Los indignados en México: ¿dónde están?

Noviembre 7, 2011 | Tags:

Bruno H. Piché: Con crisis económica, social, política, de seguridad, ¿por qué crees que no se ha levantado en México un movimiento de "indignados" o fenómeno social semejante al de otras partes del mundo, intergeneracionales y con clases sociales distintas?

Roger Bartra: El movimiento de los indignados lleva claramente el sello del nuevo milenio. Es una ácida crítica a la sociedad moderna que contiene una carga moral poderosa. El desarrollo económico y la riqueza acumulada se basan en una promesa no cumplida: hay un amplio sector de la población que ha sido marginado en medio de la prosperidad y no encuentra la posibilidad de vivir una vida digna. Pero en los países atrasados como México todavía se lucha por alcanzar plenamente la modernidad y el peso de la población en condición de miseria es tan abrumador que aplasta las quejas de quienes han podido cultivar la dignidad y la sienten amenazada. La masa de población pobre está tan exhausta con las tareas de sobrevivencia que no ha podido generar una cultura de la dignidad. Por ello, no se indigna, aunque sufre terriblemente una condición muy poco digna. 

La dignidad crece con la igualdad y se desarrolla en la vida civil cuando la mayoría de la gente está convencida de que merece un lugar en la sociedad: un espacio donde trabajar, vivir y gozar libremente. La dignidad impulsa una especie de, digamos, meritocracia igualitaria que permite una convivencia civilizada en una sociedad capaz de generar suficiente riqueza. Hay que despojar la idea de dignidad de toda connotación teológica; es una idea que sustituye en la vida moderna la vieja idea del honor, y que crece con la igualdad.

BHP: ¿Crees que es pertinente hacerse la pregunta sobre cierta condición mexicana que inhibe este tipo de manifestaciones, aún en situaciones de franco deterioro y emergencia?

RB: En México han estado casi ausentes las grandes tradiciones de la izquierda en el mundo: el comunismo y la socialdemocracia. Estas dos corrientes no enraizaron y no se modernizaron en nuestro espacio político. Esto ha provocado una gran penuria y una falta de experiencia política en los movimientos sociales, que han sido captados por la cultura populista. Y el populismo no es propicio a la indignación; propicia más bien sustitutos blandos, nacionalistas e institucionalizados de la idea de revolución. Los indignados en Estados Unidos y en Europa no quieren revolución: quieren empleos y una vida digna.


BHP: ¿Considerarías al movimiento de Javier Sicilia como parte integrante de esa red mundial de "indignados"?

RB: Otro factor que inhibe la indignación es el peso del miedo ante la inseguridad y ante el aumento alarmante de la criminalidad. La idea equivocada de que se vive una guerra contra los narcotraficantes y secuestradores ha acaparado la atención de las clases medias y ha ocultado los problemas políticos reales. El movimiento de Javier Sicilia responde al miedo, no a la indignación. Los medios masivos de comunicación han auspiciado la histeria y el miedo. Con ello han frenado la expansión de una sociedad civil capaz de cultivar una vida digna. Y sin dignidad no hay indignación.

En la democracia la gente se convence de que cada uno tiene un valor que impulsa su libre albedrío. Esta dignidad moderna tiene incluso un lugar destacado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Habría que acudir tal vez a Tocqueville– aunque él no usó mucho la palabra –para entender cómo crece una dignidad democrática en los Estados Unidos y en Europa.


BHP: ¿Crees que el mexicano como tal, encerrado en su jaula de la melancolía, atrapado en las redes del poder político, es por naturaleza incapaz de levantarse a protestar?

RB: Una gran parte de la población sigue encerrada en la jaula de la melancolía, a pesar de que la transición democrática ha abierto la puerta de salida. Por ello es probable que el partido del viejo autoritarismo conquiste en 2012 la presidencia. El priismo es una enfermedad política y muchos mexicanos son portadores del virus. Por ello quieren regresar a un pasado que les parece más seguro que un presente abierto a muchas alternativas.

En México, desdichadamente, creció una cultura política que definió un carácter nacional sumergido en la desidia, la zozobra, el relajo, el sentimentalismo, el resentimiento y la evasión. En esta cultura no había espacio para la dignidad. El pueblo era definido como una masa de indios agachados y de pelados albureros. En esta cultura cantinflesca no cabía la dignidad democrática. Esa es la cultura política que legitimó al autoritarismo nacionalista del que surgió esa patología, ese morbo melancólico que engendró el régimen de la revolución institucionalizada.


BHP: ¿Es posible pensar que, en efecto, hay movimientos de indignados en México pero reunidos alrededor de un sólo tema (las madres de la guardería ABC, las madres de Ciudad Juárez), que operan en escalas que se diluyen entre las redes del poder político o bien que utilizan mecanismos alternativos de protestas?

RB: Es posible que haya movimientos de indignados en forma larvaria. Pero aún no son visibles. Para que surjan será necesario primero que se expanda en la sociedad civil un orgullo por haber logrado una transición democrática pacífica. Una sociedad orgullosa de sus logros es mucho más capaz de exigir un comportamiento digno a los políticos y, sobre todo, a los banqueros y empresarios que se enriquecen de manera salvaje. Pero predomina la idea de que la democracia es la misma porquería política que siempre habíamos tenido o bien, que la democracia todavía no llega a México. En ambos casos cunden el pesimismo y la melancolía y se estimulan reacciones conservadoras.


BHP: ¿Estarías de acuerdo en que los mexicanos solamente se agrupan en situaciones de catástrofes naturales (el sismo del 85 sería el ejemplo más obvio), si bien temas como la falta de seguridad-cobertura social y de seguridad en las calles ya es casi una catástrofe de todos los días?

RB: Los mexicanos están más agrupados de lo que pareciera a primera vista. Hay partidos, hay sindicatos, hay iglesias, hay toda clase de organizaciones. De hecho, acaso hay demasiada rigidez en las agrupaciones que institucionalizan y anquilosan la vida social. Ante las coyunturas, ciertamente, es difícil que se surjan nuevas agrupaciones, salvo en casos de catástrofe.

 

(La entrevista en Newsweek en español)

"En México han estado casi ausentes las grandes tradiciones de la izquierda en el mundo: el comunismo y la socialdemocracia. Estas dos corrientes no enraizaron y no se modernizaron en nuestro espacio político."

Comentar ›

Comentarios (28)

Mostrando 28 comentarios.

Yo creo que en México hay muchos indignados que no pueden defenderse porque no saben de qué manera lo pueden hacer y porque tienen miedo. Creo que falta un líder que realmente sepa guiar a la gente sin que haya un interés político de por medio, se necesita alguien que no manipule a la gente, alguien que sepa obtener resultados sin tener que hacer desmanes ni paros que afecten a los demás, pues de esta manera lejos de ser escuchados, son repudiados por la sociedad en general.

Yo creo que en México hay muchos indignados que no pueden defenderse porque no saben de qué manera lo pueden hacer y porque tienen miedo. Creo que falta un líder que realmente sepa guiar a la gente sin que haya un interés político de por medio, se necesita alguien que no manipule a la gente, alguien que sepa obtener resultados sin tener que hacer desmanes ni paros que afecten a los demás, pues de esta manera lejos de ser escuchados, son repudiados por la sociedad en general.

Los indignados en mexico estan cada uno metidos en sus propios problemas, en sus propias luchas aisladas, sin una cultura politica regidos por los estereotipos que les muestran los medios de comunicación, delegando cada una de los derechos que como ciudadanos tenemos todos, atrapados en el miedo de no poder enfrentar al poder politico en una desorganización total, perdidos sin rumbo tratando cada uno desde nuestra trinchera hacerse de beneficios personales a traves de la trampa y la corrupción

Cabe la posibilidad que los multiples grupos de "indignados" que existen a lo largo y ancho de nuestro pais persigan intereses muy particulares, que sean grupos pagados, grupos de choque con intereses politicos;Pero si bien es cierto tambien lo es que existen muchas personas que aunque no se manifiestan de manera publica con pancartas, bloqueo de vias de comunicacion, mitines o escandalos callejeros, si tienes un comun denominador que es que pertenecen al sector de la poblacion economicamente activo que son personas responsables, personas que trabajan, que cotizan al sistema de administracion tributario, son las personas que eligieron y eligen dia con dia aportar y sumarse a un proyecto de nacion y que francamente estan siendo traisionados por un sistema que no cumple y no brinda las garantia minimas esperadas por esos buenos ciudadanos que si efectivamente son mayoria.

 

Los indiganados en México.

 

Pienso que los indignados en méxico son una minoria la  cual maneja a la mayoria

y no todos siguen los mismos objetivos regularmente  no consigue en estos tiempos 

sus peticiones ya que la mayoria de  estos  grupos  son contratados para realizar 

desastres en propiedades.

Me parece que queremos seguir viendo movimientos homogéneos en todos los países, creo que la diversidad regional, cultural, ideosincratica entre las comunidades reproducen también diferentes movimientos sociales, no tienen porque parecerse al de los indignados, podríamos aprender y retomar experiencias pero eso no signifique que tengamos que copiar modelos, Saludos a tod@s.

Más se desprestigian los tramposos, los que pasan por encima del pueblo y facilitan la imposición. Aunque ese desprestigio no es exhibido en la televisión ni en los periódicos, no significa que no exista.

 

A los Indignados del Mundo...     

Cuando se torna insoslayable, que la civilización humana, debe optar entre la racionalidad económica o resignarse a una extinción apocalíptica; como una señal de esperanza, para los miles de millones de indignados en el mundo; se elucida, un nuevo Pensamiento Económico, que decodifica programáticamente un Modo Económico-Humano-Racional; con suficiencia sistémica para contener siglos de egocentrismo económico y equiparar el crecimiento económico con el desarrollo humano, en el designio superior de redimir la dignidad humana.

Correspondiendo, por conciencia de vida, a todos los indignados por la imperante barbarie económica; empezar a desarraigarse de las clásicas directrices económicas, actualmente en crisis sistémica terminal; y atreverse a expandir los estadios del conocimiento adquirido, para facilitar el entendimiento de los primeros, dos enunciados a la humanidad; que dejan entrever sumariamente, la factibilidad cierta de nuevos fundamentos socioeconómicos.

En pertinencia, si surgen críticas, inexcusablemente deben ser con conocimiento pleno de causa; las críticas constructivas, deberían enmarcarse en una dinámica perfectible de la teoría; como las críticas destructivas, deberían tener un sustento de antítesis, que exponga alternativas superiores y viables; no vertidas por obnubilad egotista, de oponerse simplemente por oponerse...

 

J-Karim

www.racionalidadeconomica.org

 

http://www.youtube.com/watch?v=Ph88HUMT-eI                

Sr. Bartra,

Hoy recordé haber leído su articulo cuando fue publicado y me sentí obligado a venir a comentar.... Los indignados en México se llaman #yosoy132, no los conociamos, no se había prendido la mecha....Me preocupa ver que en los medios se está tendiendo el plato para que se conviertan en un blanco de ataques. La historia de represiones no debe repetirse. ¿Se repetirá? ¿volverán a callar los medios libres? En verdad no entiendo la postura "liberal" de Krauze ni de Letras Libres... ¿por qué no indicar los problemas de la democracia mexicana?

Un abrazo de paz y de verdad le pregunto: ¿por qué?

 Con su comportamiento despues de las elecciones del 2006 Lopez Obrador desprestigio la indignacion.

Más se desprestigian los tramposos, los que pasan por encima del pueblo y facilitan la imposición. Aunque ese desprestigio no es exhibido en la televisión ni en los periódicos, no significa que no exista. No se han pagado millones de pesos para exhibir las fallas de Peña como se han pagado para exhibir las de Obrador. Esa es la gran diferencia. El prestigio en México tiene precio. La única esperanza es que la indignación no lo tenga.   

Están indignados porque tuvieron algo y hoy no tienen nada, en México no tenemos esa situación. NO somos ni apáticos, ni tampoco estamos poco informados, los campesinos viven sencillo pero viven de manera digna, trabajando, comiendo y conviviendo, lo obreros tienen espacios, los estudiantes... están estudiando. La crisis en México es de principios, es de discriminación racial y de una falta real de pensamiento basado en un desarrollo desde dentro, desde nuestras fortalezas, desde nuestros alimentos, desde nuestra cultura.

Me gustaria que te dieras un paseo por los rumbos de la Sierra en Oaxaca o Chiapas y gran parte del suereste mexicano, no todo México son ciudades, te invito a que visites esas zonas de México, donde su unico objetivo en su vida es la sobrevivencia, donde se levantan desde la madrugada y se la pasan trabajando todo el día bajo el sol para tener al menos que comer ese día, donde ni en sus mejores sueños ellos pudieran leer, visitalos y de regreso dime si piensas que eso es vivir dignamente. 

¿Será que no hay protestas porque no hay crisis más que las soñadas por los medios tratando de influir en la decisión de la masa? Y la protesta que se da es (caualmente?) contra los medios que con alevosía venden a algún candidato de su$ preferecnia$

Es curioso que se hable de la no existencia de la dignidad partiendo de la no comodidad, es cierto que somos un país en desarrollo sin una industria desarrollada,sin aulas modernas y con sistemas de enseñanza arcaicos. Pero dudo mucho que eso nos prive de conocer la dignidad y aun dudo más que la dignidad sea como un mercedes que puede obtenerse con dinero. Los Méxicanos somos ,sí tercer mundista ,pero tenemos dignidad y por supuesto¡ la mayoría estamos indignados! el que no se agrupen para demostrarlo, es más bien, un reflejo de la falta de organización y dirección producto del retraso educativo. Saludos a todos desde Chiapas.

Pienso que efectivamente en México muchas corrientes de pensamiento y más aún, muchas experiencias que otros pueblos han vivido, no se han verificado aquí. ello se refleja directamente en una mentalidad del pueblo mexicano  que no está desarrollada ni se puede considerar madura. México aún se encuentra en su adolescencia, hace falta el debade de las ideas y sobre todo tener una aproximación y un acercamiento a la historia de otros países, sólo eso nos permitirá entrever hacia dónde queremos ir y con qué medios alcanzar nuestras metas.

Cada nación posee un espejo muy diferentes. Por más que nos globalicemos, no existe homogeneidad, por más que las protestas están de moda...

La falta de sincronía es como la visión cambiando de medio, del aire al agua, surge un reflejo.

La simpleza de un ruido es cambiante, distinta en cada nación:

http://carlosvaldesmartin.blogspot.com/2007/12/la-polifona-nacional-del-tache-al.html

Es muy  interesante descubrir, a travès de esta entrevista, el cambio de mentalidad entre los paìses europeos y los paìses en vias de desarrollo como Mèjico, en este caso. Personas que no han conocido otra forma de vivir màs que la miseria y la pobreza, no tienen consciencia de la lucha por la vida digna. Una de las respuestas del profesor habla precisamente de este, no puedes luchar contra la amenaza contra tu dignidad si jamàs has tenido una vida digna. Creo que ni siquira creen poder obtener una vida mejor. Gracias por esta entrevista porque, como mìnimo, invita a la reflexiòn. Sara de prestiti on line.

Platicando con un joven porque en mexico no hay un movimiento de indignados me decia que ellos nunca han conocido la bonanza en mexico siempre han vivido en crisis, le comento que yo soy parte de la crisis que mi juventud vivi una de las crisis mas terribles que haya padecido nuestro pais, la de 1982, me dice por lo menos tu conociste a un mexico distinto mi epoca es de crisis entonces no hay nada de que indignarnos por lo tanto los Jovenes Españoles, los Estadunidenses y los Europeos tienen mucho de que indignarse ellos tienen 2 o 3 años en crisis,  aqui en mexico y en america latina no hay nada que exigirles a los jovenes ni a su sociedad como dice ana cristina pacheco aqui nos toco vivir, somos producto del narco de las maras de movimientos revolucionarios en america latina; no resuelto su trejido social caso el Salvador, Nicaragua, Honduras y Guatemala por cierto que fue la poblacion que eligio a su nuevo presidente yo no se que piensen los guatemaltecos yo de aca de mexico pienso muy diferente. gracias

Aquí estan otros: http://ocupemoslabolsa.org/

Yo estoy de acuerdo con Roger Bartra, pero en un punto quizas estoy tan de acuerdo que parece todo lo contrario, cuano el habla de la melancolia en que los mexicanos vivimos, podriamos decir en una melancolia pólitica, que nos hacer tener desesperanza, aunque eso no es en si melancolia, ante una supuesta democracia que en sus palabras si existe, creo que el la mitifica y la pone en el centro haciendo de  lado lo que el a rehusado y criticado durante años: el populismo. el no mitifica el populismo, pero si a la democracia, creo que es lo mas sano y etico, sin embargo tiene sus riesgos, los cuales sobre todo en los paises subdesarrollados vivimos sus concecuencias, para que los paises de primer mundo puedan soportar sus democracias es necesario que existan paises o zonas subdesarrolladas, capaces de ser explotadas, la democracia como se plantea actualmente se sirve de una cadena de sojuzgamientos, en que las minorias son rechazadas,  lo vemos a diario con las clases desfavorecidas economicamente y culturalmente de acuerdo aun modelo de explotacion en linea con las potencias que son "sumamete democraticas", hay que tener dignidad para señalarlo, señalarlo mas que una actitud pesimista es una actitud etica, que al menos nos da otra forma de pensar la democracia.  

Estoy de acuerdo con Roger. Yo incluso lo extendería, no sólo los pobres, la clase media ya está ahorcada y con el mismo sentido de existencia que el de los pobres. Además paga impuestos y servicios y aspira a la dignidad, pero no puede - no tiene fuerzas- para luchar. Están cansados. Pero es peor porque conoce la dignidad, alguna vez la tuvo... y eso no sólo es más doloroso sino más cruel. La nostalgia. No hay peor violencia que privarte de tu dignidad, a quien sea, o de poder generar las condiciones para tener una dignidad y velar por ella. Estamos ahora atravesando en todo el mundo con un sentimiento de desesperanza, eso afecta a todas las clases sociales, porque es un dolor humano.

Yo le apuesto más a la sociedad civil organizada que al Gobierno.

Saludos,

Nadir

Hay indignación, por supuesto, pero en efecto, el peso brutal de la pobreza y la angustia cotidiana por el qué comer en las horas siguientes, de millones y millones, aniquilan la posibilidad organizativa y de protesta. Aunado a una cose política encerrada en su propia burbuja.

martin , en efecto quiza haya indignación..pero nos es para tanto... checate las mega-dictarduras...donde sieue habiendo revueltas....en otro lado... ahi esta siria.../ aca nos debe preocupar venezuela.

te envio cordiales saludos.

Como de que no hay??? lo que no hay es gente que apoye.  https://www.facebook.com/groups/133928616682288/ www.mxtomalacalle.org

Si no hay gente que apoye entonces no hay

Eres un gran ideólogo, perooo, a qué estás dispuesto tú desde tu comodidad?

Creo que la crítica, el análisis y el diálogo son ya una disposición. No son las únicas, por supuesto, y pueden ser usadas como disfraz de la violencia estructural, pero no siempre y no por mucho tiempo. Por eso son una de las primeras cosas en frenar las dictaduras.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación