Arnoldo Kraus: Eutanasia y suicidio en México

Marzo 13, 2012 | Tags:

 

Los médicos, desde tiempos inmemoriales, son vistos como los guardianes de una frontera, la que separa la vida de la muerte. Son como vigilantes en el umbral más allá del cual nos aguarda el silencio. Por supuesto, ellos están allí para retrasar el tránsito lo más posible, frenar con sus artes el ineludible final. Pero es inevitable que la sociedad los vea también como una especie de representantes de las tinieblas que están en el más allá. Ellos deben conocer los secretos de la muerte y parecen tener las llaves que abren el portón último. Lo que me asombra y me causa admiración en el libro de Arnoldo Kraus (Cuando la muerte se aproxima, Almadía, México, 2011) es que se presenta como un médico que no tiene miedo a ser una especie de cancerbero benéfico apostado frente a la puerta postrera. A fin de cuentas, la gente acude a los médicos cuando se siente enferma, muchas veces con el temor de que el diagnóstico sea fatal y anuncie la cercanía de la última estación.

Los médicos escapan de muchas maneras a este halo lúgubre y disfrazan su oficio y sus instalaciones con los colores de la vida. Algunos se colocan en el primer umbral; son los parteros que vigilan el nacimiento de los seres humanos. Pero se sabe que también vigilan que el feto o el recién nacido no tenga tropiezos fatales, y que la madre no pierda la vida en el trance. No hay remedio: a los médicos les persigue el olor de la muerte, aunque ellos están allí para alentar las fuerzas vitales que desfallecen.

Una forma de escapar del estigma consiste en despedazar al enfermo en tantas partes que ya nadie –como dijo el escritor (y urólogo) inglés Kenneth Walker– es capaz de verlo de nuevo como algo unificado: ya no es un individuo sino un revoltijo de datos científicos. Arnoldo Kraus se alza precisamente contra esta tendencia a anular la existencia individual del enfermo. Ya hace mucho que Francis Bacon había señalado el peligro de curar la enfermedad pero matar al paciente. Por ello Kraus denuncia la medicalización de la vida, de una vida sometida a una terrible farmacracia. En las mejores clínicas, reza un dicho popular, los pacientes lo mismo que los doctores son profesionales. Ser un enfermo profesional es lo que se espera de los pacientes modernos.

Una de las paradojas a las que se enfrenta Kraus radica en el dramático hecho de que la muerte es enfrentada por el enfermo en la más profunda soledad; al mismo tiempo el médico está decidido a acompañarlo, a mitigar su soledad. Norbert Elias reflexionó sobre esta condición en su libro La soledad de los moribundos. El médico intenta romper la soledad y frenar la enfermedad. Para ello va acumulando en torno del paciente una cantidad creciente de prótesis, que no son más que la continuación de las que ha ido acumulando durante su vida: relojes, lupas, lentes, aparatos auditivos, bastones, marcapasos, válvulas artificiales, placas de titanio o platino, puentes dentales, implantes mamarios de silicón, aparatos para diálisis, tanques o concentradores de oxígeno, aparatos de sustitución sensorial, etc. A su vez los médicos también están dotados cada vez más de prótesis que les ayudan a diagnosticar, operar y eventualmente curar: pruebas de laboratorio, imagenología, radiología, laparoscopía, cirugía robótica, a lo cual se agregan los miles de medicamentos. Las revoluciones tecnológicas han ampliado enormemente el mundo de las prótesis y las máquinas de curar o diagnosticar. Así, el médico y el paciente están rodeados por una selva de prótesis que no dejan ver a las personas, a los individuos, que son como árboles que sufren.

Las nuevas tecnologías han significado un reto moral para los médicos. Antiguamente funcionaban bien con dos mandamientos básicos: no hacer daño al paciente y procurar su bien. Con el tiempo se agregó un tercer mandamiento: el derecho del enfermo a la autodeterminación, es decir, a recibir información y dar su consentimiento para ser tratado. Esto último ha estado desde hace largo tiempo implícito en el hecho de que es casi siempre el enfermo el que llama o visita al médico. Pero los grandes avances tecnológicos en la medicina han traído nuevos retos. Como ha dicho el filósofo Otfried Höffe, la ética médica es el precio que paga la medicina por su modernización. Antes a los médicos les bastaban los preceptos básicos tradicionales. Pero las nuevas técnicas los enfrentan a problemas morales. Por ejemplo: ¿debe permitirse que en la investigación de células madre se destruya, se manipule y se cree vida con el objetivo de lograr en el futuro terapias más eficientes? ¿Es válida la selección embrionaria previa a la implantación? ¿Hay que retardar la muerte mediante aparatos sofisticados que provocan sufrimientos indecibles a los enfermos terminales? ¿Qué principios éticos deben regir el reparto de órganos escasos para los trasplantes?

Varias encuestas han mostrado que una gran mayoría de los médicos y enfermeras opinan que los pacientes con enfermedades incurables han sido sometidos a tratamientos excesivos, mientras que a enfermos moribundos se les han regateado los paliativos para el dolor. Es decir, por un lado un exceso de máquinas y por el otro una deficiencia de opiáceos. Por un lado, excesos técnicos para prolongar la vida, por el otro precariedad en la lucha contra el sufrimiento.

Kraus se enfrenta a estos y otros problemas con gran serenidad y compasión. Abandona viejas actitudes y preceptos que chocan contra la realidad de nuestros días. Recordemos que Hipócrates prohibió a los médicos que se ocuparan de los moribundos. Hasta hace poco en los hospitales los moribundos solían ser apartados de otros enfermos, para colocarlos en lugares separados, como en un depósito, listos para ser trasladados al cementerio. Acaso todavía se hace en algunos lugares.

Arnoldo Kraus aborda un tema escabroso y difícil. Hay pacientes impacientes que quieren terminar con su vida. No los quiere ver simplemente como enfermos mentales. Estos suicidas han decidido abandonar la paciencia ante los médicos. Seres incómodos, han decidido que una vida sometida a la enfermedad no vale la pena. Otros creen que la vida es una enfermedad. Y aquí se presenta el grave problema ético: ¿deben los médicos facilitar la muerte de los enfermos terminales o que vegetan en condiciones desastrosas? ¿Qué actitud hay que tener ante la eutanasia? ¿Cuánta paciencia hay que pedirles a los pacientes que viven una existencia miserable? Kraus aborda con lucidez el tema de la eutanasia.

Quiero evocar una anécdota curiosa que puede hacernos reflexionar. Ambrose Bierce, el escritor y periodista norteamericano que perdió la vida misteriosamente en México a comienzos del siglo pasado, definió a la paciencia como una forma menor de la desesperación, disfrazada de virtud. En torno de Bierce se ha construido una leyenda, que fue recuperada con éxito por Carlos Fuentes en su novela Gringo viejo. Bierce desapareció sin dejar rastro después de acompañar al ejército de Pancho Villa hasta Chihuahua. Tenía más de setenta años. En una carta que envió a la esposa de su sobrino en 1913, antes de viajar a México, tuvo acaso una premonición y dio una receta que pocos médicos se hubiesen atrevido a dar en aquella época: “Si oyes que he sido colocado de pie ante un muro de piedra mexicano y que me han disparado hasta quedar hecho cisco, por favor, debes saber que yo pienso que es una muy buena manera de abandonar esta vida. Vence a la vejez, a la enfermedad, o a la caída por las escaleras del sótano. Ser un gringo en México: ¡ah, eso sí es eutanasia!”

Si te gustó, quizás te guste

"Las nuevas tecnologías han significado un reto moral para los médicos."

Comentar ›

Comentarios (25)

Mostrando 25 comentarios.

sin dudarlo la eutanasia sigue siendo un tema de mucha controversia. el personal de salud tiene la obligacion de preservar la vida meiante todos los instrumentos que en la actualidad se cuenta, por otro lado el paciente tiene derecho a decidir sobre su vida.

La eutanasia es un tema por demás interesante y controversial, sin duda digno de discusión y que pone al médico en un punto crítico al tener que delimitar hasta donde la ciencia puede actuar en favor del individuo y donde transgrede sus derechos humanos, sin comprometer su ética profesional.  

En mi opinion creo que la eutanasia no deja de ser una alternativa para todo aquel que sufre una enfermedad terminal , es una desicion dificil de tomar tanto para el paciente, la familia y personal medico.....  es solo que si no se puede ayudar a recuperar la salud , no queda mas que ayudar a bien morir.

considero un tema polemico, donde se pueden ver confrontadas situaciones éticas, morales y juridicas. Ya que en la actualidad todo es un cambio ahora ya no son pacientes sino ¨usuarios¨ los cuales se tratan de una manera holistica y en cualquier procedimeintoa que se vaya a realizar se le pide un consentimiento. pero existe controvesia por que esos terminos los utilizamos en la priva y en instituciones gubernametales siguen siendo pacientes a los cuales hay que exigir un derecho. el derecho a decidir morir dignamente. 

Yo considero que la Eutanasia;si debería ser permitida ya que muchas veces a los pacientes ya no se les puede ofrecer mayor calidad de vida y esto puede permitir que ellos descansen y la familia también porque es un desgaste emocional muy drástico y al final, solo se prolonga el sufrimiento de los pacientes.

Creo yo que todos los comentarios que se efectúen en torno al tema de la aplicación de la medicina en cualquier parte del mundo, debería tomar en cuenta el humanismo con que se apliquen tanto los cvonocimientos que proporciona la ciencia de la medicina , como la comprención del dolor o el sufrimiento que pudiera sentir quien padece alguna enfermedad .

Hace un año apróximadamente vi en una ocasión una película de Al Pacino llamada You don't know to Jack con el eslogan Doctor muerte y sin mencionar el gran trabajo del actor, la película rica en el tema de la eutanasia, plasma el por qué aún estando en una época que constantemente ha mostrado inovación en tecnologías e ideales somos una sociedad que sigue presentado ese malestar medieval que consiste simplemente en oponerse, a causa del miedo, a nuevas técnicas, métodos, medidas, etc. que de algún modo son estudiadas por especialestas respectivamente con anticipación para después ser presentadas a la sociedad como mejoras de salud en éste caso.

Es evidente que una buena situación económica, estudiar en una de las mejores institiciones de estudio, o pertenecer a una familia importante no son congruentes con gente de capacidad y firmeza mental suficientes para entender ésta situación, tenemos en frente un obstáculo llamado religión. Una gran parte de la población, si no es que se trata de la mayoría, es gente que no logra comprender la importancia de poder tomar la desición de abandonar la vida por razones compasión humana. Hay gente religiosa que menciona que sólo Dios tiene el derecho de quitar la vida a un ser humano, yo planteo que si tan bueno es Dios con los seres humanos ¿Es posible que Dios les halla brindado ésta oportunidad que ha existido desde siempre que alguién se encuentra en lecho de muerte y por miedo soporta dolores y malestares hasta cesar de respirar?

En asuntos como éste la sociedad tropieza por no poder llevar el ritmo de un avance natural como seres humanos en sociedad.

El tema es muy amplio, complejo e inagotable. Antes de intentar polemizar sobre eutanasia es necesario revisar en que posición se encuentra el médico actualmente en México en particular desde el punto de vista filosófico, profesional, ético, legal y en la percepción del paciente y del ciudadano en general, sobre todo de aquellos que opinan y juzgan sin conocer realmente el entorno del quehacer médico. En primer lugar un aspecto que no hay que soslayar es que el médico/paciente, siendo los principales protagonistas de ésta historia son los que menos influyen en las decisiones. Éstas son tomadas en nuestro medio por los políticos -el sistema Nacional de Salud en México está en manos y vaivenes políticos- y el mejor ejemplo -sin que pretenda juzgar aquí sus beneficios, perjuicios ni prejuicios- es la legalización del aborto en la Ciudad de México -lugar de donde emana lo bueno y malo de México desde la época prehispánica. Desde el punto de vista filosófico aun sigue el debate de cuando el ser humano deja de ser "cosa" para considerarse "ser humano", detrás de ese debate no solo hay cosquillas fiolosóficas, también cosquillas comerciales. La percepción del médico por el "gran público" ya no es la misma que hace cincuenta años, en donde tres personajes eran muy respetados: el médico, el sacerdote y el maestro. Creo que de éste trío el médico, a pesar de todo, es el que mejor sale librado. La ética médica sin que afirme que ha desaparecido, la han reducido -los tiempos modernos y su comercialización- a "derechos y obligaciones" de los médicos y también de los pacientes. Las demandas legales en contra de los médicos se "dispararon" a raiz del tratado de libre comercio del Salinismo, como ejemplo de otra mala y pobre importación de usos y costumbres estadounidenses a cambio de riquezas de todo tipo de México. La respuesta a éste fenómeno, más como medio de protección legal que como esencia médica, fue la llamada "medicina basada en evidencias" -evidencias tecnológicas- claro, evidencias que protejan al médico en su actuar. En fin el tema es muy largo, el espacio muy corto, pero de ninguna manera tema que deba juzgarse a la ligera. Un abrazo.

Es un tema muy interesante debido que para los medicos o bien todo el sector hospitalario donde por situaciones de etica tienden a realizar lo que en sus manos esta, porque muchos pacientes van con una mentalidad mala de que se van con una enfermedad y salen mal entonces el medico tiende a animar al paciente el medico tiene que garantizarle al paciente su salud pero es cuando no es un paciente muy grave pero lidiar con pacientes que estan en su ultimos suspiros que tan doloroso ha de ser ya que el medico no lo puede dejar morir gracias a la tecnologia que solo hace que el paciente sufra y al final muere en algunos lugares al pobre paciente lo consideran como campo de aprendizaje a costa de su dolor y lo mantienen con vida pero eso es cuando tambien los familiares no hacen caso y lo mejor es que los familiares siempre esten atentos y tomen las mejores desciciones para no hacer sufrir al ser querido por que aunque para el doctor sea dificil ver tanta gente sufriendo su profesionalismo de hacer todo lo posible por no dejarlo morir su etica por eso ahora el trato medico es de mejor calidad cada dia con nuevas tecnologias para evitar tambien tanto sufrimiento.

Actualmente hay - en Europa - una polemica sobre dos gemelos  varones que pidieron se les aplicara la Eutanasia. No sufrian de enfermedad terminal , no tenían dolores , no llegaban a los cincuenta años. Nacieron sordos y lentamente iban perdiendo la vista. Fueron admitidos en una clínica especializada y su angustia terminó. Otro caso que llamó mi atención es el de un menor de quince años cuyo padre pidió le aplicaran la eutanasia -aduciendo fuertes razones. que fueron entendidas .

Un primer pasa que debe dar la sociedad mexicana es dar u nombre sencillo al hecho de aplicar la Eutanasia. Vamos a escribir a Kraus y darle nuestras  sugerencias. Por ejemplo TANASIAR

 

 

creo que en la actualidad  se   ve a los usurios de un servicio medico de una manera holistica, ya que se solicita  su consentimiento para realizar cualquier procedimiento. de tal manera que ya contamos con las metas internacionales con los indicadores de calidad y calidez  hacia los usuarios.para que tengan una mejor atencion y puedan decidir libremente antes de morir y despues de morir, y los familiares tomen las mejores deciciones.

creo que todo nos lleva a dar una mejor calidad de vida y ayudar al bien morir  utilizando la bioetica de una manera integral. 

en este proceso se ve involucrado todo el equipo multidiciplinario de salud.

creo que en la actualidad  se   ve a los usurios de un servicio medico de una manera holistica, ya que se solicita  su consentimiento para realizar cualquier procedimiento. de tal manera que ya contamos con las metas internacionales con los indicadores de calidad y calidez  hacia los usuarios.para que tengan una mejor atencion y puedan decidir libremente antes de morir y despues de morir, y los familiares tomen las mejores deciciones.

creo que todo nos lleva a dar una mejor calidad de vida y ayudar al bien morir  utilizando la bioetica de una manera integral. 

creo que en la actualidad  se   ve a los usurios de un servicio medico de una manera holistica, ya que se solicita  su consentimiento para realizar cualquier procedimiento. de tal manera que ya contamos con las metas internacionales con los indicadores de calidad y calidez  hacia los usuarios.para que tengan una mejor atencion y puedan decidir libremente antes de morir y despues de morir, y los familiares tomen las mejores deciciones.

creo que todo nos lleva a dar una mejor calidad de vida y ayudar al bien morir  utilizando la bioetica de una manera integral. 

en este proceso se ve involucrado todo el equipo multidiciplinario de salud.

Definitivamente es un tema muy polémico, donde se confrontan situaciones éticas, juridicas y morales. Me encuentro en el area hospitalaria, donde constantemente he presenciado el sufrimiento de pacientes con enfermedades terminales, que llegan solo para el alivio del dolor porque ya no hay más que ofrecerles, o porque los familiares ya se cansaron de cuidarlos y llegan y los abandonan a su suerte; muchas de las veces es deprimente ver las condiciones en las que se encuentran, donde ni siquiera es posible canalizar una vena para la administración de medicamentos. Se que muchas personas pueden traducir como "asesinato" el no realizar maniobras de reanimación o el no conectar a este tipo de pacientes a un ventilador mecánico, pero existen criterios para realizar este tipo de procedimientos y por todo lo que he sido testigo, creo que tenemos derecho a morir dignamente y cuando ya no hay mas que sufrimiento y dolor lo mejor es evitar la prolongación de la agonía.

Me parece muy interesante el tema del libro, soy enfermera y día a día me toca presenciar situaciones relacionadas a la eutanasia y el papel que juega el médico frente a esta situación que implica situaciones morales, éticas y legales. Comparto la idea de que en ocasiones se somete al paciente a excesivas intervenciones invasivas en contra de su voluntad, dejando así tomar las decisiones a los familiares. Es muy común escuchar a frase “Haga lo que sea necesario doctor” aun dándose cuenta que no tiene más remedio su patología. 

El libro suena bastante interesante, y con una propuesta  polemica que se podra definir como "Eutanacia = Suicidio" y el papel que un medico juega en esta desicion que marca la linea entre la vida y la muerte, la disyuntiva etica y moral de que tan juztificado esta que un paciente solicite la muerte asistida, haci como la decicion medica sobre la forma de morir o el sufrimiento antes del tan temido final.

Como opinion personal concidero que la eutanacia deberia ser aplicada cuando el pasiente ya no puede soportar las concecuencias de su enfermedad analizado tambien por psicologos para determinar si en realidad se trata de una ultima opcion o solo una salida facil para evitar el accidentado camino a la muerte. Un asunto que no solo se debe analizar desde el punto de vista medico sino tambien desde el punto de vista, legal, puesto que la decision del pasiente muchas veces no coincide con la decision de sus parientes mas allegados.

Muy buen aporte, para analizar que pasaria si una persona muy querida para nosotros estuviera en esta situacion y cual seria nuestra postura ante tal cosa.

 

 

A mi parecer deben legalizar la eutanasia ya que todos tenemos derecho a morir dignamente.

Y es bien sabido que hay una serie de "reglas" que se deben cumplir para llevar a cabo esta práctica. Por lo que es una desición sumamente cuidadas, a parte de todas las personas que se suicidan cuando les informan que les queda poco tiempo de vida, o cuando sufres esos dolores insoportables y desgarradores a los que ya no hay nada que hacer porque el medicamento ya no funciona o no tienen los medios para comprarlo.

Es ahí cuando debes poner las cosas en una balanza y saber que la mayoría de las ocasiones es mucho mas sano y humano dar el apoyo y las condiciones educuadas para tener un "bien morir".

 

 

 

Morir por que no tienes los medios economicos esto si que es una injusticia,pienso que es un tema muy delicado

Gracias a la ciencia y la teconologia que avanza hay mas posibilidades de solucionar problemas que agnos atras

no tenian solucion,pienso que preferiblemente es mejor alargar la vida que darle fin.

 

 

en efecto, estar frente a un paciente que consideramos esta realizando una trancision de una forma plena de vida a una forma plena de muerte, es a pesar de lo cotidiano de nuestra profesion siempre un oleaje de marsin embargo la individualidad evita cualquier tipo de maquila en los sentimientos y las formas.

me agrada saber que aqui esta la voz del dr kraus para las voces que no expresamos esta crisis humana  y tenemos que sufrir a la sociedad que nos incluye bastante ignorante ante el que hacer, y aun mas triste las vidas que se apagan tambien llenas de ignorancia por la falta de desarrollo psicologico para asimilar el  eterno ciclo vida y muerte y la vuelta de nuevo de la misma rueda.

Eutanasia, la muerte sin sufrimiento fisico la cual nos lleva a considerar las condiciones del paciente, enfermedad terminal para poner fin al desgaste del cuerpo, sufrimiento, contribuir de una manera especial acelerar la muerte para ayudar a bien morir; en otros casos nos lleva tambien a considerarle como que da pie a provocar la muerte y evitar la busqueda de soluciones.

Siempre he dicho que la medicina y sus miembros se ven confrontados ante la desdicha de la energia, de como algunos individuo se somenten al suicidio, muerte prematura, vemos al galeno sumido en una situacion dificil, no diria que oscura, solo que debe de enfrentar a los familiares para plantear la gravedad de la enferemdad, el terror que el paciente enfrenta en el momento sublime del acercamiento de la muerte, algunos se ajustan a la religion  o son simplemente victimas de sus creencias al momento de la muerte, otros se aferran a la vida sin tener posibilidad de aliviarse, una junta de medico con los familiares es lo mas aconsejable para aplicar la utanasia y poner fin al gasto en medico, desgaste del cuerpo, agonia, y en un acuerdo otrogar la dicha de una muerte tranquila.- 

Chinca C. Salas R

Tácnicas contra moral. Muy buen tema para discutir. Y desde luego, en este asunto el gremio médico tiene la palabra. Y podrá haber argumentos de un lado y otro, pero me parece que siempre, y sin excepción, al médico se le debe dejar el derecho de objeción de consciencia.

Excelente reflexion. Es indispensable que en las diversas Universidades los Comites de Bioetica mas alla de adornos sociales se tornen en agentes formadores de conciencia a los noveles profesionales de la salud

Creo que la mejor vocación de un médico es tratar de garantizar la mas alta calidad de vida para cualquier paciente o, si es inevitable, proveer la mas alta calidad de muerte.

excelentes palabras, con respecto a su comentario sobre el articulo del dr kraus.

creo debo preprarme mas aun para otorgar tal servicio de calidad en ambos rubros, vida y muerte.

 

Dr. Kraus. Tuve la oportunidad de estar en la presentación de su libro, Cuando la muerte se aproxima en la Feria Int. del Libro en el Palacio de Minería, estaba yo hasta adelante ! un tema por demás apasionante . Yo tuve el año pasado una experiencia cercana a lo que es morir y posteriormente tener una segunda oportunidad. Sus libros me parecen tan interesantes.
Gracias por tener tantos matices en cuando a la enfermedad, muerte, vida, suicido. Le mando un fuerte abrazo.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación