artículo no publicado

Las sospechas de que Rusia ha intervenido en elecciones extranjeras son numerosas e inquietantes

La discusión sobre una posible injerencia de Rusia en las elecciones de México no parte de supuestos fantasiosos ni de reminiscencias de la Guerra Fría. En años recientes, medios de comunicación como RT y Sputink, así como piratas informáticos de quienes se sospecha cercanía con el gobierno ruso, han realizado acciones para influir en el resultado de numerosos procesos electorales. Reunimos reportes periodísticos al respecto.

En Estados Unidos:

  • El 6 de septiembre de 2017, Wired compartía “Todo lo que sabemos sobre el Manual de Rusia para hackear elecciones”. Un archivo clasificado de la NSA reveló que hackers rusos intentaron robar la identidad de empleados de VR Systems, la compañía dedicada a fabricar el equipo y software que se usó en ocho estados durante la elección. Con este reporte se confirmó que la interferencia rusa pretendía ir más allá de la manipulación mediática al amenazar el aparato electoral estadounidense.
  • El 19 de septiembre de 2017, el New York Times informaba “Rusia creó perfiles falsos de estadounidenses para influenciar en las elecciones”. A través de cuentas falsas en Facebook y Twitter, los hackers de origen ruso difundieron información filtrada en DCLeaks –un sitio web creado en junio del 2016 y vinculado con el colectivo de ciberespionaje ruso Fancy Bear– y publicidad con “mensajes divisivos” (sobre cuestiones de género, raza, inmigración y uso de armas) durante y después de la campaña electoral de Estados Unidos.
  • El 31 de octubre, la cadena CNN publicaba “Hechos puntuales sobre el hackeo a la campaña presidencial de 2016”. La filtración de correos electrónicos y números telefónicos de miembros del Partido Demócrata, la difusión de mensajes en contra de Clinton, la publicación de información clasificada, el uso de herramientas de Facebook fueron algunas intromisiones rusas para impulsar la campaña de Trump y desprestigiar a Clinton.

***

En Francia:

  • El 12 de abril de 2017, The Guardian reportaba que “El espectro de la influencia rusa proyectaba su sombra sobre la elección francesa”. Un mes antes de la elección, Marine Le Pen, la candidata presidencial de extrema derecha, visitó Rusia para conocer a Vladimir Putin, quien la felicitó por “representar un espectro político europeo que se ha desarrollado rápidamente”. Mediante el control de los medios, como RT y Sputnik, y el uso de trolls, el Kremlin lanzó ataques para desprestigiar la imagen de Emmanuel Macron, el único candidato en cuestionar el régimen de Putin.
  • El 9 de mayo de 2017, Wired publicaba “La NSA lo confirma: Rusia hackeó la ‘infraestructura’ de la elección francesa”. Dos días antes de la elección para presidente en Francia, piratas informáticos filtraron nueve gigabytes de correos electrónicos de la campaña de Emmanuel Macron. Michael Rogers, director de la NSA, declaró que estuvo en contacto con sus contrapartes francesas, alemanas y británicas para advertir sobre los peligros de una intervención rusa en sus elecciones y para diseñar una estrategia de disuasión.
  • El 29 de mayo de 2017, El Economista informó que “Putin rechaza que Rusia interfirió en elecciones francesas”. Tres semanas después de las elecciones presidenciales, durante la visita de Estado que Vladimir Putin hizo a Francia, afirmó que su gobierno no intervino en los comicios y que dichas acusaciones no se basan en hechos. Sin embargo, Macron no perdió oportunidad para reiterar que “durante la campaña, Russia Today y Sputnik fueron agentes de influencia que varias veces esparcieron noticias falsas sobre [su] persona y [su] campaña”.


***

En el Reino Unido:

  • El 10 de noviembre de 2017, Wired publicó la nota Aquí está la primera evidencia de que Rusia usó Twitter para influir en el Brexit”. Reporteros de la revista analizaron un conjunto de publicaciones del 2016 provenientes de cuentas rusas para demostrar cómo transmitían información para desestabilizar al Reino Unido y Europa. Las cuentas falsas pretendían ser activistas de ultraderecha, pero en realidad difundían mensajes a favor del Kremlin, en contra del Islam y de la migración.
  • El 19 de noviembre de 2017, el portal de la BBC reportaba que “Theresa May acusa a Vladimir Putin de entrometerse en las elecciones”. La Comisión Electoral emprendió una investigación para saber si Rusia intervino en el referéndum sobre el Brexit. May le advirtió de manera contundente al presidente ruso: “Sabemos lo que están haciendo, y no tendrán éxito. Porque subestiman la resiliencia de nuestras democracias, la perdurable atracción de las socieda abiertas y libres y el compromiso de las naciones occidentales con las alianzas que nos atan”.
  • El 10 de enero de 2018, The Guardian hablaba sobre una “Propuesta rusa para influir en el voto del Brexit, detallada en el nuevo informe del Senado de EEUU”. Una investigación llevada a cabo por el partido Demócrata reveló que dinero ruso pudo haber financiado la campaña a favor del Brexit. A pesar de la neutralidad oficial del gobierno ruso, RT y Sputnik realizaron una cobertura sesgada del referéndum. Asimismo, un análisis de la Universidad de Edimburgo reveló que 400 cuentas de Twitter vinculadas con la elección presidencial de Estados Unidos publicaron contenido relacionado con el Brexit.

 

***

 

En el referéndum de Cataluña:

  • El 25 de septiembre de 2017, El País compartía su investigación “La maquinaria de injerencias rusa penetra la crisis catalana”. Como ocurrió en Estados Unidos y el Reino Unido, los medios de comunicación rusos, como RT, y sus redes sociales contribuyeron a compartir mensajes secesionistas. Mediante herramientas de analítica digital, los reporteros de El País descubrieron que información falsa, así como tuits de personas como Julian Assange y Edward Snowden, eran convertidos en tendencia gracias al uso de bots en las redes sociales.
  • El 18 de noviembre de 2017, el sitio de la BBC publicaba: “Cataluña: ¿Las ‘noticias falsas’ rusas agitaron las cosas?”. Después del referéndum celebrado en octubre, el gobierno español acusó al ruso de haber compartido información sesgada sobre la situación en Cataluña. Un estudio reveló que los contenidos compartidos en las redes sociales de RT y Sputnik formaban parte de una estrategia disruptiva y que solamente el 3% de los perfiles que compartían esta información eran reales.
  • El 20 de noviembre de 2017, daba a conocer El Mundo: Los ciberpiratas rusos Pawn Storm, en el foco por influir en el ‘procés’”. El colectivo de hackers rusos Pawn Storm fue señalado como el supuesto responsable de la ciberpropaganda secesionista. Esta agrupación también estuvo involucrada en las elecciones francesas, alemanas y estadounidenses para influir en la opinión pública.

***

En Ucrania:

  • El 19 de mayo de 2014, The Washington Post exigía “La injerencia rusa en la elección nacional de Ucrania debe tener consecuencias”. Días antes de las elecciones presidenciales, Vladimir Putin no ordenó el retiro de las tropas rusas que se encontraban en el este del país. Los presidentes y vicepresidentes de las comisiones electorales fueron intimidados y amenazados en las regiones orientales. Las elecciones no se llevaron a cabo en Donetsk y Luhansk, territorios prorusos.
  • El 16 de agosto de 2017, el New York Times relataba “En Ucrania, un experto en malware puede dar pistas sobre el hackeo ruso”. Durante las elecciones presidenciales del 2014, hackers rusos intervinieron en computadoras ucranianas para obtener información confidencial. El medio ruso Canal 1 mostró un gráfico que declaraba al candidato de la extrema derecha Dmytro Yarosh como el ganador una hora antes de que cerraran las urnas, información que resultó falsa, pero confundió a los electores.  
  • El 5 de septiembre de 2017, Newsweek reportaba “Piratería informática electoral: países donde el Kremlin ha influido en los votos”. Rusia intervino en los comicios presidenciales ucranianos durante el 2014 al lanzar una serie de ciberataques coordinados, entre ellos la falsificación de los resultados. Se trató del primer acto a gran escala para arruinar una elección nacional.

El uso de noticias falsas y hackeos dirigidos partidos políticos y candidatos ha sido reportado también en Bulgaria, Noruega, Holanda y Austria.