“Iranavaja cuchimirada…”

Enero 16, 2013 | Tags:

 

Estamos horrorizados por la violencia, un horror tan cotidiano y persistente que ha generado uno paralelo, de otra índole: la saturación de la capacidad de horrorizarse ante sus estragos, una especie de insensibilización ante el espanto a fuerza de hacerlo rutinario, una banalización del horror.

La capacidad de indignación se anestesia por mecanismos de defensa emocional que no por comprensibles, supongo, dejan de acusar una pasmosa capacidad de adaptación al miedo. Una que atizan nuestra secular desconfianza en la justicia y nuestro desdén al poder judicial, esa maquinaria oxidada con la que tenemos contratado el círculo vicioso que intercambia ineficiencia por resignación.

Imagino –estoy lejos de ser un científico social--  que también pesarán en el asunto factores culturales. La convivencia con formas cotidianas de brutalidad doméstica, por ejemplo, deberán ofuscar la elemental noción de lo bueno y lo malo. Me sigue escandalizando que, según el INEGI, el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Mujer (UNIFEM), dos de cada tres mujeres mayores de 15 años han sido víctimas de violencia en sus hogares (datos de 2006; habrán empeorado). ¿Debe extrañarnos que esa propedéutica de la violencia se convierta luego en bullying en las escuelas y mobbing en los centros de trabajo? Así las cosas, puede suponerse que un alto porcentaje de la población mexicana crece con una idea profundamente destartalada de la moralidad y una noción muy relativa del civismo.

El traslado de la barbarie física y moral a la vida fuera de los “hogares”, predeciblemente, se traduce en un hondo menosprecio de las normas básicas de convivencia social y en un variado catálogo de complejos de superioridad y/o inferioridad: la exaltación del machismo, el dominio del más fuerte, la exhibición de la impunidad, la ostentación de invulnerabilidades reales o imaginarias, la baladronada tompeatera, la agresividad compulsiva, el sadismo hacia los débiles, la justicia por propia mano, la tendencia a formar pandillas o grupos de excepcionalidad. Millones de víctimas –sobre todo mujeres y niños-- que pierden, todos los días, su propia guerra privada.

El lugar común propone que “lo mejor de México es su gente” (63 mil resultados en google). No lo creo más. No sólo es ya la petrificación de una mentira compensatoria: es obstinarse en una ceguera práctica, una forma de no cargar con la insoportable conciencia de nuestros defectos y errores y, por ende, una manera de posponer la crítica y propiciar cambios positivos.

Otra forma de ceguera utilitaria es el tradicional traslado de la “culpa” de la violencia a los otros, y, en especial, a la autoridad. Más allá de la utilidad política que pueda haber en, por ejemplo, acusar al expresidente Calderón de, prácticamente, haber propiciado el asesinato de miles, blanquearse la conciencia negándose a acatar la naturaleza sistémica de la violencia a la mexicana --en la casa, en la calle, en las escuelas, en los medios, en la dizque música popular, en “religiones” como la Santa Muerte-- conduce a solapar sus causas endémicas, relativizar la culpa de los criminales, fomentar la impunidad. Declarar a Calderón culpable de insultar a las víctimas de la violencia será más sencillo y útil que desentrañar las razones de la violencia y actuar contra ellas.

“Iranavaja cuchimirada / sobre un país de espinas y de púas”, escribe un irritado Octavio Paz en su terrible poema “Petrificada petrificante”. Termina diciendo que los mexicanos, todos, “Hemos desenterrado la ira” y hemos convertido nuestro país en un muladar.

No hay inocentes. 

 

(Publicado previamente en El Universal)

Si te gustó, quizás te guste

"El lugar común propone que 'lo mejor de México es su gente'. No lo creo más."

Comentar ›

Comentarios (21)

Mostrando 21 comentarios.

Dentro de nuestros tiempos en la sociedad mexicana, los actos de violencia se realizan de manera cotidiana siendo esto no tomado en cuenta por la mayoria de las personas, la violencia se encuentra enmarcada y se le puede considerar como normal y esto no es lo adecuado debemos de poner mayor atencion a nuestros actos para erradicar esta forma de convivir con nuestros semejantes y proseguir con las campañas de informacion para evitar que nuestras futuras generaciones continuen con esta misma tendencia, todos podemos contribuir a suprimir la violencia intrafamiliar y hacia las mujeres, esto esta en nuestras manos pongamoslo en practica gracias.

Me parece que nos  hemos olvidado  de que todos somos seres humanos  ya que  no mporta que miremos  la violencia ante  nuestros  ojos   es mejor indignarnos  pero sin hacer nada   nos quedamo en   el simple hecho de  decir esta mal  pero   no somos proactivos no hacemso ni evitamos que esto  siga sucediendo.

llegamos  a casa y todo se convierte en  cotidiano  de alguna manera    es parte  de la vida    creo que   la solucion  esta en los nuecleos familiares pero si    los medios de comunicacion contribuyeran  quizas la respuesta social seria distinta

Sr. Sheridan:

 

 Es interesante que las causas que pudieran explicar  la conducta humano por lo regular son siempre ocultas y remplazadas por una buena dosis de explicaciones sensacionalistas y estereotipadas. Sin embargo, para los más, esta técnica de auto engaño, parece funcionar muy bien. Quizá demasiado bien!

Excepcional análisis, maestro Sheridan.

Hace rato que hacía falta que alguien se acercara con esa claridad a nuestra horrenda cotidianidad mexicana.

Reduciendo la muestra, nuestro muladar particular, refiriéndome a este invivible centro del país, podría quedar también definido como el insoportable y maloliente hacinamiento de léperos.

Saludos cordiales.

Tiene razón el Sr. Sheridan, al menos para mi. Tal vez lo que más duele de toda la violencia y su brutalidad es darse cuenta de cuán capaces somos los mexicanos de la barbarie. Pero no para ahí: si pensamos en la corrupción, en el número brutal de muertes por accidentes de tránsito, en la violencia de género, etc., todo apunta a nosotros, los mexicanos.

Dos cosas.

1) bullying y mobbing se dicen, en español, abuso. A sus perpetradores, abusivos, patanes, mamarrachos, hijos de la chingada, ojetes, montoneros y cobardes. El anglicismo solo sirve para paliar la culpa nacional.

2) En el tema de la inseguridad me encuentro, desde hace años ya, coincidiendo con George Bush: si no vivimos nuestra cotidianidad con arrojo, los malos ganan.

O terminamos pareciéndonos a ellos: cuando todo es mal, no existe el mal.

Otra forma de ceguera utilitaria es emprender "guerritas" sin nociones  ni recursos espoleadas sólo por emergencias legitimadoras.

Información confidencial.-
Para asustar a los malos y desconcertar a la población en general, se trabaja el arma secreta desde la silla presidencial:

http://youtu.be/xVrJ8DxECbg

Mero eso pasa cuando el factor de crecimiento se inhibe: lo compensas con actitudes invasivas.

Creo que el obradorismo no es culpable de la violencia, hijo como lo es de ese machismo que nos sojuzga. Sin embargo es quizá momento de separar la hojarasca del trigo, y recordar que ciertas "categorías" de comprensión de la realidad social promulgadas con fines electorales no solo no explicaban nada, sino que funcionaban como calumnias. ¿Los muertos de Calderón se transforman hoy día en los muertos de Peña o el "Pacto por México" abolió esos exabruptos?. Lo que queda claro es que ese crecimiento de los muertos es multicausal, y querer encontrar la etiología de ese mal en el "Estado panista" es tan inútil como querer encontrar la solución de todo en el "Estado obradorista". Las causas de la violencia continúan operando y los dueños sexenales del Estado no saben, no pueden, y no quieren, saber cuáles son esas causas porque ya tienen curas para todos los males en el "Pacto", en la "Concertación", en el bucle de nostálgia por el autoritarismo priista que exuda la izquierda en cada oportunidad.

Gracias al cielo no hay un "Estado obradorista" (ni lo habrá).

Así que de pronto, coincidiendo con el final de los "gobiernos del cambio" Sheridan se dió cuenta del alto grado de violencia que permea a la sociedad mexicana. A ver, ¿ porque no para "desentrañar las razones de la violencia", empezamos analizando el papel que desempeñò el principal catalizador del proceso de desmoche que estamos viviendo actualmente? ¿Qué fue lo hecho y deshecho por las autoridades federales los últimos 12 años? Porque la situación no estaba tan crítica cuando el Chapo todavía no se le escapaba al gobierno de fox o antes que este prócer sinaloense de la violencia se conviertiera en un capo transnacional apareciendo en la lista Forbes de los hombres mas ricos del mundo, a pesar de, o gracias a, la guerra inútil contra las drogas del calderonato.

No Hugo estabamos con madre cuando estaba el PRI

Te saludo con aprecio, mi estimado E. JAVIER GARZA.

Necesitaste de tan sólo una línea para poner a la amnesia en su lugar.

 

Tampoco el panato estuvo para aventar cohetes, eh? Dado que estamos aquí en esfera paziana, quizás haya que repetir como perogrullo que el problema de México, es México.

Bueee...

Tu comentario, mi buen Alex, era más predecible que la luna creciente.

De güeva, pues.

Aquí: http://www.huffingtonpost.com/michael-zimmerman/social-darwinism-a-bad-id_b_489197.html

Social Darwinism is a bastardization of the largely meaningless concept of "survival of the fittest," coined by Herbert Spencer rather than Charles Darwin. Social Darwinism has been used by its proponents to advance a wide array of causes from eugenics to the belief that government should not fund social programs because such programs simply help the poor, or, as some crassly express it, the less fit, survive.

As it has been constructed as a social policy, social Darwinism is despicable. Many have used it to attack evolutionary theory, somehow thinking that an unpopular social policy that sounds like science can undercut sound scientific ideas.

In addition to knowing that social Darwinism is unrelated to evolutionary principles, proponents of evolution also understand a larger truth. They understand that even if the two were actually linked, human society allows us to move beyond some biological imperatives. Just because we are part of the animal kingdom does not mean that we have to act in the same manner as other members of that kingdom; we can exercise choice to create a social network not observed in other species.

Perhaps the world's best known popularizer of evolution, Richard Dawkins, made this point exceedingly well in a 2005 interview published in Die Presse. He said, "No self-respecting person would want to live in a society that operates according to Darwinian laws. I am a passionate Darwinist, when it involves explaining the development of life. However, I am a passionate anti-Darwinist when it involves the kind of society in which we want to live. A Darwinian state would be a Fascist state."

Me parece perfecto empezar a discutir YA el tema de la familia, la "familia mexicana", la familia según televisa etc. Relevante discutir el tema del machismo inculcado por el matriarcado (o viceversa).

No es por blanquear mi conciencia ni alardear de inocente; pero me niego a creer que el autor del presente artículo sea el mismo señor-del-puntito que tantas jaquecas causa a ciertos usuarios de este blog. Ahora sí, bolts &  lightning o'er me.

-"se traduce en un hondo menosprecio de las normas básicas de convivencia social y en un variado catálogo de complejos de superioridad y/o inferioridad: la exaltación del machismo, el dominio del más fuerte, la exhibición de la impunidad, la ostentación de invulnerabilidades reales o imaginarias, la baladronada tompeatera, la agresividad compulsiva, el sadismo hacia los débiles, la justicia por propia mano, la tendencia a formar pandillas o grupos de excepcionalidad. "¿Acaso no es, "convivencia social" la antítesis de un librito por ahí que se llama "El origen de las especies" de un tal Darwin? , mi pregunta es, ¿Que tan occidentalizados nos encontramos como para no aceptar la malicia como ingrediente necesario de una con-vivencia natural como animales que somos? Apunto.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación