Sobre el litigio promovido por La Jornada contra Letras Libres

 

A la opinión pública

México DF, a 24 de noviembre de 2011

 

Como es del conocimiento público, ayer, la sala primera de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, falló a favor de Letras Libres por cuatro votos contra uno en su litigio de más de siete años con La Jornada. El fallo es definitivo e inapelable, por lo que el caso ha terminado en términos jurídicos.

Esta histórica sentencia no solo cierra definitivamente el litigio promovido por La Jornada contra Letras Libres, sino que sienta jurisprudencia sobre un hecho importante y notorio para la salud democrática del país. Contra lo que ha dicho La Jornada, la Corte no avala la “ley de la selva”. La garantía constitucional del derecho al honor sigue obviamente vigente. Lo que aclara es que un medio de comunicación escrito puede criticar la línea editorial de otro medio de comunicación escrito sin que éste demande como un simple particular que defiende su honor. Es decir, que cuando se encuentran en colisión estos dos derechos fundamentales, se debe privilegiar el derecho a la libertad de expresión. Al mismo tiempo, la sentencia aclara que no se trata de que en el futuro, demandas análogas tengan la misma resolución en automático. La Corte da su fallo favorable en este caso concreto, tras estudiar palabra por palabra el texto de Fernando García Ramírez “Cómplices del terror” y concluir que su autor no acusó a La Jornada de cometer hechos delictivos ni de ser parte activa de las acciones de ETA, sino de cubrir las noticias referidas a esta banda con simpatía. Por ello, la Corte concluye que García Ramírez y Letras Libres tenían el derecho constitucional a emitir esta opinión, que la Corte ni comparte ni avala.

En Letras Libres pensamos que judicializar el debate intelectual es limitar seriamente la libertad de expresión, en cuyo caso la primera perjudicada habría sido, paradójicamente, la propia Jornada. Y por ello celebra que el máximo tribunal de la nación le haya dado la razón de manera legal, definitiva e inapelable.

Si te gustó, quizás te guste

"En Letras Libres pensamos que judicializar el debate intelectual es limitar seriamente la libertad de expresión"

Comentar ›

Comentarios (117)

Mostrando 51 - 100 de 117 comentarios.

Sr. Moyson:El Sr. Krauze se rasgaba y se rasgara todas las vestiduras que le den la gana en la prensa,no demandando a quienes lo califican, como Ud. lo hace, de elitista,racista o clasista,sin mas fundamento,precisamente que aquel que critican del Sr. Krauze,con  base en el  racismo y la critica a sus convicciones politicas,lo cual,esto ultimo es valido, y si encuentran,como insinuan  algunos colaboradores de La Jornada,indicios de ser agente del Mossad,la CIA o la KGB,pues con analisis serios traten de demostrarlo,le aseguro a Ud. que el Sr. Krauze,sabra responderles y ponerlos en ridiculo, dentro de la prensa, no con demandas estupidas,impropias de un medio que debe defender(en base a tantas noticias tendenciosas que publica todos los dias) la libertad de prensa como medio de sobrevivencia de  su propio periodico.

Este lío ha llegado a parecer pelea de vecindad. Siempre será bienvenida la protección a la libertad de expresión pero en el texto de Fernando Gacía Ramírez nunca leí una prueba en contra de La Jornada. Expresó una interpretación, mas no expuso una investigación (o no vi su análisis de contenido, ni me enteré del método que usó el autor). Yo también podría emitir muchas suposiciones que tengo, pero no es lo mismo hacerlo con mis amigos en mi casa a nivel de charla que en una columna de una de las revistas más importantes del país. Y lo peor es que la solución se dio a meses de elecciones. Ahora falta ver cuántos editorialistas de otros medios toman la bandera que ondeó la SCJN y comienzan a descalificar a candidatos, medios o público sin ningún fundamento, ¿qué harán esos editorialistas o columnistas después de esta resolución?, se esconderán en las faldas de una libertad de expresión irresposable.

Ahora, La Jornada tampoco es una perita en dulce, no por nada algunos le decimos La Cornada. Pero esto sólo nos debe dejar la lección como lectores de no creernos todo lo que leemos a la primera, así sea en Letras Libres o en La Jornada.

Hugokoatl: Aqui mismo en el Blog de Letras Libres podrá encontrar un texto llamado ¿Por qué escribí Complices del terror? No sea perezoso, tómese su tiempo y lealo, no opine por opinar, infórmese bien antes de escribir. 

Sr. García:

 

Si su editorial original se defendiera por sí sola, no tendría que escribirle una justificación. Ridículo escribir un texto para justificar por qué se escribio el anterior.

La disyuntiva de comprar Tv notas y letras libres se ha hecho más sencilla... "TV Notas ¡ahí te voy! (opto por el periodísmo "serio")

JA Baval: Es probable que lo que se escriba en Letras Libres no lo entiendas y que TV Notas está más cerca de tu nivel de comprensión. Que te aproveche.

No entiendo el motivo por el cual las cosas llegaron a tales extremos: si la opinión que expresó Letras Libres no era del parecer de La Jornada, hubiera bastado con que ésta aclarase puntualmente su posición utilizando su derecho de réplica y editoriales.

Ojalá se tiendan la mano La Jornada y Letras Libres.

La única manera de poder entender la razón de lo ocurrido es estar consciente de la hipocresía y doble moral imperante en La Jornada, su intolerancia contra aquellos que no comparten su ideología resulta de corte Stalinista. Lo curioso es que dicha publicación cuenta con un grupo de fanáticos que la apoyan a capa y espada sin darse cuenta de la falta de sentido en sus juicios y observaciones. Primer y más importante sagrado mandamiento de La Jornada y sus seguidores: "Calumnia a todos quienes no compartan tus ideas pero quéjate amargamente ante la autoridad si te sientes difamado. Si la autoridad no te concede la razón entonces desde tu infantil arrogancia descalifícala por promover la ley de la selva".

Creo que Saúl López Noriega lo plantea claramente aquí http://eljuegodelacorte.nexos.com.mx/?p=1579

Explica claramente que los poderosos (quienes son dueños de los medios de comunicación masivos) tienen puerta abierta para tirar la cargada contra quien les incomode.

No veo que tu artículo recomendado intente con argumentos vendernos la idea del porque la corte escogió bien.

Lejos que darles una lección a los medios, les esta afilando las navajas, y contrario a lo que dice ese intelectual hip..., que peligrosa una decisión como esta en un régimen corrupto como el de México.

Si tuviera una revista diría que la línea de Letras Libres es racista y elitista.

Ah, pero no los estoy acusando de ser racistas o elitistas, eh.

Solo me expreso libremente.

 

Utilizas tu libertad para decir estupideces, qué pena.

¿Quién fue el primero que dijo estupideces? Fernando García Ramírez, y luego se escuda en la tan manoseada "libertad de expresión". Jajaja, cosas de la "estupidez".

Andres:no te preocupes por decir lo que quieras,de aqui no partio la demanda,preocupate por lo que digas de La Jornada,esos si demandan.

 

Uuuy Andrés, la de Javier Garza dolió. 

Bravo Javier, que gran respuesta, con gracia, brevedad y razón a la vez, difícil combinación en un argumento.

Me hubiera encantado ver la cara de la contraparte en un debate abierto.

El ingeniero Krauze se notó muy conciliador en la entrevista rediofónica que le concedió a Carmen Aristegui, habló de desterrar el odio e incluso citó a AMLO y su nueva propensión al "let´s make love not war", algunos le creen a AMLO, otros no, y la misma duda me queda con las intenciones de enrique krauze, si de verdad cree en la concordia, por qué permitió que de las páginas de su revista saliera una calumnia tan grave y, aun peor, por qué el calumniador no presentó una denuncia formal ante las autoridades, era su deber cívico . No sé si el fallo de la SCJN haya sido justo, lo que sí sé es que ese organismo ha fallado mucha veces a favor de los poderosos y su marionetas. También sé que la jornada los ha balconeado por sus sueldos obscenos, lo cual no ha sucedido (quizá me equivoco) aquí, en las páginas de letras libres.  

Estimado "dust": Lo que resulta realmente obsceno es la hipocresía de La Jornada: se la pasan todo el santo día inventando, mintiendo, difamando en sus artículos y a ellos ni quien les demande ni diga nada... colgados del server de la UNAM que es pagado con los impuestos de TODOS nosotros, con impuestos pagados por la gente que ellos odian, es decir, por todos aquellos que no comulgamos con su doble moral.

Bueno, don Alejandro, en lo que a mí respecta, estoy de acuerdo en que a La Jornada le permitan utilizar ese server comprado con mis impuestos; en todo caso, habría que hacer una encuesta para saber cuántos estamos de acuerdo en este asunto, ¿no cree? Por otro lado, tampoco tengo ningún inconveniente en que la propaganda oficial, donde va parte de mis impuestos, aparezca publicada en Letras Libres y en La Jornada, yo leo ambas publicaciones. Si el periódico en cuestión difama y miente, los afectados (¿es usted uno de ellos?) son libres de interponer una demanda, ¿no cree? 

Dust, estás equivocado. Yo no calumnié a nadie. Es problema de no saber leer, o de leer torpemente. Yo critique la línea editorial de La Jornada por su simpatía y apoyo a ETA, no los acuse de ser terroristas. Y no los denuncié, hice algo mejor: los exhibí. He revisado y luego de mi artículo comenzaron a variar su posición editorial, matizandola respecto a ETA. Lo celebro. Siete años de pleito judicial valieron la pena. Mi artículo cumplió su cometido.

Sr. Garcia Ramirez,

Todo lector informado reconoce que Usted no calumnio a nadie en su texto de Marzo del 2004. Usted dice bien, critico y exibio a La Jornada como lo que ellos son, como ya lo habia observado antes Savater y muchos, miles de lectores mas hemos observado la linea editorial de La Jornada y sus textos que simpatizan abiertamente con grupos violentos, que ojala dedicaran unas lineas de simpatia tambien esos pueblos que sufren el azote del terrorismo como Colombia y España.

En estos siete años nos ha quedado claro a todos que los unicos que han difamado son los articulistas de La Jornada con todo clase de invectivas contra su persona, con Letras Libres y contra Enrique Krauze, pero esas invectivas y bajezas inpropias desmeritan mucho mas a los propios articulistas de La Jornada que "en defensa" de su casa editorial, es a su propia institucion a la que deshonran y ofenden con sus escritos cargados de odio, como los que todos tuvimos oportunidad de leer en dias pasados acusando a Enrique Krauze de trabajar para el Mossad.

Es un hecho que existe una campaña de linchamiento de ese influyente diario hacia Usted, Letras Libres y Enrique Krauze que es inadmisible en un pais libre y democratico.

Pero tambien hay gente consciente de ello y que no estamos dispuestos a darles un pase libre a la infamia. 

En un blog que compartimos algunos amigos y un servidor, tenemos a bien hacer valer nuestra opinion al respecto y denunciar el acoso periodistico contra su estimada casa editorial y su director.

Le felicito en nombre de ellos y de un servidor, hay lecciones que son de por vida y esperemos que esa sea una de ellas para todos aquellos que valoramos nuestras libertades mas preciadas.

Saludos Cordiales

Lllamando a doña Luisa (Luis A.) Navarro:

 

¿Qué espera usted para venir a decargar contundentemente su perfumado abanico contra la testa de este informado lector, vocero de sus cuates (de los de él y de los suyos de usted), por exibir su inpropia ortografía?  Ya sé: sólo los léperos comunistoides (socialistoides) merecemos ese trato.

 

PD 

ya no sé a quiénes obedece Krauze, o si tan sólo interpreta sus deseos: ¿la CIA?, ¿el Estado español?, ¿la plutocracia mexicana?, ¿la mafia cubana de Miami?, ¿el Mossad israelí?, ¿la Internacional liberal de tolerantes que integran terroristas cubanos como el colaborador de Letras Libres Carlos Alberto Montaner, y preside el eurodiputado holandés Hans van Baalen, ex militante uniformado de la organización neonazi Nederlandse Volks Unie (NVU)?

 

José Steinsleger, La Jornada 22-XI-11

No lean torpemente (García Ramírez dixit): nadie acusó a Krauze de trabajar para el Mossad.  El escritor no se refería a la primera acepción del verbo obedecer (cumplir la voluntad de quien manda), sino a la segunda (Dicho de un animal: ceder con docilidad a la dirección que se le da). Bla, bla, bla.

calumnia.

(Del lat. calumnĭa).

1. f. Acusación falsa, hecha maliciosamente para causar daño.

2. f. Der. Imputación de un delito hecha a sabiendas de su falsedad.

 

Fernando, quizas, muchos no tengamos el mismo punto de vista sobre estos eventos, quizas nuestra perspectiva sea diferente. Lo anterior no significa que alguien que no este de acuerdo contigo NO SEPA LEER, O LEA TORPEMENTE.  Desde tu punto de vista hiciste un acto heroico que tus colegas por supuesto defenderan hasta la muerte. Sin embargo, desde el punto de vista de muchos otros, no fue mas que una vulgar calumnia. Y en ambos casos no se trata de ver quien tiene la razono o la verdad, sino de la libertad de todos y cada uno de decirlo. Que no fue lo que dijo tu jefe Krauze con Carmen Aristegui? o me vas a decir que yo NO ESCUCHO BIEN, O ESCUCHO TORPEMENTE?

Francisco,

Siento disentir. Pienso que para ser justo tambien deberias haber incluido el significado tambien de Critica: f. examen y juicio acerca de alguien o algo y en particular, el que se expresa públicamnete sobre un espectacúlo, un libro, una obra artística, etc. , como para poder confrontar los terminos correctamente y entender sus alcances. 

El texto original de Fernando Garcia no precisa ciencia espacial para leerlo y entender su contenido, es menos de una hoja completa, tamaño carta, con alrededor de trescientos cincuenta palabras.

Esto escueto texto, objeto de juicios y amenazas y campañas de odio de parte de La Jornada, pues ya fue examinado por abogados y jueces en multiples ocasiones, y los magistrados de la Suprema Corte, volviendolo a leer de nuevo, no encontraron difamacion o motivo de daño moral alguno, si solamente lo que es, una CRITICA libre y precisa. 

 

Te saludo respetuosamente.

Me parece que las acusaciones contra el diario La Jornada son muy claras en el artículo publicado en Letras Libres. Y por lo claras que son, son acusaciones muy graves. En mi opinión siento que fue un grave error que no se atrevieron a reconocer en la revista. Todos nos equivocamos mas de una vez en la vida. Creo que debieron buscar la solución a este delito de difamación con la manera mas simple y humilde que era retractarse y pedir una disculpa. Esa es la forma de reparar el daño en la ley mexicana, en respeto justamente de la libertad de expresión, nadie se va a la cárcel por este delito. Vemos desgraciadamente que con la decisión en la Corte, la ley en este país no existe, continúa en el papel.

Y por ello (LL) celebra que el máximo tribunal de la nación le haya dado la razón de manera legal, definitiva e inapelable.

 

Que el máximo tribunal no le haya dado la razón a La Jornada, no equivale a que le haya dado la razón a Letras Libres.  La Suprema Corte hizo algo mucho peor, a juzgar por lo que se desprende conmovedoramente de las juiciosas opiniones de varios participantes a los que se les brinda generoso espacio para opinar en este blog.  Al respecto, el Ingeniero Krauze no puede aducir odio indiscriminado hacia su persona o la publicación que dirige.  Los señalamientos, al menos los que se han publicado, son comedidos, respetuosos, meditados.  Varios lectores le ofrecen, le ofrecemos la oportunidad de que matice su posición, más allá del mantra de la libertad de expresión.  ¿Nos quedaremos esperando?  ¿Podrá más la soberbia?

Generosa fruta seca bla, bla ,bla.

Le recuerdo que Instituciones democráticas como la SCJN , enuncian sentencias razonadas en juicios jurídicos  "" maestro Li "" ; no se haga bolas , parece párvulo de secundaria nocturna . 

 

Saludos cordiales.

 

 

Asombrosa su opinión, de altos estudios, sobre los juicios jurídicos (sic), emitidos por unos... jueces magistrados (no todos).  ¿Y?  ¿Qué tiene que ver con la opinión pública?  Las leyes cambian con los tiempos (la de Imprenta no debería ser una excepción; quizás en su tierra aún se siga a Hammurabi; no me extrañaría, por sus afinidades ciano-josefinísticas).

 

Generosa  fruta  seca , bla , bla, maestro Li , arriba y adelante : el juicio en su modalidad jurídica , distingue a la razón de la sandez. En el caso de LL Vs La Jornada , la SCJN falló a favor de la revista de manera inapelable, inatacable y por goleada ( 4 a 1)  sustentada en leyes inmutables a manera del código de Hammurabi  que proporcionan  estabilidad y certeza  jurídica a nuestro sistema judicial actual  ; de no ser así , estaríamos entrampados  en aquella querella del 2006 que tanto daño nos hizo  y que afortunadamente sacó adelante  con mucha sensatez , Luis .C .U.

PD.Su candidato ocupa el último lugar en las encuestas , será por su claridad de pensamiento , palabra  obra  y certidumbre... y conste que Doña Josefina todavía ni se postula. 

PD. Lo invito a estudiar con los jesuítas , descubrirá la riqueza moral de las nórmas de convivencia humana más simples .

Saludos.

 

Lo que más me conmueve son esas "atildadas" nórmas (sic) de convivencia que transmiten los jesuitas.  A mí en las escuelas laicas sí me enseñaron a acentuar.  Por los actos y sin razones (sinrazones) como las de usted y sus correligionarios (partidistas y clericales), el candidato de la mayoría de los mexicanos (hasta ahora) es un simpático copetón.  Siga así.

Coqueteo.

Y no vacila con la regresión . ¿ Su afiche lo exhibe como simpatizante del copetón del edomex ? O será su nostalgia de los años ochenta.

 

PD: la sílaba tónica de laica está en la antepenúltima sílaba , aplauda y verá  ( no corra al PANhispánico  que tanto le gusta )

 

Saludos y ... ¡ Arriba y adelante ¡

Sería bueno que esos lectores tan comedidos (incluido usted, por supuesto, que siempre vierte opiniones respetables y razonadas en los foros de LL) también fueran a pedir moderación y respeto a los columnistas de La Jornada, a ofrecerles la oportunidad de matizar su posición; ya sabe, Ackerman, Córdova, Hernández y compañía, los "ultras" que escriben en ese diario. Sospecho que si así lo hicieran, los "jornaleros" no los escucharían, pues en incontables ocasiones han manifestado su oposición a cualquier tipo de concesión o compromiso, y han llegado al grado de llamar "colaboracionistas", con la horrorosa connotación histórica que tiene ese término, a quienes se han atrevido a dialogar con el "enemigo" (el caso de Javier Sicilia, quien fue vilipendiado por varios articulistas de ese periódico por atreverse a conversar con FCH, es sólo el más reciente). Ojalá que lo hagan, para ver si les publican los comentarios y si les responden los articulistas. 

Cada quien es libre de acudir a donde prefiera.  Si aprecia usted alguna bondad en ir a comentar a La Jornada, ¿qué lo detiene?  Sería bueno...  ¡Síganlo los buenos!

Caramba, don Liborio, yo lo imaginaba más dialogante. No lo insulté ni le dije alguna cosa infundada. Lo único que sugerí fue que juzgara con la misma vara y actuara enconsecuencia, como usted mismo se lo exige a Guillermo Sheridan (con cierto grado de razón, creo) y a varios participantes de los foros de LL. Sugerí que le pidiera la misma moderación y sensatez a la otra parte del litigio de marras, pero al parecer la tolerancia, la prudencia, la congruencia y el diálogo se pregonan voz en cuello, pero a la hora de la hora sólo se le exigen a los que no comulgan a pie juntillas con la línea editorial de La Jornada y con el ideario político de AMLO. ¡Vaya cosa! 

Curiosamente, la razón por la que no comento en los dizque foros de La Jornada es porque se ejerce una marcada censura en contra de las opiniones que difieren de lo que parece ser dogma de fe en ese diario, y  porque los comentarios que sí se publican son, en su mayoría, insultates y poco razonados. ¿Será esa la misma causa por la cual usted prefiere andar por estos pagos, a pesar de la manifiesta desazón que le provocan las personas que aquí publican? 

Don Roberto:

 

Usted hizo una sugerencia libremente y yo libremente la rechacé.  Dígame, ¿por qué debo yo pedir moderación y sensatez a La Jornada?  No caiga en falacias.  Un comportamiento condenable en un adversario no justifica desviaciones en el comportamiento propio:  Las calumnias que yo levanto son acceptables, porque al que calumnio lo hace todo el tiempo.  ¿Le parece bien?  Para mí la discusión se debe centrar en tres temas: 1) ¿Fue veraz lo que escribó García Ramírez? 2) ¿Fue correcto, o eficiente, o adecuado el mecanismo empleado por La Jornada para buscar satisfacción a lo que consideró una ofensa a su reputación? y 3) ¿Cuáles son las implicaciones del fallo de la Suprema Corte?  Varios opinantes se han colgado del tema no para tratar de hacer luz, sino para golpear a La Jornada.  Yo no tengo nungún interés en hacerlo, ni en discutir los vicios del diario (o de Letras Libres, que los tiene).  No todas las personas que aquí publican me causan desazón.  Ocasionalmente disfruto mucho leyendo la revista que dirige el Ingeniero Krauze.  Y cuando sucede, así lo manifiesto.  Pero no tolero lo que creo que es mentira,  aunque sé que a veces es díficil establecer de manera inequívoca cual es la verdad.  Saludos

Don Liborio como siempre, con sus comentarios y argumentos de párvulo...

Y los de usted, don Alejandro el Canadiense (o ex-), son de una originalidad de Groundhog Day o 50 First Dates...

Letras Libres muy claro lo dice: "...cubrir las noticias referidas a esta banda (ETA) con simpatía". La credibilidad ya no la tienen y no se las restaurara un tribunal calderonista. La credibilidad ante los lectores mexicanos tampoco se mide en cuanto presupuesto subrogado les da el calderonismo... se acerca el fin del subsidio para letras libres mientras La Jornada seguira.

Lamentablemente se sienta un mal precedente: siete años, siete años en los que se solicitaba la comprobación de la imputación o la rectificación y nunca llegó, es una pena.

Es una tontería lo que usted dice, ¿por qué habríamos de rectificar si lo que sostuvimos era verdad? Y por decir la verdad La Jornada me quiso privar de mi libertad. Afortunadamente La Jornada perdió y ganó la sociedad en su conjunto.

Considero que cuando E. Krauze se refiere a La Jornada  como "diario estalinista" o usted califica a ese mismo periódico de tener actuaciones "tristes y vergonzosas" sí se trata de un ejercicio de libertad de expresión, porque hacen un señalamiento a una conducta que para ustedes es reprobable. Pero tildar a La Jornada de entidad "cómplice del terror" y de estar  "al servicio de asesinos"  es imputarle a ese diario -aun sea involuntariamente o producto de un recurso literario como la hipérbole-  conductas ilegales.

Hay una gran diferencia entre  criticar e incriminar. La decisión de la SCJN, creo yo, no hace esa distinción, y es por ello que, a mi parecer, la sociedad no gana mucho con la resolución.   Y, además, me parece tristísimo que  cuando alguien en este foro le manifiesta sus desacuerdos de inmediato usted responda majaderías como: "qué pena que usen su libertad de expresión para decir tonterías" o "es una tontería lo que usted dice". Espero no recibir ese trato. 

jajajaja ¡claro! ganó la sociedad, creeme que las comunidades marginadas sienten un gran alivio de esta resolución, vamos y revisemos el caso del twittero no te cree eso de  libertad de expresión, las infamias, y nada a 3/4 es un entero, y me refiero a la verdad.

Lamantable la decisión de la Corte, pero aún más lamentable que no acepten el error que cometieron. Tan secillo que sería que se disculparan y tomaran nota que la descalificación sin pruebas habla mal y muy mal de ustedes. No es un pleito entre "buenos y malos", es asunto de tener estatura ideológica, que si bien se puede estar de acuerdo o no, para eso son los opiniones y la famosa libertad de expresión, pero la descalificación a ultranza remite a cometer lo mismo que se critica.

Si bien la Corte ya falló, el descrédito público, años después de cometido el agravio vuelve a pegar, y pega doble, en las redes, en la mayoría de la opinión pública ustedes perdieron, y perdieron por soberbia.

Con poco de humildad señores de LL, de verdad, -un poco, no mucha porque se entiende que es mucho pedirles en ese terreno-, pero con un poco de humildad y unas frases más o menos acomodadas que los hicieran reconsiderar sin embarrarse tanto y que salieran más o menos airosos, ustedes hubieran ganado tal vez un poquito de lectores que hace mucho dejaron de leerles.

Es lamentable que el litigio entre su revista hereredera de la Revista Vuelta y La Jornada, conlleve al abuso al

derecho de la libertad de expresion y de paso  el ilustre nombre de Octavio Paz. De plano lamentable.

RARAMENTE SOY LECTOR Y DE PLANO NO SOY SIMPATIZANTE DE LA JORNADA, SIN EMBARGO LAMENTO EL DESENLACE DEL LITIGIO. SI LAS ACUSACIONES DEL ARTICULO QUE ACUSO ABIERTAMENTE A LA JORNADA COMO COMPLICES DEL TERRORISMO SON CIERTAS, ¿PORQUE NO PROBARLO? ¿NO REDUNDARIAN DICHAS PRUEBAS EN LA CREDIBILIDAD DE LETRAS LIBRES? LEJOS DE CELEBRARLO, PIENSO QUE ESTA REVISTA PIERDE. LEJOS DE GANAR LA LIBERTAD DE EXPRESION, SE LEGITIMA LA DESCALIFICACION PARA SOFOCAR LA CRITICA Y LA LIBRE EXPRESION. POR EJEMPLO A MENUDO SE ME TILDA DE SER COMPLICE DEL NARCO EN LOS FOROS EN LOS QUE SE ME OCURRE CRITICAR LA CALAMITOSA LUCHA PRESIDENCIAL CONTRA EL NARCO. AHORA SE ME PUEDE ACUSAR DE TERRORISTA CON LA MISMA IMPUNIDAD. ESTA, LA IMPUNIDAD VERBAL, ES LA QUE HA GANADO.

Estimado Hugo:suponiendo que yo diga que eres un narco porque considero que en tus escritos defiendes al narco,tendrias razon en demandarme por difamacion.Si en cambio yo digo que pareciera que defiendes al narco,no podrias demandarme, porque no lo estoy afirmando, simplemente estoy diciendo que defiendes con ahinco algunas posiciones y especulo entre otras posibilidades la eventualidad de que debido a tus posiciones, pudieras favorecer los intereses del narco.Mas aun, si hiciera un analisis, en el cual,de manera completamente veraz,me doy cuenta que hay testigos de que tienes amigos en alguna organizacion criminal,hiciste un contrato con un diario que se cerro por comprobarse que se nutria con dinero del crimen organizado,si al mismo tiempo, en ese mismo diario se critica en forma feroz a un juez que es el terror de los criminales y en ese diario suponiendo que hayas sido parte importante, se dedica a defender narcos. No podria yo decir que por los analisis y las tendencias,las investigaciones y la logica que trabajas o trabajaste en un periodico que protegia a la mafia?Que la linea editorial de ese periodico es de proteccion hacia alguna organizacion criminal e inclusive senalar lo que se investigo respecto a tus actividades?

En La Jornada, uno de sus editorialistas escribio que el Sr. Krauze era agente de Mossad,la policia secreta Israeli,sin siquiera un analisis que lo soportara,en este caso,Deberia el Sr. Krauze demandar a La Jornada?Porque en este caso,no es entre publicaciones , es un senalamiento a un particular. O eres de la opinion,de lo que no se vale en unos casos si se vale en otros?

La prensa debe ser la prensa,debe de tener responsabilidad de no acosar a inocentes y de tener que comprobar sus dichos,cuando en forma contundente acusa a alguien en particular o a instituciones fuera del medio periodistico(esto lo digo,a sabiendas de que si pueden demandar a un medio,moralmente no deberian)que no tienen una prensa para defenderse y si no es muy grave,no deben hacerlo desde otros poderes,aunque tambien,pueden hacerlo.

Un ejemplo:hace poco se insinuo(no se afirmo) desde un medio masivo de comunicacion, que el presidente de la republica era borracho y que tenia que explicar este rumor.Aun cuando no hay una afirmacion implicita,se provoca un dano moral al presidente.Se demando por dano moral? Claro que no,Se explico por medio de voceros por parte del gobierno que no era cierto? Asi se hizo.

Si por ejemlo yo dijera que mi opinion personal es que amlo es un inculto y un mentiroso y un mal politico. Estaria violando la ley?.

Señores de Letras Libres:

Disculpen, pero, ¿cómo es que se mantiene vigente el derecho al honor y si al mismo tiempo se dice que la libertad de expresión siempre debe prebalecer? Lo que aquí escriben supone también que el "honor" es un patrimonio exclusivo de las personas físicas, ¿es así?

Dicen ustedes que «tras estudiar palabra por palabra el texto de Fernando García Ramírez “Cómplices del terror” y concluir que su autor no acusó a La Jornada de cometer hechos delictivos ni de ser parte activa de las acciones de ETA, sino de cubrir las noticias referidas a esta banda con simpatía»; pero, ¿qué, si no una acusación es lo que se lee enseguida?: «[La Jornada es] una variante escrita de la lucha terrorista contra la ley. La Jornada al servicio de un grupo de asesinos hipernacionalistas. Así se practica todavía el periodismo en México, espero que no por mucho tiempo».

Letras Libres hace defensa de la libertad de expresión cuando se trata de sus editoriales, y, ciertamente, ¿cuál sería razón para callar a alguien si las palabras sólo se confrontan con palabras?. Pero García Ramires, en su artículo, primero celebra que un juez español haya cerrado un diario (Egin), luego apunta que tiene intenciones de cerrar a Gara también, para después esperar que el tipo de periodismo que practica La Jornada no se siga practicando por mucho tiempo. Insinúa también que el convenio con Gara implica que el diario mexicano someta su línea editorial a la del primero, afirmación ésta, a más de desproporcionada, carente de toda consistencia lógica.

Es muy grave acusar a algún diario del delito más cruentamente perseguido en estos días, más carente de garantías de sometimiento al debido proceso. García Ramirez deduce del hecho de que alguno o algunos editorialistas de La Jornada no estén de acuerdo en que el juez Garzón ande cerrando diarios y quiera extender la su jurisdicción española hasta México o con que la gente sólo vea el horror y la muerte injustificada que causa ETA (cosa que sí han denunciado en muy varias ocasiones), sino que sepa cuál es el pretexto y, así, pueda tener una perspectiva de lo que pasa con cada una de las partes; deduce de eso --decía-- y de un acuerdo editorial con un diario perfectamente legal aún hasta ahora que La Jornada de hecho forma parte de la lucha terrorista contra la ley como una variante escrita (palabras textuales) y que está al servicio de un grupo de asesinos. Acusación no probada. Qué lastima que se haya llevado a juicio y que se haya sentado una jurisprudencia tan grave, dadas las asimetrías de influencia y protección oficial que impera en el medio periodístico mexicano.

La demanda era sencilla: o presentan pruebas que sostengan lo dicho o se disculpan por una acuación falsa: "No", dice Letras Libres; "no" dicen los jueces. Entonces, ¿qué?.

o sea que calumniar y llamar a alguien proetarra sin pruebas está bien porque es una "discusión intelectual"; ustedes ganaron porque nuestra ley de medios impresos data de la época de Carranza y se presta a la ambigüedad e interpretación, pero nada más. Ustedes no tienen la razón. Simple y sencillamente se pasaron de la raya, en un país medianamente democrático las leyes los hubiesen obligado a retractarse

toma eso la Jornada!!

Enhorabuena y festejo con Uds. la libertad de expresión. El sólo hecho de molestarse en un litigio de esta naturaleza, desnuda la intolerancia de la Jornada hacia quien o quienes piensan distinto de ellos.

Es el colmo. ¿De verdad sabes lo que estás celebrando?

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación