Patentes de corso

Febrero 20, 2013 | Tags:

 

Hemos pasado ya por este escenario: conocemos hasta el hartazgo la pieza, los parlamentos y los personajes (no se diga su improductividad). La historia en México no es redonda: es redundante. El eterno déjà vu. Repetiré argumentos que he sostenido ante circunstancias similares.

Una vez más brota el enigmático grupúsculo que se arroga el monopolio de “la voz de la comunidad” y usa como garantía su capacidad para emplear la fuerza. De nuevo se actúa la fascinante convicción de que secuestrar un edificio universitario equivale a presentar un argumento. Otra vez la presunción de que cometer un hecho de fuerza trae incluida la suspensión de los reglamentos. Una vez más la ocurrencia de que ser un educando incluye autoridad y calificaciones para sancionar la forma en que se es educado. Una vez más, la curiosa convicción de que la impartición de conocimientos en la universidad pública, por una dispensa especial, está exenta de autocrítica, por lo que cualquier tipo de reforma o actualización será tomada como una afrenta a su perfección implícita.    

Que los estudiantes gocen de un poder superior al de la Universidad para evaluar –y en su caso rechazar (y siempre rechazan)– cualquier reforma o modificación que la Universidad considere, es más un absurdo que una paradoja. Lo primero que entiende un estudiante, se diría, es que no sabe, pero desea saber: desea un saber que le otorga la escuela. ¿Cómo puede entonces condicionar la manera de transmitir ese saber a su tácita ignorancia? Fácil: lo dicta un dogma de fe.

Porque agregarle a ese gesto la advertencia de que, si no se hace la voluntad de “la comunidad” se emplea la fuerza física –invadir edificios–, convierte a sus usuarios en cobradores de derecho de piso, del mismo modo que amagar con la realización de marchas y bloqueos es una forma de vender protección.

Nada más degradante para el espíritu universitario, que una parte de las partes de tal espíritu (algunos “alumnos”) se otorgue una excepcionalidad sustentada en su explosividad: la pretendida búsqueda de “igualdad” y de “democracia” en la toma de decisiones universitarias se condiciona así a la aceptación de una singular desigualdad: la del poder que deriva de tomar edificios, de emplear, o amenazar con, la violencia.

Los ahora posesionarios del CCH (y hace unas semanas de la UACM, y hace trece años de la UNAM, y un largo etcétera) no tienen ideas: acatan dogmas de fe. No tienen propuestas académicas: tienen tácticas políticas. No tienen argumentos: tienen el poder de la fuerza. Una fuerza que deriva de privatizar edificios: el movimiento estudiantil como bien inmueble. Una situación de fuerza que reditúa poder político, pero que sin la posesión del edificio no sería poder de ninguna clase: sus secuestradores tendrían que resignarse a ser como los demás, como los que no emplean la fuerza: viles mortales.  Los abanderados de la “democracia” derivan su poder de erigirse en señores feudales. Los paladines de la “igualdad” se otorgan poderes autoritarios. 

En fin, que una vez más estamos ante el “Manifiesto de Córdoba”, que instrumentó la consigna de democratizar las universidades latinoamericanas en 1919. Su dogma de fe era que “la soberanía en una universidad radica principalmente en los estudiantes” y que era imperativo “erradicar de la organización de la universidad el concepto bárbaro y arcaico de autoridad”. (Que el Congreso de Estudiantes que malparió ese manifiesto obedeciese una consigna bolchevique es sólo un detalle encantador.)

Curiosa epidemia de “tomas” de edificios universitarios a partir de las elecciones del año pasado… A unas semanas del secuestro de la UACM, un avatar se engendra en el CCH. Los mismos discursos y tácticas, los mismos ideólogos, los mismos ex-funcionarios en busca de autor. Demasiado causal para ser azaroso.

La prudencia del rector Narro ha sido encomiable, tanto ante los violentos como ante quienes querrían soluciones extremas. En mi calidad de universitario apoyo su proceder y, desde luego, exijo a los privatizadores del CCH y de la UACM que prescindan de sus patentes de corso.

(Una versión de este texto se publicó en el periódico El Universal)

Una vez más brota el enigmático grupúsculo que se arroga el monopolio de “la voz de la comunidad”

Comentar ›

Comentarios (23)

Mostrando 23 comentarios.

Desde mi perspectiva este caso no es uno aislado, es uno más de los muchos ejemplos de la decadencia moral imperante en el país. El cínismo, la estupidez, el egoísmo y la brutalidad campean. No somos la sociedad del espectáculo somos la sociedad del fraude. 

El desenlace de los terroristas ceceacheros fue medianamente positivo . Por lo menos no secuestraron las instalaciones como el auditorio Justo Sierra, que lo jinetea el mosh como su empresa privada desde 1999 : cine , piratería , restorán , tráfico de drogas y más . Cuándo intentarán la autoridades unamitas negociar con el mosh o recuperar los espacios perdidos en FyL ?

En verdad de la bárbarie y el desatino se otorge perdón a jovenes fociles que encapuchados y cobijados con disfraces de darketos con un "usted disculpe Dr. Narro, pero nosotros sólo destruimos y quemamos instalaciones universitarias propiedad de la nación (entiéndase como de todos los mexicanos) como estudiantes no como delincuentes". Más de uno sabemos que es pretexto para avanzar escaños y curules, en este país, hoy en día tener por actividaud extra-curricular ser agitador estudiantil es sinónimo de proyección para, de no graduarse como universitario, tendrías oportunidad de sumarte a las filas de lis partidos de izquierda o de ultra-derecha y porque no, dirigir algún brazo sindical. Que no.?!

Ai tihablan Imaz.

Ya quiesiera usted que esta gentuza ceceachera hubiese dicho "usted disculpe". Salieron de la Dirección General celebrando su triunfo, regocijándose en su impunidad, y bien servidos con papeleria e información neurálgica de la institución.

Pero el Sr. Sheridan apoya el proceder del rector Narro, quien piensa que "los estudiantes del CCH tienen el derecho de expresarse con plena libertad en torno a los temas que conciernen a la actualización del plan de estudios." 

 

A mi lo que me jode es cómo se deslavan y abandonan causas justas por actitudes estúpidas. Cómo monopolizan el dolor y el sufrimiento de los muchos al envolverse en esas banderas.

Pero también es una cuestión de vacíos políticos. Si quienes tienen la obligación de hacer política para resolver los problemas específicos de sus distritos electorales no hacen su trabajo, es de esperarse que movimientos locales usufructen de las pasiones de los olvidados y encuentren respaldo social.

Yo ya no sé de qué se quejan aquí con respecto a estos fenómenos y personas. Son síntoma, no causa de los problemas de los que se aprovechan.

...los ciudadanos debemos exigir que se aplique la ley sin distinción. A todos esos okupas gandallas que tienen a la Universidad como pocilga para percnotar, tienen su negocito de comida y otras porquería ilegales metanlos al fresco bote! que en nombre d ela tan llevada y traída democracia se han enseñoreado,pues urge que lo saquemos de su error.

¿Hasta cuándo la Universidad Nacional va a seguir solapando chompiras y vividores? es una vergüenza-

Hasta que los rectores de la UNAM hagan a un lado sus ambiciones políticas para concentrarse en atender responsablemente a sus obligaciones.

Hasta que funcione un auténtico Consejo Universitario que recuerde y exija al rector en turno que, en uso de sus facultades, está obligado a solicitar la intervención de la fuerza pública para el desalojo de aquellas instalaciones que estén siendo destinadas a fines extra académicos.

Hasta que el Estado Mexicano pierda el miedo a que su legítima intervención "pueda provocar un desmadre mayor". Cuando los tres Poderes de la Unión estén dispuestos a aceptar el "costo político" de aplicar la ley.

Hasta que se recuerde que autonomía no es extraterritorialidad y que el estudiante, por el hecho de serlo, no deja de estar obligado a apegarse a las leyes del país que le obsequia la oportunidad de prepararse en niveles académicos superiores. Hasta que desaparezca, pues, el fuero estudiantil recién convalidado por el PRD.

Hasta que, con la garantía de que la autoridad promoverá el respeto a las leyes, los verdaderos estudiantes (QUE SON LOS MÁS) se armen de un poco de valor para organizarse en una estructura de autogestión y se impongan en el debate no violento a los grupúsculos de zánganos.

Hasta que se establezca un límite al tiempo durante el cual un "estudiante" pueda permanecer en la matrícula universitaria, sin avances razonablemente aceptables en su desempeño (recordar caso AMLO).

Hasta que el PRD deje de utilizar a las instituciones de enseñanza e investigación como caldo de cultivo electorero.

Hasta entonces, Ana.

Saludos cordiales.

 

Bien dicho Don Carlos! es necesario dejar la apatía y exigirle a los que ejercen la autoridad en nuesra Universidad que cumplan con su deber.

Le envío un cordial saludo

Don Guillermo;

A veces, la organización de esos desmanes no es ‘Made in Mexico’. 

Eso está mucho más pior. Where is it made, my dear? asegún tú.

"Where is it made in?", if you please, my dear, if you please.

Sorry! Of course, but of course my horse! Tenkius. Como siempre, es usted todo un caballero Milord, lo saludo con genuflexión y todo. Pero, siguiendo con el tema, no me contestan where it is made in, or at least where it is supposedly made in, a según los asegunes de esos que le echan la culpa a todo lo ajeno. 

Tomar los edificios universitarios es apenas la primera de las muchas lecciónes que deben aprender los futuros "luchadores sociales". Después deben practicar tomando calles, obstruyendo carreteras, secuestrando edificios públicos y, al final, fundar un partido para que sus años de esfuerzos sean compensados desde el erario público. No puede haber gesta más gloriosa que esa, aprender desde jovenes la manera de entorpecer cualquier cosa que no sea la línea definida ´por quién sea de entre ellos que se finja líder, ¿y qué mejor lugar para estorbar que el Congreso de la Unión?. Asi que postulo que Mr. Sheridan se equivoca porque no aprecia las cumbres que tal sistema de enseñanza a parido. Un ejemplo: el Lic. Andrés Manuel López Obrador. Otro más: Rosario Robles. Un abrazo Mr. Sheridan...

Usted apoya el proceder del rector Narro. Y el rector Narro apoya el proceder de los funcionarios universitarios en las negociaciones. Resulta que la Directora General de CCH's ya firmó un documento en el que se compromete a "reinstalar a estudiantes del plantel Naucalpan que fueron expulsados tras los hechos violentos del 1 y 5 de febrero; no levantar cargos contra los jóvenes que causaron daños y tomaron las instalaciones" (http://www.excelsior.com.mx:8080/comunidad/2013/02/20/885344)

Y vuelta a la Noria.

Y, por parte del Estado Mexicano, prevalece en sus entrañas el SÍNDROME 68, el que ya va para medio siglo de mantenerlo inmovilizado.

Propongo un nutrido aplauso para el partido amarillo. Ese que acaba de modificar la ley para proteger a otra pandilla semejante y hasta para utilizar recursos que recibe del erario para cubrir su libertaria fianza.

¡Buenasss nochesss, Méxicooo!

 

Después de la conjunción y , una coma ? Qué bárbaro participante Carloslico.

Interesante y profundo comentario, (coma), Hugo.

Saludos.

Bien Carloslico(antes carleone) sin embargo , intente escribir con fluidez , utilice oraciones positivas, y ya que domine la página en blanco , éntrele a la sustancia de su discurso repetitivo y predecible, cuasi pendenciero, sustentado en bravatas de tono cristero o de guerra del henequén : clasistas , racistas , castistas, homofobis.

A propósito de tu mención a la "guerra del henequén", Hugo (Pacoluis; así como de Disney, quien debe ser tu  "escritor" favorito), algo podrías deducir o imaginar si primeramente te fijaras en mi apellido y ya después leyeras lo que he transcrito a continuación tratando de ayudarte a combatir, con explicable pesimismo, tu evidente cuanto supina ignorancia:

La gubernatura de Salvador Alvarado consolida la liberación de los siervos, y la de Felipe Carrillo Puerto da el impulso radical a la reforma agraria en Yucatán. A la muerte de ambos personajes, de 1924 a 1925, se acaban los dos máximos precursores de la reforma agraria yucateca.

Sin embargo, no fueron diferencias políticas menores o personalistas las que distanciaron y opusieron a Alvarado y Carrillo Puerto, sino que verdaderamente representaban intereses diferentes que llegaron a ser opuestos al finalizar 1923. En efecto, Alvarado representa la pequeña burguesía norteña, nacionalista, "antifeudal", antiejidal y partidaria de algunas reformas en favor de los obreros, todo ello amparado bajo la bandera del socialismo de Estado de Henry George. El marxista Carrillo Puerto, en cambio, representa los intereses campesinos y obreros.

[énfasis añadido]

Creo que lo que con la lectura de este texto acabas de conocer en nada se parece al segundo de los "tonos" a los que, sin pudor alguno, tuviste la indecencia de referirte. El que nada sabe nada teme.

Te dejo pues ahora voy a una comilona. No hay por qué darlas,Hugo. Ya sabías de mi conocida cuanto generosa obsesión misionera.

Cierra la boca, Hugo.

Por tu parte, Hugo, ¿por qué no giras instrucciones solamente a quien esté dispuesto a obedecerte? Una de esas personas podría ser, por dar un ejemplo, la más antigua de tu casa.

El burro hablando de orejas, Hugo: 11 signos de puntuación en 4 líneas de tu profundo "comentario". La coma que tecleaste antes de la conjunción "y" debe ir después de ella. Y así te atreves a hacer el ridículo como consultor emérito de la sintaxis en El Minutario.

P.S.: Tus calificativos finales... de risa loca.

¡Podrías considerar la posibilidad de dedicarte a tejer!

Estimado Guillermo:

Exigir que prescindan de la violencia a los violentos, es tan categorico como las llamadas a misa o las mentadas de madre; pero de nada sirve tal súplica.

Los de fuera y dentro, sólo debemos exigir a las autoridades, universitarias y civiles, el cumplimiento de la ley: lo demás es empoderar a los vándalos y a la sinrazón.

Son mulas, o sea, esos «alumnos».

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación