Sobre el litigio promovido por La Jornada contra Letras Libres

 

A la opinión pública

México DF, a 24 de noviembre de 2011

 

Como es del conocimiento público, ayer, la sala primera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, falló a favor de Letras Libres por cuatro votos contra uno en su litigio de más de siete años con La Jornada. El fallo es definitivo e inapelable, por lo que el caso ha terminado en términos jurídicos.

Esta histórica sentencia no solo cierra definitivamente el litigio promovido por La Jornada contra Letras Libres, sino que sienta jurisprudencia sobre un hecho importante y notorio para la salud democrática del país. Contra lo que ha dicho La Jornada, la Corte no avala la “ley de la selva”. La garantía constitucional del derecho al honor sigue obviamente vigente. Lo que aclara es que un medio de comunicación escrito puede criticar la línea editorial de otro medio de comunicación escrito sin que éste demande como un simple particular que defiende su honor. Es decir, que cuando se encuentran en colisión estos dos derechos fundamentales, se debe privilegiar el derecho a la libertad de expresión. Al mismo tiempo, la sentencia aclara que no se trata de que en el futuro, demandas análogas tengan la misma resolución en automático. La Corte da su fallo favorable en este caso concreto, tras estudiar palabra por palabra el texto de Fernando García Ramírez “Cómplices del terror” y concluir que su autor no acusó a La Jornada de cometer hechos delictivos ni de ser parte activa de las acciones de ETA, sino de cubrir las noticias referidas a esta banda con simpatía. Por ello, la Corte concluye que García Ramírez y Letras Libres tenían el derecho constitucional a emitir esta opinión, que la Corte ni comparte ni avala.

En Letras Libres pensamos que judicializar el debate intelectual es limitar seriamente la libertad de expresión, en cuyo caso la primera perjudicada habría sido, paradójicamente, la propia Jornada. Y por ello celebra que el máximo tribunal de la nación le haya dado la razón de manera legal, definitiva e inapelable.

Si te gustó, quizás te guste

"En Letras Libres pensamos que judicializar el debate intelectual es limitar seriamente la libertad de expresión"

Comentar ›

Comentarios (117)

Mostrando 101 - 117 de 117 comentarios.

Entonces en aras de la libertad de expresión, ¡a difamar se ha dicho!. 

Qué curioso, en La Jornada hay cientos de comentarios y en LL son 2 los comentarios con el mío... será que México ya está despertando???

Este 2011 La Jornada no ha dado una nota relevante que obligue a los demás periódicos a "colgarse de la nota" como se dice en la jerga periodística.
No considero a la libertad de expresión como un bien propiedad de los periodistas. La libertad de expresión es una garantía de todos los mexicanos, sin importar su nivel de educación, raza, religión, fama o fortuna.
La Jornada ya no es La Jornada de hace décadas. Que influía, denunciaba, criticaba y era líder de opinión. Era un lectura obligada en Monterrey a finales de los 80s y principios de los 90s. Yo lo compraba. Yo soy regio.
Es increíble que la nota de la portada de La Jornada sea La Jornada. Muy mal.
Como consumidores de periódicos no nos debe importar que problemas tienen para informar. Yo compro un periódico para estar informado, no para saber de los problemas del periódico.
Sucede igual con otros productos. Ve a la tienda y compras pan Bimbo, pero la publicidad de Bimbo no te dice que problemas tienen para producir pan. Nomás compras el producto y ya.
Así veo los diarios y revistas. Son empresas que se dedican a vender información. Y uno como consumidor decide que comprar. Porque hay periódicos deportivos, policiacos, financieros, políticos. Hasta periódicos, como La Jornada, que hizo un convenio con un periódico que es aliado del grupo terrorista ETA y fue denunciado por la revista Letras Libres.

Naturalmente que ve usted la información como algo que se vende y se compra y no como un derecho social, y naturalmente que no encuentra nada sustancialmente noticioso en el hecho de que se haya sentado jurisprudencia que permita que un medio acuse de delitos graves a otro sin que tenga la obligación de retractarse si no comprueba lo dicho.

Si ha leído la editorial causante del litigio, me parece muy difícil comprender cómo es que puede interpretarlo como una denuncia cuando evidentemente es un acusación visceral.

Siga, pues, comprando noticias, mientras otros tratamos de saber lo que pasa en el país.

Mario: la información es un conjunto organizado de datos procesados, que constituyen un mensaje que cambia el estado de conocimiento del sujeto o sistema que recibe dicho mensaje.

Los medios de informacion son negocios aqui y en Timbuktu

Sr. Marlon Orozco. Le informo que yo soy periodista. También consultor editorial. He asesorado periódicos en 10 estados del país y en otros dos países latinoamericanos. Fui reportero policiaco en Ciudad Juárez y fui uno de los primeros reporteros que denunció el caso de las Muertas de Juárez. Al principio era el Chacal del Cerro Bola y luego el Chacal de Ciudad Juárez, posteriormente Las Muertas de Juárez. Varios de mis compañeros reporteros fueron asesinados.
Me he puesto en peligro por informar.
La información es una necesidad para la sociedad y para el hombre. Pero no todos viven en la misma ciudad. Asesoré a un diario en Tijuana. La gente ahí vive tan lejos de la Ciudad de México y sus necesidades de información son otras.
También asesoré a otro diario en Palenque, Chiapas. Ahí las necesidades de información son otras.
Como las sociedades son diferentes también para cada individuo es diferente la necesidad de información.
Existen diarios deportivos que sólo hablan de fútbol e ignoran todo el deporte que existe en nuestro país. No está mal. Es una empresa periodística dedicada a vender información de fútbol. Yo no soy aficionado al fútbol así que no lo compro.
Hay revistas que narran la vida de los ricos. Como yo nunca salgo pues tampoco lo compro.
Desgraciadamente la información no es gratis. Nunca ha sido. Alguien tiene que pagar por esa información. Ya sea el gobierno, la publicidad o el consumidor final.
Y como no es gratis la información difícilmente hay alguien que pueda pagarla.
Si usted comprara todos los periódicos que se editan en el país pagaría más de 3 mil pesos diarios. La verdad nadie paga eso. Y son poquísimos los que compran dos diarios.
La revista Letras Libres le dijo algo a La Jornada. No pasa nada. Se imagina si vamos demando a todos los que nos digan algo.
Se imagina un árbitro demandando a los 100 mil aficionados que llenan el Azteca. Y vaya que un árbitro recibe insultos a su honor.
Si La Jornada no demanda créame que la gente ni se entera. Letras Libres no es la revista de mayor venta en el país.
Letras Libres contrató a su mayor publicista que es La Jornada.

Sinceras felicitaciones por saber cómo poner a cierta gente en su sitio con guante blanco Eduardo. Lo que más me gusto fue tu última linea: "Letras Libres contrató a su mayor publicista que es La Jornada". Durante los últimos dos, tres años había estado leyendo La Jornada de manera habitual, ahora con lo sucedido en la Suprema Corte descubrí el nivel de pseudo-periodismo que "La Stalinista... perdón, La Jornada" siempre ha ocultado. Agradezco a La Jornada por su estupenda y eficiente labor al promover la difusión de Letras Libres.

Gracias Alejandro por sus comentarios. Dice que ya no lee La Jornada ¿y ahora que diario lee?

Lo que es muy interesante de todo este proceso es que la gente ya no se deja engañar. Basta leer las opiniones que se vierten en este blog para darse cuenta que las personas son conscientes de la actitud facciosa de la SCJN. Usted presume de ser periodista, desgraciadamente ese curriculum que presume no se ve reflejado en el escrito que susctó toda esta polémica. Es claro para cualquiera que usted y su revista no más que una versión un poco más refinada de cualquier cómico de programa matutino televisivo.

Todo esto sólo corrobora la inexistencia de justicia en nuestro país. Y, por otro lado, no creo que Letras Libres vaya a despuntar a partir de esta "publicidad" que hace La Jornada, por el contrrario, ahora queda claro para todos que no son más que un muro en donde se genera el eco de voces intolerantes e intelectualmente deficientes.

Alejandro. Estoy totalmente de acuerdo con usted. En México existe una injusticia impresionante. Unos cuantos tienen mucho y muchos no tienen nada. Y la información también esta en poder de unos cuantos. Los periódicos, revistas, televisión, radio e internet necesitad dinero para existir.Y se necesita dinero para ver, leer y escuchar lo que los medios dicen. Es la realidad, comprar y vender información esta en manos de unos cuantos. Y supongo que usted es de los privilegiados en México que puede pagar esa información y más, puede opinar. Situación que no pueden todos los mexicanos.
Y también estoy de acuerdo con usted cuando dice que Letras Libres no va a despuntar. Es cierto. Este litigio no genera ventas de ejemplares. Ni para La Jornada.
Fue un pleito de comadres, entre intelectuales si usted quiere, pero pleito de baja calidad a fin de cuentas.

De nueva cuenta enhorabuena por tal resolución de la Corte en favor de Letras Libres, pues representa un triunfo para la democracia, la libertad de expresión y para la prensa libre. Felicidades a Enrique Krauze, Fernando García Ramírez y a todos los colaboradores.

Si, supongo que celebrar la libertad de unos pisando la de quienes tienen criterios distintos es un gran logro. Felicidades por el mundo perfecto de Letras Libres...

¡Bravo! ¡Felicidades!

¡Sí-se-pudo, sí-se-pudo!  ¿Qué?

Quizás esto:

La Suprema Corte de Justicia de la Nación dio luz verde a los ajusticiamientos mediáticos al declarar ayer que "el derecho a la libertad de expresión debe prevalecer sobre el derecho al honor". Los publicistas afilan sus armas.

 

¿O esto?   No fue el último comentario, tempotalmente hablando. Pero totalmente de acuerdo con su contenido.

¡Enhorabuena!

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación