Pasito tun tun

Desde su eficaz inicio, La Risa en Vacaciones 8 (René Cardona Jr., 1996), pieza definitiva del documental mexicano, revela su misión. El narrador –omnisciente, anónimo – observa jocoso a la muchedumbre que se congrega a orillas del mar. Nos advierte que aquí, como en las otras siete entregas, descubriremos:

                “…la vida cotidiana de estos primates vulgarmente conocidos como homo sapiens, por eso de que se supone que son pensantes. La invasión poblacional terrícola de estos seres que solo piensan en su instinto de reproducción.”

                La cámara registra la actitud frenética de estos “terrícolas” con lujo de detalle. La cinta podría valerse de un ralentí para subrayar la elocuencia de sus imágenes. Pero La Risa en Vacaciones 8 es sinónimo de dislocación espacio/temporal… de movimiento. Por lo tanto, opta por una cámara rápida abrupta, inquietante: un recurso que manifiesta la naturaleza transitoria de esos primates, como si las vidas que captura fueran parpadeos, extraviados en la marea del tiempo.

                La marea. El mar. El azul del mar. El color azul. A La Risa en Vacaciones 8 le bastan un par de minutos para establecer su leitmotiv. Una y otra vez salpicará de azul su encuadre. Ahí está, no en el mar sino en la playa, casi engullido por la turba:

                Y ahí está, un poco más tarde, en la bata de una enfermera que sostiene a un recién nacido:

                El mar, se entiende, es el comienzo y la inocencia. Un Edén donde “la vida es más sabrosa”; un Edén al que, sin darnos cuenta, estamos a punto de obliterar. El azul es destino, el azul es un parto. Es pasado y futuro. Aquí, el narrador habla de “un paraíso terrenal”. ¿Cuál es ese paraíso? El mar. Siempre el mar. Donde “todo es felicidad”. Donde, como en el poema de Whitman,

Out of the rolling ocean, the crowd, came a drop gently to me, 
Whispering, I love you, before long I die, 
I have travel’d a long way, merely to look on you, to touch you, 
For I could not die till I once look’d on you, 
For I fear’d I might afterward lose you.

Una y otra vez, a lo largo de la cinta, el espectador viajará a ese océano (proverbial, sí, pero también palpable), en busca de ese Edén inasible.

Ninguna reseña, por más larga que sea, puede hacerle justicia al complejísimo trato que la serie de La Risa en Vacaciones le da a ambos sexos. Sus ocho cintas son un estudio de género que merece un libro. El hombre (“ese bicho que anda tan tapado”, como lo llama el narrador) es un cavernícola. Basta recordar los nombres de sus tres protagonistas. Pedro, Paco y Pablo: dos de esos tres nombres nos remiten, inevitablemente, a cavernícolas zafios.

A diferencia de los hombres, las mujeres siguen habitando el paraíso. Se pasean semidesnudas, como alegres imanes del deseo: focos de atención, más nunca objetos. Evas en una cinta poblada por Adanes recién expulsados del jardín mítico. De nuevo, la etimología de los nombres empleados nos brinda interesantes claves para desentramar los enigmas de la saga. ¿Cómo se llaman las protagonistas femeninas? Rebeca, matriarca primigenia, madre de Esaú y Jacob; e Imperio. El imperio del matriarcado. La Risa en Vacaciones 8 también es eso.

La película abre e inmediatamente le asesta un golpe al género masculino. Recibimos una ristra de imágenes (terribles) de hombres que se hacen pasar por ciegos para pinchar las nalgas de hembras incautas. Ambos se dirigen a algún lugar, que no vemos, con la parsimonia con la que los feligreses caminan rumbo al templo. ¿Adónde van? A ver su propia película. A un cine que proyecta La Risa en Vacaciones.

Vaya juego de metaficción. Bourdieu estaría orgulloso: ¿quién observa y quién es el observado? ¿estamos frente a una película dentro de una película, vista por algunos de los actores que habitan dentro de esa primera, pero no la segunda, película? 

La Risa en Vacaciones 8 es una cinta polifónica, poseedora de una bellísima y compleja pluralidad narrativa, de la que el propio Robert Altman hubiera estado orgulloso (no descarto que la haya visto). Fiel a su esencia hiperactiva y gregaria, la narrativa brinca de un lado a otro, del mar a la ciudad, de aparentes chistes ramplones a historias que parecen distantes, cuya carga simbólica nos elude a primera vista. Nos ofusca. Ilusos, buscamos una trama que seguir. No sabemos que La Risa en Vacaciones 8 no regala respuestas a sus acertijos. ¿La prueba? Una secuencia incomodísima, de una economía narrativa encomiable. Tomas fijas, con el personaje al centro del encuadre, dentro de un baño público. Vemos mujeres:

Sabemos que, en algún lugar del baño, la producción escondió (o no) una bocina. Afuera, desde la pantalla, Rebeca alburea a la mujer que se sienta en el escusado. Le habla de manos peludas, de sexo; se regodea en términos escatológicos. La mujer es la serpiente de la mujer. Eva es la maldición de Eva.

Brutal.

Para este momento, la ubicua canción de la cinta parece mofarse de nosotros. La inigualable voz de Carlos Argentino nos dice que “en el mar la vida es más sabrosa”, aun cuando la historia se encuentra extraviada en un recodo de alguna ciudad. La cinta se burla de nuestra frivolidad, de nuestra melancolía. Intuye que añoramos la marea. Al cabo de treinta minutos, la música anestesia. No. Me equivoco. Va más allá: Nos hiere. Tan disonante como aquel piano de Dominic Harlan en Eyes Wide Shut, una cinta que, en su composición musical y cromática, y en su pesimismo abyecto, nos remite a La Risa en Vacaciones 8.

(El azul de la recámara de Tom Cruise y Nicole Kidman es igual de misterioso que el azul de aquella cajita en Mulholland Drive. Aquí es menos misterioso, pero potente, sin duda. La influencia de Kubrick va de la mano con la influencia del propio Lynch: en esta cinta hay mucho del universo onírico y perverso del director de Blue (¡Azul!) Velvet. No solo estamos frente a un ejercicio que mezcla lo hiperreal, lo real y lo ficticio, así como el amateurismo con la actuación: La Risa en Vacaciones también juega con el mundo de los sueños y el terrenal. ¿Cómo sabemos que todo lo que vemos no es un sueño de Paco? ¿O Pedro? ¿O Pablo?).

(Detengámonos en la fotografía de la cinta, henchida de azul, rebosante de nostalgia, atada al mástil del paraíso perdido, como el ocaso y la mar en un cuadro de Hockney).

El ejercicio meta continúa, sin tregua. Una y otra vez, la cinta coloca su acción en un set o un cine. La Risa en Vacaciones 8 es una matrioshka. Una película dentro de una película dentro de una película. Además, su brillante ensamblaje episódico –con cambios de acción repentinos, solo concatenados por esa cruel partitura- representa de forma fidedigna la arbitrariedad de todo lo que observamos y, en ese sentido, emula a nuestra propia fragmentada memoria.

Pero La Risa en Vacaciones siempre ha brillado a la hora de cortar cabezas, de criticar sin pelos en la lengua. En el primer tercio de la cinta, la narrativa feroz acuchilla a la iglesia. Paco, Pedro, Pablo y un japonés (esquivo; inolvidable) detienen a cuatro madrecitas, a las que someten a pruebas de embarazo, alcohol y drogas con ayuda de un globo.

Más adelante, los protagonistas, esos avatares de nuestros propios impulsos cavernícolas, extorsionan a las cuatro fieles. La mirada atea, ese ímpetu por reducir a las figuras religiosas hasta convertirlas en el hazmerreír de la audiencia (y la audiencia dentro de la audiencia), vuelve a quedar de manifiesto en la siguiente secuencia, cuando una mujer culpa a un cura de pellizcarle el culo. La Risa en Vacaciones 8 guarda sus cartas. El espectador (y el espectador) jamás sabrá si ocurrió o no. Y, de nuevo, la secuencia nos remite a la poesía del mar, en específico a Once by the Pacific, de Frost:

It looked as if a night of dark intent 
Was coming, and not only a night, an age. 
Someone had better be prepared for rage. 
There would be more than ocean-water broken 
Before God's last Put out the light was spoken.

 

Rabia, sí. Rabia para el ortodoxo. Liberación para el ateo. ¿Quiénes somos nosotros? ¿Formamos parte de los cavernícolas que miran hambrientos a las mujeres, liberadas y libres? ¿Somos el que pone la cáscara de plátano en el piso o el que resbala con ella? ¿Qué somos? ¿Cómo somos? ¿Adónde vamos? ¿Somos Paco? ¿Somos Pablo? ¿O somos Pedro?

"La Risa en Vacaciones 8 es una cinta polifónica, poseedora de una bellísima y compleja pluralidad narrativa, de la que el propio Robert Altman hubiera estado orgulloso." 

Comentar ›

Comentarios (50)

Mostrando 50 comentarios.

Muchos exquisitos ofendidos por este texto, ¿que no ven que es pura sátira? No tienen nada de humor...me cae.

 

El problema que encuentro en "Pasito Tun Tun" es que, a pesar de su naturaleza paródica, no se sostiene como creación literaria; siento que a su autor le sería muy difícil incluirlo en cualquiera de sus libros, como un texto "hecho y derecho", y no porque esté mal escrito, sino porque no surge de una verdadera necesidad de expresión. Es un divertimento, pero aquí el único que parece divertirse es su autor. La literatura "para escritores", esa que se hace en relación con otras literaturas (Borges, Nabokov) -y que incluye entre sus artificios juegos de palabras, la cita de obras apócrifas, pastiches y demás - es extremadamente difícil; exige un dominio maestro de la forma, una finísima sensibilidad literaria y una gran erudición, cualidades que pueden llegar a poseer, en menor grado, los excelentes narradores de garra.

Borges amaba el género policíaco, y Nabokov conoció muy bien los ambientes universitarios norteamericanos; sólo falta saber si Daniel Krauze siente una verdadera atracción por los churros del cine mexicano.

Daniel, bien, Ranciere y todo lo demás, Whitman, quien quieras... Nunca confrontaste el machismo insostenible, que perdón, no se puede ocultar, menos justificar con "la poética" de la risa en vacaciones 1-8, por favor, en serio... Por el otro lado, en serio, en serio, no te quieres ocupar de otras cosas? el análisis semiótico de la risa en vacaciones te estimula para hacer estas entregas? En un país colmado por el machismo, con miles de feminicidios, violencia aquí y allá? No, por suerte no todos somos Pedro, Pablo o Paco... Sí son tres y por eso parece sacar tu análisis de la tremebunda dicotomía, pero no, no tenemos que ser ninguno, noi sólo esas opciones tenemos, igualq ue ser el que puso la cáscara, o el que resbaló... hay más, pero eso, no se te ocurrió... viva la risa en vacaciones, viva lo semiótico del machismo y sus símbolos, que habrá intelectuales que los defenderán por amor al arte... increíble Daniel, en serio.

¿Qué no ya habíamos leído esto en Vice?

Acá hicimos uno igual, pero muy drogados. Se llama Pasecito Tun-Tun http://www.vice.com/es_mx/read/pasesito-tun-tun-0000370-v6n2

'Voy a escribir un texto erudito pero imbécil, para ser irónico'. El nuevo musical de Dany Krauze.

Me parece que el texto es honesto y tiene originalidad. Sin embargo, la redacción es muy poco atractiva. Parece que el autor está tratando de probar que conoce muchas palabras, pero las ideas que pretende transmitir con ellas son fácilmente transmisibles con palabras a disposición de cualquiera. Es tedioso y farragoso.

El texto discurre infestado de conexiones simbiológicas un poco forzadas, vínculos, una vez tras otra, enchufados a una muy personal mirada, quizá pertinentes para el autor, pero del tipo interpretativo que asemeja alucinación por ver algo que no parece estar ahí. Solo que con bases culturales. El anzuelo baja profundamente para querer subir la presa a la altura de Whitman, Lynch, Altman, todo a trvés de concatenaciones de inaudita manufactura, Frost, Kubrick, La Biblia; me parece que hay una falta de rigor en la hermenéutica, que sí bien no nos sirve a muchos parece ser muy útil para el autor.   

Para ser un análisis de una cinta en su totalidad vacía, confieso que es un trabajo muy profundo. Aunque no imagino a Altman viendo esta cinta y mucho menos que hubiese tomado aspectos para sus filmes... no imagino Short Cuts con la misma formula.

 

Me gusta tu estilo Daniel, pero a veces nos dejamos llevar y creemos que todo lo que hacemos está bien.

 

Saludos 

(Amé FALLAS DE ORIGEN, eso me gustó y mucho).

J.B.

 

HORRIBLE, HORRIBLE, HORRIBLE ¡Ojalá Monsiváis despierte y te jale las patas, te de unos zapes con un periódico!

 

    " El mar, se entiende, es el comienzo y la inocencia. Un Edén donde “la vida es más sabrosa”; un Edén al que, sin darnos cuenta, estamos a punto de obliterar. El azul es destino, el azul es un parto. Es pasado y futuro. Aquí, el narrador habla de “un paraíso terrenal”. ¿Cuál es ese paraíso? El mar. Siempre el mar."

 

¡jajajajajaja! hasta imagino este fragmento de texto leído por una vocecita de académico pseudo inteligente, chafísima de los que salen en Los Simpson.

 

Una cosa fea, gracias.

¡Zas! Y yo que pensé que había entrado a Letras Libres on line, pero creo que fue a una página de Telerisa. Chin, mejor me voy a Nexos on line.

Daniel,

La naturaleza desastrosa del texto y el contexto -minado de incoherencias, contradicciones y comparaciones absurdas- de esta reseña, motivó que mi lectura continuara penosamente hasta la última  línea, donde, estaba seguro encontraría un asterisco advirtiendo a los lectores que la reseña era en realidad una sátira.

Desafortunadamente me equivoque.

La Risa En Vacaciones y todas sus iteraciones son un sinónimo de vulgaridad, citar a  Whitman y a Pound para hacer analogías con respecto al mar en la película, no eleva la calidad de las mismas, por el contrario, solo acentúan el efecto de contraste (como quien yuxtapone al David de Miguel Ángel junto al urinario de Duchamps [1] –que fue recientemente elegido como la obra de arte más influencial de todos los tiempos [2]), y enfatiza la insalvable mala calidad de la cinta.  

En la cinta, el mar, es prácticamente accidental, ya que el enfoque es  en “hombres que se hacen pasar por ciegos para pinchar las nalgas de hembras incautas” y donde “las mujeres se pasean semidesnudas…como alegres imanes del deseo: focos del deseo, mas nunca objetos,” ¿nunca objetos? ¡¿De verdad?!

Por si fuera poco  esta “bellísima” cinta incluye  imágenes fijas tomadas algún baño para mujeres y en donde  “la producción escondió (o no) una bocina. Afuera, desde la pantalla, Rebeca alburea a la mujer que se sienta en el escusado. Le habla de manos peludas, de sexo; se regodea en términos escatológicos.” ¿Un ejemplo del “complejísimo” trato que le da la serie al sexo femenino?

Para finalizar: “los avatares de nuestros propios impulsos cavernícolas” humillan y extorsionan a cuatro monjas. No solo eso “la mirada atea, ese ímpetu por reducir a las figuras religiosas hasta convertirlas en el hazme reír de la audiencia” se ilustra cuando una mujer culpa a un sacerdote de “pellizcarle el culo.” ¿Es ese ímpetu reductor lo que “libera al ateo”?, ¿No es esto una característica de  bad ass, no de un ateo?

Casualmente el tema de esta semana en LL es la fomentación de la cultura. Una deducción lógica del texto me lleva a concluir que considerarías películas como La Risa en Vacaciones, en palabras de Don Enrique, como “obras que han enriquecido nuestras vidas” [3] y, consecuentemente, las cintas serian excelente material para la televisión del estado (para la difusión y fomentación de la cultura)  que propone Gabriel Zaid [4]  ¿no es cierto?

¡El horror!… ¡El horror!

 

Saludos,

Carlos Gamboa

 

[1]http://www.tate.org.uk/art/artworks/duchamp-fountain-t07573

[2] http://news.bbc.co.uk/2/hi/entertainment/4059997.stm

[3]http://www.letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/por-la-cultura-libre

 

[4] http://www.letraslibres.com/blogs/blog-de-la-redaccion/elevar-el-nivel-de-la-conversacion

Querido Carlos,

Horror ser de los que necesitan risas grabadas para entender el chiste.

Saludos,

 

 

Es obvio que tu texto es un chiste. Justo el problema es que necesita de risas pregrabadas porque se trata de un chiste malo o muy mal contado. Ni si quiera el desenfado de la ironía evita que tu texto suene demasiado pretencioso. Si la idea era satirizar a tus colegas, tienes un largo camino que correr para dominar ese difícil arte. Salud.

Daniel,

Juzgando por la mayoría de comentarios, creo que habría que subirle drásticamente el volumen a las risas grabadas.

 Lo siento por los que tomaron el anzuelo y defendieron la postura literal del texto –habrá que ofrecerles gasas gruesas para bloquear la fuga violenta de glóbulos rojos. 

 

*** 

Cuando un payaso dijo algo serio, la audiencia, pensando que era broma, reaccionó irrumpiendo en risotadas, el payaso, confundido e indignado, acusó a la audiencia de incautos y carentes de seriedad.

Tú esfuerzo para adjudicarle calidad la película en cuestión, aún dentro un contexto semiótico; tú atípico estilo de sarcasmo sumado a tu defensa, al menos en dos ocasiones, de la interpretación literal del texto; es mucho pedir que los lectores repentinamente interpreten el texto bajo un estilo ajeno del autor. Esto se hace evidente en el chaparrón de críticas.  

Saludos, 

 

Carlos Gamboa

Bueno ,  el señor Gamboa se lo tomó a la tremenda en su primer comentario , sin embargo , le bajó o reculó en el siguiente. Es de ....equivocarse.

Igual , reculó o no señor Gamboa ? Dijo lo que dijo o qué leches ?

Si necesitas un asterisco que te indique que es una sátira, creo que estás en la página equivocada.

Señor Gamboa.Cuál es su postura entre Miguel Ángel y Duchamp ? No lo deja claro .Cuál es mierda y cuál no ? Cuál es digno de ser mirado según usted ? Quién es parte de la cultura ?

Pretenciosos los que carecen capacidad para intuir en tantas oportunidades este humor bajo y sumamente ingenioso; no obstante lo absurdo, remiten acuerdos o condenas donde aprovechan para balbucear presunciones lisonjeras, sintéticas. 

Pérdida de tiempo. De flojera este texto, no pude terminarlo. Pésimo. 

Lastima que Rene Cardona Jr. ya no este vivo, al fin alguien se fija en el, y Jorge Ayala Blanco en algun texto de historia del cine  describio acertadamente sus capacidades: EL SOLIDO OFICIO VULGAR DE RENE CARDONA escribio en su libro LA CONDICION DEL CINE MEXICANO. 

JORGE AYALA DIJO "VULGAR" ENTIENDO QUE ES EFICIENTE, PERO MUY LEJOS DE LA CALIDAD Y MAS AUN DEL ARTE

No entiendo entonces como es que esta película no ha ganado ningún premio de la Academia. ¡No es posible que nos receten artículos tan pretenciosos!

En una clase de Ayala Blanco en el CUEC, nos comentó que en efecto el cine popular mexicano, el cine de ficheras de los ochenta, el cine del videohome, el cine de narcos y el cine ingenuo de estrellitas televisas del momento era mucho más interesante y arrojaba más luz sobre nuestra sociedad  que el cine "culto" auspiciado por el cártel IMCINE, empobrecido por afectado, burocratico y pretencioso. Sin embargo en esa misma clase nos habló en una de las entregas de la risa en vacaciones como el ejemplo más acabado de esa nueva tendencia de despojar al cine de todos sus atributos narrativos que se puso de moda con el reality (incluidos los auto-documetales de michael moore). El comentario final de ese critico de cine de verdad fue: La risa en vacaciones es ausencia de cine. solo eso.

Bueno , por tus comentarios rencorosos acabarás en el CUEC ( dando clases )

La sustancia del cine comienza en la literatura , que proviene del hábito de la lectura y no de ver"pelis".  De allí la pobreza del cine carnavalesco , osea , de risa en vacaciones o culto , de colita de caballo o  falso artista coooolll .

pesima critica.

Su sustantivo y adjetivo son palabras esdrújulas . Pésima ortografía , señor lanzallamas .

Oye, escribes increíble. Me podrías ayudar a escribir un libro, ya tengo el título "Qué úbole con el cine de ficheras" me encantaría tu ayuda jajajajajjjajaj

No puedo creerlo, es taan pretencioso que me dio flojera terminarlo.

Parece Texto de Jorge Ayala Blanco.

Mejor ponte a trabajar porque en la universidad no eras buen estudiante cabronsillo.

si, parece. Pero no le llega ni al talón.

Amén.

Buen intento, Daniel... Pero el chistecito del mes ya lo escribió (involuntariamente, ay!) el autor de "La estrella imbécil", don Jaime Moreno Villarreal: "Del surrealismo al infrarrealismo, un atajo". Y hasta con espaldarazo del Fondo de Cultura Económica... Así cómo, pues!

 

¿ Es serio lo semiótico o parte del vacilón de la peli ? Al rato redactarán tesis de doctorado con esta cosa.

Las cosas nunca son lo que parecen.

Pienso: ¿Es Godard conocido por su obra o por lo que de él ha sido escrito?

Más obviedades: hay obras que se crean fama por sí mismas: basta ver en documentales las filas de público en el estreno de "El Exorcista" para reconocer que es una obra imperdible (es de un director imperdible?).

Y más allá: no sé si haya tantos expectadores de David Lynch, o del innecesariamente oscuro Lars von Trier que de, digamos un nombre doloroso, Spielberg. Sin entrar a la espinosa cuestión de medir el cine con expectadores, sólo quiero decir que si un autor busca impactar a un público con una obra, pues bien, en una comparación burda como la anterior los de culto han salido perdiendo y mucho.

Mi punto: el texto de Daniel me hizo reflexionar sobre el tono pedante, egocéntrico y subjetivo de la mayoría de la actual crítica de cine y sobre el efecto que en la "industria" del cine ha tenido. Creo que justo esa crítica ha impedido que ese cine que experimenta, propone y se arriesga pierda espacio en el mercado.

Es importante señalar el mercado, porque a diferencia de, digamos, la literatura, el cine está innegablemente ligado a la creación como producto.

Me da gusto leer cosas así, con el tono similar al de otro de sus autores, el Sr. Huchín (en concreto su crítica del aclamado autor Yordi Rosado). La ironía es un ingrediente que escasea y mucho.

Un texto interesante de alguien que detestó The Dark Knight Rises y, con dolor, creo que tiene razón en su crítica a Nolan, aunque yo me haya comprado la edición especial de la trilogía :)

 

Ya se sabe, la vida es impredecible. Como no hay mal que por bien no venga, ahora si que han tocado fondo (espero) o ya se les empezó a secar la sesera o todos los demás estaban muy "ocupados" y tuvieron que poner al 'Junior' a que sacara las papas del fuego. De la "película" no voy a decir nada, porque me ha provocado pena ajena (no es broma). A menos que ocurra como con Rigo Tovar, que en muchos sentidos es la vulgaridad hecha persona y que termina gustando o por lo menos entretiene por ser tan kitsch. Pero esta no hay ni por donde agarrarla. 

Creo haber entendido.

Es absurdo analizar una película absurda. Tal vez así es la vida.

No es más que una película basura, lenta, aburrida, sin sentido, es como quien quiere hacernos creer que Chespirito es buen comediante, o que Demian Hirst es un Artista

Te equivocas, David. Recomiendo textos del gran filósofo Jacques Ranciere (genio).

"Te recomiendo textos de...." es tu respuesta y por eso estoy equivocado?, pensaba que Krauze era algo más, pero que esperaba de un monito del sistema verdad?, te refieres a este despreciable individuo?

http://critical-theory.com/who-the-fuck-is-jacques-ranciere/

 

La risa en Vacaciónes parte "la que sea", es tan buena como cualquier capítulo de Chespirito o como cualquier obra de Demian Hirst.

Te equivocas, David. Te recomiendo esta lectura: http://www.slideshare.net/aciudad120/el-diario-del-chavo-del-ocho-10142175

"te equivocas", "te equivocas", Te recuerdo que es mi opinión, NO la puedes corregir ni decirme que es incorrecto, el hecho de que a tí te guste algo tan malo como "La Risa En Vacaciónes" y que escribas sobre ella en una revista digital no la hace "algo bueno", aqui tu discurso es lo que le dá validéz a la película según este contexto, ya que si no hubieras dicho nada la pelícla por si misma seguiría siendo basura, una obra habla por si misma y no necesita de un "curador" que dé una explicación para hacerla parecer algo importante. Por si misma la película no tiene reconocimiento alguno.

 Por otro lado si quieres hablar de Chespirito, TAMBIEN ES BASURA.

Ay, David. Busca la palabra solemnidad en el diccionario. O, mejor, échale un ojo al espejo, mi estimado.

Lo siento, siempre he defendido frente a los pedantes  a la lucha libre, a Shakira o a Jenny Rivera, pero esas películas siempre me han parecido idiotas. ¿Cómo se puede citar a Whitman en un artículo sobre la Risa en Vacaciones? ¿De veras una cosa puede remitir a otra? Lo único interesante de este artículo es la pregunta que hace surgir: ¿estamos ante una pieza de genialidad de frivolidad o de arrogancia?

Saludos. 

Tanto blablá que, ni en broma o en serio, se pudo escribir el año o director de la película analizada. Tan distraído el autor, qué risa (vacacional).

My god! you're such a pedant Mael...

Aistá, pa que no se enojen los quisquillosos.

Me pareció interesante el análisis (en lo personal esa serie de películas jamás me han gustado en lo mínimo),  me ofreció una visión distinta y una serie de elementos que en lo contemporáneo es una forma de ver una obra (independiente del tipo que sea. Una obra por bella, fea o aburrida; e incluso basura como se menciona, no deja de ser una obra). Creo que es a lo que se refiere el autor al decir que hay una pluralidad narrativa: diversa forma de, así como como Jeny tiene una forma de y que a tantos fascina. He en ello donde esta lo interesante, presenta una perspectiva distinta de algo tan soez y absurdo para quienes tienen una visión más culta tal vez, interesante o profunda… no importa. Lo que resalta es, que si se quiere y analiza a la misma precariedad, encontramos elementos para crear una visión distinta de lo simple. Es como la pragmática lingüística, se práctica de diversas maneras y de esas diversas maneras hay significados sociales múltiples; sin embargo, un solo sentido en realidad si se atiende lo semántico. 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación