Racismos convergentes

En las semanas recientes hemos atestiguado la reaparición de un antiquísimo prejuicio que, al menos en México, creíamos desacreditado. Me refiero al antisemitismo que –como casi todo mundo sabe y entiende– es un término acuñado en Alemania en 1879 y que se refiere al odio contra los judíos. El hecho ocurrió en ambos extremos del espectro ideológico. Por una parte, Reporte Índigo, Carmen Aristegui y Reforma destaparon la cloaca de una secta filonazi llamada “México despierta” incrustada en las altas esferas del gobierno de Calderón. Y, paralelamente, en el Twitter, una campaña denominada #EsDeJudíos se volvió trending topic.

La judeofobia (como la llamó Granados Chapa) es una vieja costumbre de la derecha mexicana, sobre todo en el occidente del país, cuna de muchos criptojudíos virreinales cuyos descendientes se volvieron –literalmente– “más papistas que el Papa”. En tiempos porfirianos (según ha explicado Claudio Lomnitz), los diarios católicos, inspirados por el Caso Dreyfus, atizaron sentimientos antijudíos. En los años treinta, la discriminación derivó en actos aislados de persecución contra pequeños comerciantes en el centro de la ciudad de México, encabezados por grupos fascistas llamados “Camisas Doradas”. En 1940, fue triste ver a José Vasconcelos –el maderista, el ministro de Educación, el demócrata del 29– dirigiendo la revista Timón, pagada por la embajada nazi. Al mismo tiempo, el sinarquismo y el PAN dieron amplias muestras de odio y discriminación religiosa y racial contra los judíos, haciéndose eco de las enseñanzas de Charles Maurras en Action Française. Y en los cincuenta, comenzó a circular, prologado por el propio Vasconcelos, el libro Derrota mundial, que sigue vendiéndose mucho. En el último medio siglo, parecía que la pasión antijudía de la derecha había atenuado, pero lo cierto es que sigue ahí. El actual dirigente del PAN en el Estado de México, Oscar Sánchez Juárez, se ha declarado admirador de Hitler. Y las revelaciones sobre los funcionarios filonazis del pasado gobierno no dejan lugar a dudas: el PAN es un partido esquizofrénico: mitad democrático, mitad fascista; mitad una urna, mitad un yunque.

Que la derecha extrema sea filo nazi y antijudía no sorprende, pero en los últimos años ha habido un desarrollo preocupante: un sector minoritario de la izquierda mexicana ha adoptado, en este tema, las posiciones iracundas y el crudo lenguaje de la extrema derecha. Es verdad que ya en los años treinta existieron en México corrientes de izquierda antisemita. De hecho, en el propio régimen de Cárdenas había personajes influyentes (Ignacio García Téllez) que bloquearon activamente la llegada de refugiados judíos de Europa. Pero en términos generales, nuestra izquierda se condolió de la tragedia de los judíos y los grandes protagonistas de la izquierda mexicana (por ejemplo José Revueltas) reconocieron siempre el aporte de los judíos al humanismo occidental y al pensamiento socialista. Por desgracia, ahora ese capítulo de comprensión se ha cerrado.

Ahora un sector de la izquierda exhibe abiertamente su antisemitismo mediante un artificio: su escudo semántico es la palabra "sionista". Deturpan a "los sionistas", no a los judíos, pero sus argumentos sobre la conspiración para dominar al mundo provienen de los panfletos antisemitas como los Protocolos de los Sabios de Zion.

¿Cómo explicar este nuevo antisemitismo de izquierda? Una parte de la explicación –solo una parte– está en el drama de Medio Oriente. La ocupación israelí de los territorios palestinos (ocupación que, a mi juicio, es enteramente ilegítima y reprobable) se percibe como un acto del que no son solo responsables los israelíes que votan por Netanyahu y los partidos de la derecha sino todos los judíos, que para el caso son homologados parejamente bajo el término de “sionistas”. Esa amalgama es falsa. No todos los judíos son israelíes, ni todos los israelíes han sido ni son sionistas (salvo en el estricto sentido de creer en el derecho de Israel a existir). Y mucho menos son sionistas los judíos que (por decisión libre o amor a sus propios países de origen o de adopción) nunca han considerado vivir en Israel.

Todas estas distinciones son claras para cualquier persona de buena fe. Quien lee el diario liberal Haaretz advierte que dentro de Israel existe una corriente crítica (ahora desgraciadamente minoritaria) adversa a la ocupación y a las operaciones militares en Gaza. Lo mismo cabe decir, para poner un solo ejemplo, de The New York Review of Books, donde varios autores israelíes (como David Shulman) o anglosajones de origen judío (como el finado Tony Judt) han escrito ensayos implacables sobre esos temas. Un sector amplísimo de los judíos estadounidenses de tendencia demócrata y liberal (la llamada J Street) es altamente crítico de los gobiernos israelíes y en especial del de Netanyahu. Todos ellos han propugnado por un Estado palestino que viva en paz con Israel, sobre fronteras cercanas a las de 1967, aunque desde luego ninguno abogaría por la desaparición de Israel que pregona Hamas.

Pero los fanáticos no entienden de matices ni escuchan razones. Para ellos todos los judíos son seres diabólicos. Todos: sin matices, sin excepción. La campaña en Twitter denominada #EsDeJudíos exhibió hasta qué punto ha calado en mucha gente joven (sobre todo de la izquierda, si vemos sus perfiles) la propaganda nazi. La campaña (basada en el desconocimiento de la historia o su banalización) no solo fue un acto tumultuario de discriminación sino algo más grave: casi una persecución virtual.

En lo personal quiero reafirmar que desde los tiempos de la revista Vuelta, en los textos que he dedicado al tema, he manifestado mi crítica a las corrientes de fundamentalismo nacionalista y religioso en Israel. En 1981 publiqué en Vuelta la carta del historiador Jacob Talmon contra Menachem Begin, donde profetizaba la tragedia que vendría con la ocupación. Nunca he cambiado de opinión. Rechazo esa política. Y Letras Libres tiene esa misma postura como puede verse en el número que dedicamos en febrero de 2009 a “Israel y la guerra en Gaza".

Igual que deploré siempre el antisemitismo de la derecha, deploro su aparición en la izquierda. La izquierda que Hitler masacró en toda Europa y en la Unión Soviética debería avergonzarse de legitimar a las voces del odio. Hitler estaría feliz de escucharlas, aunque, claro, Hitler despreciaba a las “razas inferiores”, mezcladas, mestizas, como la “raza” mexicana.

 

 

Comentar ›

Comentarios (32)

Mostrando 32 comentarios.

Muy buen articulo,no me hallo con la suficiente informacion o con el conocimiento para opinar al respecto a profundidad,pero agradesco por publicar este tipo de informacion.

A mi punto de vista la discriminacion no deberia de hacerce hacia ninguna persona,no deberia importarnos el color de piel,las creencias,es status economico o preferencia sexual,somos humanos y como tales ninguno de nosotros es perfecto cometemos errores y debemos hallar la manera de solucionarlos. Todo lo que hagamos deberia ser para nuestro bienestar y no para complacer o superar al de a lado.

Respeto las opiniones de todos y agradesco sus comentarios eh aprendido mucho de todos y cada uno muy buenas opiniones.

Como evitar ser antisemita, antimusulman, anticatolico, anticristiano, etc? Quizás leyendo artículos como este se conseguirá apaciguar los espíritus de rechazo y de odio. La historia probablemente podría darnos algunas lecciones sobre cual es el error y cual es el camino a seguir. Es suficiente para evitar la aparición de ese sentimiento "irracional" "inconsciente" que induce a pensar que es el otro que se equivoca y que nosotros estamos en lo cierto?  Que es el otro que no tiene el derecho de espacio de difusión de su pensamiento religioso u otro? Una cosa es cierta,el dialogo entre comunidades religiosas es cerrado, las certitudes de ambas partes dominan haciendo imposible la convergencia. Y el hombre que se cree "libre" donde se ubica en todo esto? Se le esta permitido ser un "anti" o no? El supuesto hombre "libre" abierto y tolerante también tiene sus ocultas certitudes hiper-cerradas, con tonalidades religiosas mezcladas a la de "libre-penseur". 

Los anti se justifican cuando hay una dominante(anticapitalista, anticatolico,antifascista,anticomunista,etc), no buscando la eliminacion del otro si no mas bien la conservacion o la creacion de un espacio de la diferencia que en lugar del otro domine.

....

Pregunta a Enrique Krauze ¿Hay judíos racistas? ¿Esos que todavía llaman shiksas a las mujeres gentiles? o ¿Ya desaparecieron?

Y por cierto, Guillermo, yo me casé con una mujer católica.

Espero que ella (su esposa) haya conservado su religión, y no se tuviera que convertir. Saludos.

Sí los hay, y  los desprecio. 

hitler con su racismo extremo e irracional al otro lado del muno,,, y de este, nos encontramos muchos pequeños hitler,por todos lados, el racismo en nuestra propia cultura, solo hay que observar como son tratados nuestros indigenas en los hospitales, centros comerciales, recreativos ,en la calle,etc... y quien los voltea realmente a ver? 

La enadis es buena fuente para dar contexto a esta discusión, me parece a mi:

http://www.equidad.scjn.gob.mx/IMG/pdf/ENADIS-2010-RG-SemiAccs-02-2.pdf

Y bueno, sin justificar los ataques idiotas que en efecto sufre la comunidad judía en México, sino al contrario, reconociendo que la encuesta no les representa probablemente porque es una comunidad demasiado pequeña, hay que observar que son las lesbianas, homosexuales, personas con VIH/SIDA, quienes tienen ideas políticas minoritarias y los extranjeros e inmigrantes quienes, al parecer, son más rechazados abiertamente. Sería interesante que incluyeran a los judíos específicamente a ver que contesta juan mexicano. En mi opinion, No nos sorprenderíamos (yo no), sino que confirmaríamos el sentido de lo que krauze aquí escribe.

Lo interesante del tema, para mi gusto, es que sin importar contra quien, la discriminación irracional (porque la racional es totalmente aceptable, siempre que pueda calificarse de tal), tiene la misma raíz humana y es esa, sin distingos, la que se debe atacar: es más fácil rechazar por tradición a un ser humanó, que intentar entenderlo como tal.

Tal vez no sea novedad encontrar entre los extremistas de cualquier tendencia política o religioso y aún entre supuestos "apolíticos", "agnósticos" o "ateos" discursos o acciones violentos en contra de algún grupo, en especial en contra de los judíos a través de los siglos.

Pero es curioso, muy curioso que muchos "creyentes" católicos (extremistas y aún los que no se consideran así) sean quienes hayan repudiado tanto a los judíos y a los israelitas cuando su fundamento religioso es la Biblia en la que puede leerse, en el Nuevo Testamento en libro a los Gálatas, en el versículo 3:28, lo siguiente:

No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús.

Y, aunque fuera solo por conveniencia, si en verdad fueran "creyentes", creyentes "piadosos". Hay otros pasajes en el Antiguo Testamento, como aquel en el que Dios habla a Abraham al respecto del pueblo de Israel:

Bendeciré a los que te bendigan, y al que te maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la tierra."(Gn.12:3),

o ese otro versículo en el libro de los Salmos:

"Orad por la paz de Jerusalén: Sean prosperados los que te aman."" (Sal. 122:6)

Cualquiera que se diga católico o cristiano no puede estar en contra de los judíos. Curioso que estos supuestos creyentes se aferren a ideas de repudio a ese pueblo que sus supuestas creencias mandan amar y bendecir. Curioso que estos creyentes tan supuestaamente creyentes o tan supuestamente católocos como aquella reina Isabel "La Católica" que expulsó a tantos judíos en su tiempo. Curioso que estos creyentes católicos (y más aún, mexicanos) muestren incluso odio por un pueblo que no les ha hecho nada. Y no vemos a ningún jerarca católico promoviendo lo que dice su fundamento, la Biblia, al respecto de Israel y los judíos. Con su silencio también son responsables.

Y no vemos a ningún jerarca político de derecha demarcarse del discurso de alguno de sus copartidarios "extremista". 

Curioso, muy curioso que muchos izquierdistas católicos, ateos o copaleros pero supuestamente "liberales" que son abiertos, incluyentes, ¡que son los buenos pues!, se muestren "antisemitas", "antijudíos" y "antiisraelitas" sin más ni más. El caso en México es que han sido "oposición", oposición de todo y entonces cualquier palabra a la que puedan anteponer el prefijo "anti" (ya que significa opuesto, con propiedades contrarias, en contra de) les viene como anillo al dedo. Y no vemos a ningún jerarca político izquierdoso, hacer a un lado a quienes propongan ideas racistas.

Igual de aterradora la cerrazón política, racial o religiosa de unos y la de otros, que no es solo cerrazón sino que incluso puede convertirse en acciones físicas o verbales violentas. Aterradores unos aterradores los otros, ignorantes unos ignorantes los otros. Fanáticos.

 

Especifica que significa "estar en contra de los judios". no es lo mismo combatir la discriminación y el racismo que hacerse la vista gorda cuando actuan mal. igual y como sucede con cualquier otro grupo, mexicanos, hombres mujeres, asiaticos, etc. 

Tienes razón, estoy de acuerdo, no es igual. Saludos.

Enrique,

 

México no es el único país donde el sentimiento antisemita está creciendo. Tanto en EU como en Alemania, por mencionar algunos ejemplos, hay una emergente serie de grupos que se identifican con los absurdos ideales propagados por Hitler. Sin embargo aunque condenable, las características demográficas de México delinean un límite natural para el desarrollo y la expansión del mismo, razones y contradicciones como las que describes el último párrafo.

 

Con esto dicho, México tiene y ha tenido un problema más latente con el racismo en contra de los indígenas, comenzando con que la palabra “indio” ha sido ubicuamente un término peyorativo por décadas en todo el país. El racismo y discriminación, que ha existido desde la colonia, en el contexto actual ha persistido en todo el país debido la índole sutil con la que se propaga y se retiene.

 

Me explico, las zonas indígenas, históricamente, han sido las más marginadas, abusadas y olvidadas no solo por el gobierno sino por la población “menos indígena” del país. Es innegable reconocer que en nuestro subconsciente nacional y personal negamos la igualdad en trato y dignidad que se les ha negado a los indígenas por tanto tiempo. 

 

Por otro lado, los medios de comunicación de una manera indirecta afirman el racismo en el país. Los medios alimentan una percepción falsa de quienes somos. La mayoría de los que “salen” en la televisión -desde novelas hasta noticieros- no reflejan al mexicano criollo o mestizo si no que predominan los perfiles europeos, esta selección de imagen es más una oda al eurocentrismo cultural que predomina en el país y que a ayuda a mantener un espejismo como ideal para los mexicanos. Lo que prevalece en México es un férreo empeño de ignorar la realidad y tratar de vernos y emitir al extranjero una imagen falsa nuestra identidad; la verdad es que en general los Mexicanos somos literalmente más indios y más racistas de lo que creemos.

 

El no reconocer el racismo evidente que existe contra los indígenas nos hace aún más propensos a ser racistas  y discriminar con otros grupos étnicos y/o religiosos. 

 

 

 

Saludos,

 

Carlos Gamboa

la mitad del mundo desprecia la otra mitad, eso no es novedad los chinos, japoneses, mexicanos, centroamericanos, la humanidad siempre generaliza.   Recuerdo una encuesta que lei en algun lado donde las unicas dos nacionalidades que son bien vistas es ser Hombre brasileño y Mujer Sueca. Todo el mundo los adora.

 

 

.-)

Interesante la carta de jacob talmon, y profetica en mas de un sentido.Escalofriante realmente.

Llama la atención que Talmon comoarte la idea de que todos los árabes queiren destruir a israel y que si no lo hacen, es por motivos tácticos y estratégicos: "Obviamente israel está rodeado de enemigos dispuestos a ahogarlo en un mar de sangre. Y sin embargo ¿no ha dado sadat prueba de que existen otros árabes que, por la razón que se queira, estándispuestos a aceptar nuestra existencia? [...] quizá la razón sea que esos árabes han resuelto que no nos pueden aniquilar por la fuerza,o quizás esperan que el estado de israel se destruirásolo por efecto de sus propias contradicciones internas ..."

Ysin emabrgo, no tiene interés en conocer realmente a los árabes: "lo que me preocupa aquí no son los derechos de los árabes, cuyo pasado y cultura conozco poco y respecto de los cuáles no tengo mucho interés". 

La postura deTilman es que los derechos como tales no existen,loq ue existen son objetivos,  y consideracones estratéticas y tacticas para conseguir esos objetivos. En ese sentido, él aboga por la solución de los dos estados porque israarl no tiene el poder necesario (político, económico, militar y diplomático) para lograr exitosamente quedarse con los territorios.

El último párrafo no se ocmo interpretarlo:

"al ser anunciados en 1919 los términos dela paz de versalles fraguados porlos aliados, juró solamente cuanto sigue en un emotivo discurso pronunciado en el reichstag: ¡Esta mano no se moverá para firmar tan vergonzoso documento!". Y renunció. Otros se prestaron para firmar el documento. " Los párrafos anteriores versaban sobre que la unicoa solución seria un territorio palestino autónomo federadocon jordania y con israel, pero que elprimer ministro se negaba a aceptar;por tanto, lepedia su renuncia.simembargho la elección del ejemplo da la impresión de que atilman tambien rechazaba en lo interno un arreglo así,perolo aceptariacon tal de terminar el conflicto.

La situación en medio oriente explica mucho del rechazo a los judios entre parte dela izquierda. LA frsutración fácilmente se convierte en odio que lleva a aceptar exageraciones y mentiras, y llevan a anaálisis apresurados y sesgados.

Pero los análsiis apresurados no son exclusivos dela izquierda. En "la difamación del crimen ritual" el autor hace un juicio sobre todo un colectivo, en este caso la compañia de jesús, con cientos de miles demiembros a lolargo de su historia, a partir de las acciones de los escritores en "la civiltá cattolica" y del grupo de los bolandistas (quienes por cierto fueron pioneros en el análsiis crítico delos textos históricos).

También han surgido varios artículos que identifican islam con sharia con árabes. pero ni todos los +arabes son musulmanes (shakira es árabe libanesa) ni todos los mususlmanes son arabes (los árabes representan el 20% o el 30% de todos los mususlmanes en elmundo)  ni todos los musulmanes intentan imponer la sharia (como religión el islam se basa fundamentalmente el elcorán, en el talmud siempre que no contradiga alcorán y en los evangelios, además de los "dichos del profeta" y otras fuentes, la sharia es una entre otras).

El país más integrista en elmundo árabe es arabia saudita, no irán.al quaeda se fundó ahí. Los talibanes tomaron el poder en afganistán sólo porque euu selos permitió en el contexto de la guerra fria para sacar a la urss de afganistán. En la guerra civil siria, los rebeldes son en su mayor parte los hermanos musulmanes y al quaeda, y son apoyados por paises  europeos y por eeuu ( eso explica la reticiencia de obama a comprometerse  publicamente a favor de los rebeldes). y mientras, los hermanos mususlmanes y al quaeda apoyados con dinero de arabia saudita,otros emiratos y el narcotrafico, se extendieron por todo el norte de áfrica, (mali, maruecos, argelia, egipto) es decir, es como si eeuu jugara al doble juego de fomentar el integrismo para después condenarlo. ¿por qué no se mencionan estos detalles?

Conr especto a irán sólo se la menciona para atizar el temor a que obtenga bombas atómicas. Pero el año pasado hubo una conferencia en teherán del movimiento de los países no alineados, donde irán (después de sufrir algunas reciminaciones de los otros paises y un tirta y afloja) se comprometió con el proyecto de tener un medio riente libre de armas nucleares. Yo  esperaba que en los medios se presentara como alguna tentativa maquiavelica de irán para ganar tiempo,pero ni eso se mencionó. En cambio, israle posiblemente tiene 200 bombas nucleares (podria borrar todo el medio oriente si quisiera), unca firmó el tratado de no proliferación y nunca ha recibido inspecciones de la ONU.

 

Raciasmos divergentes:http://mx.noticias.yahoo.com/fotos/no-es-lo-mismo-juan-dom%C3%ADnguez-slideshow/

Mi ignorancia no me permite identificar a esa izquierda, no puse el minimo interes el leer los mensajes racistas ,siempre he votado por la izquierda,sería bueno señalar con nombres a esa izquierda que menciona para tener más elementos de juicio.Discrepo totalmente con ud. en caso cuando habló del "mesías tropical", no por decirlo, sino porque no lo vi muy critico y enfático por la fallida guerra contra el narco de Calderón , no porque no lo haga, sino por que dijo que sería critico con las fallas del presidente. Que bueno que hace ese señalamiento en contra de voces discriminatorias, que gente de bien no estaría en contra de los actos racistas.

ahi te va la identificacion: el partido de amlo su nuevo juguete m o r e n a , las huestes de marti batres guadarrama , las de dolores padierna la "senadora " y las tribus que actualmente estan tomando fuerza en michoacan guerrero y oaxaca con la sutuacion del magisterio solo para empezar.

Muy buen artículo

Excelente planteamiento del Sr. Krauze. Coincido plenamente con su postura y comparto la idea de que el antisemitismo es inaceptable, como cualquier forma de discriminación. Sin embargo, quisiera poner a su consideración una par de comentarios.

Aclaro que he pasado toda mi vida rodeado de judios, he conocido bastante más a fondo que la mayoría de los mexicanos su cultura y formas de vivir y muchos de los amigos más cercanos que he tenido desde siempre son judios. Hoy mismo vivo a cien metros de una sinagoga en un vecindario de la ciudad de México con presencia muy fuerte de ortodoxos. Entre muchas otras impresiones, esta experiencia me ha llevado a pensar que:

  • Hay la tendencia entre los judios de señalar como "antisemita" a cualquier persona que tenga el atrevimiento de cuestionar cualquier aspecto del comportamiento de su colectividad. Eso me parece una forma tramposa de salir de situaciones de conflicto. Me explico: si yo me quejo de exceso de ruido producido por un grupo de gallegos, o oaxaqueños, o sudafricanos y comento "ah, qué ruidosos son los gallegos (o los oaxaqueños o los sudafricanos) es poco probable -sería absurdo- que me tacharan de "antigallego" (antigaláico), antioaxaqueño o antisudafricano. Alguna vez que comenté que los judios de la sinagoga vecina son muy desconsiderados con el derecho al silencio de los vecinos, es decir, que hacen mucho ruido en la madrugada, inmediatamente los judios presentes me tildaron de antisemita. Eso mismo he visto en mis clases y en otras circunstancias; creo que es una forma de defensa más bien tribal. Estar en desacuerdo con el comportamiento de un grupo cualquiera ni significa tener una postura "anti" respecto a ese grupo. Por eso, es probable que ciertas manifestaciones percibidas como antisemitas, por ejemplo algunos comentarios en redes sociales, en realidad no lo sean. 
  • La falta de integración de muchísimos judios con las comunidades no judías en las que viven impiden el conocimiento mutuo que es la mejor medicina contra el racismo. Los que se mantienen segregados por propia inicaitiva casi siempre acaban sufriendo la desconfianza y a veces hasta la hostilidad del resto de la sociedad. Es una experiencia que vivieron muchos españoles en México durante el siglo pasado, por culpa de su cerrazón, aunque yo diría que nunca prosperó entre ellos la idea (que llegó a manejarse, por supuesto) de "antihispanismo". Por ciero, hubo intelectuales y artistas de izquierda que habrían cabido en la categoría de antihispanistas, o "hispanófobos", como Diego Rivera.

Recientemente hemos visto en los medios algunos esfuerzos de información y manejo de imagen de los judíos y de los israelíes. El último número de Letra Libres es un ejemplo, igual que un reportaje que pasaron hoy en la mañana en el noticiero de Loret de Mola. Eso está muy bien, pero es un recurso costoso que no acabará siendo efectivo en tanto los judíos sigan viviendo como una especie de casta al margen del resto de la población. Creo que la clave está en la apertura, la integración, la convivencia que a la larga harán que prevalezca la idea entre los niños y los jóvenes de que todos somos iguales, de que en realidad no hay "elegidos".

En otro nivel, tampoco les ayuda la política de opresión del gobierno israelí sobre los palestinos, pero eso ya lo comentó el propio Sr. Krauze.

saludos

Salvador               

Excelente aportación Salvador.

En todo conflicto se debe analizar las motivaciones y acciones de las dos partes, y una constante de los defensores de los derechos de la comunidad judia es victimizarse ante cualquier oposición a sus ideas ( y sus quejas muchas veces son rompiéndose las vestiduras, vaticinando otro holocausto ). Creo que lo escrito por el señor Krauze es válido en lo general, pero no se analiza, ni se especifica el origen de esos ataques en particular. Hablar de antisemitismo en México, como país, es una mentira y en el 50% del PAN es una exageración. Que se señalen brotes de descriminación de algunos desubicados es una buena medida y se aplaude un artículo como este. Pero que se digan nombres, qué se dijo, para mostrarlos ante el resto del país ( diarios, noticieros ) y entonces vemos que tanto odio tienen acumulado y si en verdad son una amenaza. Creo que el señor Krauze olvida que en las redes sociales se dicen muchas insensateces y a muchos les da por seguir el juego sólo para provocar y ver reacciones ( ver los comentarios a los articulistas de Milenio o El Universal, por ejemplo, para que se den cuenta del nivel de intercambio de ideas y razones ).

Y si, Salvador, hay que hablar de la opresión del estado israelí, la descarada complicidad de Estados Unidos y la vergonzosa pasividad de la ONU ante el sufrimiento del pueblo Palestino ( que también tiene su parte de culpa en el conflicto ).

 

De acuerdo con usted Don Enrique, el fascismo se da en la extrema derecha y la extrema izquierda, el racismo lo vemos en todos lados, incluyendo a los Judíos hacia quienes no pertenecen a su raza. Espero que la corriente democrática y liberal aún modesta tome fuerza y en los próximos años veamos cambios que se originen dentro de los mismos Judíos por el bien del mundo... Y por una nueva forma de convivencia y cooperación. Saludos cordiales

Yo no sé nada sobre el antisionismo en México pero que la izquierda ha tenido veleidades antisionistas es ya muy viejo. En concreto la última purga de Stalin fue contra ellos, véase "la noche de los poetas asesinados" (el novelista Der Nister no llegó vivo a juicio porque murió en la cárcel en 1949) . Desde que Stalin los marcó como "cosmopolitas desarraigados" el GULAG conoció una nueva remesa de deportados.
Otra cosa es que los pecados de la izquierda permanezcan en la niebla artificial que la misma izquierda europea (especialmente la francesa) se ocupó de generar con notable habilidad.

El articulo es muy claro. No se si el Sr Krauze se refiere a Alfredo Jalife. Pero basta analizar la historia de Jalife en twitter: @alfredojalife y leer los mensajes que sus "seguidores" envi'an, para constatar que el articulo es veridico.

Claro, lo había olvidado. Y ya con ese recordatorio, entiendo la reticencia de Krauze para llamar al mal por su nombre. Me la topé mientras pensaba que habría que hacer una página y movimiento twittero para exhibir a este idiota, pero luego me metí a su twitter y constaté que es nomás un pendejete... cercano a Lopez Obrador. Si le pegas de lleno, lo creces. Si lo ignoras, es mácula y grave.

Hay que señalarlo, pues. 

 

 

Efectivamente, es muy lamentable toparse con frecuencia en México con expresiones antisemitas, y más soprendente aún cuando provienen de gente supuestamente "progresista" o de izquierdas. Debo decirlo, porque me consta, que en La Jornada muchas veces he leído este tipo de manifestaciones racistas y peyorativas contra los judíos. Acá en Monterrey, muy seguido oigo, escucho y leo tales aberraciones. Siempre hay que denunciar y poner en evidencia a tales trogloditas.

Muy bueno. Tal vez convenga comentar una anécdota que he relatado antes, en alguna ocasión. Un día, en el aeropuerto de la Ciudad de México, me metí a la librería del Conaculta (gobernaba a la sazón Felipe Calderón). Y ahí, prominentemente, entre las novedades, estaba el panfleto antisemita de Henry Ford, El Judío Internacional. Se lo dije a la cajera: ¿cómo es posible que Conaculta ampare tal basura? Obviamente, ella se encogió de hombros. Vende lo que le mandan y no se preocupa por más. Escribí una carta indignada a Conaculta. Jamás recibí respuesta.

Que haya antisemitas es preocupante. Que las máximas autoridades culturales de la nación los amparen es vomitivo.

Un cordial saludo.

Gracias, querido Enrique, por este escrito que, ¿quién lo diría?, es necesario en México, hoy, en 2013... La oronda exhibición de estupidez de los tontos, me temo, no aminora la vergüenza de compartir país con ellos

Sobre el antisemitismo de "izquierda" te recuerdo que no fueron sólo los "Camisas Doradas", o moradas, o mareadas, quienes practicaron el antisemitismo en los treintas. Recordarás a los "Comités de Salud Pública" y el "Comité Pro-Raza" que surgieron en la década de los treintas, en el seno del Partido Nacional Revolucionario, que se propusieron perseguir "razas no deseables" (chinos y judíos) dentro de una "campaña racial-nacionalista".

Por ejemplo, un elocuente diputado, Enrique Pérez Arce, a fines de 1932, perora desde la tribuna:

"¿Por qué si la acción política de la Revolución, en su aspecto nacionalista, ha ido contra los chinos, porque explotan a las clases industriales y comerciales del país; por qué si la Revolución en su sector nacionalista ha ido también contra el judío, por considerarlo elemento perjudicial para los intereses sociales mexicanos; por qué no también esta acción nacionalista se endereza de una manera valiente, decidida e inmediata contra todos los clérigos, que no pueden considerarse sino como extranjeros perniciosos también?" 

Porque, bueno, ya metidos en el arte de odiar revolucionariamente, la lista de "elementos indeseables" no tardó en abarcar curas, escritores no nacionalistas, escritores no suficientemente revolucionarios, y un largo etcétera. 

Me refiero con más detalle a esos "Comités" en mi libro Malas palabras: Jorge Cuesta y la revista Examen publicado hace un año por Siglo XXI. Y, desde luego, Beatriz Urías estudia el asunto en Historias secretas del racismo en México (1920-1950), que, como sabes, publicó Tusquets en 2007. 

Qué tiempos, esos y, ahora, estos... Parafraseando a Polyak, a más inteligencia artificial, más estupidez natural...

Un abrazo,

 

Guillermo 

 

  

 

 


Muy buen artículo y crítica, solo una pregunta: ¿porqué si se está criticando actitudes ezquizoides de supuestos simpatizantes de izquierda, porqué no se tomó como ejemplo a Noam Chomsky como izquierdista judío con integridad de pensamiento y acción, exactamente lo contrario de esos ignorantes antisemitas "zurdos"?

Me parece que la prosa en ciertos momentos resulta insuficiente. La elegancia de las palabras, el erudismo del escritor son cosas que pasan a segundo plano dada la importancia del tema. Quiénes son esas voces de izquierda que han llamado al odio, quiénes son los que aprovechan las voces de los jóvenes que reclaman con justo derecho un mejor país, para encausarlas al fervor nazi. Pertenezco a la izquierda de una forma pasiva, nunca he estado de acuerdo con ninguno de los comentarios que aquí se hacen acerca de la izquierda mexicana, pero en esto me parece que no habría que tentarse el corazón. Quizá nos hace falta ser un poco prosaicos y levantar el dedo para señalar, la peligrosidad del racismo desaforado lo requiere, suficiente tenemos con la hipocresía que hay en las calles de la ciudad, los que dicen que en México el racismo no existe.

En todo de acuerdo con usted, Don Luis Enrique. Lo que sí le falta al artículo, aunque entiendo las razones de sus generalizaciones, es apuntar con claridad al objetivo. Quizás el autor busque que sea la propia izquierda y su liderazgo quien lo haga, pero si no lo hacen ellos, soy de la opinión que la responsabilidad recae sobre el escritor.

Espero que Krauze lo haga si sucede que la izquierda tiene a estos antisemitas y, en lugar de señalarlos, criticarlos y cuestionarlos, los encubre o tolera. Creo que le haría un bien a la izquierda y creo que ahora es cuando más necesita de crítica inteligente.

¡Excelente!

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación