artículo no publicado

Biblioteca para la angustia: El capital en el siglo XXI, de Thomas Picketty

La angustia ambiente enceguece y nubla. Desde esta redacción proponemos aliarnos a la lectura para hacer frente a la singularidad del triunfo de Donald Trump. Hemos conversado con nuestros colaboradores y les hemos propuesto que nos recomienden libros o artículos, ensayos o reportajes, crónicas o fábulas pertinentes. Bajo el encabezado de Biblioteca para la angustia, agruparemos esos títulos y los párrafos que detallan la recomendación

Después de la reciente elección en Estados Unidos ando buscando respuestas. Tras mucha reflexión estoy por proponer algo controversial; que en al era del populismo antielitista, nuestro problema no está en leer a grandes intelectuales sino en leer a los equivocados.

Así que ya es hora. Te compraste el libro porque estaba de moda y ahí anda acumulando polvo en un cajón, pero con cada suceso global, cada revuelta contra las élites y el estatus quo, Thomas Picketty y su obra maestra El capital en el siglo XXI parece volverse cada vez más uno de los mejores descriptores de la realidad socio-política y económica en la que vivimos hoy. Capital traza claramente una línea conectora entre la turbulencia social y económica que se vive en los países desarrollados y su decreciente tasa de crecimiento económico a pesar de las continuadas, grandes ganancias hechas por inversores. Picketty postula un argumento diametralmente opuesto a aquellos que apoyaban al libre mercado y a la no intervención del Estado que ganaron las Guerra Fría. Al parecer ahora el FMI y los gobiernos de varios de los grandes países capitalistas del mundo están cada vez más en acuerdo. Esta tendencia marca un importante cambio que no hemos visto (en Occidente) en décadas. Picketty, en su estela, trae consigo los fantasmas de ideas y pensadores dados por muertos de las escuelas de pensamiento económico-histórico como Friedrich List, Alexander HamiltonKarl PolanyiRaúl Prebisch… pensadores e intelectuales para una era antielitista.