artículo no publicado

Carta sobre la mesa (agosto)

Sobre la reseña de Jesús Silva-Herzog Márquez (núm. 163)

La aparición de los libros de Aguilar Rivera ocurre en un periodo en que una franja de los participantes en el debate público de nuestro país se empeña en expedir (o negar) certificados de pureza de sangre liberal en sus análisis. Así, se tiende a juzgar a los actores políticos y su gestión pública con base en una geometría descarnada de ideas, como si pudieran organizarse teóricamente en un sistema coherente y autosuficiente. Esta es la debilidad de la que más se resienten los críticos “liberales” de la vida pública en el México de nuestros días.

El debate especializado sobre la historia de las ideas, la historia intelectual y la historia de los intelectuales hace tiempo que postuló la “encarnación” de las ideas: el lugar social, el punto de enunciación, la “situación retórica” gracias a los cuales las ideas efectivamente se configuran en universos de sentido pertinentes para quienes las elaboran (ya como creadores, ya como lectores, ya como actores públicos).

Un repaso cronológico del liberalismo como el reseñado por Silva-Herzog Márquez se resiente de una consideración ligera de la dimensión social de las ideas. Hagamos votos porque este hábito de la investigación de los sistemas conceptuales no se soslaye. ~

– Martínez Carrizales

 

Sobre “Un infierno de lo más normal”, de Jonathan Littell (núm. 163)

El texto es duro, pero al menos debería servir para tener empatía con los mexicanos del norte. Creo que hacerle llegar este texto –y cerciorarse de que lo lea– a Calderón sería bueno. En el fondo, creo que este reportaje muestra lo vacío del discurso “vamos ganando” en esta guerra que azotó nuestro país, y en la que Ciudad Juárez llevó la peor parte. ~

– José Sert

 

Aclaración

El Centro de Estudios Públicos organizó en marzo un seminario con ocasión del cumpleaños ochenta de Jorge Edwards. En ese encuentro, Christopher Domínguez Michael leyó “Jorge Edwards o el arte de la casi novela”, que publicamos aquí el pasado junio. ~

– La redacción