artículo no publicado
  • Según el escritor chino Liu Cixin, fenómeno editorial en los últimos tiempos, “muchas personas se esfuerzan y fracasan: el éxito es suerte”. Aunque es innegable que siempre hace falta una dosis de buena fortuna, a menudo llamamos buena o mala suerte a lo que en realidad es el resultado de nuestros comportamientos.
  • La muerte de los escritores que uno siente “imprescindibles” siempre golpea, incluso aunque el suceso fuera tristemente esperable debido a la enfermedad. Mucho más cuando en quince días se van dos de los más queridos, como Alberto Laiseca y Ricardo Piglia.
  • Los cementerios cifran, de algún modo, la historia de los pueblos y las ciudades donde se encuentran. ¿Qué pasa cuando un pueblo carece de cementerio, a causa de su juventud, de sus peculiaridades o de sus tragedias?
  • El hábito de hacer regalos está plagado de riesgos. Los libros no los eliminan, pero ofrecen a cambio múltiples beneficios.
  • Muchos españoles creen que los latinoamericanos no pronunciamos (o pronunciamos mal) la c y la z. No es así, por supuesto: las pronunciamos perfectamente. Quienes las pronuncian distinto son una pequeña minoría y viven, precisamente, en España.
  • ¿Qué hace que cada día cientos o miles de personas se acerquen el lugar del horror por antonomasia? Este texto es la breve crónica de una visita y también un intento de responder a ese interrogante.
  • Si después de que un libro ha salido a la venta su autor y sus editores descubren que incluye tantos errores que deben imprimirlo de nuevo, ¿qué pasa, o qué podría pasar, con los ejemplares anómalos que sobreviven?
  • A un siglo de su muerte, la obra de Jack London conserva todo su vigor, aunque ha sido objeto de lecturas oblicuas o de lo que un crítico español llama la “enfermedad de leer”
  • Un cortometraje estrenado este año es la primera película cuyo guion fue escrito enteramente por una computadora. ¿Podemos decir que ya existe una máquina de hacer historias?