Las cosas por su nombre

La BBC acaba de explicar a través de su blog de editores por qué llama a ETA “banda armada separatista”, ante las numerosas quejas recibidas desde España, cuyos medios salvo Gara hace muchos años que la llama “terrorista”, sin ambages. Dicen muy serios que “terrorista” es un adjetivo y que ellos practican un periodismo sin etiquetas. Arcadi Espada les responde en su columna de hoy negando la mayor: “terrorista” no es sino un sustantivo muy preciso.

El problema se observa también en la prensa mexicana (que quizá ofrecería la misma explicación que la BBC si se le preguntara por qué para ellos los etarras son simplemente separatistas, aunque me temo que en algún párrafo sacarían a relucir los pies quemados de Cuauhtémoc, el último tlatoani) y va más allá del caso concreto de ETA: no llamar a las cosas por su nombre.

Pensé más o menos lo mismo la semana pasada, escuchando la defensa que hacía Javier Darío Restrepo de aquella portada de Proceso del Mayo Zambada y Julio Scherer. Solo que desde el extremo opuesto a la cadena inglesa: “Ningún ser humano es bueno ni malo completamente”, decía. Frente a la objetividad esgrimida por la BBC, el buenismo, el relativismo, la literatura, en fin, de la FNPI (el olor de la guayaba y etcétera).

Hace unos meses, para un periódico que ya no existe, escribí una columna sobre el primer periodista muerto del año del bicentenario, Valentín Valdés, sorprendiéndome de lo que me dijo Balbina Flores cuando le pregunté por el caso: que no se conocían los motivos del asesinato. ¿Motivos? Cuando a esas muertes se les llama como lo que son, terrorismo, el melodramático e irracional por qué se convierte en el responsable y bien concreto para qué.

- Yaiza Santos

Si te gustó, quizás te guste
Comentar ›

Comentarios (9)

Mostrando 9 comentarios.

" Las personas no judías que aspiren a la nacionalidad israelí tendrán que jurar lealtad al 'Estado judío democrático'. El nuevo juramento, aprobado por el Gobierno de Benjamín Netanyahu, fue aplaudido por la ultraderecha y criticado tanto por los ministros laboristas, que votaron en contra, como por los diputados árabes-israelíes, que lo definieron como "la salva de inicio de una legislación megarracista". Tres ministros del Likud, el partido de Netanyahu, también se opusieron. El primer ministro comentó que con la nueva fórmula no se hacía otra cosa que 'reforzar la esencia del sionismo democrático'. El diputado Mohamed Barakeh, presidente del partido izquierdista Hadash, que integra a árabes e israelíes a favor de la convivencia en un solo Estado, consideró en cambio que la enmienda elevaba a Israel hasta los primeros lugares en la lista de los países racistas y añadió que Netanyahu había 'disparado un misil contra las negociaciones'.La ultraderecha, en cualquier caso, se mostró exultante. El diputado Michael Ben-Anri, de Unión Nacional, declaró que 'al cabo de 20 años del asesinato del rabino Meir Kahane, el Likud admite que tenía razón. Es refrescante comprobar que el Likud, que persiguió a Kahane por su campaña para que los árabes ciudadanos de Israel prestaran un juramento de lealtad, llega ahora a la conclusión correcta'. Kahane, asesinado en Nueva York en 1990, no exigía solo ese juramento: en otras ocasiones exigió una ley que prohibiera las relaciones sexuales entre judíos y no judíos, y la expulsión de Israel de todos los árabes. El partido fundado por Kahane, Kach, figura en la lista de las organizaciones terroristas en Estados Unidos y la Unión Europea."

Creo que por más que "terrorista" sea (también) un sustantivo, a lo que refiere el post es a su uso más común, como adjetivo. Creo que aporta poco que cada vez que uno se refiera a, por ejemplo, el atentado al aeropuerto de Barajas o la voladura del Hotel Rey David, como obras de bandas terroristas. Hay muchísimo más para decir en cualquiera de esos ejemplos y otros miles.
Seamos francos. Lo que sucede con respecto a ETA es que muchos españoles no admiten que dentro o fuera de España pueda haber más de una manera de ver el conflicto armando que una parte de los independentistas vascos mantiene desde hace cuatro décadas con el Estado español. Las hay, sin duda, y eso no supone ser benigno con ninguna de las partes.
Los diplomáticos españoles andan por el mundo haciendo absurdas gestiones ante los medios de prensa que denominan a ETA "grupo separatista",porque eso sugiere la existencia de un conflicto político. Emplearían mejor su tiempo dedicando toda esa energía a idear formas de resolver ese conflicto.

Carta al embajador israelí en España, por Kurt Brainin: Una vez más, en su carta del 23-9-2010 (a El País de España, el embajador de Israel en España se arroga una especie de derecho natural a representarnos a todos los judíos del mundo, al tiempo que considera no ético el negar a los judíos "su derecho a un Estado-nación propio" y dice "Israel para los judíos y Palestina para los palestinos". Sin hablar de la insaciable e irrefrenable política de apropiación de tierras ajenas por parte de Israel, esta supuestamente ecuánime equivalencia es absolutamente falaz, porque últimamente se intenta confundir el reconocimiento del Estado de Israel, cosa que los palestinos ya han hecho hace muchos años, con la exigencia de reconocerlo como propiedad del pueblo judío. "Judío" no equivale a "palestino", equivale a "cristiano" o "musulmán". "Palestino" no equivale a "judío", equivale a "israelí" o "español". Los países democráticos son de todos sus ciudadanos y no solo de los que pertenecen a un grupo determinado. ¿Qué diría el señor embajador si países como España o Argentina se proclamaran propiedad de los católicos y redujeran a todos los demás, judíos inclusive, al papel de ciudadanos de segundo orden que tienen los no judíos en Israel(esto es DISCRIMINACIÓN, dicho por un judío no por HS)? En su país, señor embajador, los judíos tienen derechos que los demás no tienen, en cuanto al derecho de vivir allí y a la propiedad de la tierra, sin ir más lejos. Como judío escapado del nazismo y que ha perdido por su causa la mitad de su familia más cercana, me resulta intolerable que el Estado de Israel usurpe continuamente mi representación y la de mis muertos para justificar cualquier cosa que se le ocurra hacer.(Aparecido en El País de España)

Hugo, que denomines al sionismo como "discriminatorio o racista" es demostrar que realmente sabes muy poco del sionismo y de sus objetivos. En cambio, una muestra de un comportamiento "discriminatorio o racista" la tienes en la expulsión de los judíos del mundo árabe... sólo porque compartían credo y etnia con los que fundaron Israel. Las Historia está llena de lecciones valiosas, aprovecha para repasarlas un poco.

Yaiza,

Por la forma como escribes, me imagino que eres española y que te provoca un grande y enorme sentimiento de enojo que así llamen a ETA. Veo, además, que tu aportación se convirtió en el extremo no-objetivo de la situación.

Lo que no veo con agrado, es la forma insultante en que tratas a quienes no piensan como TU. No entiendo porqué tendrías que ofender a los lectores Mexicanos con tan burdo sarcasmo. Ojalá tus sentimientos permitan funcionar a tu razón, y nos envíes una disculpa a quienes seguimos, desde México, a los que escriben en ésta revista. Es una verdadera lástima y pena tu comentario.

Saludos,

Dice Wikipedia:
El terrorismo es el uso sistemático del terror, para coaccionar a sociedades o gobiernos, utilizado por una amplia gama de organizaciones políticas en la promoción de sus objetivos...

Dice la BBC:
Las pautas no prohíben el uso de la palabra. En cualquier caso, pedimos que se piense cuidadosamente cuando lo emplee una voz de la BBC. Hay maneras de trasladar el horror y las consecuencias de los actos de terror sin utilizar la palabra 'terrorista' para describir a quienes los cometen.

Que la BBC no llame las cosas por su nombre, como decir separatista en vez de terrorista a ETA, obedece al mismo propósito de no poder nombrar al sionismo como discriminatorio o racista, es decir, hacer las cosas políticamente correctas a los ojos del gobierno inglés. Mencionar el ejemplo de la portada de Proceso con el Mayo Zambada resulta contradictorio, haberla publicado significó ante los ojos de la gente la accesibilidad que puede tener un periodista con más de 80 años a cuestas, ante un delincuente de alta escuela y al que un gobierno fallido no ha podido o no ha querido localizar. Por eso la portada dolió tanto y la criticaron más.

Si yo fuera vasco "vasquista", me avergonzaría horriblemente esa foto de los criminales tras el escudo de "Eskalherría"...

Es interesante, en línea con lo expuesto por Yaiza Santos, que los mismos medios que tratan con tanta delicadeza eventos y actores como los etarras, manifiesten una ligereza total, y una falta de rigor, que raya en lo patético, cuando se trata de analizar los actos de aquellos sectores políticos vinculadas al liberalismo y a la defensa de la democracia.

Imagino que dentro de la citada lógica de la BBC, los ataques terroristas a las torres gemelas en New York, hace 9 años en esta misma fecha, podrían ser descritos como "incidentes alegadamente vinculados al sector armado del islamismo".

La presunta objetividad periodística parecería ocultar, frecuentemente, posiciones ideológicas, que no son sino remanentes de aquél izquierdismo revolucionario de los años previos a la caída del Muro de Berlín, particularmente de los años '60 y '70, del rechazo a la democracia como cuestión de principios, y del recurrente intento de defender lo indefendible.

A estas alturas del partido, en pleno siglo 21, y tras las trágicas experiencias de la Humanidad, precisamente como producto de actos terroristas, incluso en el propio Londres, los eufemismos adquieren visos no solo de falta de rigor, sino de sensibilidad y honestidad intelectual frente a la historia.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación