Cultura condensada | Letras Libres
artículo no publicado

Cultura condensada

Un recorrido semanal por noticias, polémicas y hechos curiosos de la cultura.

De la pantalla al papel

“El libro es mejor” es una sentencia que los bibliófilos emplean para defender las obras originales de sus versiones fílmicas. El convenio que Netflix y Planeta firmaron esta semana podría hacer cambiar de opinión a varios.

La plataforma digital y productora de contenidos busca extender su éxito fuera de la pantalla. Este otoño llegarán a librerías versiones noveladas de algunas de sus series más exitosas: La casa de papel, Élite y La casa de las flores. Planeta, el séptimo grupo editorial más grande del mundo, se encargará de editar, publicar y distribuir los libros inspirados en estas series. Durante cinco años, publicarán una decena de títulos en diferentes formatos –audiolibros, libros electrónicos, novelas gráficas y, posiblemente, juegos de mesa– en géneros que van de la novela al ensayo. Las publicaciones no serán reproducciones al calce de los productos audiovisuales, sino spin-offs que exploren otras líneas narrativas de los personajes y que amplíen los mundos en donde transcurren las historias. Por lo que los guionistas serán los encargados de su escritura.

Este tipo de historias, que surgen de los deseos de los espectadores o lectores por conocer qué más pasa en la vida de los personajes de sus libros, películas, animes o series favoritas, han adquirido popularidad en años recientes. Un ejemplo son los fanfiction, relatos escritos por aficionados que en algunas ocasiones se convierten en fenómenos de ventas. Quizá el caso más conocido es el de E. L. James, la autora de la saga literaria Cincuenta sombras de Grey, quien se inspiró en el amorío de Bella y Edward de Crepúsculo para escribir historias eróticas en un blog. Una editora notó el potencial y le ofreció un contrato de publicación para su primera novela. Fue tal la popularidad de James que en 2012 la revista Time la incluyó en su lista de las 100 personas más influyentes.

Como en el caso de las adaptaciones de libros a películas, donde los estudios quieren garantizar el éxito de sus taquillas apostando por productos cuya popularidad ya había sido probada, ahora las editoriales buscan atraer al público cautivo de los productos audiovisuales a sus libros. En vez de disputarse el ocio del público prefieren aliarse. Al igual que Netflix y Planeta, otras empresas de entretenimiento ha hecho convenios con editoriales. Sony Pictures y HarperCollins también anunciaron esta semana su alianza para trabajar en adaptaciones del catálogo de la editorial y desde el año pasado Hachette y Epic Games han publicado libros inspirados en el videojuego Fortnite.

¿Estaremos ante una nueva era del mundo editorial donde lo que determina el criterio de publicación es el número de reproducciones que tuvo una serie en una plataforma digital? ¿El salto de la pantalla al papel ayudará a promover la lectura en las generaciones más jóvenes? Por lo pronto, Jesús Badenes, director general de la División de Libros de Grupo Planeta, confía en el proyecto: “No dejamos de ser dos empresas especializadas en contar historias”.

 

Como lágrimas en la lluvia

En la escena final de Blade Runner, tras una sangrienta pelea en una lúgubre ciudad de Los Ángeles, el replicante Roy Batty le dirige unas emotivas palabras al agente Rick Deckard antes de perdonarle la vida. Entre imágenes de violencia y destrucción que aluden al pasado militar del androide y con la música de Vangelis de fondo, el androide recuerda que “todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia”. Al final, en un tono que mezcla la tristeza con la resignación, afirma: “Es hora de morir”. En un guiño casi profético, la última frase que pronunció Batty en un ficticio 2019 se cumplió el pasado 19 de julio, cuando a la edad de 75 años falleció el actor holandés Rutger Hauer.

El célebre monólogo fue escrito por David Peoples, guionista de la cinta, pero modificado por Hauer una noche antes de la filmación. Incluso se dice que fue tan bueno que Ridley Scott le preguntó si lo había copiado de algún otro lado. Más de tres décadas después, en una entrevista, Hauer reconoció que del guion solo conservó dos líneas y el resto, incluida la última frase, fue improvisación suya: “esperaba encontrar una línea donde Roy finalmente entiende que tiene muy poco tiempo y expresa un poco del ADN de la vida que ha sentido. Cuánto le gustó. Solo una vida”. Las 42 palabras que pronunció en menos de un minuto le valieron un lugar especial dentro de la historia del cine de ciencia ficción y de la cultura popular, pues lo mismo apareció en la nota de despedida que David Bowie le dedicó a su medio hermano que en una novela de Arturo Pérez-Reverte.

A pesar de que Hauer interpretó otros personajes notables –la mayoría de ellos villanos, como John Ryder en The Hitcher o Sacha Perchersky en la serie televisiva Escape From Sobibor– será recordado por su interpretación del replicante que anhela vivir como un humano. Retomando la opinión de Peter Bradshaw en The Guardian: “Su enigmática combinación de desesperación, perdón y apasionado conocimiento de lo que es estar vivo –que como replicante, apenas puede saber tanto como humanos reales– proporciona un final satisfactorio para la película, un final que de otro modo no estaría ahí”.

 

Los mejores lugares para vacacionar

Ha llegado la temporada favorita de todos. El cielo está despejado, el clima es cálido, los niños están de vacaciones. Todo es risas, sudor y diversión en el verano. En caso de que usted, como yo, querido lector, esté en la búsqueda del lugar idílico donde pasar sus vacaciones, aquí le presento algunas opciones atractivas*.

Si disfrutó la miniserie Chernobyl, debería de estar preparando sus maletas para visitar el norte de Ucrania. Chernóbil ofrece al viajero que está harto del bullicio de la ciudad la posibilidad de pasar jornadas enteras en completo y absoluto silencio. La ciudad fantasma de Prípiat ofrece un paisaje desolador apropiado para una sesión de fotos. Aunque debo advertirle que no todo es perfecto. Los servicios son deficientes, no hay hoteles de lujo ni restaurantes. Las molestas multitudes en los sitios más emblemáticos del poblado, como el reactor nuclear que explotó en 1986, son otro de los puntos negativos. Desde que se estrenó la miniserie se han disparado las visitas al sitio casi al doble. Así que si no le gusta lidiar con los turistas que toman fotografías de absolutamente todo lo que ven, mejor visite el lugar en otra temporada. Total, ¿qué peligro representan algunos niveles de radiación?

Pero si a usted le apasionan las emociones fuertes y desea vivir una experiencia de ultratumba, entonces el tanatoturismo es la opción ideal. Caminar en la Zona Cero de Nueva York como si fuera un sobreviviente del atentado contra las Torres Gemelas o pasar una noche en las catacumbas de París son algunos de las actividades que agencias especializadas ofrecen. Estos recorridos han sido injustamente calificados como “una comercialización de la muerte” por lucrar con el dolor de las víctimas. En su defensa, los creadores de estas guías turísticas argumentan que ofrecen la posibilidad de conocer lugares donde ocurrieron episodios siniestros de la historia de una manera “sobria, educacional y no sensacionalista”.

Otra alternativa interesante es La puerta del infierno. Ubicado en el desierto de Turkmenistán, el pozo de Darvaza es un fascinante agujero de más de 60 metros de diámetro y 30 metros de profundidad donde arde una llama que en 40 años no se ha apagado. La leyenda dice que en 1971, un grupo de geólogos rusos exploró el desierto en busca de petróleo. Al realizar una de sus excavaciones, la tierra se abrió más de lo previsto y se tragó parte de su equipo de perforación. Para evitar una fuga de gas tóxico, los geólogos decidieron prender fuego para consumir el gas. Pero durante décadas este no se ha extinguido. En la actualidad ofrece un espectáculo digno de una novela de Julio Verne. Una excelente opción para tener una velada romántica a más de 400ºC.

Ahora bien, si lo que desea es huir de las altas temperaturas y hacer muñecos de nieve, no deje de ir a la bella Yakutsk. La ciudad más fría del mundo ofrece entretenimiento a -40ºC. Dado que el peligro de congelación es inminente, los 270 mil pobladores de la ciudad aconsejan llevar varias capas de ropa fabricada con pelo de zorro y botas hechas con piel de reno, así como nunca apagar su vehículo, porque de lo contrario la gasolina se congela y es imposible ponerlo en marcha. Si yo fuera usted me apuraría a visitarla porque el calentamiento global está derritiendo la capa de permafrost sobre la que se encuentra. Los edificios presentan grietas e inclinaciones y las autoridades locales están preocupadas por el incremento de 2ºC en la temperatura.

Finalmente, si es uno de los desafortunados oficinistas que carecen de días de descanso, aproveche sus ratos libres para leer alguno de los textos que escribimos mientras disfrutamos de una piña colada en la orilla del mar.

 

*La redacción de Letras Libres se deslinda de toda consecuencia que pueda tener la visita a estos lugares.