Allí está todo el año

Febrero 1999 | Tags:

Cuando yo me muera, allí está todo el año: tómalo. Cuando yo me muera, cómprate un calendario y por cada mes que todavía me quieras, deshoja la hoja, arráncala, arrójala: A enero, mándalo al cielo. A febrero, con mis camisas. Con marzo, envuelve una rosa. Y hazte con abril un barco que navegue despacio, hasta mayo. A junio dile que me salude a julio y mándalos a los dos por un embudo. Y con agosto, amada mía, cubre tus pechos para que se incendie el día. Cuando yo me muera, allí está septiembre: bésalo. Con octubre, haz un cometa y con noviembre, su cola. Y a diciembre deshójalo y jura que al mismo tiempo si me quieres, no me quieras, si me olvidas, no me olvides. ~

 

Comentar ›

Comentarios (2)

Mostrando 2 comentarios.

Que bueno eso de aprender a separar las cosas cercanas y caminar juntos, para que después del tiempo donde allá y aquí son uno un lugar, nuestros doble se mezclan y entre-mezclan. Giran, salen, vuelan, buscan, vuelven a nosotros. Jamás igual, siempre distinto, otro otro que vuelve a ser el mismo, único, uno.

¿En qué pensabas cuando sentiste así tan infinitamente cósmico que  tocaste mi ser hasta el infinito?

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación