Revista

Edición México
No. 190 - Octubre 2014
Edición España
No. 157 - Octubre 2014
Letrillas - Arte

Sirvientes y ornamentos

Siete enanos y un niño leopardo fueron el regalo que los gobernadores de las colonias portuguesas le ofrecieron a la reina María I. No estaban en Brasil, Mozambique ni Angola cuando los pintó José Conrado Roza, por eso es el paisaje marrón y...

Banderita Mexico
Seguir leyendo
Letrillas - Literatura

Ferdydurke: una novela latinoamericana

La historia de Gombrowicz en la Argentina es de sobra conocida. Presa de las circunstancias –guerra, pobreza y sobre todo su temperamento–, el polaco se quedará a vivir en Buenos Aires durante veinticuatro años, cuando el viaje inicial...

Banderita Mexico
Seguir leyendo
Libros - Novela

Riesgos y cautelas

Carla Faesler Formol México, Tusquets, 2014, 192 pp. Ya se sabe –pero quién sabe nada– que tanto la historia como la literatura son construcciones, artificios; no se espera que quienes frecuentan esas disciplinas caigan en la...

Banderita Mexico
Seguir leyendo
Dossier

Escribía como un poseso

José Revueltas no fue un padre típico. Lo recuerdo sentado a la mesa del comedor contando sus historias, algunas terroríficas, otras maravillosas. Él era un gran narrador de sucesos, aparte de un gran bebedor. A través de esos episodios...

Banderita Mexico
Seguir leyendo
Convivio

José Revueltas Literatura y política

José Revueltas (1914-1976) fue el novelista mexicano más involucrado con el drama universal del siglo XX: el comunismo. Sin embargo, es poco conocido fuera de México y su obra ha sido escasamente traducida. Revueltas fue un disidente que vivió inmerso en etapas de violencia represiva (fue encarcelado tres veces), un intelectual rejuvenecido por los disturbios del 68 y, sobre todo, un extraordinario autor de relatos. A propósito de su centenario publicamos un breve ensayo de uno de sus editores y uno de sus cuentos más celebrados.

Banderita Espana
Seguir leyendo

Quizás te lo perdiste

Cuando yo me muera, allí está todo el año: tómalo. Cuando yo me muera, cómprate un calendario y por cada mes que todavía me quieras, deshoja la hoja, arráncala, arrójala: A enero, mándalo al cielo. A febrero, con mis...