artículo no publicado

20 rolas, abril 2017

En un mes que brilló por la escasez de lanzamientos, particularmente en las primeras dos semanas se pueden rescatar algunas joyas.

En un mes que brilló por la escasez de lanzamientos, particularmente en las primeras dos semanas, se pueden rescatar joyas como el nuevo trabajo de Beth Ditto, que tiene madera de clásico rockero, la experimentación de jazz y música de la India con Yorkston, Thorne y Khan, o las colaboraciones entre grupos disímbolos, como los rockeros Barenaked Ladies y el coro The Persuassions, o el bluesero Robert Cray con el ensamble icónico del soul Hi Rhythm Section.

 

 

1. “Fire”

Beth Ditto (Searcy, Arkansas)

Con un pegajoso riff rockero en el registro grave de guitarra, inicia esta pieza de la cantante de Gossip, que genera enormes expectativas sobre su primer LP como solista.

 

2. “You Must Believe in Yourself”

Robert Cray y Hi Rhythm Section (Columbus/Memphis)

En el segundo disco hecho al alimón entre los souleros Hi Rhythm Section y el bluesero Robert Cray, este cover a la pieza de Johnny Copeland (escrita por Charles Jerue) resulta extraordinario. La voz de Cray luce como no lo había hecho en años: se escucha como el lado más funky del soul de Memphis.

 

3. “Here Come the Girls”

Troy "Trombone Shorty" Andrews (Nueva Orleans)

En su cuarto álbum, y el primero grabado para la disquera emblemática Blue Note, Trombone Shorty demuestra por qué es la gran estrella naciente del jazz funk: en esta pieza –y en todo el disco–, el virtuosismo melódico y la cadencia energética sobran. Acaso las  melodías vocales podrían ser un poco menos convencionales.

 

4. “Let Me Out”

Gorillaz (Londres)

El que iniciara como un proyecto alterno de Damon Albarn, aunque aún dista de tener el éxito de Blur, sí se ha consolidado como uno de los referentes más importantes de la música de inicios de este siglo. Con relación a las innovaciones originales del grupo –fusionar de manera efectiva rock funk, indie y hip-hop–, no hay nada sorprendente, pero en esta pieza destaca la colaboración de Mavis Staples, quien aunque está a punto de convertirse en el ajonjolí de todos los moles rockeros, aún le da un sello único a los proyectos en los que colabora.

 

5. “Four Seconds”

Barenaked Ladies y The Persuassions (Scarborough, Canadá / Nueva York)

Los veteranos rockeros folk de Canadá conocieron al coro neoyorquino The Persuassions en un homenaje a Lou Reed en 2013, y a partir de ello decidieron grabar algo juntos. El resultado fue el disco Ladies & Gentlemen, del cual destaca esta pieza, una pieza que ya Barenaked Ladies había lanzado en 2010, pero ahora adquiere mayor fuerza su ritmo de swing y sus toque psicodélico.

 

6. “Bad Habit”

Imelda May (Dublín)

Ya convertida en una estrella, la otrora icónica bluesera y rocanrolera presenta un cuarto disco un tanto meloso, a veces quizás demasiado. Sin embargo destaca esta pieza en que retoma el blues, realiza un buen juego de palabras y aunque utiliza una progresión de acordes muy típica –hecha famosa por “Hit the Road Jack”–, no deja de tener un carácter original.

 

7. “4th Chamber”

El Michels Affair (Brooklyn)

Músico con amplia experiencia en el mundo de la producción y grabaciones de sesión para artistas como los Black Keys y bandas afines neoyorquinas, Leon Michels  no se animó sino hasta muy recientemente a realizar material propio, y ha presentado interesantes fusiones de jazz, funk e indie rock.

 

8. “Automaton”

Jamiroquai (Londres)

Sí, aún existe Jamiroquai. Y sigue teniendo una fuerza influencia de la música disco, sólo que ahora se vuelca más hacia el estilo electrónico oscuro tipo Giorgio Moroder, y no hacia el disco más funky jazzero. Su octavo álbum, el primero que graban en siete años, deja qué desear, pero aún así tiene destellos de genialidad, como esta pieza.

 

9. “Serotonin Rushes”

Fujiya & Miyagi (Brighton)

El ensamble británico fundado en 1999 y que en 2006 tuvo un éxito arrasador con su pieza “Collarbone” explora ahora un sonido más cercano al synth pop y al Hi-NRG de la década de los ochenta; en esta pieza dicha fusión llega a su máximo esplendor: destaca la improvisación del sintetizador en la última parte, poco antes de volver al estribillo hipnótico.

 

10. “Hoova”

Clark (St Albans, Inglaterra)

Con 16 años de carrera y nueve álbumes en su haber, Clark es uno de los íconos de la electrónica experimental, y en esta pieza realiza un excelente contraste entre intensidad rítmica y oscuridad melódica, con algo de influencia de la música minimalista.

 

11. “EXCUSES”

The Raveonettes (Copenhague)

A lo largo de 2016, este dueto danés estuvo grabando y lanzando diversas piezas que ahora presentan en formato de álbum; destaca esta por los contrastes en el tempo, en la intensidad melódica y en la forma en que trabajan ello como una ambivalencia emocional.

 

12. “Oceanica”

San Fermín (Brooklyn)

El tercer álbum del proyecto comandado por Ellis Ludwig-Leone se aleja un tanto del sonido avant-garde de los primeros dos álbumes, y abraza texturas de la electrónica europea contemporánea, lo que le puede abrir las puertas a un público mayor.

 

13. “Closer”

Splashh (Londres)

Esta banda tuvo gran éxito con su álbum debut (Comfort, 2013), al retomar el shoegaze y fusionarlo con elementos de distorsión lo-fi al estilo The Jesus and Mary Chain. En su segundo trabajo han afinado enormemente su sonido, y adoptan también algunos elementos de new wave.

 

14. “Emperor”

Mark Lanegan (Seattle)

Líder de una de las bandas menos conocidas en México del grunge –The Screaming Trees, formada en 1984–, Lanegan cuenta con una voz rasposa singular; en su faceta como solista adopta un sonido original que entrecruza la psicodelia y el rock gótico.

 

15. “North Star”

Future Islands (Greenville, Carolina del Norte)

La banda que se posicionó como punta de lanza del indie estadounidense con su cuarto álbum en 2013 (Singles), presenta un disco que en general ha sido golpeado por la crítica, al estar distante en calidad del anterior. Sin embargo tiene cortes interesantes, como este, que añaden elementos nuevos a su indie, particularmente en los contrastes rítmicos de la voz.

 

16. “Plastic Machinery”

The Charlatans (Manchester)

En el primer sencillo de su trigésimo disco, próximo a salir, esta banda británica emblemática fundada en 1989 se mantiene fiel a su sonido y logra escucharse actual al mismo tiempo, quizás más por una tendencia general del rock actual por volver al new wave, que por que la banda haya cambiado mucho. El guitarrista Johnny Marr, quien fuera de The Smiths, destaca en sus solos característicos.

 

17. “Avalanche Alley”

The New Pornographers (Vancouver)

Lo que comenzó en 1996 como un “super grupo” del indie canadiense, ha rebasado en fama internacional a agrupaciones originales de sus miembros; Zumpano dejó de existir hace tiempo, The Evaporators se mantiene en el underground local, y Destroyer es quizás el único ensamble con mayor impacto que el grupo, aunque su cantantem Dan Bejar, no participó en este disco. En su séptimo álbum, The New Pornographers no presenta novedades, pero se muestra como experto en ese sonido que retoma punk, folk rock e indie.

 

18. “Autumn Sunglasses”

Robyn Hitchcock (Londres)

En sus más de 35 años de carrera, Hitchcock se muestra como un experto en el rock psicodélico, presentando una pieza que se escucha a medio camino entre Revolver, de los Beatles, Who’s Next, de The Who, y los primeros discos de Pink Floyd. Pero los efectos y melodías secuenciadas le dan un fuerte toque contemporáneo.

 

19. “Like wolves on the fold”

Colin Stetson (Ann Arbor, Michigan)

Conocido por colaborar con bandas como Arcade Fire, Stetson es un prodigioso saxofonista con una técnica de respiración e interpretación únicas, así como un fuerte amor por el avant garde, como se escucha en esta pieza, en la cual hace gala de todo lo anterior.

 

20. “False True Piya”

Yorkston, Thorne y Khan (Escocia/Inglaterra/India)

Este trío de músicos veteranos sacudió la escena del jazz y el world music con su debut como banda en 2016, y ahora, con un nuevo trabajo, tienden de nuevo puentes musicales entre la música de la India y el jazz, con gran éxito y virtuosismo. Es curioso como la pieza inicia con un verso de la tradicional canción escocesa “The Daemon Lover”, mejor conocida en Estados Unidos como “The House Carpenter”, y poco a poco se integran los elementos de la India.

 

Aquí pueden escucharse las 20 canciones en Spotify.