Osama, "the movie"

Estados Unidos es el país de las contradicciones: a veces increíblemente estricto, haciendo eco de sus orígenes puritanos; en tantas otras, laxo hasta el absurdo. Aquí, un muchacho de 18 años puede tener un rifle e ir a la guerra sin el permiso de los padres, pero no puede comprar una cerveza. Como bien sabemos —y sufrimos— ese mismo apego al sinsentido ha prevalecido muchas veces en la conducta política estadunidense.

En mayo de 2011, el asesinato de Osama Bin Laden, la divulgación de sus detalles y la posterior disposición del cuerpo del terrorista de Al Qaeda dieron pie a una polémica dentro del gobierno de Estados Unidos. Hubo quien sugería dejar a un lado la mesura y difundir los pormenores de la operación en Abbottabad, incluyendo las grotescas fotografías del rostro de Bin Laden y hasta el video en el que los marinos arrojaron el cuerpo al mar de Arabia. Afortunadamente, en Washington prevalecieron voces más sensatas y la información difundida sobre el famoso operativo fue mínima. El experto antiterrorismo de la Casa Blanca, John Brennan, lo explicaba con este elegante eufemismo burocrático: “lo que no queremos hacer es mostrar algo que pueda provocar emociones innecesarias”. Fue un acierto.

Pero no duró mucho. No han pasado siquiera dos años de la muerte de Bin Laden y Hollywood ya le ha regalado al mundo una película que hace exactamente lo contrario a lo que aquella mesura gubernamental pretendía. La película Zero Dark Thirty, de Katherine Bigelow, es un gran thriller, filmado con un sentido excepcional del suspenso. Pero, como documento histórico, comete dos errores extraños e imperdonables. Primero, valida la tortura como método para obtener información, hecho cuestionable en sí mismo y absolutamente falso cuando se trata del fin de Bin Laden. Después, en las escenas que recrean Abbottadad y las horas posteriores, Bigelow hace de la muerte del terrorista un espectáculo, con todo y gritos de júbilo de los soldados involucrados. El colmo del desatino es que la película contó con el apoyo y consejo de varias autoridades especializadas, entre ellas (contradicción de contradicciones)… ¡el propio John Brennan!

Así, el gobierno estadunidense, que quiso evitar los serios riesgos que implicaba rebajar, mediante la cultura del show, la muerte de Bin Laden se encargó de trivializarla a la enésima potencia mediante el megáfono hollywoodense.

Lo dicho: el país de las contradicciones.

 

See video
.

Comentar ›

Comentarios (18)

Mostrando 18 comentarios.

Creo que esto lleva a descubrir más cosas, y esta bien.

En este curiosísimo post, el  joven Krauze parece ser la imagen especular de aquellos que en el mundo islámico aducían que La inocencia de los musulmanes, el bodrio que motivó recientemente disturbios en varios países, de alguna manera documentaba la posición del gobierno norteamericano.  ¿Existen pruebas de ello?  A lo mucho circunstanciales.  Apenas se estrena la cinta, y por ello Krauze escribe sobre este asunto, pero hace ya unos seis meses un grupo conservador dio a conocer documentación que demostraba la participación del gobierno en la elaboración del guión.  Judicial Watch acusaba a la administración Obama de lucrar políticamente con la película, en un intento de influir sobre las elecciones si se estrenaba como estaba planeado antes de Noviembre (lo que obviamente no sucedió).  El vocero de la Casa Blanca se limitó a señalar que nunca se facilitó a la producción información clasificada, y los documentos obtenidos muestran solamente la cooperación de los funcionarios, en un intento por evitar que la versión final contuviera serios errores factuales.   Sin embargo, el producto final no es un documental (el drama bélico es, pues, inevitable), ni tuvo más apoyo o restricciones por parte del gobierno estadounidense que cualquier otro proyecto.  La libertad de expresión es vigorosa en los Estados Unidos.

 

Por otro lado, el señor Krauze se sorprende de que, según él, se mencione falsamente el papel que la tortura desempeñó en el resultado final de la operación.  Declaración sorprendente, al tomar en cuenta que una de las críticas es la participación como asesor del proyecto de John Brennan, el Consejero Adjunto para la Seguridad Nacional y el Contraterrorismo de la administración Obama, quien precisamente retiró su candidatura para dirigir a la CIA en vez del recientemente caído en desgracia David Petreus por, entre otras cosas, haber apoyado cuando trabajaba en esa agencia, las técnicas intensificadas de interrogatorio.  ¿Qué le habrá contado a Bigelow?

 

¿El post de las contradicciones, muy a la gringa?

Mhm... petreus no cayó por lo de la tortura, sino por andar de caliente con su biógrafa, qué no? Por cierto, el programa de Stewart de la semana en que dimitió Petreus es una de las piezas cómicas más fregonas del 2012.

http://en.wikipedia.org/wiki/David_Petraeus#Extramarital_affair_and_resi...

Ya veo dónde está el origen de la confusión.  Lo que pasa es que, cuando escribí mi comentario original, Obama aún no nominaba a Brennan para dirigir a la CIA; me refería a su primera candidatura, hace cuatro años.  Espero que ahora sí este claro.

Le rogaría que releyera con más cuidado lo que escribí.  Cuando lo haga, le sugiero lea lo siguiente, que le da más sabor al caldo:

 

http://www.nytimes.com/roomfordebate/2013/01/07/the-right-or-wrong-experience-for-the-job

 

Saludos cordiales.

Tu cinismo indiscriminado y tu necesidad de exhibirte a toda costa son repugnantes.

 

http://www.youtube.com/watch?v=LJK_uqW6QQ8 

 

Eres tú quien parece habitar una dimensión desconocida:  no muestras señales de una mínima humanidad. Y todo, ¿para qué? 

 

 

Chale. Y luego se enoja porque la mando a sitios kinkis.

¿Uh?

Es inútil, Liborio. Y estoy por salir de la civilización, sus florerías, sus chocolates y su WiFi.

Bueno, una vez que ya la civilización salió de ti...

Busque senial porque necesito investigar algo. A ver si la moderacion me la pasa:
¿Eres el mayor? ¿Tienes hermanitas menores?

Jajajajaja.  A veces, como la "senial"...  A veces ni existo.

De verdad!! Ninguna 'cortina d humo' mas efectiva q 1 pelicula d hollYwood!! Quieres CONFUSION? 1 mOVIE ES LO MEJOR;-)

Hollywood editó la fantástica escena en las Torres Gemelas sobre la película Spiderman (2004) de Sam Reimi. Pero ellos no se abstuvieron de llevar a la pantalla grande a unos de los peores errores de la milicia norteamericana. Nunca he visto la película que aquí se reseña, pero prefiero las spaghetti western.

Ternurita! cree que Osama destruyo las torres gemelas y luego lo mataron y aventaron al mar, jeje.  

Y dale, Dr. Cuervo.  ¿también cree que la Tierra es plana?  Digo, porque las imágenes desde el espacio son obviamente ficticias también, ¿no?  En fin, cada quién sus teorías conspiratorias:

 

http://www.youtube.com/watch?v=DQI_4p1f-mQ

La validación de la tortura cuando se trata de musulmanes y el entretenimiento deshumanizado,  recuerdan aspectos siniestros del Orientalismo:

 

http://www.youtube.com/watch?v=fVC8EYd_Z_g

Supongo que haber dicho que bin laden murió sin mostrar fotos del suceso despertó muchas suspicacias (además que anteriormente ya lo habian dado por muerto e incluso ostraban fotografías) así que para hacerlo real ante el público estadounidense, nada mejor que una película de hollywood.

 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación