Los derechos políticos de los migrantes

Junio 28, 2012 | Tags:

 

Cuando en México pensamos en migrantes inmediatamente nos remitimos a los mexicanos que radican en el exterior. Difícilmente pensamos en los extranjeros que radican en nuestro país y en todo caso, al hacerlo, nos limitamos a la referencia más recurrente en la actualidad: lo grave que se ha vuelto la migración de paso por nuestro país y las consecuencias terribles tanto por las situaciones extremas que enfrentan quienes lo cruzan, como por la violación recurrente a sus derechos humanos. También pensamos, al referirnos a los extranjeros, en la parte folclórica, colorida y jubilosa que las diversas culturas radicadas en nuestro país aportan a la sociedad predominantemente mestiza. Sin embargo, por la rigidez de la política migratoria, por la historia nacional más bien defensiva frente al exterior y una serie de prejuicios que  mantienen un nivel de sospecha frente a lo extranjero, en México, plantear derechos para los migrantes es casi una contradicción. En realidad lo que la historia nacional vía las leyes ha hecho es acotarlos, vigilarlos y mantenerlos al margen de la vida social y política de manera plena. Es obvio que ha habido extranjeros sumamente vitoreados y celebrados en nuestro país, pero la norma, basándonos en las leyes migratorias desde hace más de un siglo, en realidad los limitan, incluso a quienes se naturalizan, a una condición de ciudadanos de segunda. En este panorama, los derechos políticos son, sin lugar a dudas, un plano absolutamente negado, incluso, un nivel de control extremo porque hay una amenaza sutil y constante que les recuerda a los extranjeros que su opinión política no es bienvenida.

Los años más oscuros han pasado y en realidad las cosas han ido cambiando tanto a nivel nacional como a nivel internacional, de tal suerte que la situación de los migrantes en México ha cambiado un tanto, sin embargo, no se ha dado un giro que se abra a una propuesta realmente innovadora, progresista, solidaria y sobre todo, consistente con lo que México demanda de manera tibia frente al exterior respecto a sus connacionales: reconocimiento y respeto irrestricto a sus derechos humanos. Aquí hay un punto ciego que tiene que ver con que, cuando en México se habla de derechos humanos la condición política de los sujetos queda a un lado y se le considera una parte secundaría, casi un lujo que viene, si acaso, después de consideraciones elementales como el derecho a la vida, el sustento económico, el derecho a la salud, etc. De manera tramposa se separan de la condición política como si esta fuera una etapa posterior (e incluso inalcanzable) y no un parte en inherente a la propia condición humana cuando en realidad los derechos políticos son derechos humanos.

Con esta idea en mente un grupo de mexicanos de diferentes ámbitos e ideologías decidimos emprender una acción para visibilizar el tema de los derechos políticos de los migrantes en México en la forma más elemental de los derechos políticos: la participación electoral. Si una persona es excluida de su condición elemental de ciudadano sólo por el hecho de no radicar en el país donde nació (lo que en este momento de la humanidad suma a millones de personas y el número aumenta exponencialmente) estamos ante una aberración jurídica que no corresponde a los tiempos de la mayor movilidad humana de la historia. Emprendimos por tanto, una actividad cívica con carácter más festivo, casi teatral, para mostrar la fuerza de una sociedad que considera digno reconocerle al otro, su condición de persona plena, en la entendido de que todos esperamos ese mismo trato en donde nos encontremos. En este caso se trata de la realización de elecciones simbólicas para extranjeros en México durante la jornada electoral del el 1 de julio de 2012, día de las elecciones en México. ¿Por qué los extranjeros que viven en nuestro país y no se han naturalizado o no piensan hacerlo, no pueden opinar políticamente? ¿Acaso no les afecta también el resultado?  Estas elecciones simbólicas convocan a los extranjeros, en esta ocasión solamente en el D.F., a que voten en alguna de las varias casillas que se instalará con la idea de mostrar que es posible incluir a quienes, por diversas razones, acabaron viviendo en nuestro país tal vez de manera definitiva o transitoria, pero que no por eso pierden su condición de personas plenas, con ideas y propuestas para opinar sobre la sociedad en que viven.

Hay una serie de argumentos más sofisticados que fortalecen esta campaña que pueden leerse a detalle en www.migrantologos.mx desde donde se coordina la red de voluntarios que respondieron al llamado de participar en un ejercicio que abre un tema que muchos de nosotros, mexicanos, creemos que debe cambiar, esto es: el seguir considerando a los no nacionales ajenos a la vida política y social plena, carentes de derechos y limitados en sus capacidades de reacción, opinión y exigencia.  Pero no somos inocentes y lo sabemos: plantear derechos políticos para los extranjeros es un tema altamente controversial en México porque toca la médula del nacionalismo. Sin embargo, creemos que estamos en un tiempo muy distinto al que tiempo en el que se forjó esta patria, basado en exaltar lo local en oposición a lo externo. La propia sociedad mexicana, altamente migrante es también, en una parte, cosmopolita y planetaria, por lo que esta propuesta, ahora meramente lúdica y festiva, simplemente visualiza un tema más de la agenda de los sueños, de los ideales, de los cambios por venir en un país que se piensa distinto.

¿Por qué los extranjeros que viven en nuestro país y no se han naturalizado o no piensan hacerlo, no pueden opinar políticamente?

Comentar ›

Comentarios (3)

Mostrando 3 comentarios.

Me parece muy interesante tu artículo, en definitiva hoy día vivimos en un mundo globalizado, en el cual las situaciones sociales, políticas y culturales han tomado distintos rumbos a los originales. Sin afán alguno de contradecir o contraponerme a tus ideas y tomando en consideración, como tu artículo lo dice, hablar de derechos políticos en un tema controversial, ya que esta terminología abarca varios aspectos, como son: el derecho a votar y a ser votado, el derecho de asociación con fines políticos, el derecho a acceder a un puesto de la función pública y sobre todo tener una participación activa dentro de los temas inherentes a la función del Estado.

Ahora bien, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, es muy claro en su redacción, ya que, establece el parámetro de los derechos políticos a un sector en particular, “a los ciudadanos”. Sin embargo, el mismo pacto no define qué se debe entender como ciudadano, por lo cual se deja la interpretación del mismo a un contexto histórico y local de cada país.

El Diccionario de la Real Academia Española define el término ciudadano como: “1. El natural o vecino de una ciudad (…) 3. Habitante de las ciudades antiguas o de Estados modernos como sujeto de derechos políticos y que interviene, ejercitándolos, en el gobierno del país.”

[1]

Nuestra Constitución vigente en su artículo 34, establece:

“Artículo 34. Son ciudadanos de la República los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos:

I. Haber cumplido 18 años, y

II. Tener un modo honesto de vivir.”

[2]

 

El término ciudadanía, viene a la par de dos términos de suma importancia en materia de Teoría del Estado, el de soberanía y el de supremacía constitucional. El primero de ellos hace alusión al derecho de un pueblo de autodterminarse, es decir, de señalar la forma en que se organizará en su interior, sin la intervención del exterior. El pueblo en términos generales se identifica con aquellas personas que tienen una identidad natural, es decir, que provienen de una misma raíz, lo que trae aparejado el término de nacional. Un pueblo soberano con miras a la democracia se autodetermina a través de su Constitución, siendo ésta el máximo ordenamiento jurídico dentro del Estado, es a través de ella que se refleja la voluntad del Poder Constituyente, en el que se exaltan los valores y principios de ese pueblo.

Hechas las anteriores anotaciones, coincido contigo en que se les debe dar voz a las opiniones de los extranjeros en el país, para ello se tienen que implementar figuras jurídicas a nivel constitucional como el de la consulta, el plebiscito o el referéndum, no como un derecho ciudadano, si no como un derecho de la población, término que es distinto al del pueblo, ya que por la primera entendemos al conjunto de individuos que se encuentran asentados en un territorio, independientemente de su origen, No así, coincido en cuanto al reconocimiento y otorgamiento de otros derechos políticos para los extranjeros, ello por los argumentos que antes señalo.

Agradezco la exposición del tema, sin lugar a dudas, es uno de los más interesantes en la actualidad, el cual a partir de la tercer vía, da la pauta para distintas opiniones, las cuales debemos respetar, escuchar y analizar, para así poder lograr un verdadero entendimiento tanto cultural, social y legal




[1]

Diccionario de la Real Academia Española, versión on line, visible en http://lema.rae.es/drae/?val=ciudadano

[2]

Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, versión on line, visible en http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1.pdf

 

Es muy importante difundir la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia a los Estados Unidos que sin duda beneficiará a ciento de miles de jóvenes que fueron llevados por sus padres de forma ilegal, siendo niños y que han sido condenados injustamente a vivir en la ilegalidad.

Agradecemos a todos los que participaron en este ejercicio simbólico convocado por diversos miembros de la sociedad civil mexicana, que abre un nuevo tema de debate político para nuestra sociedad.

A continuación compartimos los resultados:
Se instalaron 13 URNAS simbólicas en distintos lugares de la Cd. De México. En cada URNA hubo resultados diversos pero el resultado total fue:

247 participantes.

Presidente:

AMLO 176,
 JVM 34,
EPN 19,
GQ 2,
nulos 17.

Jefe de gobierno:
Mancera 183,
Wallace 26,
Paredes 13,
nulos 8.

Nacionalidades de extranjeros participantes: Nigeria, Perú, España, Haití, Colombia, Belice, Serbia, Alemania, Ecuador, Chile, El Salvador, Francia, Irlanda, Estados Unidos, Venezuela, Guatemala, Canadà, Cuba, Uruguay, Japón, Paraguay, Repùblica Checa, Bélgica, Irlanda, Australia, Brasil, Costa Rica.


Para más información, fotos, testimonios:

Www.migrantologos.mx
http://www.facebook.com/migrantologos.mig
@migrantologos twitter

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación