Columnas

Saltapatrás

Lo mega es cultura

El nombre de Sebastián resuena por todos lados.

Sebastián.

 

Abro el periódico: intelectuales meritorios reciben diploma y esculturita de Sebastián. En los seis kilómetros que hay entre mi casa y mi instituto, tres esculturas de Sebastián. Por la ventana de la biblioteca se ve el “Homenaje al dispositivo intrauterino”. Llego al centro hospitalario y me recibe “Figura de algo”. Y luego, en el consultorio mismo de mi médico, “La libertad de la gastritis”. La escultura como epidemia.

Cuauhtémoc Medina dice que Sebastián ejemplifica “la atrofia del geometrismo”. Ahora que se ha hecho figurativo, creo que es aún peor. Sin embargo, Enrique Carbajal González, “Sebastián”, logró algo insólito: convirtió la escultura abstracta no solo en arte popular, sino en la expresión plástica mexicana por excelencia. Hay en el país 187 “hitos urbanos” (así llama a sus esculturas). Un monopolio del ojo patrio: el 99% de los mexicanos mira al menos una escultura de Sebastián al día. Un periodista le pregunta: “¿Qué piensa cuando se le critica por tener tantas obras?” Respuesta: “Son envidias o no sé. Pero en Florencia nunca dijeron que Donatello dejara de trabajar ¿o sí?” Pues no. (Tampoco nunca dijeron que Florencia fuera Ciudad Juárez.) Sebastián es un artista que mide su modestia en toneladas.

Esta proliferación me ha generado anticuerpos. ¿Por qué hay tantas? Pues porque son “formas geométricas que intentan integrarse al cosmos imbuidos (sic) de energía anímica”, dice un apologista. ¿Resultado? Todos los gobernadores, alcaldes y políticos de México le encargan a Sebastián bastante cosmos. Los políticos se sienten seguros financiando sus esculturas porque son famosas. ¿Que por qué son famosas? Porque las compran los políticos.

Un alcalde Ramírez Acuña de Guadalajara decide festejar el año 2000 con un hito urbano. Sebastián propone “Arcos del milenio”: seis arcos, 52 metros de altura, mil quinientos toneladas de acero, diecisiete mil metros cuadrados de superficie. Milenio en millares. El presupuesto en 1998 era de doce millones para los seis arcos. Solo los tres primeros costaron 44 millones. En 2006 se juntaron otros treinta millones para poner el cuarto. Van 74 millones y aún faltan dos arcos: podrán estar listos para otro milenio, el del 3000. “Es una maravillosa obra para el bien del pueblo de Guadalajara”, dice el escultor.

Un gobernador Hendricks de Quintana Roo sintió en 2004 la urgencia de crear un “Monumento al mestizaje mexicano” en la bahía de Chetumal. Sebastián diseñó 72 metros de altura de identidad mestiza: 135 millones de pesos. La teoría de ese gobernador Hendricks fue que si la torre Eiffel posicionó a París, la megaescultura “posicionará a Chetumal”. Así dijo. Cuando llevaba 75% de avance, se petrificó el asunto: se necesitan quinientos millones para terminarlo. Resultado: el pobre mestizaje mexicano lleva años abandonado, anda todo oxidado, y no tardará en desplomarse arriba de un manatí.

En enero de 2012, un gobernador Eruviel Ávila del Estado de México tuvo una visión: una escultura que se llama “Guerrero Chimalli”. Llamó a Sebastián y le dijo: “Veo un Guerrero Chimalli.” Sebastián propuso 870 toneladas de Guerrero Chimalli. El señor Eruviel anunció que el Guerrero Chimalli medirá sesenta metros, “cinco más que la estatua de la Libertad de Nueva York”. Así dijo. La escultura costará (en principio) treinta millones. De acuerdo con el estadista Eruviel, “con su escudo, el Guerrero Chimalli evitará que la pobreza siga en Chimalhuacán”.[1] Si funciona, México se podría convertir en una potencia exportadora de Guerrero Chimalli.

En 2010, el Poder Judicial optó por celebrar el bicentenario. Llegó Sebastián. La escultura de cuarenta metros y 250 toneladas se llama “Los Caminos de la Justicia hacia el Siglo XXII”. (Sí, veintidós: más vale tarde que nunca.) El presidente de la Suprema Corte Juan Silva Meza explica que la escultura “presenta un octaedro”. Esto es importante “porque el número ocho se puede dividir en dos partes iguales (4), que a su vez se dividen en otros dos números iguales (2), los cuales se dividen en dos números iguales (1), lo que en consecuencia denota equidad y justicia”. Así dijo. Como no cupo en el Tribunal, la justicia fue donada a la unam. El Poder Judicial presupuestó “entre 5 y 6 millones”. Barato porque Altos Hornos de México regaló el acero, Sherwin Williams la pintura y Sebastián regaló su trabajo, dada “su vocación altruista y desinteresada”.

Porque Sebastián tiene la costumbre de donar sus esculturas al pueblo. No solo eso, sino que para fabricarlas ofrece sus talleres. Según Doris Minguer, presidenta de la Asociación Civil creada para erigir la megaescultura de Chetumal, se le entregaron solo “84 u 87 millones”. Y según la página de transparencia del Tribunal Electoral, el Poder Judicial le entregó al avatar de Sebastián, Enrique Carbajal, 6 millones 300 mil pesos por concepto de “aportación económica para la escultura monumental”. El artista del cosmos y la energía ha dicho: “Tengo amistad con muchos gobernadores en la República, y eso ¿está mal?”

No. Siempre dijimos que son nuestros Lorenzos de Medici.6



[1] Esta y todas las citas pueden pasarse por Google para documentar  su autenticidad.

 

Comentar ›

Comentarios (21)

Mostrando 21 comentarios.

La mancuerna Sebastián/político en turno es muy sencilla: el autor cotiza muy alto y el funcionario acepta previo pacto del porcentaje que le va a tocar. Sebastián se dice de la generación del 68 pero ha de ser del bando de otro vividor: Porfirio Muñoz Ledo, ya que la enorme mayoría de los políticos que le encargan obra han sido priistas.

SEBASTIAN está en su derecho de poder decir NO a las estupideces de los políticos que la mayoría tiene atrofia mental, sin embargo el ego la megalomanía y la codicia hacen presa de sujetos, que como SEBASTIAN, olvidan el país donde viven y el momento histórico que le ha tocado vivir, me indigesta este "escultor".

increible que la basura cueste tanto dinero, los politicos lo compran porque asi deben de lavar mucho dinero y ademas demuestran su mal gusto, y su poca vision, es un robo descarado, lo peor es que lo pagamos nosotros con nuestros impuestos!!

En realidad son horribles sus obras, deberia darle verguenza!!

A unas cuantas cuadras de donde vivo, hay otra de sus inmensas y absurdas chatarras, que por cierto nos costaron carísimas a los pagadores de impuestos. A los demás tampoco les salieron gratis, pues entorpecen el tránsito y empeoran el paisaje urbano; pero eso sí, a nombre del arte.

Sebastián ha dejado escuela, y esto es solo un pequeño ejemplo de un pequeño alumno: " Debieron pasar 27 meses para que aquella primera piedra de obsidiana que fue colocada en Paseo de la Reforma se tradujera en el monumento conmemorativo del Bicentenario de la Independencia, ocurrido hace 15 meses. La Estela de Luz acumuló en su construcción irregularidades por haber incrementado su costo de 398 millones de pesos a más de mil millones de pesos. Calderón inauguró el monumento haciendo votos porque sea el "emblema de una nueva era para México", entonces se iluminó la primera placa de cuarzo del monumento y a ello siguió media hora de espectáculo de luz y música, combinado con fuegos artificiales y voces de cantantes y poetas.La obra hubiera sido inaugurada en las fiestas del Bicentenario, en 2010, pero "necesidades de reforzar su estructura" aumentaron el tiempo de construcción ... y su costo. La construcción acumula sanciones, hasta ahora, para por lo menos 10 ex servidores públicos, cuatro denuncias penales en la que se describen abusos de autoridad, ejercicio indebido del servicio público, usurpación de funciones, uso de siglas y sellos sin derecho, así como 25 funcionarios despedidos. La historia de la Estela de Luz inició el 26 de enero de 2009, cuando se emitió la convocatoria para la construcción de un arco, cuyo objetivo fuera la edificación de una obra conmemorativa de las fiestas patrias. "Se pretende que las obras del arco comiencen en junio de este mismo año (2009), y su inauguración está prevista, precisamente, para el 16 de septiembre de 2010, el día del Bicentenario del Grito de la Independencia", dijo en ese momento Calderón ... tan acertado que el arco se convirtió en estela sin decir agua va ... como con su estrategia en guerra contra las drogas y con la de ganar el poder y no perder al partido ...

Estoy leyendo tantas barbaridades en sus comentarios, que da tristeza pensar en lo limitado de sus razonamientos. Finalmente, esto no es un asunto de Sebastián, sino del mal uso del poder de los políticos y de los recursos públicos, porque finalmente el uso de esos recursos, lo deciden los políticos. 

Creo en este resumen,,, el caso Sebastián, es como muchos otros que se dan cada vez mas, el de ninguna manera es un artista , ni siquiera puede comprender lo que eso significa,, el es un EMPRESARIO !enfermo de poder y,,,DE GLORIA !!,, y hoy en dia son muchos los que usurpan lugares que no les corresponden en el mundo de las artes, y claro esta las obras son la evidencia radical,,,,,,,,,

Soy escultor, Felicito y agradezco profundamente el artículo de Guillermo, nada a contribuido tanto a desfigurar y corromper el sentido de la escultura y por ello de la poesía , como la presencia invasiva de de la basura de Sebastian,basura megalómana expresion únicamente de una soberbia petrificada y pasmante que de ninguna manera merece el pueblo de Mexico, un insulto a un pasado glorioso donde la poesía de la forma alcanzó las cotas mas altas, hasta en las miniaturas mas desaprcibidas,en un mexico que aun respira la amorosa entrega de lo ceador, en la cultura mas popular de lo pequeño, Hojalá y semejante fantochería , y mediocridad emferma, sirva de ejemplo a las proximas generaciones , sobre lo que NO HAY QUE HACER !!!

Desde hace ya varios años critiqué por la proliferación de esculturas de Sebastián, como si fuesen hongos, en todas las ciudades y en algunas de éstas llenas a su vez de esta plaga escutórica asebastianada, sebastianistis padecen políticos y empresarios. Qué gusto me da que ahora Sheridan escriba este comentario. 

A mí también me da envidia que Sebastián sea amigo de Eruviel y que le salga tan bien el guerrero chimalli.

Neta.

Y la envidia es crítica.

Está dura la envidia de Guillermo Sheridan.

Envidia que estima en toneladas...

Como dijo aquél: Esos que confunden lo grandioso con lo grandote.

- No puede ser cierto.
- Pero Sheridan lo documenta.
- Sí, pero no puede ser cierto.
- Tú misma pasas todos los días por la obra que apunta al 3000.
- Sí, pero no puede ser cierto que sea "para el bien del pueblo de Guadalajara".
- Qué necia eres.
- Es que no es cierto. Exagera, o algo.
- Pues chécalo, entonces.
- Tal vez... Pero lo del escudo...
- A ver, vamos a...
- ¡Y lo del octaedro! ¡Eso sí no puede ser cierto!
- Pues enton...
- ¡SIGLO XXII! ¡De dónde inventa tanta cosa!
- Ái' nos vem...
- ¡No! ¡No es cierto!

A nosotros sí nos parece lo de Guadalajara ,  sus diálogos inverosímiles no , sacados de película de Almodovar y graciosamente  "críticos" según usted.

¡Chin! ¡Todo menos Almodóvar! Es rete hiriente, oiga.

¿"Graciosamente críticos" según yo? ¿Adivina usted el pensamiento o es pura mala leche?
Bueno, pues yo disfruté mucho el artículo y me reí de buena gana. Y ya.

¿Quién lo entiende? Is it a jungle out there?

Respetado maestro Sheridan
Será que Sebastián es muy simpático, y de ello deriva su amistad e influencia en las esferas de la cuenta pública y del presupuesto. Será que lo megalograndisisimo de su obra monumental no alcanza a ser abarcada por la a-poligónica envidia y estética fóbica del mexican?

Esa horrible dizque estatua del dizque Caballito es por donde sale la peste del drenaje de esa zona, o sea que es el escusado mas caro jamás construido y la unica escultura del mundo que tiene la crítica incluida. 

Se le llama apropiación de lo público con dinero de los contribuyentes . Para mí la màs horrorosa se encuentra en paseo de la reforma y bucareli ,  masa  monumental amarilla  que sirve de refugio para tragafuegos , travestis y toda clase de lúmpenes de la colonia Guerrero , además de mingitorio de emergencia cuando se hace taco en esa esquina . De menos tiene una función utilitaria impuesta de abajo hacia arriba ¿ Acaso no insiste el gobierno capitalino en hacer de los espacios públicos lugares vivos de nuestra ciudad ? Quizá dentro de una centuria se discuta apasionadamente ( en los cafecitos del andadador  Madero )de la infuencia arqitectónica de Sebastián como el  Antonio Gaudí de los Mexicas.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación