artículo no publicado

Los memes del procés

El independentismo catalán es experto en crear memes y una simbología pop, que contribuyen al relato nacionalista del agravio.

El procés tiene sus héroes, sus villanos y sus memes. A veces esos héroes se convierten en memes, y dejan de analizarse como tales para ser juzgados solo como fenómenos pop irónicos. Un ejemplo es el jefe de los Mossos, Josep Lluís Trapero. En una rueda de prensa tras los atentados de las Ramblas, un periodista holandés abandonó la sala porque no entendía una respuesta en catalán. Trapero lo despidió con un: “Bueno, pues molt bé, pues adiós”. La frase se hizo tan viral que se hicieron memes, camisetas, tazas, pósters, banderas. ¿Por qué? En teoría, el meme de Trapero es una manera concisa e irónica de criticar una supuesta cerrazón e intolerancia de la prensa española hacia la lengua catalana, y de España hacia Cataluña.

Pero la razón del periodista, del periódico neerlandés NRC Handeslblad, no era esa: “No buscaba ningún conflicto, ni me imaginaba que esto fuera a ocurrir. Me fui porque era muy aburrido para mí estar en una sala de prensa en la que no me estaba enterando de absolutamente nada.” El meme se creó a partir de un hombre de paja, algo común en los memes, en esencia irrefutables, y en el independentismo, construido a partir de agravios inexistentes. Ahora que Trapero, después de las detenciones en la Generalitat, ha dicho que respetará las órdenes de la fiscalía (impedir las votaciones o retirar urnas), el meme resulta ridículo. La vida de los memes puede ser muy corta.

El meme de los “tanques por la Diagonal” tiene una función sarcástica similar. La cuenta irónica de Twitter @TancsADiagonal coge la broma extendida de que, tarde o temprano, entrarán los tanques del ejército español por la avenida Diagonal de Barcelona. @TancsADiagonal tuitea fotos de barceloneses que dicen cosas como “De momento, estudiantes en la Diagonal”, y ha creado un “tanquímetro” que mide la posibilidad de que entren los tanques. Ahora encima de los tanques va un personaje de Piolín, de los Looney Tunes: la policía ha habilitado un crucero con los personajes de Warner para alojar a los policías movilizados para evitar el referéndum, supongo que por falta de otro. El Piolín se ha convertido en un meme de las protestas populares de estos días en Cataluña. El líder de la banda indie Manel, que nunca ha expresado opiniones independentistas, llevaba una camiseta de Piolín en un concierto en Barcelona.

El independentismo es experto en crear memes y una simbología pop. Muchos de sus mensajes son originalmente ambiguos (Piolín lo podrían usar los fans de la policía o los independentistas, los tanques de la Diagonal es un meme que pueden usar tanto críticos con un aparente autoritarismo del gobierno central como independentistas cerriles), pero los resignifica para que funcionen a la causa. En ocasiones, los memes indepes contribuyen al victimismo nacionalista, al espíritu de agravio, y usan la ironía pop como blindaje. El antiindependentismo tiene un relato gris y solemne sobre la ley, a veces rancio: no puede hablar de emancipación, no puede manipular el concepto democracia ni usa la ironía o el sarcasmo. El independentismo catalán puede usar códigos y mensajes que si usara el anti-independentismo provocarían indignación. Quizá el verdadero meme es la idea de que el procés es un movimiento de abajo a arriba, surgido espontáneamente contra el centralismo y el autoritarismo del gobierno.