Harry, hubiera sido inapropiado o injurioso los moderadores no lo habrían subido. ¿Por qué ese resquemor? ¿Algo te arde?  

 Te expliqué por qué no puedo demandar a La Jornada (no tengo las pruebas) y te quedaste con la bocota cerrada. Sostienes que “este es tu foro para jorobar al enemigo y aqui te sientes importante. alla con los tuyos no serias nadie”.  No tengo enemigos en Letras Libres, no conozco a nadie y no pretendo ser alguien (whatever that means), de ahí mi seudónimo. ¿Tú eres alguien? ¿Harry “The  Dirty”? ¿Si me leen en este blog ya la hice? ¡Aleluya! ¡Hurra!: “el Harris” dice que ya soy alguien.

Antes de irte a dormir, Harry, pide que te preparen una mamilota de leche calientita y que le agreguen Ritalin, a ver si así…

 

a pesar de tus condescencientes respuestas-igualito a tu carnal liborio-todos sabemos y eso te incluye que aunque tuvieras a la mano los elementos para demandar a la jornada jamas lo harias. quitate ese disfraz de democrata y tolerante que no te va y ve a engrosar las filas de los noroñas. eso si va con tu personalidad

Ese mi Jarris:

A pulso te has ganado un ascenso, supongo que pasarás de mensajero a redactor, ¿no está mal verdad? ¿Crees que aun teniendo los elementos yo no denunciaría a La Jornada? Bueno, quizá tengas razón, pero, en ese caso, no estaría solo, seríamos dos los ciudadanos irresponsables. Utilizas el pronombre "sabemos", ¿te refieres a ti y a tu familia?, ¿a ti y a tus compañeros de trabajo?, ¿te sientes inseguro y no te atreves a escribir "sé"? Ahora comprendo por qué no te referiste a las siguientes preguntas:

a) ¿Actúas por iniciativa propia?

b) ¿Hay maneras dignas de progresar en una chamba?

c) ¿Tu servilismo te lleva a confundir cuestionamientos con leñazos?

     Agrego una más, con la vana esperanza de que la contestes:

d) ¿Hay que referirse a los posts de este blog con lisonjas eternas en agradecimiento?

Ve lo que has hecho de esta entrada; en vez de leche calientita en una mamila, parece que te dieron tequila en un Jarris de Tlaquepaque, broncudote.

 

para que tantas preguntas polvito. te preocupa mucho saber quien soy y por que digo lo que digo. no estoy a sueldo ni busco chamba de redactor como creo que tampoco tu esperas por meritos chamba en la jornada aunque defiendas su etarra postura. y tu-estas a sueldo de noroña? chambeas en la campaña del titino encinas? y si tanto te preocupa quien soy empieza por quitarte la mascara y dinos como te llamas. eso es predicar con el ejemplo

Pues sí, quizá La Jornada es el principal vocero del Peje, y tal vez otras revistas y diarios sean cajas de resonancia hechas con madera de Los Pinos, lo que yo no creo es que haya un medio impoluto ni un periodista objetivo al cien por ciento. Fernando García Ramírez, por ejemplo, pudo haber desenmascarado a Ricardo Salinas Pliego, cuando éste y el Tigre Jr., se le fueron a la yugular a Isaac Saba, porque el muy malvado quería una cadena de televisión. La empresa del Ajusco se valió del periodismo más ruin para desprestigiar a Casa Saba; pero, bueno, si García Ramírez no quiso abordar el tema, otros sí creyeron que el asunto daba para una buena nota. Así es el periodismo, así es la vida...

Estoy de acuerdo, Dust: La Jornada cubrió el caso de Salinas Pliego y de Azcarraga contra Saba y yo no. Yo cubrí el caso de cómo La Jornada boicoteó la presencia del juez Garzón en México para asistir a un interrogatorio sobre presuntos etarras. La diferencia entre ambos casos es que yo no demandé a La Jornada por su cobertura de ese hecho y La Jornada sí me demandó a mí penalmente y a Letras Libres por la vía civil, a pesar de que en la revista le abrimos un espacio a Carmen Lira para refutarme y expresar su punto de vista. Lo que ahora está en juego, si llegara a ganar La Jornada y se sentara jurisprudencia, es que un medio ya no podría criticar a otro sin que el segundo demandara al primero alegando faltas a su honor.

No he leído, señor García Ramírez, lo que usted escribió sobre lo que llama "boicot" al interrogatorio del juez Garzón a los presuntos etarras detenidos. En pricipio no veo con qué bases podría usted demandar a La Jornada por tal cobertura. Pero como lector me queda muy claro el derecho de la señora Lira a buscar satisfacción en tribunales a la decisión de usted de escribir que el diario se hallaba "al servicio de un grupo de asesinos hipernacionalistas". Puede uno ofrecer hasta el cansancio el derecho de réplica: eso no nos exime de la responsabilidad, hasta penal, de nuestros dichos.

Liborio: Afortunadamente nuestros tribunales y leyes no piensan lo mismo que usted, ya que la demanda penal que La Jornada entabló contra mi persona la gané casi inmediatamente, en 2004.  

Lo que se ha ganado en tribunales es la legalizacion de la guerra sucia en contra de quien sea incomodo a los intereses del poder y usted Fernando lo sabe, leo sus respuestas y no encuentro en ninguna, prueba de lo que se afirmo en el articulo demandado, afirmaste que la jornada es complice de ETA sin ninguna prueba de por medio mas que un acuerdo con un periodico legal Gara, LEGAL, lo que lo exime de estar vinculado con ETA, es de verdad escandaloso que se pueda difamar a quien sea y de lo que sea sin tener una prueba tangible de esos dichos, es un precedente sumamente peligroso que se legitime en este pais la guerra sucia, ese es el tema central, parece que en este pais siempre gana la injusticia y parece que usted lo celebra solo pensando en sus intereses... Usted no critico como dice a La Jornada, usted acuso falsamente a ese periodico de estar asociado a un grupo terrorista sin presentar prueba alguna de sus dichos, eso es eticamente inmoral.

No soy abogado, señor García. Creo que usted tampoco. Así es que tendré que recurrir a términos prosaicos, quizás técnicamente incorrectos: ¿cómo estuvo eso de que usted "ganó" la demanda? En todo caso, lo que ganó fue el litigio, ¿no? Y si lo ganó, me imagino que la demanda procedió, no se desechó por improcedente; ¿o esto último fue el caso? La señora Lira ejerció su dercho y la decisión judicial no le fue favorable. De eso se trata el sistema. Ahora, nuevamente, como simple lector me pregunto, ¿de qué diablos estamos hablando? ¿Qué caso va a revisar la Suprema Corte? Lo que discuto también (y que no creo que refute usted adecuadamente) es que el derecho de réplica no sustituye a un juicio civil (o penal, que nos informa usted que le fue favorable) en todos los casos. ¿O pretende usted que un intercambio público de dimes y diretes repare siempre una calumnia? ¿Que pase el desgraciado?

otro al que le ardio que no lo metieran a la carcel señor garcia. segun su criterio usted no gano ni perdio la jornada, es que siempre esta mal aplicaciada la justicia cuando ganan los de ideas distintas a las suyas

Don Harry:

Se lo voy a escribir de manera muy sencilla. Lo que yo crea es irrelevante en cuanto a la sentencia (aún no me queda claro si hubo sentencia, o si el caso se deshechó; pero no tengo tiempo de averiguar los detalles). El resultado legal fue que el señor García no fue hallado culpable del delito de calumnia. Punto. Lo que el señor García y yo discutimos es algo que a usted se le escapa. Ni modo.

de entrada ya sabemos que el tiempo de liborio es precioso. ya nos confeso que no le alcanza ni para tres segundos que tarda una busqueda de google. si carmen presento una denuncia penal (no demanda) en contra del señor garcia y no prospero entonces carmen no gano pero tampoco perdio y el señor garcia no perdio pero tampoco gano. eso ha de ser lo que se me escapa. a ver si nos lo explicas. y a ver si nos explicas si tu tambien apoyas a un grupo terrorista como la eta. al parecer estas muy molesto porque alguien se atrevio a desafiar a la jornada en su campaña de promocion etarra y ademas porque anda muy campante por la calle en lugar de estar en la carcel que es donde segun tu merece estar

Estimado Liborio: La Jornada me demandó penalmente en 2004 por calumnia, por escribir que su actuación periodística en el caso de la vista del juez Garzón a México evidenciaba complicidad con ETA. Comparecimos en el Tribunal Luis Hernández Navarro, representante legal de La Jornada, y yo, nos careamos y exhibí mis pruebas (libros, revistas, periódicos). La demanda no procedió. A la luz de esta derrota judicial, La Jornada demandó a Letras Libres por la vía civil por daños a su honor. Llevamos siete años litigando en tribunales en todas las instancias. Ahora mismo lo que la Suprema Corte está dirimiendo es si un medio de comunicación tiene derecho de hacer la crítica de otro medio de comunicación. Tiene usted razón en un punto, el derecho de replica no sustituye a un juicio civil, pero es un elemento a favor nuestro haber concedido espacio para la reclamaciòn de Carmen Lira, dado que no puede La Jornada reclamar dolo en nuestra acción periodística.

Pues ojalá que se cree jurisprudencia en el sentido de que un medio de comunicación derechista pueda criticar a otro medio derechista y no sólo a un izquierdista, ¿no le parece, don Fernando? 

oye dust y habra jurisprudencia de que un medio izquierdista critique a uno derechista o la jornada lo hace nomas de sus pistolas. ah pero se me olvidaba que eso si es permitido y lo contrario no. segun se entiende de lo que escriben tu y liborio

Su "entendimiento", don Harry, no puede superar las barreras de sus limitaciones. Por más brinquitos que dé, tratando de darse a notar.

ahora resulta que me estoy dando a conocer colgado de tu fama. yo limitado y tu polisabio. tu soberbia es evidente. eres el mero mero petatero y todos los demas krauze garcia y demas no te llegan a los talones. por eso tratas a todos con menosprecio. menos a dust y sosa tus cuatachos. nomas es cosa de leer tus intervenciones con leon o cynthia o en otros para verte tal como eres

En el marco de la libertad de expresión no caben esos distingos ideológicos miopes, me parece. 

Como yo lo veo, el meollo del asunto, señor García, no es que la directora de un diario demande a un periodista por calumniarla, ni que ella simpatice con el EZLN o ETA, pues en el primer caso tendrá que probarlo y en el segundo es muy su ideología. Lo que me incomoda como lector es que en La Jornada se hagan de la vista gorda cuando se trata de noticias incómodas para la izquierda, pero también que en Letras Libres pasen por alto aberraciones como las que comete el duopolio televisivo o, incluso, que finjan no haberse enterado de la muerte de Saramago. Haciendo una analogía con la vida política de México, es como si el PAN y el PRI se trenzaran en una mortal (aunque fraternal) batalla para convencer al ciudadano bobalicón de que uno es menos corrupto que el otro. De caulquier forma reitero mi afición a la lectura de ambos medios, porque, most of the time, lo hacen muy bien.

Al señor Fernando García Ramírez le dió por "cantinflear" (es decir , habló mucho y respondió nada). Mejor que nos diga por qué no se inclinó por cubrir también el caso citado.

Rodrigo: No es que hablara mucho y no respondiera nada, sino que no entiendes de lo que se está hablando aquí. ¿Por qué no cubrí el caso citado? Porque no me interesó.

Lo de los comentarios supuestamente antisemitas, claramente Krauze se refiere a sus polémicas con el semita Alfredo Jalife-Rahme, polémicas que por cierto no aparecen en el apartado "polémicas" de su página web. Tal vez porque considera que una polémica implica un debate, y claramente ninguno de los dos ha querido debatir: Jalife señala hechos duros sobre Krauze, aderezados con muchos adjetivos, es cierto, pero al fin hechos. Krauze, por su parte, se limita escribir su indignación.

Entre otras cosas, Jalife ha acusado a Krauze de ser miembro del Committee on the Present Danger, organización fundada por Norman Podhoretz, un neoconservador judío que promueve la guerra con el Islam. El Comité funcionó como grupo de presión sobre el gobierno de Estados Unidos para favorecer su intervención bélica en Irak.

Krauze admitió haber sido parte del Comité del peligro presente, invitado por Vaclav Havel, aunque luego dijo que se salió por no compartir sus ideas. En fin, es parte de los encuentros que han tenido ambos y se pueden consultar en en El Correo Ilustrado de La Jornada, en las fechas 10, 14, 18 y 22 de abril de 2008.

Señor Lima, ¿y qué es eso de "centralista"?
Señora Erika: además de no saber escribir, ¿qué era lo que intentaba balbucear?
Suerte a Letras Libres.

L. Navarro: Creo que el señor Lima considera que Savater no es ni de derecha ni de izquierda sino de un abominable centro político, lo cual a sus ojos debe descalificarlo para opinar de un diario de izquierda. Porque, ya se sabe, a la izquierda solo puede criticarla la izquierda.

Mi opinión es que la Jornada, en lugar de acudir a los tribunales, debió zanjar el asunto periodísticamente. 

De hecho, Rufino, se le permitió a Carmen Lira, directora de La Jornada, publicar una amplia carta en Letras Libres para externar su punto de vista. Pero, como estaban en elecciones internas en ese diario y demandar a Letras Libres le daba puntos ante sus adversarios, Carmen Lira decidió finalmente resolver el asunto extraperiodísticamente, es decir, en los tribunales.

A la Jornada cada vez más le ha quedando grande ser el periódico de las ideas de izquierda en México, sobre todo desde que se manipularon sus estatutos permitiendo la reelección de un día para el otro y así evitar que Granados Chapa fuera su nuevo director. Además al perder mucha credibilidad al convertirse en la principal vocera del peje. Lo del asunto del apoyo a ETA mas que ser una línea oficial del periódico se ve que es un descuido de la dirección por dejar que en la redacción se manejen en primera instancia intereses ideológicos de ciertos personajes. Y con el pleito con Letras Libres están pagando las consecuencias. Las contradicciones en la Jornada se notan hasta en que supuestamente siendo de izquierda, dé tanta importancia a un show tan primitivo, cruel y sangriento como son las corridas de toros, lo que la hermana estrechamente con los mas derechistas adoradores de Franco. En lo que tengo dudas es en lo de los ataques antisemitas, ¿se podría ser más explícito en eso o poner unos links de los ejemplos?

Como usted plantea este caso, don Enrique, pareciera que La Jornada es un vocero encubierto de ETA en México, lo cual no se puede descartar. Es lógico que Garzón y Savater tengan la piel muy sensible en lo referente a este violento grupo separatista, al igual que muchos mexicanos cuando en el exterior se habla con indulgencia de Díaz Ordaz.

Usted ha decidido ventilar este asunto fuera de los juzgados y ha dicho su verdad, habría que leer lo que Carmen Lira escriba al respecto para que los lectores de ambos medios tengamos una idea de lo que se trata, pero, finalmente, la SCJN tendrá la última palabra, y esto no es una buena noticia para La Jornada, uno de los pocos medios impresos que cuestionan tenazmente las groseras prerrogativas de los ministros.

En cuanto a las alusiones antisemitas, no queda muy claro en su post, don Enrique, a qué se refiere, pero de ser ciertas resultarían injustificables e incluso viles, como la ironía y el desprecio con que se refieren en El Minutario al Via Crucis que escenifican en Iztapalapa soldados romanos y Jesucristos de aspecto humilde y piel morena.

No soy abogado penalista, por lo tanto no podría afirmar que La Jornada haya cometido un delito por no hacer público su convenio con Gara; tampoco sé si este diario español y Batasuna infrinjan la ley por existir. De lo que sí estoy seguro es que usted tiene razón cuando escribe que "La Jornada no está dispuesta a conceder a otros medios la libertad que ella misma reclama y que ostensiblemente se toma".  

Infiero que usted es un hombre conciliador y razonable por la oferta que le hace a La Jornada de convivir en un marco de pluralidad y respeto; finalmente, ambos medios resultan ya imprescindibles por su consecuente trayectoria y calidad innegables, aunque se ubiquen en perspectivas diferentes. Vargas Llosa y Assange no podrían estar equivocados.

 

    

Cuidado con este "dust", señores de Letras Libres. Es el mismo que una vez amenazó a Sheridan (léase aquí: http://www.letraslibres.com/blogs/lineas-de-investigacion?page=1) diciéndole:  

Soy malhablado y alburero, lo sé, pero domino más la lengua de Sancho Panza que cualesquiera de los pinches vejetes que contratas de guardaespaldas. No me dejas otra opción que llevar este asunto fuera de la blogósfera para que se sepa, una vez más, cómo se las gastan los demócratas de derecha.

Tal vez tu amargura, Guillermo, provenga de tu fallida trayectoria como ensayista (sólo te conocen los cuates, mientras que García Márquez supera en fama incluso a Paz). ¿Ya supiste que le temblaron las chichis al director de Milenio cuando se vio frente a frente con los trabajadores de Luz y Fuerza del Centro?, no te vaya a pasar lo mismo, ¿eh?

¿Y este es el que habla de ser "conciliador y razonable" y de marcos "de pluralidad y respeto"?

"No les vaya a pasar lo mismo..." 


Para el expediente: 

No creo que el señor Héctor GG deba darle relieve al señor Dust.

No conozco al señor Dust, sea quien sea. 

No tengo guardaespaldas y, en caso de tenerlos, considero que sería un error que fuesen "pinches vejetes". 

No soy demócrata de derecha. Soy socialista fabianista (tendencia GB Shaw). 

No sufro de amargura. 

Ignoro en qué sustenta su juicio de que mi trayectoria de ensayista es fallida, pues no he leído sus artículos al respecto. 

No estoy enterado --ni me interesa estarlo-- de lo que ocurra en las chichis de ningún caballero. 

Le agradezco su deseo de que no me vaya a pasar nada, ¿eh?

Guillermo Sheridan 

 

 

 

 

 

Un antecedente más publicado precisamente aquí: http://www.letraslibres.com/index.php?art=9489

Y la respuesta a Carmen Lira, se puede leer en ese mismo número de Letras Libres: http://www.letraslibres.com/index.php?art=9490

Sería igualmente bueno saber los detalles de la demanda. Digo, para tener una idea más completa de los "antecedentes."

       Para mi es claro ese diario es organo oficila del PRD y de las izquierdas, siempre esta de ese lado, jamá he visto la minima objetividad en sus articulos y en sus actuaciones. Estos sufren del mismo mal que tanto repudian, son fanáticos, tienen como dogma estar en contra de la verdad, contra las instituciones, las autoridades y tratan de denigrarlas  para su beneficio particular.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación