Ismene

Marzo 2011 | Tags:

 

(Un joven oficial de la guardia había solicitado ser recibido por la Señora de la casa. [...] La audiencia le fue concedida. [...] Una inexplicable quietud y expectación. Quizá por eso ella comienza a hablar, como para llenar aquel vacío o evitar la irrupción de algo indelicado y, sin embargo, ineludible:)

 

Haría bien en venir de vez en cuando –es algo que me

                                                                     [agrada. Aquí

el tiempo transcurre con lentitud; ya nadie viene ni se va,

solo el habitual deterioro de la madera de los muebles,

de las vigas en el techo, de los suelos y las escaleras,

de los enlucidos, los utensilios, las cortinas y los goznes –

deterioro lento, herrumbre silencioso, sobre todo en las

                                                                  [manos y en los

rostros.

 

Los grandes relojes de pared se detuvieron –ya nadie

                                                                  [les da cuerda;

y si alguna vez me paro frente a ellos, no es para ver la hora,

sino mi propio rostro reflejado en su cristal,

curiosamente blanco, como el yeso, impasible, ajeno al

                                                                              [tiempo,

mientras en sus foscas profundidades las agujas detenidas,

justamente más allá de mi imagen, simulan un bisturí

                                                               [sin movimiento

que no sirve ya para abrir una herida, no tiene

nada que extraerme –miedo o esperanza, espera

                                                               [e impaciencia.

 

[...]

 

Si me quitara todas las pulseras, si por la noche dejara                                                                            [sueltos mis

cabellos,

si desatara los cordones de mis sandalias y, sobre todo,

                                                                    [si me sacara

estos pesados collares que me aprietan la garganta como

                                                                              [argollas

apuesto a que saldría volando, me volatilizaría. No quisiera.

Quizá por eso los uso. De alguna manera me fijan,

aunque con frecuencia me estorban; –aun en sueños

                                                               [los llevo puestos,

como si fuera

un perro al que yo misma he atado frente a una puerta caída.

 

Un foso de silencio –como dijera usted– rodea esta casa,

respetable o no –mejor si no existiera. Por aquí cerca,

                                                                 [quizá dentro de

mí,

hay un corredor estrecho, sin claraboyas,

sin lámparas ni puertas, –no conduce a ningún lado; huele

a tablones podridos, a polvo, moho, cucarachas, huele

                                                                              [a tiempo

envejecido;

hombres silenciosos pasan llevando sillas desvencijadas,

grandes cajones de madera, cuadros, vetustos espejos –

 

A veces cae un cristal, un clavo o la lívida mano

del retrato al óleo de un mariscal o un ramo de violetas

de las manos diáfanas y delicadas de una dama dibujada –

nadie se agacha a recogerlas; por otro lado, ni siquiera se ven

en medio de esa pacificadora persistencia de las sombras,

                                                                         [donde todo

ha pasado al dominio de lo no explotado, de

                                                                   [lo no expresado,

del silencio o de los ratones.

                                               Lo único que se oye

es el pasar de los ratones (para nada sus roeduras –

esas cosas ya no tienen densidad, no son roíbles), solo

su paso arrastradizo por las paredes y por nuestro cuerpo

o, más bien, dentro de nuestro cuerpo.

                                                                                                                                                                               Bella ocupación

la de seguir ese derrumbamiento silencioso

hacia un vacío tan hondo (sin fondo y sin fin)

que infunde una sensación de inmensidad,

algo como las grandes ideas que nombramos con orgullo:

libertad, inmortalidad, eternidad y otras. ~

Comentar ›

Comentarios (0)

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación