Gentrificación: el caso del Mercado Roma

Julio 25, 2014 | Tags:

A finales de mayo abrió, entre halagos unísonos de la comunidad gastronómica mexicana, el Mercado Roma. El proyecto diseñado por el despacho Rojkind arquitectos, intenta convertirse en un referente mexicano de cierto prototipo de mercado gourmet que ya existe desde hace algunos años en ciudades como Nueva York (Chelsea Market), San Francisco (Ferry Building Market), Londres (Borough Market) y en particular Madrid (Mercado San Miguel).

Ubicado en lo que era el bar el Gran León, los comentarios celebratorios sobre este espacio abundan en buena medida sobre lo mismo. Arca-Lab describe el Mercado Roma como “uno de los espacios culinarios más importantes en la ciudad de México hoy en día” y como “parada obligatoria” en la colonia Roma. Por su parte, la revista Chilango apunta que “[Se trata de] una reunión feliz [sic] de proveedores, consumidores, marchantes y cocineros”. Pero más allá de los productos y sabores que se consiguen en este sitio, la mayoría de los textos que han elogiado la inauguración de este espacio en la calle de Querétaro reproducen una afirmación un tanto dudosa: que uno de los principales propósitos del Mercado Roma es la creación de comunidad. En palabras de Ignacio Cadena, encargado del brand marketing del proyecto: “Mercado Roma pretende ser un catalizador y un detonador para la comunidad. El mercado busca integrar esfuerzos locales y lanzarlos desde una plataforma contemporánea enraizada en la tradición cultural y la historia colectiva de una nación.”

La colonia Roma ha sufrido, desde hace una década, los efectos de la elevada demanda de espacios para comercio y vivienda. Los cambios en el uso de suelo y en el perfil económico de los habitantes de esta colonia han transformado su demografía: de ser un barrio que se reponía lentamente de la devastación causada por el terremoto de 1985, hoy es una zona comercial y las edificaciones que se construyen buscan, en su mayoría, ofrecer vivienda residencial para personas de ingresos altos. Esto ha llevado al desplazamiento de antiguos habitantes y comerciantes de la zona; poco a poco las peluquerías de barrio se han convertido en restaurantes gourmets, las tortillerías en bares, y las banquetas se han poblado de valet parkings. En otras palabras, la colonia pasa por un proceso de gentrificación, término que desde ya algunas décadas alude a la transformación de una zona deteriorada, pero con buena ubicación y/o cualidades arquitectónicas atractivas, en una de elevada plusvalía inmobiliaria, esto generalmente a expensas de la composición social y urbana.  

La cuadra en donde se ubica el Mercado Roma (Querétaro entre Medellín y Monterrey), ha sido una de las pocas de la colonia exentas de los embates de restauranteros y desarrolladores de lofts. Situado frente a “El son de la loma”, pequeño bastión de inmigrantes cubanos que juegan dominó y beben cervezas en mesas de acero, y a unos pasos de la Unión de TrabajadoresAnarquistas, mejor conocida como “UTA”, sitio que los fines de semana congrega a la fauna de las subculturas del rock (punks, darks, metaleros, etcétera.), el mercado ofrece una experiencia de consumo refinado que desentona con los comercios circundantes. Esto no representaría mayor problema si en la ciudad de México el eclecticismo de barrio estuviera protegido: punks y gourmands podrían compartir la calle y convertir la de Querétaro en una cruza de El Chopo y Masaryk. Sin embargo, ese escenario resulta improbable si consideramos la naturaleza de la especulación inmobiliaria en el DF: en el momento en que la calle de Querétaro se “revitalice” (forma amable de referirse a su gentrificación), los precios de la misma aumentarány las comunidades que ya existen ahí se verán, inevitablemente, amenazadas con el desplazamiento. Es una historia que lleva más de medio siglo sucediendo en las grandes ciudades del mundo:  así fue como el barrio Mission de San Francisco dejó de tener mexicanos, el Lower East Side de Nueva York se quedó sin judíos ortodoxos, y el Neukolln berlinés se quedó sin turcos.

En el caso de la ciudad de México, los amenazados no son los inmigrantes, sino los habitantes de clase media y la clase trabajadora que, ante la aparición de proyectos gentrificadores, se ven cultural y económicamente marginados de sus propias colonias. Es ahí donde el argumento de que el Mercado Roma genera comunidad resulta más endeble. Una visita a este (los puestos ofrecen macarrons franceses, ultramarinos, mezcal, tapas españolas, mariscos de Baja California, verduras orgánicas) deja claro que el sitio busca ser punto de encuentro para un segmento de consumidores muy específico (el de los llamados foodies) y no para los colonos de la Roma en general.

Esto no es de sorprenderse: los proyectos gentrificadores rara vez contribuyen a la vinculación vecinal. Por el contrario, en tanto que son manifestaciones inmobiliarias de la desigualdad social, terminan desplazando a una comunidad (o varias) por otra. En el caso de la ciudad de México, estos proyectos se han desprendido de cambios legislativos que benefician principalmente a los especuladores de bienes raíces, y no de procesos democráticos en los que a los vecinos se les permite decidir acerca de lo que ocurrirá en sus colonias (cosa que sería más acorde con la noción de “construcción de comunidad”). Visto así, el Mercado Roma es, a pesar de su cuidadoso diseño y sus mesas comunes, un proyecto que probablemente contribuya en el mediano plazo a reducir la diversidad de comunidades que existen en la Roma, más que a generar una nueva. En ese sentido, su aparición merece una buena dosis de cautela.

 

 

Comentar ›

Comentarios (50)

Mostrando 50 comentarios.

Y bueno, yo vivo en la colonia y lo único que puedo decir al respecto es que no me parece en absoluto un proyecto que tenga alguna mirada real para construir "comunidad" o fungir como espacio para el tejido social. La oferta de la colonia Roma (norte y sur) desde hace algunos años se ha especializado en cierto público, por dar mas detalles, gente de clase media-alta /alta que pueden darse el lujo de pagar un tamal en 30 o 40 pesos. Acá abajo alguien decía que entonces qué, había que preguntarles a los coloneos que quieren y poner mas taquerías? La respuesta es NO, pero es cierto que tampoco se necesitan mas espacios en un lugar donde abundan estas propuestas.  Lo que molesta un poco - hablo, claro está, desde mi persona- es que quienes están a cargo de Mercado Roma hagan uso de palabras a la deriva: "tradición cultural "comunidad", pues realmente no es algo que esté lográndose. Es probable que para quienes puedan pagarlo y se muevan en esta onda "culturalosa" medio autosustentable, medio buena onda, les parezca lo mas (porque si, tiene un diseño bien llamativo). Pero para muchos colonos, puedo asegurarles, por pláticas con los mismos vecinos, que pasa toltalmente desapercibido y carente de ese sentido que quieren darle. Es todo.

Creo que lo dicho por Muñoz Zurita es bastante contundente. El artículo es flojo, pontificador y -en general- parece escrito por veinteañeros que no conocen o conocieron la Roma de hace unas décadas. 

En ese mismo cuadrante de la Roma, durante muchas décadas estuvo el restaurante Charleston, famoso lugar para comer cabrito y otras delicias. En esa misma calle han desfilado las prostitutas, los tarjeteros, los "dealers", los robacoches. Y esos "inmigrantes cubanos" que nuestros sesudos columnistas describen jugando naipes, también manejan el tugurio "Rincón Cubano" y otros que siguen ahí, donde ocurre de todo y una pequeña mafia hace de las suyas todavía. 

La gentrificación tiene pros y contras: Brooklyn tenía zonas inaccesibles hasta que comenzó su gentrificación, por ejemplo, y hoy es un barrio mucho más amigable con propios y extraños. 

Lo más ridículo del texto es cómo quieren darle voz a los supuestos "colonos" de la Roma. Yo viví muchos años en la Roma, en su mismísimo corazón (La Romita) y era un sitio bastante peligroso por las noches. Estoy seguro que los 3000 y pico de pesos que costaba el lugar cuando lo dejé, hoy serán tranquilamente 10. 

El asunto está en decidir qué ciudad queremos y qué barrios y colonias construimos. Es fácil quejarse de la gentrificación mientras tiras basura en la calle, tienes tu casa en ruinas y te opones al ordenamiento de las calles porque tu coche es irregular.  Ese es el caso de muchos vecinos de estas colonias que se han reinventado varias veces en los últimos veinte años, pero que tienen un claro rumbo turístico (y que de hecho ya son parte de todas las guías internacionales sobre turismo en el DF). Es más una oportunidad que un cáncer y sólo los cortos de miras lo ven así.

Ciertamente el "Mercado Roma" es una versión muy light de un "mercado" popular, pero no creo que sus creadores pensaran jamás en sustituir al Mercado de Medellín que, dicho sea de paso, también vende bastante caro desde que la hipsteriza se empezó a mudar a la Roma y no siempre vende calidad. Hay que buscarle, como en cualquier mercado. Yo, personalmente, paso de hacer filas y ser mal atendido -que es lo que ocurre hoy en el mercado Roma gracias a toda la publicidad que le han hecho sus simpatizantes y detractores. Pero de ahí a decir que la comida es MALA hay un trecho. Están montados locales por muchos y muy buenos chefs Mexicanos y todo lo que probé estuvo excelente. 

¿Queremos una metropoli medianamente diversa y cosmopolita o preferimos -como un increíble comentario que leí aquí- ilusión de la nostalgia y el conservadurismo absurdo de quienes prefieren vivir en casas a medio derruir? Las colonias y los barrios no son -ni pueden ser- un espacio estático donde las mismas personas y tribus urbanas viven toda su vida. Son mutables y se adaptan. Y de alguna manera, la mejoría en la calidad de vida en algunos barrios aledaños también puede atribuírsele a la dichosa "gentrificación". Hay más luz, hay cámaras, hay más patrullas, hay mejores espacios públicos. 

Por último, creo que los quejosos que aquí abundaron deben entender que el mercado no es sino un restaurante/tienda MÁS. No supone ser un espacio público ni el gobierno puso un peso -hasta donde me imagino- para echarlo a andar. Sobre quién o qué lo diseñó sólo restaría decir que es asunto de quienes lo pagaron. Me parece bastante convencional y poco práctica su planeación y distribución, pero pues es cosa de quienes decidan ir allí. 

Yo no fui un gran fanático del mercado Roma. Creo que tiene demasiados locales para un espacio tan pequeño lo que hace sumamente incómodo el acceso y movimiento en este sitio. Creo que tiene buena comida y que sí -como todo lugar en auge- se llena de mirreyes, lobukis y hipsters y vecinos y etcétera. Pero de eso a vaticinar que el UTA (una pocilga muy divertida, pero pocilga al fin) va a cerrar o que todas las pobres abuelitas y sus nietos tendrán que irse a vivir abajo de un puente hay un abismo.

LA gentrificación es irreversible, en cualquier lugar del mundo y seguirá así mientras existan tribus urbanas, poderes adquisitivos disímiles y tendencias y modas. Los judíos construyeron la Roma y la Condesa, en buena parte. Las familias de gran alcurnia del DF. Luego se fueron a Polanco. Más tarde subieron a Tecamachalco. Hoy están en Interlomas y Bosque Real. Otros regresan a la Roma y Condesa, sí. Y estos ciclos no acabarán porque son parte de la vida de una ciudad.

 

Si no quieren pagarlo, no vayan. Si como yo, detestan las multitudes, también. Pero por favor no quieran echarse de un plumazo tibio un proyecto gastronómico (del que hablan muy poco) o un proceso de gentrificación que para mucha gente ha significado diversidad cultural, opciones de entretenimiento que no existían, posibilidad de comer algo más que fritangas y tacos de canasta y la expansión de una cultura gastronómica más saludable/rica. El que quiera seguir con su Gansito y su Coca, ahí está el Oxxo a la vuelta. O las fondas de Medellín: deliciosas para el bolsillo y con su espagueti cocido durante dos días para beneplácito de quienes le ponen catsup.  

 

Y si es por nombre gentrificacion pero esta no Siempre es negativa!

Georgina Cebey y Diego Olavarría,

 

Me da vergüenza leer un articuló de la prestigiosa revista letras libres en donde se dan aseveraciones erróneas y mal investigadas. Es un falta de periodismo serio hacer un articulo de esta índole.

 

La lectura que yo hago es que de acuerdo a los autores de este articulo, la colonia Roma debería estar destinada al olvido y al desasosiego; y se ve que conocen poco o nada de esta colonia: 1) no se les olvide que el local donde se encuentra el mercado roma, estuvo en completo abandono por muchos años; 2) antes del mercado esta calle era oscura solitaria y peligrosa; y 3) la inversión que se hizo fue genuina, sacada del producto de un trabajo arduo y decente, que incluye a mi persona, y una treintena más que hemos sido miembros de la comunidad gastronómica de este país por mas de 30 años, por favor no jueguen con sus vaciladas; todos los que estamos ahí, somos restauranteros serios que quisimos darle la oportunidad a mucha gente de acercarse a nuestra comida, evidentemente la comida no resulta barata, pues lo que damos es de primerísima calidad, si ustedes van a comprar oro, aunque lo compren barato lo tendrán que pagar siempre como oro.

 

Pero no es eso lo que me molesta, lo que me indigna de los creadores de este artículo es que utilicen el poder de la pluma, para calificar o descalificar un enorme esfuerzo que se hizo al respecto de mejorar un espacio, y no estoy de acuerdo en ese populismo barato cuando dicen que los habitantes se tendrán que salir de sus viviendas o serán simplemente desplazados.

 

La Colonia Roma necesita reinventarse así misma y no podemos pensar que los espacios no se van a renovar o no se van a reutilizar solo por el miedo al progreso, de acuerdo los inexpertos escritores de este artículo, lo mejor sería haber dejado ese inmueble al abandono total y no hacer nada, por que no mejor pensamos positivamente y que este mercado generara mucho trabajo para muchos y más afluencia comercial en general para la zona y plusvalía de la vivienda, y por que no mejor pensamos positivamente que esa gente que vive ahí puede tener mejor trabajos, prepararse más y que sea un incentivo para su auto mejoramiento; en lugar de estar pensando que por que se hace algo bueno vamos a echar a la gente que vive ahí. Es todo lo contrario, el comercio genera riqueza. Pero es evidente que ustedes solo saben escribir y nunca han tenido un negocio, cuando ustedes sepan lo que es pagar impuesto, infonavit, seguro social, agua, renta, luz, etc. van a pensar de manera diferente, no lo hacen pues de hacerlo no escribirían la sarta de estupideces que escribieron.

 

Y que quede muy claro la Colonia Roma no es un ghetto exclusivo para punks, darks y anarquistas, la colonia roma es un epicentro de la cultura y de la sociedad de la actual Ciudad de México, que es una ciudad muy antigua y que tiene cabida para todo clase de cultura urbana, no se trata de marcar o dividir territorios, se trata de ser propositivos e innovadores, por que de seguir así la colonia roma un día va a ser una boca de lobo a la que nadie querría ir, no tienen ni una idea de todo lo que sucede en esa colonia cuando la noche cae: hay prostitución, robos a transeúntes, robo de autos y para que continuar con la retahíla de cosas infames que sucede; la pregunta es, ¿prefieren tener calles obscuras con asaltantes y robos? o ¿una calle llena de luz con gente comprando y vendiendo, generando trabajos?. hay que decidir que clase de ciudad queremos y yo prefiero una ciudad económicamente activa. Y repito, no es un ghetto, es esta es una ciudad culturalmente diversa e incluyente que debe aprender a enfrentar los retos.

 

Ricardo Muñoz Zurita

Chef investigador, propietario de 4 restaurantes y locatario del mercado roma.

 

Pd. he pegado esto en mi cuenta personal de facebook para que testifiquen la autenticidad del cometario.

Totalmente de acuerdo con prácticamente todo lo dicho, chef. 

 

En otro asunto, creo que algunos comentaristas sí tienen un punto respecto a los precios del mercado y de las zonas gentrificadas. Y el discurso de tener "primerísima" calidad, no justifica -por ejemplo- que el chile en nogada que costaba 140 pesos (aprox) en Azul y Oro hace unos años, hoy esté en los precios que está en los nuevos restaurantes. Sí, los costos de operación y de los ingredientes y la elaboración, etc. Innumerables ejemplos de otros lugares que tienen precios de primer mundo. Algunos podemos pagarlos, pero la mayor parte de la gente, no. Y eso no es congruente con el discurso incluyente, porque también está dirigido a convertir estos lugares en un "ghetto" burgués. Más conservadorcito, pero igualmente excluyente. 

 

Sin ánimo de ofender. 

Pues si es tanto problema que sea un mercado gourmet, vamos a preguntarle a los habitantes de esa cuadra que les gusta comer, y tendremos otro maravilloso local de tacos o una pizzería... ¿o cómo?...

A ver. Todos comentan como si este artículo tuviese importancia en algo. Es un simple comercial para autoconvencer a una nueva clase social de bajos recursos con aires de grandeza, lo cual es bueno, estan convencidos de vivir muchos en un departamentito, pagar entre todos rentas monstruosas, comer diario en la calle cualquier cosa a precios ilógicos y sobretodo no explotar su potencial mas que lo necesario para amantenerse en un ambiente de cero responsabilidades y vida al día en la diaria convivencia con otros de mismas ideas. Sí. Va mas allá de propuestas nice. La Roma, la Condesa y otros barrios de riqueza cultural e histórica van decayendo poco a poco.

Una verguenza la mezquindad y el lenguaje seudo intelectual para pertenecer a un grupo que por pose esta contra cualquier iniciativa. Me pregunto cuantos de estos "criticos" han propuesto algo, trabajado para hacerlo realidad o luchado para mantenerlo. Esta "pose" les puede devolver una inagen de autosatisfaccion. Pero, narcisismos de lado, me gustaria que iniciaramos el dia con una pregunta sincera frente al espejo: que voy a hacer yo el dia de hoy?

al escritor le pedimos un poco mas de investigacion en el entorno de esta pequeña calle que engloba mucho mas cosas de las que habla, si bien el articulo nos lleva a una reflexion absoluta de el cambio que genera este mercado, no nos hacerca a un serio panorama economico. si bien la UTA Union de Trabajo Autogestivo ( y NO ANARQUISTA) esta viviendo hoy esa especulacion indiscriminada por parte de los arrendatarios, tambien VIVE LA ESTAFA DE LAS INSTITUCIONES DE GOBIERNO QUE HAN PERMITIDO ESTE AUGE EN LA ROMA. LA RESPONSABILIDAD DE ESTO NO ES EL MERCADO ROMA, EL MERCADO ROMA GENERA EMPLEOS QUE TANTO HACEN FALTA COMO NOSOTROS EN LA UTA... EL EMPRESARIADO HONESTO GENERA ECONOMIA PERO EL PARASITO GOBIERNO LA DESTRUYE Y LOS CRITICOS HACEN LO MISMO,,, UN ARTICULO MUY INTERESANTE EN SUS COMPARACIONES Y MUY REFLEXIVO, SIN EMBARGO CON FALTA DE INVESTIGACION Y CARACTER. FELICIDADES POR ABORDAR EL TEMA DE ESTA MANERA Y ESPERAMOS APOYAR CON INFORMACION Y LO QUE SEA NECESARIO PARA QUE EL EMPRESARIADO PUEDA HACER SU TRABAJO Y NO ESTAR SUJETO AL SAQUE DEL GOBIERNO Y A LA IGNORANCIA DE LOS CRITICOS... SALUDOS Y ENTRE MAS EMPRESAS EXITOSAS MEJOR ESTARA EL PUEBLO Y TODAS LAS COLONIAS. SALUDOS DE LA UTA ROMA Y UTA CENTRO.

Sobre el Arquitecto Michel Rojkind quiero señalar que su despacho fue el encargado de llevar acabo la remodelación de la Cineteca Nacional, y el resultado es que el nuevo edificio que alberga las cuatro nuevas salas, las cafeterías y la librería debe ser clausurado, toda vez, que la autoridad que se encargó de supervisar la seguridad del inmueble lo reprobó, me refiero a Protección Civil, la nota apareció en el periódico Reforma pero paso desapercibida para medio mundo, y en el país del todo se vale mientras tengas poder o dinero eso es pecata minuta. Las rampas que dan acceso a las salas de ese nuevo edificio se encuentran mal diseñadas para el caso de una estampida por sismo, incendio, etc., es decir, esas rampas son inadecuadas para un lugar público de asistencia masiva:¡Puede haber una tragedia! Pero eso no es todo: ¡el piso donde se encuentran las salas se cimbra con el peso de los visitantes cuando suben o bajan por las rampas! Me refiero a la parte del edificio en el cual desembocan las dos rampas, además los baños son completamente insuficientes, el piso con el que se cubrió el suelo fue inadecuado y se tuvo que sustituir. En suma fue obra de chambones, ¡ese edificio pone en riesgo la vida y la integridad física de los visitantes! Asi no debe funcionar, en caso de una tragedia como siempre no habrá culpables. ¡Que se clausure ya!

¿Tendrás algún enlace o la fecha de salida de la nota para poder leerla? Este tipo de infromación hay que difundirla. Saludos.

Y te faltó comentar acerca de la biblioteca, que es de lo más inhóspita. No hay baños en cada sala, como sí los había en la Cineteca anterior. Ah, y el asunto del estacionamiento, que es un horror. Una motocicleta ocupa el mismo espacio que un auto, así que dificilmente se encuen tra lugar. Por si fuera poco, no hay un letrero vistoso que señale que ahí es la Cineteca. De acuerdo contigo; está terrible el edificio.

El UTA está en Donceles, en el Centro. ¿Qué se puede esperar de un artículo con errores tan simples como ese?

TAMBIEN ESTAMOS ENFRENTE DEL MERCADO ROMA "UTA ROMA" EL ERROR ESTA EN UNION DE TRABAJO AUTOGESTIVO... MAS NO ANARQUISTA.

Hay un UTA en la Roma. ¿Pero qué se puede esperar de un prejuicios o como tú?

Todavía me acuerdo cuando todas las mañanas llegaban las chalupas cargadas de insumos para abastecer al mercado de La Merced, todo esto por el canal de La Viga, que en aquel entonces lucía bonito con su agua de los manantiales fresca, que uno se podía tomar. Desayunábamos un pozole que hacían con las gallinas que mataban ahí mismo, y un pulque que traían cargando por la calzada de Tlalpan desde Xochimilco... Todavía me acuerdo.

No, en realidad no me acuerdo.

¡Pero la nostalgia vende casi tanto como el discurso de los espacios de diseño y la comida gourmet! 

Pienso que proyectos de este tipo son buenos, cuando se tiene bien claro las necesidades y costumbres de los usuarios de la comunidad, Algo de ello en este país  es recurrir al “mercado”, un concepto cultural en nuestra sociedad desde tiempos prehispánicos. Una buena medida para generar empleos, la venta, adquisición o intercambio de cosas de consumo sin tener que recorrer largos trayectos o pagar a través de varios intermediarios siendo accesible a las personas de dicha comunidad,

Ahora analizando el “mercado roma” en lo personal creo que no responde a este concepto de mercado como tal, para muestra a unas cuadras, el mercado de Medellín, un ejemplo claro de mercado, tal vez no sea el más bonito, pero cumple su función, verdulería pollería, tortillería, cocinas, abarrotes y todo lo demás… a un precio justo, que se permite por una renta accesible, proveedores accesibles y demás factores, recordemos que no estamos en Nueva York.

Sin en cambio en el mercado roma, casi no se encuentra nada de esto, y si lo hay no tiene la calidad y con un precio que responde a un derecho de piso de aparador, ya que  es una proyección artística de Rojkind arquitectos, que sinceramente no es de mi agrado. Siendo más un esquema gringo de fast food elitisando el servicio solo para unos cuantos.

 

No me molesta el cambio de uso de suelo, en este caso el uso de suelo mixto da una gran ventaja en las ciudades ya que se evitan en menor medida la complejidad de una megalópolis la cual en las últimas décadas se ha basado en un falso principio de orden, así simplificando el concepto de vida cotidiana.

Pero en este proyecto basándome en lo mencionado no se tuvo claro las necesidades y costumbres de los usuarios de la col roma, digo en la colonia roma no solo viven hipster’s. 

Todo bien, pero el "Sin en cambio" -¡auch!- me hizo zumbar los oídos feo. ¿¡Qué pasó Arquitecto?! ¡Eso no se dice!

Muy de acuerdo con tu comentario; estuve en este "mercado" y los alimentos son malos y exageradamente caros. El reportaje me parece exagerado para un lugar al que no pienso regresar a comer por que de Gourmet no tiene nada y como bien dices los únicos dos "locales" que venden fruta y verdura está muy fea y carísima, venden café tostado en $150 pesos por 250gr, por ese mismo precio compro un kilogramo de café orgánico en el súper. Te ofrecen un taco de cochino ta en $40 pesos y un tamal en $35 y ambos de mal sabor. No vi ningún chef sino cocineros amateurs, es decir, te engañan diciendo que es Gourmet para venderte a precios altos y como en México conocemos poco de lo Gourmet lo creemos y lo peor es que pagamos por algo que estaría de mucho mejor sabor en cualquier puestito de la Roma.

No se entiende el penúltimo párrafo

Vamos a agregar unas cuestiones más a lo que escribieron los autores y las personas que hicieron comentarios: después de leer una resolución de la Procuraduría Ambiental y de Ordenamiento Territorial del DF (PAOT) sobre denuncias vecinales contra el Mercado Roma no se puede más que concluir que es un monumento a la corrupción del Gobierno del DF y la Delegación Cuauhtémoc, ya que no cuenta con un solo permiso de construcción ni de operación. La red de influencias del dueño del establecimiento comercial pasó por la Delegación Cuauhtémoc, la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda del DF (Seduvi), la Secretaría de Desarrollo Económico del DF (Sedeco), el Instituto de Verificación Administrativa del DF (Invea) y llegó hasta la misma Comisión Permanente de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal. A pesar de la resolución de la Procuraduría Ambiental y de las denuncias de vecinos sobre las irregularidades de ese lugar desde que se empezó a construir ni la Delegación Cuauhtémoc ni alguna instancia del Gobierno del DF han hecho nada para que se apliquen las leyes. La Delegación Cuauhtémoc sólo se limitó a poner, dos días después de la inauguración, sellos de suspensión de actividades por incumplimiento de las normas en la construcción de una escalera en unos pilares (eso en días en que aun el dueño del lugar no había instalado extintores). Los sellos los retiraron los empleados del lugar unos cuantos días después sin que la Delegación haya hecho algo al respecto. Ante tal tamaño de corrupción y como última instancia, los vecinos hicieron una denuncia ante la Fiscalía Desconcentrada de Investigación en Delitos Ambientales y en Materia de Protección Urbana del DF (Fedapur) ya que la violación al uso del suelo, mismo que no tiene el lugar, se castiga con cárcel. Es interesante observar el grado de corrupción de nuestras autoridades locales, ya que la Secretaría de Desarrollo Económico del GDF en lugar de hacer lo que es su obligación, respetar y hacer respetar las leyes, pidió a la Delegación Cuauhtémoc que convocara al Comité Ciudadano de esa zona de la Roma Norte a una reunión de conciliación con el propietario de dicho establecimiento comercial. En esa reunión, el dueño no mostró un sólo documento que avalara que la construcción y operación del lugar es legal. Más bien propuso a los integrantes de ese Comité que pondría luminarias (ponerlas es responsabilidad de la Delegación) y, ante el el grave problema para estacionarse que genera con su Mercado, entregar un plan de estacionamiento (ojo: no construir estacionamientos sino sólo entregar un plan). Hay que resaltar que el dueño, con el aval de las autoridades, no construyó un sólo cajón estacionamiento en una zona en que los lugares públicos para ello están saturados. Por otro lado, la Seduvi no ha entregado el Certificado de cambio de Uso del Suelo, porque no tiene bases legales para hacerlo, pero tampoco ha hecho nada para clausurar el lugar. El Invea a quien corresponde verificar que los establecimientos comerciales cumplan con toda la normatividad ha brillado por su ausencia a pesar de las denuncias que desde el año pasado han hecho los vecinos. El último caso es verdaderamente patético ya que ni siquiera los diputados de la Asamblea Legislativa les preocupa que se apliquen las leyes que ellos mismos aprueban: en la sesión del pasado 23 de julio de la Comisión Permanente de ese órgano legislativo el grupo parlamentario del PAN presentó un punto de acuerdo en el que se pedía a la Contraloría del DF, al Invea y a la Delegación Cuauhtémoc que procedieran a hacer una revisión del llamado Mercado Roma, la mayoría votó porque la propuesta fuese enviada a comisiones o lo que es o mismo a la congeladora, a dormir el sueño de los justos. En fin, el lugar sigue funcionando a pesar de que se ha inundado en dos ocasiones por defectos de construcción y ha llegado al punto de que un corto circuito provocó un incendio en el primer piso y quemó un transformador colocado frente al ese establecimiento.

Lo peor del caso es que si alguien sin influencias y con la intención de hacer crecer a la colonia Roma por sus colonos y no por gente de fuera le representaría un triunfo poder hacer un proyecto de este tipo. Todo es corrupción, ojalá y puedan hacer algo al respecto y logren que este lugar cumpla o en su defecto lo cierren.

Estimado Vecino de la Roma Condesa:

Creo que en dichas situaciones la mejor opción es promover el juicio de Acción Pública ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal, y no perder el tiempo en reuniones o solicitando visitas de verificación, este medio de defensa de los vecinos frente a una construccion irregular se encuentra contemplada en el articulo 106 de la Ley de Desarrollo Urbano del Distrito Federal:

"Artículo 106. Las personas físicas o morales o los órganos de representación ciudadana, que se

consideren afectados por construcciones, cambios de uso del suelo o cambios del destino del

suelo u otros aprovechamientos de inmuebles que contravengan lo establecido en esta Ley, en su

Reglamento, en el Reglamento de Construcciones para el Distrito Federal y en los Programas,

podrán ejercer acción pública ante el Tribunal de lo Contencioso Administrativo del Distrito Federal.

Para dar trámite a la acción pública, bastará que se presente por escrito y que se indiquen los

hechos, las presuntas infracciones cometidas, los datos de la autoridad o autoridades

presuntamente infractoras, el nombre y domicilio del actor, así como los medios de prueba con que

cuenten."

Lamentablemente, es un herramienta poco difundida y menos utilizada por los vecinos afectados, pero creo que es la más efectiva.

Saludos

La verdad un papelon tener que leer notas como esta, que no son objetivas...LA verdad veo que cuesta que la gente entienda el concepto, que muchos van a consumiro estilos y productos que no pueden difrutar por que no pueden viajar o ir a un restaurant y pagar $1000.

El lugar da trabajo y esta lleno siempre...

Celos? O solo subjetividad de tu caso te hace escribir notas como esta.

Solo veo que cada vez mas gente va al mercado, y menos gente comenta de esta forma.

Si coincido que hay un tema de organizacion, pero como todo lleva un tiempo.

Tambien creo que este tipo de proyectos realzan la vecindad, y aumentan los valores del imueble cuando crezca la zona. No creo que ningun dueño se queje, cuando pueda vender su departamento a un 25% o 35% mas que el año pasado.

No obstante respeto, tu punto de vista, no la comparto, pero es sano poder generar platica para enteder y sacar algo bueno de todos.

Saludos.

 

Así es, que bueno que existen proyectos como Mercado Roma y los de no a todo vuelven a sacar sus celos absurdos y pensar que existe un gran complot contra ellos. Todas las autoridades y empresarios de la.zona y algunos vecinos y agrupaciones vecinales que no piensan como ellos son corruptos y blanco blanco blanco...la verdad es que quienes están detrás de estos ciudadanos cangrejo son gente amargada y muy frustrada.

Es necesario matizar: el proceso urbanístico que nos ocupa no se corresponde bis a bis con el de las ciudades norteamericanas, si bien es cierto, que por ser el modelo que nuestras autoridades han tomado, en algunos casos el efecto en cuanto a los desplazamientos de la población de menos recursos puede presentar alguna similitud, pero carece del dramatismo que esos procesos alcanzan o llegan a alcanzar en las ciudades norteamericanas: allá los enfrentamientos entre clases sociales alcanzan proporciones épicas. No, no es lo mismo: en el exitoso rescate del Centro Histórico los desplazados resultan ser por lo menos invisibles, pienso en los pequeños talleres de joyería que fueron desplazados. Los procesos urbanísticos aquí y allá son distintos, la caricatura publicada en el Washington Post en cuanto al proceso nos es ajena.

Respuesta a Edgar: Los cambios legislativos a que se refieren los autores son aquellos que han venido promoviendo el uso mixto del suelo y una mayor densidad en cuanto al número de habitantes en algunas colonias céntricas con potencial de mayor plusvalía. El uso mixto del suelo en las urbes pioneras en esta política ha resultado un experimento exitoso en cuanto a sus metas. Esta política permite la coexistencia de viviendas con espacios comerciales lo que convierte a cafés, gimnasios, restaurantes, tiendas, junto con los espacios públicos, en lugares de encuentro social cara a cara, lo que coadyuba a crear redes vecinales y hacer amenos esos barrios y más seguros: no es lo mismo una calle solitaria de la Ciudad de México a cualquier hora del día que una calle con paseantes y comercios. Esta política además de generar empleos impulsa al alza las rentas y el valor de las propiedades con el consiguiente desplazamiento de los antiguos habitantes por otros generalmente más jóvenes, con mayores ingresos, mayor escolaridad y con un estilo de vida que demanda servicios diferentes a los tradicionales del barrio más al tono de Nueva York o San Francisco. Regreso al ejemplo de la Mission en San Francisco en donde a un constructor las autoridades le pueden imponer la obligación de reservar un espacio comercial en un inmueble de departamentos, e incluso, un espacio comercial previamente existente no puede cambiar de uso, además, antes de que se construya un edificio se convoca a los vecinos para que conozcan el proyecto y formulen objeciones si las tienen. Nada más lejos de el caso mexicano donde se aplica más o menos la vieja fórmula: "mátenlos en caliente y después investíguen", véase el caso de la torre que se construye en el pueblo de Copilco actualmente en litigio con los vecinos con señalamientos de corrupción en la autorización del proyecto. Hacer barrios vivibles con estas políticas en los que sus antiguos habitantes no resulten ser los perdedores es un asunto complejo, y más lo es cuando a nuestras autoridades es lo que menos les interesa. La participación ciudadana no es la panacea, pero tenemos que aprender a que el pez más grande no necesariamente debe comerse al más chico; tenemos que aprender el juego de ganar ganar y construir desde lo local una nueva ciudadanía. Nada fácil, el camino es largo y cuesta arriba. Por lo pronto tendré que darme una vuelta por la Roma, colonia que hace tiempo no visito. Saludos.

Prefiero el mercado de Medellín que sin lugar a dudas en más "gentrificante"

Para los no residentes de la Roma será motivo de saciar un poco el morbo que produce asistir a un nuevo lugar.

Para los residentes y nativos de la Roma (norte y sur) tal vez pasaran sin ver. 

Muy buen artículo, enfocado directamente al uso inadecuado de adjetivos que solo confunden a la gente. Todas estas manifestaciones engañosas (como festivales de música y arte, promotores culturales y demás) aparentan estar aportando algo, cuando en realidad son más dañinas al crear una conciencia falsa de que las cosas van mejor, catalizando y opacando verdaderas intenciones de cambio y progreso.

Palabras como autosustentable, autogestivo, DIY, comunidad, plataforma cultural, etc. cada vez más pierden sentido convirtiendose en insights mercantiles, en briefs publicitarios y en ganchos de moda.

¿Por qué no simplemente son honestos y se muestran como verdaderos empresarios exitosos y dejan de manosear conceptos que ni siquiera entienden? Mi respuesta: porque el público y la masa consume sin conciencia.

 ¿De casualidad usted ha entrado y verificado que el lugar no promueva cultura en algún sentido? digo parece que al menos sabe escribir y por ende me supongo usted ha hecho arte o alguna contribución cultural como para opinar de ésta manera.

 Ahora usted dice que el articulo es muy bueno (citandole) y sin embargo en ningún momento mencionó, por ejemplo errores ortográficos obvios y peor aún su manera de escribir es mas cercana a ideas que parece conoce muy bien ¿pero que propone? ya que solo veo que su opinión se limita a decir que todo está bien y no aporta nada.

 Si le interesa y como dato curioso en la uta se han presentado corrientes artisticas diversas y no solo nacionales, con reconocimientos y trayectorias reales y no por medio de lamebotas alguno, de hecho si algún dia le interesa escribir un libro le recomiendo los cursos de autopublicación y muchos otros impartidos por gente que de frente le puede explicar las cosas como son, y no se escudan detrás de los logros de otras personas mientras asienten a todo lo que se escriba sin objetividad, y para muestra le comentaré por último que a mi si me consta el apoyo del lugar a artesanos, escritores, musicos y artistas varios, y le recomiendo que imbestigue antes de escribir sin base alguna mas que la clásica palabra de "me imagino" o "lo escuché". buen dia.

Imbestigue!! Yo no hablaba del UTA. Y este artículo tampoco.

Comer en el llamativo Mercado Roma es imposible, a no ser que te guste hacerlo de pie (estilo tacos parados) con incontables personas rozándote el reverso. Así que no creo que atraiga a los foodies, sino a los "mírame", es una pasarela, un lugar de ligue, una vitrina apretujada, y una feria de voces, unmezcla de olors de comida con perfumes y sudores.

Buen artículo. El último párrafo, por degracia, parece resumir su función anticomunidad.

Me alegra que haya cabida a disenio contemporaneo en la capital Mexicana a la par de otras grandes ciudades como NY y San Fco como se menciona en el articulo.Pero tampoco dudo que haya excelentes despachos en MExico que tambien pudieran llevar acabo este tipo de trabajo con gran exito. Creo que es necesario abrir a concurso este tipo de intervenciones urbanas y que la comunidad 'vote' y sea consultada antes de proceder. Es una pena verdaderamente que la comunidad no tenga participacion en lo que ocurre dentro de su localidad pues son ellos quien finalmente viven ahi. El desplazamiento de las clases sociales ocurre desgraciadamente en todo pais en donde se lleva acabo una regeneracion urbana. Sin embargo, las autoridades locales, es decir el gobierno y Alcade deberian de preocuparse por darle cabida a una mescla diversa de clases sociales y promover desarollos residenciales no unicamente de lujo sino en donde exista vivienda que  este al alcance de todos los bolsillos. Es imprtante evitar el desplazamiento de la comunidad local ya que finalmente esto conlleva a la marginalizacion de grupos socio-economicos menos privilegiados en zonas de gettos. Finalmente opino que un projecto de esta escala y naturaleza requiere una estrategia de Disenio Urbano y plan maestro que tenga una estrategia a nivel local y regional en lugar de crear unicamente un projecto meramente aislado y esperar que actue como catalizador un tanto experimental.

El mismo despacho q diseño la primera experiencia gourmet de liverpool interlomas se fusila el concepto y lo pone en la condesa y solo por eso es el nuevo boom gastronómico??? OVER RATED!!!!

Muy acertado el artículo, ésa es la sensación que nos dejó a mama y a mi cuando lo visitamos. Con una identidad ajena a nuestra realidad y a nuestra colonia. Un lugar extraño, dentro de nuestra comunidad, más visitado por personas que quizá no sean ni siquiera colonos y cuya euforia, podría acabar en el corto plazo. Muchas gracias!

Bueno, en el caso de la Mission en San Francisco es un proceso social que recién se puso en marcha, y es cierto, los pobres que habitan la Mission, la mayoría de habla hispana están siendo desplazado por los nuevos y jóvenes millonarios como es el caso del creador de Facebook. La Mission al día de hoy sigue siendo, en la parte que habitan los hispanos, un barrio sucio cuyas banquetas están tapizadas por innumerables manchas de chicles que se antoja nunca han sido levantadas, en la calle Mission uno se puede topar con una pequeña mesa de fritangas que esparce a los cuatro vientos el desagradable olor de la grasa, o ver a un señor con un sombrero michoacano empujando un carrito de paletas, o cualquier otro negocio de supervivencia, se pueden ver también inmuebles de estilo victoriano que recuperaron su encanto después de ser restaurados cuando sus anteriores inquilinos hispanos ya fueron corridos; recuperan su encanto y suben considerablemente de valor. Se pueden encontrar por supuesto restaurantes de comida mexicana o peruana exitosos. La comida mexicana tiene prestigio bien ganado y a no pocos norteamericanos les encanta el picante, pero uno se pregunta si esos comercios tradicionales de estructura familiar como se los puede uno encontrar en casi cualquier barrio de la Ciudad de México serán capaces de sobrevivir a este cambio radical. La impresión que se tiene es que muchos de estos migrantes conservan intacta poco más o menos su mentalidad que es completamente distinta a la del anglosajón. En fin, cual sería la solución para que los más pobres no sean desarraigados y para que los barrios se revitalicen sin que haya víctimas. El problema está lejos de ser simple, baste decir que las escuelas públicas de San Francisco de menor rendimiento son aquellas a las que asisten los niños de los hispanos. Sin duda son mujeres y hombres valientes lo que se lanzan en pos del sueño americano, un sueño que seguramente no entienden; son dos culturas diferentes, se diría antagónicas. Réquiem pues por el viejo barrio de la Mission, un espejo seguramente no fiel pero espejo al fin y al cabo de lo que ocurre en la colonia Roma y en otras colonias de la capital con la diferencia de que en el caso mexicano han sido sucesivos gobiernos de izquierda los que consciente o inconscientemente han impulsado esa política. Finalmente, en las calles de los hispanos campean las pandillas y la inseguridad.

Pues que padre que lo vean así, lo cierto es que el día de la apertura con el cierre de Mesamerica, ese lugar estaba muy mal, lleno de agua que provenía de las alcantarillas y ratas al rededor. Creo que esta dinámica de abrir lugarcitos que se cree tiene ondita es algo momentaneo y efímero, son cada día más los lugares que se abren para satisfacer las necesidades de los romanos y la gente en general. Dudo que prospere este sitio, la verdad. Saludos.

Me confieso una entusiasta del proyecto. Amo comer. También me declaró historiadora, maestra en urbanismo y me gusta mucho el trabajo de Michel Rojkind, pero este articulito, se lleva las palmas. No lo había visto desde este punto de vista y me parece una observación totalmente oportuna. ¿Qué pasa, por ejemplo, con el proyecto de Regina? Creo que ese fue mejor logrado, ¿no?
Muchas gracias, siempre es bueno leer las razones opuestas a algo, transforma por completo nuestra forma de consumir.

¿A qué te refieres con que "estos proyectos se han desprendido de cambios legislativos que benefician principalmente a los especuladores de bienes raíces"? Es decir, ¿qué cambios legislativos se "planean" para que colonias como la Roma tengan este "resurgimiento"? 

Ya sea el autor del artículo o cualquier lector que pueda ayudarme, lo agradezco de antemano. 

 

Saludos.

Caro, pretensioso y sin el encanto de los mercados reales.
Escenografía pura a la que quieren darle el toque de popular poniendo musica de La Tesorito.
Yo no vuelvo

 

Vivo en la colonia Roma y he visitado en un par de ocasiones el Mercado Roma: la primera vez para conocer; la segunda para darle una nueva oportunidad. Y es que es uno de los espacios mas pretenciosos y caros de la Roma y sus alrededores. Dentro del Mercado Roma no se encuentra nada que no pueda encontrarse en el Mercado de Medellin, ni hablar del Mercado de San Juan, pero como el espacio está "cute" y los lugares muestran sus nombres con el "by" para denotar que las gordas de chicharrón han sido reinventadas por algún gurú del estilo y el buen comer, mejor conocidos charlatanes, para que los mirreycitos y lobuquitas del DF experimenten el placer de probar la "nueva cocina Mexicana", la que sí es "cool". En fin... Un último comentario a los autores y editores de Letras Libres, es más bien una solicitud para ustedes: ¿Me podrían dar la referencia exacta de dónde en el Diccionario de la Real Academia Española o en el Diccionario de la Academia Mexicana de la Lengua puedo encontrar la palabra "GENTRIFICACIÓN"?

No he leído mejor repuesta y descripción que la tuya, gracias.

¿Qué es la gentrificación? La explicación de Tom Toles
Cada vez que uno habla de gentrificación, más de alguien queda con la cara de un burro frente a un piano. No es su culpa: el diccionario de la Real Academia todavía no acepta en sus sagradas páginas la palabra en comento, castellanización del inglés gentrification, término que a su vez deriva de gentry (burgués), y que se utiliza para denominar al proceso de transformación urbana en el que la población de escasos recursos es desplazada de sus deteriorados lugares de residencia por otros ciudadanos más adinerados, que llegan a ocupar el barrio luego de la valorización del mismo.

Como suele suceder, quien más claro expresó el concepto no fue un urbanista. En este caso se trató de Tom Toles, genial monero del Washington Post, que en un solo dibujo dividido en una secuencia de seis partes explicó el tema con una claridad y precisión dignas de todo elogio.Los blancos viven en las ciudad (la gloria de la civilización)
Las minorías llegan a la ciudad (¡hola! dicen ellos – hasta lueguito dicen los otros)
Los blancos dejan la ciudad y pueblan los suburbios (¡aaah, esto sí que es bueno!)
Los blancos se mueven a un segundo anillo suburbano (la ciudad está muerta, esto está mucho mejor)
Las minorías se desplazan al primer anillo suburbano (esto está mejor. Supongo)
Los blancos vuelven a ocupar la ciudad (¡funcionó!)
Para llevarlo a la realidad latinoamericana reemplace la palabra blancos por ricos y la palabra minorías por pobres. Así de fácil, así de claro.

En fin... la HIPSTERIZACIÓN de un mercado...

Todo lo que puedo decir es que los precios son ridículos, el diseño del lugar esta lindo pero solo eso, lindo y ya, nada que me sorprenda. Creo que lo que va a generar es un trafico de terror con juniors en sus camionetones y como de ese lado no hay parquimetros pues ahí les encargo a los franeleros.

Me encanta cómo se alzan en pomposidad en un país en el que la gente carece completamente de paladar y atiborra changarros que se hacen pasar por 'nice' y cuya oferta culinaria es realmente pobre. Se llenan la boca de las riquezas de México y las relegan a cambio de imitaciones burdas de cosas que pasan en países en los que las cosas tienen un desarrollo más natural. Me han hablado mucho de este lugar y no veo la razón de la fascinación cuando tenemos el mercado de San Juan y otros sitios que son realmente una explotación maravillosa de lo que estos asnos tanto gritan. Yo vivo en la colonia Roma y esto ya me tiene harto.

De acuerdo contigo; me pare en el lugar una vez y la comida no tiene nada de Gourmet y los tontos la pagan creyéndose el cuento y a precios ridículos y de mal sabor. No pienso volver y mucho menos lo recomendaría ni a mi peor enemigo.

Es cosa de darse cuenta quién elabora este tipo de proyectos, qué diseñadores/arquitector participan en la puesta en marcha de nuevos comercios en nuestras ciudades. Es gente sin una visión social de la ciudad, mucho menos de las profesiones de diseño, por ende, ignorantes de gustos refinados que hacen cosas bonitas y "cool", pero ni útiles, ni bellas, ni sociales, ni responsables y me atrevería a decir, económicamente no muy rentables, pues el éxito de estos establecimientos es muy fugaz, entonces invertir en un lugar en la Col. Roma pagándole a Rojkind y a Cadena el proyecto, no me parece monetariamente lógico. 

El gremio de diseño en México sufre por estar lleno de ignorantes, de medios especializados que parecen catálogos: Glocal, Código, Designaholic por mencionar algunos (el segundo con ediciones pésimente redactadas, con faltas de ortografía de primaria y errores de dedo exagerados, un total timo). Mientras los inversionistas desconozcan nuevos despachos o diseñadores, seguirán confiando su dinero a esta gente. 

En efecto, en la superficie, bastaría con revisar "quién diseña". Pero habría que ir más allá, las carencias que tuvieren en su formación y proyectos Rojkind y cia., "su falta de visión social" es desgraciadamente proporcional a la de los que autorizan y ponen el capital; de ahí que no sorprenda la cadenita y sus eslabones. 

No absuelvo a Rotjkind de sus debilidades en diseño (quién no las tendría), de su formación. Pero no creo que sea esa punta del iceberg, en la que habría que centrar la atención; quizás de ello, valga denostar, que el diseño arquitectónico, el de revistas, se rige por modas en contubernio con el mercado.

Saludos cordiales. 

Estoy de acuerdo, yo soy diseñadora y pienso que el gremio de diseño en México se está centrando en un mercado sumamente especializado y para nada rentable o consciente. No es que esté lleno de ignorantes, sino que está lleno de gente fuera de la realidad, carente de visión, "all frosting and no cupcake". 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación