artículo no publicado

Una nueva carta de Elena Garro sobre Tlatelolco

Entre los documentos de la CIA donde figura Elena Garro hay una carta del 4 de noviembre de 1968 que, hasta donde sé, no ha sido divulgada.

Entre los documentos de la CIA donde figura Elena Garro hay una carta del 4 de noviembre de 1968 que, hasta donde sé, no ha sido divulgada. En esta ocasión, “la cantante del año” (como la llamó Monsiváis en esos días) hace responsable del movimiento estudiantil a Lázaro Cárdenas quien, según ella, buscaba perjudicar a Luis Echeverría. Versión distinta a la de un mes antes, cuando los responsables eran los intelectuales y los soviéticos que buscaban derrocar a Díaz Ordaz. La Garro è mobile.

(Mi general Cárdenas, por cierto, tampoco cantaba mal las rancheras: el 6 de octubre había enviado a la prensa una declaración –que no suelen recordar los evangelistas– en la que achacaba lo ocurrido a los

 

Elementos antinacionales y extranjeros que responden a intereses ajenos, bien caracterizados por sus métodos de infiltración y de descomposición, en momentos que consideran propicios emplean las armas y el terror con vista a la desintegración nacional aprovechando conflictos internos que sólo a los mexicanos corresponde solucionar… )

 

Se recordará que el 6 de octubre había aparecido en la prensa mexicana la denuncia de otro tenor, Sócrates Amado Campos Lemus, en el sentido de que el movimiento estudiantil había sido instigado y patrocinado por Carlos Madrazo, Humberto Romero y Elena Garro.

El día 7, Garro mandó llamar a la prensa para declararse inocente y culpar a un grupo de “más de quinientos intelectuales”, incluyendo al rector Barros Sierra, a los que trató de “cobardes”. Frente a los reporteros, Garro llamó a la Dirección Federal de Seguridad (DFS) y exigió que, si la estaban buscando fueran a arrestarla de inmediato y que, si la creían culpable, que la mandaran fusilar.

Los agentes de la DFS se llevaron entonces a esconder a las Elenas al Hotel Casa Blanca, vecino de su central. Se ha dicho que iba en calidad de detenida, o que no, o que quién sabe. Como es habitual, ella aporta varias versiones, si bien prevalece la que dice que fue para su “protección”, pues la andaban buscando los “terroristas”, o los “comunistas” y hasta los “estudiantes”. Las Elenas vivieron unas semanas en ese hotel, escribiendo cartas (como la del 23 de octubre en la que Helena Paz denuncia a su padre) y otras de apoyo a Luis Echeverría.

Una de esas cartas está dirigida a Arne Ekstrom, oficial de inteligencia (y escritor y marchante de arte) con quien Garro había tratado en la embajada de EUA. La carta se lee a partir de la página 12 de este documento que contiene parte del expediente Garro, el posterior al asunto Oswald en México que ya he comentado aquí.

La carta manuscrita está fechada el “Lunes 4 de octubre de 1968”, error notorio y no sólo porque el 4 de octubre fue viernes, sino por su contenido y por la fecha en que la recibió Ekstrom. La copio tal cual:  

 

Lunes 4 de octubre 1968

 

Querido Arne: te envío esta carta por mediación de un amigo extranjero. Más tarde te mandaré otra por medio de mis amigos mexicanos. Ya sabes que con los mexicanos nunca se sabe…

El complot se planeó desde el año pasado. El objetivo es la Presidencia de la República. El candidato viable era Luis Echeverría Ministro de Gobernación. Pero los comunistas lo odiaban, así como un fuerte núcleo de políticos locales encabezados por el hombre que expropió el petróleo.

Se organizó entonces el grupo fuerte de políticos y se organizaron las fuerzas de choque comunistas. Estas van desde líderes, escritores, el Rector de la Unam hasta los jóvenes entrenados en Cuba y traídos a Mex para ser inscritos en la Universidad y agitar entre los estudiantes.

Escogieron al candidato. Compraron 3 periódicos. Colocaron a Todos los columnistas comunistas en revistas y periódicos y empezó una ¡sutil! campaña de prensa.

Buscaron oficiales en el Ejército, ya que el organizador es el expropiador. De pronto, estallaron los motines estudiantiles el 26 de julio, provocados expresamente. Surgieron los 6 puntos totalmente estúpidos y aparentemente sin ideología ni programa. La campaña de calumnias gigantescas aparecieron en todos los diarios: incineración de cadáveres, muertos, desaparecidos etc.

Se trataba de demostrar que Echeverría no tenía ningún control político y que además era un nazi.

Varios líderes secretos del Consejo de Huelga vinieron a verme. Los jóvenes me quieren bien, para que fuera yo a reclamar a los incinerados a Gobernación. Fui. Hice la investigación y resultó falso. No había muertos. Los motines continuaron. Escondí a varios líderes jóvenes en la casa y los amonesté para que dejaran el movimiento. Inútil. Tenían miedo de que los de arriba los asesinaran.

Los grupos de agitadores extranjeros, que empezaron a llegar a Mex desde noviembre del año pasado, me habían buscado y ofrecido dinero (mucho) para que yo también participara en el movimiento. Yo les saqué el bulto con evasivas, pero sin romper los contactos.

Hasta el 28 de septiembre a pesar de que ya me habían destrozado los muebles y me habían amenazado de muerte porque me negaba a firmar los manifiestos tuve un contacto directo con los dirigentes y los líderes jóvenes secretos. El 28 me llamó alguien muy importante para decirme que me iban a poner una bomba en la casa. Salimos inmediatamente de la casa. Nos escondimos una semana. Sucedió el 2 de octubre. Yo sabía que tenían órdenes de tirar contra el Ejército y la policía para excitar al pueblo. Como me desaparecí, me creyeron muerta o pensaron hacerme la culpable para que la policía me buscara y condenara como una de las organizadoras del Complot. Sócrates, el líder joven a quien ya habían utilizado públicamente y a quien ya les convenía entregar, fue el encargado de la batalla del 2 de octubre, con el fin de entregarlo y de que me acusara a mí así como a Madrazo. (Cuidado con Madrazo.)

Tan pronto como la noticia escandalosa salió en los periódicos, llamé a la prensa y declaré algo de lo que sabía. Sólo algo…

Una lluvia de injurias me llovió. Me presenté en la Policía Federal y ésta me dio protección. Ahora me tienen en un hotel. No salgo y estoy bajo otro nombre, pero los terroristas me buscan. Van a continuar con el movimiento. Hay guerrillas, armas y mucho dinero. A toda costa quieren dar un golpe y derribar a Echeverría. Este es un buen hombre. Pero tengo la impresión de que no tiene muchas ganas de que me vaya de México, ya que soy la única intelectual que me he puesto de su lado y he dado la batalla por la democracia. Por eso te pido que me ayudes a salir de aquí. Si hay un golpe comunista antes de Nixon yo soy gente muerta.

Están muy fuertes. Si me fuera de aquí escribiría en un mes un libro sensacional! para advertir a todos los jóvenes latinoamericanos cómo los utilizan. Me adentraron y yo lo permití, demasiado, en su complot que es internacional.

Por eso te pedía el telegrama de adhesión al gobierno y a Luis. En la otra carta te diré cómo debe ir redactado. Ésta es privada. Estoy inmovilizada por falta de dinero, casa, papeles y terroristas. Creo que Luis quiere que yo dé la batalla hasta el final… ¡pero tengo pavor!

Te ruego que me ayudes a salir. Tu amiga

 

E

 

[Al margen en la primera página: Habla con Roberto … o envíame su dirección a través del amigo que te manda esta carta. Perdí la dirección de … . He llamado a Madrid y no doy con ella.]

 

 

Hasta ahí la promoción de libros sensacionales a gusto del cliente y a domicilio; hasta ahí de nuevas denuncias a nuevos culpables, y del traslado de la admiración a Madrazo hacia un nuevo “buen hombre”, para quien Garro pide telegramas de apoyo. El más tristemente célebre de esos telegramas, el que enviaron a Echeverría el 23 de octubre Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares y Manuel Peyrou, decía:

ROGAMOS HAGA LLEGAR NUESTRA ADHESIÓN

AL GOBIERNO DE MÉXICO

Garro les pidió el telegrama, pero ¿les habrá enviado también la redacción? En todo caso, no es la mejor prosa de los argentinos…

(Aquí es donde los apologistas, aplicando rigurosamente el recurso del método Garro, pueden subrayar su reacción preferida: a) es que su buena fe fue manipulada, b) es que obró bajo amenaza, y c) es que era víctima de la patriarcal falocracia occidental imperialista….) 

 

 

¿Y qué hizo la CIA?

Ekstrom recibió la carta de Garro y, como además ha estado recibiendo sus llamadas telefónicas, decide avisar a su gobierno. El 13 de noviembre le escribe a Emmons B. Brown, agente en México, y le anexa copia de la carta. Luego de definirla como esposa de Octavio Paz, “un típico intelectual izquierdista, pro-castrista”, y de encomiar a Garro por ser “pro-norteamericana y pro-Gobierno, en particular pro-Echeverría”, Ekstrom deduce de la carta que Garro

está en problemas serios y pide ayuda para salir de México. Dejó su casa y vive con su joven hija bajo protección policiaca en algún lado, por lo que la única forma de contactarla sería por medio de Echeverría. Espero que esto pueda investigarse más o menos rápidamente y que algo pueda hacerse. De varias fuentes extraigo la impresión de que cosas muy extrañas se están cocinando en ese país.

El agente Brown, a su vez, pregunta qué hacer a sus superiores, avisando que por lo pronto le dirá a Ekstrom que ha enviado la carta “a los expertos”. En el expediente consta que la CIA mandó investigar el asunto, pues reúnen las entradas más recientes del fichero Garro:

6 de octubre: Involucrada en la rebelión estudiantil de México (p. 22).

7 de octubre: Cargos y contracargos sobre involucramiento de políticos prominentes en los levantamientos estudiantiles (p. 23).

7 de octubre: Acusaciones contra personalidades mexicanas por haber promovido la agitación estudiantil (p. 25).

8 de octubre: Acusada de involucramiento en los desmanes estudiantiles (p. 23).

24 octubre: Sujeto es exesposa de Octavio Paz quien es intelectual bien conocido y que alguna vez fue profesor en la Univ Nac de México (p. 20). [Lo que no es cierto.]

El 6 de diciembre (p. 21), Washington reporta que “la última información al parecer disponible aquí sobre las actividades de la Sujeto Garro está en la prensa, luego de que el líder estudiantil dijo que ella había intentado servir como intermediaria entre los estudiantes y la Identidad 4” [que es o Madrazo, o el gobierno de México] y y recomienda que “la Estación [México] pudiera informar sobre el paradero actual de la Sujeto y si está bajo protección policiaca.”

La “Estación México” llama entonces a uno de sus principales contactos, Miguel Nazar Haro (cuyo criptónimo es LITEMPO-12), y el 16 de diciembre manda a Washington este documento

1. El 6 de noviembre de 1968 se pidió a LITEMPO-12 información sobre el paradero y la situación actual de la Sujeto. El 11 de noviembre, LITEMPO-12 reportó que la Sujeto vive en IDEN D. Ella es “contacto” personal de LITEMPO-4 y las cuentas del hotel las está cubriendo la DFS. Ella fue utilizada como “contacto” entre IDEN C y los estudiantes y aparentemente sigue teniendo una relación cercana con IDEN C, en quien el gobierno de México tiene un sostenido interés.

2. La información anotada arriba es la más reciente que tiene la Estación sobre la Sujeto. Dada la sensibilidad del caso, en este momento la Estación prefiere no acercarse a los LITEMPOS a menos que así lo ordene la Oficina Central. La Estación se mantendrá atenta al asunto y avisará de cualquier cambio.

3. La Estación solicita que a IDEN B se le den solamente datos públicos tomados de la prensa sobre lo que atañe a la Sujeto.

Un anexo a este documento señala que IDEN D es el cuarto 715 del Hotel Casa Blanca; IDEN C es Carlos Madrazo e IDEN B es Arne Ekstrom.

El proyecto LITEMPO es el más fructífero de la CIA en México. Entre sus activos están LITEMPO-1, Emilio Bolaños, sobrino y operador de LITEMPO-2 que es su tío, Gustavo Díaz Ordaz; Gutiérrez Barrios (a quien Garro apodaba “mi D’Artagnan”) era LITEMPO-4 y Luis Echeverría es LITEMPO-8, como ya vimos antes.

Aquí pueden leerse (en inglés) el artículo de Jefferson Morley sobre el programa LITEMPO, la CIA y Tlatelolco; y acá el de Kate Doyle sobre lo mismo. 

 

(La semana próxima, más de este expediente…)