artículo no publicado

Literatura electrónica: otras formas de crear y leer

¿De qué forma podemos utilizar los recursos electrónicos para cambiar la manera en que contamos historias?

Cuando se habla de literatura electrónica, casi siempre resulta complicado entender a qué se refieren y, sobre todo, cuáles son los límites que determinan su existencia. Si agruparamos bajo el término de “literatura electrónica” solo a aquellos textos creados a principios de los años noventa, en los que el hipertexto era la principal herramienta de navegación y el CD-ROM su soporte, ahí nacería y terminaría este tipo de literatura. Este año la Electronic Literature Organization (ELO) se plantea como preguntas para su congreso: ¿es la “literatura electrónica” un término que se volverá obsoleto a medida que los usos literarios de los recursos computacionales se vuelvan ubicuos? Si es así, ¿qué sucederá después de la literatura electrónica? Sin embargo, es posible ampliar el término a otros fenómenos disponibles y decir que la literatura electrónica es toda aquella que solo puede ser consumida en el soporte para el que fue creada, es decir, un soporte electrónico –léase computadora, tablet, teléfono celular. Por esta razón, todo lo relacionado con ediciones digitales de libros tradicionales no tiene cabida dentro de esta consideración.

Desde la aparición de la PC, el desarrollo tecnológico nos ha llevado a leer de maneras distintas. El teórico noruego Espen Aarseth define como literatura ergódica aquella que requiere del lector un esfuerzo que va más allá del cambio rítmico de página. Ejemplos en papel hay muchísimos: Rayuela de Julio Cortázar, Composición no. 1  de Marc Saporta y Juego de cartas de Max Aub (todos ellos contemporáneos); prácticamente toda la obra de Milorad Pavić y Casa de hojas de Mark Danielewski. Y en los medios digitales es posible encontrar, más fácilmente, esta literatura, pues la naturaleza del soporte permite y facilita otro tipo de interacciones con el texto, lo que constituye una de las principales herramientas de la literatura electrónica (además de la hipertextualidad).

La gran aceptación que han tenido las tablets y los lectores de libros electrónicos podría llevarnos a pensar que el futuro de la publicación de este tipo de literatura se encuentra ahí. A este respecto, vale la pena diferenciar al menos dos posibilidades que los autores tienen con esta herramienta: 1) Libros anteriormente publicados en papel y después “enriquecidos” para esta plataforma o 2) Textos inéditos creados con las herramientas inherentes a esta plataforma. A lo primero comúnmente se le conoce como literatura enriquecida o amplificada, a lo segundo, libros app (book app).

Hay muchos ejemplos (en la web y para iPad) pero mencionaré solo unos cuantos: la novela del músico, compositor y escritor australiano Nick Cave The Death of Bunny Munro fue publicada en 2009 por la editorial escocesa Canongate Books. Posteriormente, en el mismo año, Enhaced Editions publicó la versión enriquecida de la novela(para iPhone e iPad), con música compuesta por el mismo Nick Cave, así como audio y videos del autor leyendo fragmentos de su novela. Esta aplicación fue seleccionada por Apple como una de las mejores del 2009 y es un buen ejemplo del trabajo realizado con obra impresa publicada en su traslado hacia otro soporte.

Otro tanto ocurre con la aplicación iPoe, selección de cuentos de Edgar Allan Poe, disponible en dos volúmenes enriquecidos con ilustraciones, música, animaciones y otros elementos interactivos. De poesía en español se encuentran: Blancode Octavio Paz, Muerte sin finde José Gorostiza, El fantasma soy yo de Amado Nervo y la obra poética de Nezahualcóyotl*. Estas aplicaciones incluyen la lectura de los textos ( en voz de su autor para los casos de Octavio Paz y José Gorostiza), así como videos, artículos, reseñas, imágenes, entrevistas con especialistas, galerías fotográficas y otros recursos que enriquecen la experiencia y amplían las posibilidades de contacto y entendimiento de la obra y su autor. 

Por otra parte, los ejemplos disponibles para los libros app son escasos y de entre ello uno sobresale por el perfecto equilibro de la integración entre historia y recursos del soporte. Se trata de la novela Beside Myself, del escritor estadounidense Jeff Gomez (ex vicepresidente de marketing online para Penguin Group), autopublicada en 2013. El protagonista y narrador en primera persona de esta novela es Jeff Gomez, un escritor que trabaja en el mundo editorial, quien se encuentra con otras versiones de sí mismo (llamadas también Jeff Gomez) que entran y salen misteriosamente de su vida. La novela está narrada por Jeff Gomez en sus tres versiones (o alternativas): el primero se encuentra felizmente casado y tiene un hijo, el segundo está recién divorciado, y el tercero vive un matrimonio con dificultades, pero sin hijos. Los tres Jeff tienen o tuvieron la misma esposa, Grainne, y descubren entre ellos todas las similitudes que representa ser exactamente la misma persona en el mismo momento de sus vidas, pero con un historial de toma de decisiones diferente. El lector deberá decidir la forma en que leerá el texto, lo que determinará el curso y final de la historia. Aquí, el ambiente electrónico no se trata de un accesorio sino de un medio necesario para contener la obra; los recursos de la plataforma apoyan la narrativa y sustentan su estructura sin que el texto deje de ser primordial para su apreciación estética.

Los libros app como este, gracias a sus posibilidades tecnológicas, rompen la linealidad de la estructura narrativa y enfatizan la participación del lector para proveer de sentido a la historia mientras se realiza el acto de lectura, es decir, resalta su cualidad de ergódica. La novela busca aprovechar las nuevas formas de producir contenidos pensando desde un inicio en una historia que pueda ser contada en ese medio, y no en ajustar el medio a una historia ya existente, como ocurre en muchos casos con los libros enriquecidos y otro tipo de textos que solo son trasladados a un ambiente electrónico.

Este tipo de obras nos hacen cuestionarnos de qué forma podemos utilizar estos recursos electrónicos para cambiar la manera en que contamos historias, ir más allá de los límites tradicionales y modificar las formas canónicas -siempre y cuando esto resulte en beneficio de la historia y no en un lastre que aleje a los lectores.

 



*Las cuatro aplicaciones mencioandas fueron diseñadas por el Conaculta, son gratuitas y están disponibles para iPad, web y próximamente para Android.