artículo no publicado

Felicidad

Debería llamarlo felicidad pero quizá sea otra cosa

lo que viene entrando con ligereza. Es lo que

se me ocurre por ahora, pero intento, de alguna

manera, encontrar la palabra precisa, aunque es

comprensible decir que Cézanne había dispuesto,

en su estudio, una mesa con fruta para entender los

procesos de la luz. La luz, es ante todo, materia del aquí.

Eso debe ser la felicidad, o, p. ej., caminar por una calle

de Shibuya, ver un cuadro de Rothko o Cy Twombly,

sentarse en una banca en plaza Río de Janeiro mientras

se escucha el rumor del Papaloapan o el estrépito de

unas olas del Pacífico. Lo que se escribe es siempre otra

cosa. Y lo que se describe es de nuevo otra cosa

(Inger Christensen). Pero si se empieza de nuevo,

es comprensible saber que no soy yo quien habla,

aunque haya validez en lo que digo. La materia que

compartimos tú y yo brilla como la cabeza de un alfiler.

Quise escribir un poema político. No hay sustancia.

Todo es una representación. No importa. Perfecto:

aquí hace frío. Es lo más que puedo decir, o hacer. ~