¿Podemos librarnos del nacionalismo?

Preguntas al liberalismo

El liberalismo debe acotar al Estado o a los poderes fácticos? ¿Es una obligación liberal amar al país propio o a las instituciones democráticas? ¿Es posible un orden internacional liberal que prescinda del imperialismo? ¿Son los derechos del hombre una expresión masculina o universal? ¿Desde qué valores, si no los religiosos, pueden las democracias sancionar conductas? López Noriega, Peña Rangel, Iber, Vela Barba y Zaid evitan los facilismos al momento de plantear estas y otras interrogantes en torno al quehacer liberal.

Abril 2013 | Tags:
En su libro de conversaciones con Isaiah Berlin, Ramin Jahanbegloo le preguntaba si el nacionalismo es peligroso para la democracia. “Por supuesto –respondía el filósofo ruso-británico–. Es peligroso para todo.” Sin embargo, Berlin matizaba: no todo nacionalismo es racista, ni todo él considera su sociedad un “organismo biológico”. Herder, uno de los padres del pensamiento nacionalista, le parecía “un populista democrático”, pues su idea del nacionalismo no se basaba en la superioridad de unas naciones respecto a otras; simplemente era un optimista que creía que “todas las nacionestienen derecho pleno al desarrollo individual propio”. Con todo, a pesar de estas consideraciones, Berlin afirmaba que “no bien se invoca una autoridad impersonal infalible como la nación –y esto se extiende al partido, la clase o la iglesia– queda abierto el camino a la opresión”.

El nacionalismo se ha dado por muerto en muchas, demasiadas, ocasiones. Berlin sostenía que “el nacionalismo no se cuenta entre las cosas que los profetas del siglo xix anticiparon. Ellos creían que estaba en decadencia”. Obviamente no lo estaba, y las guerras mundiales fueron en buena medida fruto de una exacerbación violenta del nacionalismo decimonónico. Después de esas catástrofes, las potencias europeas –empezando por la propia Alemania– quisieron poner fin de una vez por todas a la maldición xenófoba creando lo que hoy es la Unión Europea, que ciertamente sirvió para desmilitarizar y atenuar los nacionalismos de Estado. Pero dentro de la Unión persistieron nacionalismos asesinos como el del ira irlandés o la eta vasca, hoy ya desactivados pero todavía con un fuerte legado ideológico. Y fuera de ella las cosas serían aún peores: el desmoronamiento del bloque soviético dio pie a un auge en ocasiones mortífero –como en los Balcanes– del nacionalismo, que actualmente conserva, aunque sea con menos violencia, un papel crucial en las democracias semiliberales de Europa del Este y Rusia. Entre las democracias asiáticas, el nacionalismo indio sigue enfrentándose entre brumas nucleares al paquistaní; y el año pasado parecía posible una guerra entre el relativamente democrático Japón y la autoritaria China con la excusa de unas pequeñas islas de dudosa adscripción, pero con el trasfondo de viejos enconos nacionalistas. El Medio Oriente es aún en buena medida la historia de un nacionalismo democrático –“lamentablemente, el sionismo ha entrado en una fase nacionalista”, decía Berlin ya en 1991– enfrentado a otros. A juzgar por su discusión política, parece que muchos argentinos consideran que todos los males que padecen son culpa de sus enemigos exteriores. Y, en eso, los argentinos no están solos en Latinoamérica.

¿No tiene el nacionalismo cura posible? La verdad es que no lo parece. El liberalismo –asentado ya en mayor o menor medida en buena parte del mundo– ha propuesto un puñado de ideas que han sido parcialmente desarrolladas por los gobiernos, y con ello se han logrado cimas de progreso y justicia inéditas en la historia. Sin embargo, las ideas liberales –el pluralismo, la tolerancia, los derechos humanos, la competencia ideológica, la cooperación comercial– han resultado ser menos atractivas para buena parte de la población que las propuestas, o las algaradas, nacionalistas. Hay algo en la exaltación de lo propio, en señalar adversarios míticos o reales, en la cerrazón identitaria, que resulta tremendamente seductor para amplias capas de la sociedad que, por lo demás, viven inmersas en un mundo cultural y económicamente mestizo. Los antiestadounidenses latinoamericanos llevan Levi’s y ven The Wire. Los antialemanes del sur europeo que pueden permitírselo conducen Volkswagens y comen frankfurts. La muy nacionalista Cataluña consume libros, periódicos, televisión y radiofórmulas básicamente, en castellano, y perfecciona las muy españolas patatas bravas. Pero esta visible interrelación entre lenguas, razas, culturas y economías no ha servido de mucho para desactivar los nacionalismos. Las últimas décadas han sido las de una victoria liberal, pero solo ha sido una victoria parcial.

Y es que las naciones occidentales –y probablemente todas las naciones– han resultado ser mucho más liberales en sus hábitos de consumo que en sus deseos políticos. Por raro que pueda parecer, las sociedades han aceptado la hibridación cultural –con líneas rojas como la lengua o la educación–, pero se han mantenido hostilmente cerradas en la defensa de su idiosincrasia política, real o imaginada. Es más, a la hora de justificar su corrupción o su mala gestión, como estamos viendo ahora en la crisis europea, muchas de ellas han tendido a hacerlo en términos nacionalistas: “tal vez seamos incorregibles –parecen decirse algunos países a las puertas de la bancarrota–, pero es nuestra naturaleza”. En los casos más terribles han surgido partidos de extrema derecha dispuestos a echar la culpa de sus desgracias a cualquier cosa con apariencia extranjera. El caso más ridículo y a la vez preocupante ha sido la entrada en el parlamento griego de Amanecer Dorado, un partido nazi que se dedica a perseguir a los inmigrantes mientras acusa a Alemania de neoimperialismo.

Ahora bien, si estas han sido formas recientes de nacionalismo en países sin problemas de secesionismo interno, la crisis ha relanzado el ardor nacionalista de las llamadas “naciones sin Estado”, como Cataluña, Escocia o Flandes. Se trata de nacionalismos básicamente democráticos y pacíficos –aunque con giros muy derechistas en el caso flamenco y una concepción de la democracia puramente plebiscitaria en el catalán–, pero que retoman ese romanticismo identitario según el cual “si no nos va mejor, es porque no nos dejan ser todo lo nosotros que querríamos”. En el caso catalán, ahora mismo, la discusión se está reduciendo a apelar al “sentir de un pueblo” o “la voluntad de una nación”, cosas que, aun viniendo de un partido que en ocasiones se llama liberal como Convergència i Unió, guardan poca relación con las ideas liberales del imperio de la ley y los procesos democráticos. Se trata de un esencialismo sin método.

Berlin siempre fue algo ambiguo en su tratamiento de los nacionalismos. Parecía creer que cierto grado de nacionalismo es comprensible y en algún sentido hasta admirable: es buena la sensación de identidad colectiva, de comunidad cultural y política. Pero al mismo tiempo señalaba que cuando esa sensación se exacerba e inflama, no conlleva nada más que odio patológico. Sin duda, no se trata de una delimitación muy científica del término, pero probablemente encaja con la intuición liberal. Aunque quizá no haga falta llegar al multiculturalismo en su sentido más literal y extremo –comunidades que conviven pero se rigen cada una por sus principios culturales y sus procesos jurídicos–, no tiene nada de malo que cada cual se identifique con la identidad común que prefiera sin poner en riesgo la comunidad mayor. En cierto sentido, esto es lo que proponía Amartya Sen al hablar de las “identidades múltiples”, un pacto razonable a medio camino entre el localismo obtuso y el esnobismo de quienes se consideran “ciudadanos del mundo”. Pero aunque eso sea lo que muchos deseamos, y lo que en la práctica desarrollan los ciudadanos con sus opciones de consumo y de cultura, no parece haber funcionado políticamente (aunque, insisto, no son desdeñables los logros que la Unión Europea ha conseguido en ese sentido; ojalá algún día exista algo parecido en Latinoamérica). El nacionalismo sigue vivo; en los mejores casos, entorpeciendo la convivencia, en los peores, matándola. Sea en el narcisismo de las pequeñas diferencias o en el fanatismo deportivo, en la competición militarista o en la desesperada búsqueda de chivos expiatorios, el “somos lo que somos y eso no lo vamos a negociar” sigue siendo un obstáculo mayúsculo para esa modesta ordenación del caos que pretende ser el liberalismo. Pero algo de culpa tendrá también el liberalismo cuando –por la abstracción de sus ideas, por su indefinición doctrinal o por su excesiva confianza en que el hombre es un agente racional– no ha sabido sortearlo. ~

 

Comentar ›

Comentarios (1)

Mostrando 1 comentarios.

http://www.letraslibres.com/revista/dossier/podemos-librarnos-del-nacionalismo

¿Es una obligación liberal amar al país propio o a las instituciones democráticas? 

Hablar del nacionalismo en mi opinión no significa creer en la superioridad de nuestro país sobre otros sino tener una identidad cultural, hablar bien de lo bueno, reconocer a México como uno de los países más ricos en cuestión de recursos naturales pero muy pobre en cuestión de educación, democracia y tecnología. A mi parecer debemos amar a nuestro país pero sin caer en el chovinismo, ni en la xenofobia, no tener esa creencia narcisista de que nuestro país es mejor en cualquier aspecto, sino pensar en un nuevo modelo de desarrollo que eduque a nuestra población como un país más destro del mundo, secillamente reconocer sus fortalezas y oportunidades así como debilidades y amenazas, como actualmente sucede en los países asiáticos, por ejemplo en china ya se está empleando un nuevo modelo educativo muy loable que propone un estudio amplio del mundo y frena la ideología de que su país es el mejor, el nacionalismo hasta cierto punto es bueno,  y a la vez ambivalente, pero en su mejor parte permite que siga existiendo esa multiculturalidad, diferencia de lenguajes, formas de vida, ve vestir, pensar y actuar, a su vez enquista al imperialismo cultural, la dominación de las potencias mundiales sobre otras imponiendo todas sus formas sociales ¿acaso queremos un país híbrido, homogéneo, donde todos vistamos pensemos hablemos y actuemos de la misma forma? 

Es por ello que creo firmemente en sacar a relucir lo positivo de nuestro país, hablar bien de él, conocer su riqueza, sus costumbres, su gente, sus playas, su gastronomía, sus bosques, su cultura, evitar las expresiones derogatorias pero a su vez es bueno ser crítico, participar y actuar con respecto a lo que nos desagrada porque eso contribuye al incorformismo, a la democracia  a erijir un mejor país siempre recordando que la forma en que nos expresamos de nuestro país contribuye a la imagen que damos al mundo.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación