México: peligros de una casa dividida

En México muchas reformas han provocado revoluciones. Las que ha propuesto el presidente Enrique Peña Nieto desde su toma de posesión en diciembre de 2012 no desatarán, previsiblemente, una revolución violenta, pero la reacción contra varias de ellas ha sido intensa y promete serlo mucho más.

La historia ofrece lecciones para este momento: en el pasado, la pauta reforma-revolución es clarísima. A fines del siglo XVIII, los monarcas españoles impusieron a sus dominios americanos una serie de profundas reformas económicas, fiscales y políticas con el objetivo de fortalecer el poder de la Corona a costa de la Iglesia y otras corporaciones civiles que, a lo largo de dos siglos, habían acumulado riquezas, fueros y privilegios. Llegado el momento, la respuesta de los súbditos (religiosos agraviados, propietarios embargados, criollos resentidos) fue la Revolución de la Independencia.

La Constitución de 1857 y las llamadas leyes de reforma acotaron definitivamente el poder material y espiritual de la aún poderosa Iglesia, desatando una guerra civil. Siguiendo ese canon liberal, el dictador Porfirio Díaz abrió el país a la inversión extranjera propiciando un crecimiento firme, pero esas mismas medidas agraviaron a un amplio sector popular (los campesinos cercados por la expansión de las modernas haciendas, los trabajadores explotados por las compañías mineras americanas), despertando sentimientos nacionalistas y de justicia social que provocaron el vasto terremoto que fue la Revolución Mexicana (1910-1920). México, claramente, se resistía a vivir bajo los valores económicos y sociales del liberalismo.

Al finalizar la Revolución, la tensión entre fuerzas sociales y las leyes liberales produjo un híbrido: un poderoso Estado central que respetó formalmente las libertades individuales, pero organizó las fuerzas sociales en un orden corporativo extrañamente similar al de la época colonial. Esta solución fue el secreto de la larga dominación del PRI (1929-2000). Un monarca absoluto (el presidente) con facultad de escoger cada seis años a su sucesor, regía al país como un sol alrededor del cual giraban las corporaciones sindicales, gremiales, campesinas, burocráticas (y hasta empresariales) dependientes en diversa medida de la protección y el patronazgo del Estado.

Hace exactamente 20 años, México vivió un nuevo encore del binomio reforma-revolución. A los pocos días de firmarse el Tratado de Libre Comercio (acto económico liberal por excelencia), el 1 de enero de 1994 estalló en Chiapas la rebelión indígena encabezada por el subcomandante Marcos, que vio el TLC como la entrega del país a los dictados del capitalismo internacional.

Como casi todos los Leviatanes, el mexicano no sobrevivió al cambio de siglo. No fue el liberalismo económico el que lo destruyó, sino la democracia. En el año 2000 desapareció el presidente monarca. Desde entonces hay un Poder Legislativo plural, una Suprema Corte independiente, elecciones libres supervisadas por un órgano autónomo, libertades civiles completas y un Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos que combate la corrupción en el Gobierno Federal. Pero aquellas corporaciones públicas y privadas que giraban obedientemente alrededor del sol presidencial no desaparecieron con la democracia. Por el contrario, ante la súbita debilidad del poder central, se fortalecieron peligrosamente, cada una buscando colocarse en el centro. Uno de los propósitos de las reformas propuestas por el actual Gobierno es limitar esos poderes.

De las reformas que se han aprobado y las que se discuten o discutirán en el Congreso, tres limitan los fueros y privilegios de nuestra época. La Reforma Educativa (aprobada) ha impuesto al multitudinario sindicato de maestros una evaluación universal destinada a elevar la penosa calidad de la educación en México. La Reforma en Telecomunicaciones (aprobada) abre el espectro a nuevos actores, poniendo límites a las empresas que, en la práctica, han gozado de condiciones monopólicas en televisión, telefonía e Internet. Ligado estrechamente a esta reforma, se crearán instituciones y tribunales autónomos que vigilarán la competencia efectiva en todos los sectores. La Reforma Energética (aún pendiente y, sin duda, la más difícil de aprobar) busca revertir la caída de la producción disolviendo el carácter monopólico de Pemex y permitiendo al Estado la celebración de contratos con empresas privadas para la extracción de petróleo y gas shale.

En paralelo a estas tres reformas de corte liberal, el Congreso ha aprobado una Reforma Hacendaria de propósitos “redistributivos”, inspirada por las corrientes de izquierda que han protestado por el tratamiento fiscal dado a las grandes empresas y los grandes contribuyentes. La nueva legislación ha reducido estos regímenes especiales. Por otra parte, ha gravado los llamados “alimentos chatarra” y los refrescos por ser un factor de obesidad. Los recursos que se obtengan de estos nuevos impuestos —se dice— se canalizarán a programas sociales (seguro médico universal, pensión para la vejez, seguro temporal de desempleo).

Las mayores protestas contra la Reforma Hacendaria han surgido del sector empresarial. ¿Quién garantiza que la recaudación adicional sea redistributiva? ¿Cómo impedir que el dinero se pierda en los laberintos improductivos de la creciente burocracia o en los caños de la corrupción? Desde 1983 la economía ha crecido poco, pero la burocracia ha crecido mucho, incluso bajo Gobiernos distintos al PRI.

¿Se repetirá nuevamente la pauta reforma-revolución? No, en teoría. Con todas sus limitaciones y defectos, las reformas son fruto de una ardua negociación entre las tres principales fuerzas políticas representadas en el Congreso (PRI, PAN, PRD). Este acuerdo —llamado Pacto por México— no tenía precedentes porque se desarrolló en un marco democrático, pero parece haber llegado a su fin con la reciente salida del PRD. No queda claro ya si los restantes partidos aprobarán una necesaria reforma política que, entre otras medidas, permitiría la reelección de cargos públicos (excluida la presidencia), y que daría mayores instrumentos de control al ciudadano.

Aunque frente a la Reforma Energética pueden converger, hay que distinguir entre la oposición de izquierda en el Congreso y la oposición de izquierda en las calles y las redes sociales, encabezada esta por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), cuyo líder es Andrés Manuel López Obrador. Morena rechaza de manera tajante la Reforma Educativa y sobre todo la Energética. No solo eso: rechaza la legitimidad misma de los representantes que han discutido y aprobado las reformas. Heredera de la ideología original de Revolución Mexicana, esta corriente radical mantiene arraigadas convicciones estatistas, corporativistas y nacionalistas. Rechaza la libertad de mercado y piensa —con toda razón— que los programas sociales instrumentados estos últimos 20 años para combatir la pobreza son insuficientes. Para ella, México no es una democracia: es una oligarquía empresarial corrupta, voraz y antinacional disfrazada de democracia. Esta oposición no es reformista sino revolucionaria —aunque no violenta— y ejercerá en los próximos días, según ha manifestado, la desobediencia civil.

No son un puñado de personas las que piensan así. Son millones de votantes y quizá cientos de miles de manifestantes en las calles y las redes sociales. Las reformas podrán aprobarse en el Congreso, pero el hecho preocupante es que México es un país que carece del consenso básico sobre su rumbo histórico. Y peor aún, según una encuesta del Latinobarómetro realizada en 2013, el mexicano común está dejando de creer en la democracia como sistema para debatir y decidir ese rumbo histórico: en 1995, un 49% creía que la democracia era el mejor sistema de gobierno. Hoy el porcentaje ha caído a un 37%.

Una casa dividida ¿podrá sobrevivir? Desde luego que sí, pero a condición de convocar a todas las diversas voces a un diálogo verdadero que ponga a México en la ruta de una prosperidad y una democracia compartidas y genuinas.

 

(Publicado previamente en The New York Times)

 

 

"Las reformas podrán aprobarse en el Congreso, pero el hecho preocupante es que México es un país que carece del consenso básico sobre su rumbo histórico"

Comentar ›

Comentarios (18)

Mostrando 18 comentarios.

El rechazo a las reformas "estructurales" propuestas por el ejecutivo se sustenta en una fundada desconfianza hacia el partido en el poder, Al fin y al cabo, la desigualda que deriva en que el país este polarizado hoy en día es consecuencia de la pesima redistribución de la riqueza que hizó el PRI durante buena parte del siglo pasado, con tan tristes antecedentes no se le puede recriminar a buena parte de la población que no le brinde el "beneficio de la duda" al actual presidente y sus reformas. En su historia el PRI ha perfeccionado la maquinaria política para mantenerse vigente manteniendo posisiones en el Estado, pero ha alcanzado un desgaste politíco enorme, la sociedad mexicana, no tolerará un descalabro economico estilo Lopez Portillo o  Carlos Salinas.  

Hace dos semanas alguien que dcie ser general en retiro del ejercito mexicano pidió la renuncia de Peña Nieto. y la gota, el flujo de armas desde eeuu no se detiene. 

(comentario aparte: el comercio de armas es una amenaza a la seguridad nacional de eeuu y méxico, es muy posible que también sea objeto de la vigilancia de la NSA, ¿eeuu está haciando algo al respecto?)

El discurso gubernamental sobre la reforma petrolera es increiblemente plano. Está lleno de huecos e inexactitudes a tal grado que incluso personas que en principio están a favor de una apertura al capital privado, están teniendo serias dudas. http://www.nexos.com.mx/?P=leerarticulo&Article=2204548

(Lajous menciona que estamos exportando menos a eeuu, y la exportación se redirige a Asia, no da cifras del comercio con Asia, solo parece preocuparle la declinación de la exportación a EEUU).

"como todos ustedes saben ,a reforma energética noe s una cuestión politica y económica menor en ningún país. Supone un debate y deliberaciones públicas profundas. Simplemente no se le puede pedir al congreso un cheque en blanco".

Hay que recordar que en eeuu el acceso a la energia es un imperativo estratégico, así como limitar el acceso a la misma a sus posibles rivales geoestratégicos.

"si el gobierno de méxico cuenta con un programa detallado de reforma, y con estrategias de petróleo, gas natural y energia bien desarrollado, se trata de un secreto muy bien guardado. En ocasiones, cuando amanezco de mal humor, dudo inclusive que el gobierno los haya siqueira diseñado [...]., que efectivamente no hay un paquete de reformas, más allá de la reducción de restricciones constitucionales a la participación privada y a la competencia en la industria petrolera."

Hay documentos de pemex que aseguran que la empresa tiene finazas sanas. y si desglosamos las perdidas que ha tenido ultimamente, casi todas provienen de las inversiones en burgos y chicontepec,mientras que en tbasco la producción esta aumentando, pero casi no recibe recursos para exploración.

Quizá lo más correcto sería decir que el gobierno esta en quiebra y por tanto le urge aumentar los ingresos petroleros. En m opinion una reforma fiscal solo seria viable junto o después de politicas antcorrupción efectivas que disminuyan la resistencia social a otra politica fiscal (la qu ese aprobó aumenta los ingresos gubernamentales a corto plazo pero perjudica a la economía del pais a largo plazo, muchas pequeñas y medianas empresas corren riesgo de quebrar). 

El primer defecto de la reforma gubernamental es que no da ninguna guia para despetrolizar el gasto del gobierno.

El segundo defectro es que no ofrece ningun plan de reforma de pemex para hacerla más eficiente o reducir sus pérdidas. (espero no sean como los salinistas, queines creyendo ciegamente en el mercado liberalizado y autorregulado decian con soberbia que la mejor política industrial era no tener ninguna; resultado, dos decadas de porpiedad privada de los ferrocarriles nacionales no han servido de nada, aun con la necesidad creciente de mnover personas y mercancias por el pais).

No ofrecen ningun plan para impulsar la industria de refinación en méxico.mas de una década después de que se autorizó la ionversión privada en refinerias los resultados son decepcionantes. algunos analistas mencionan que hay un exceso de oferta de refinerias en el mundo y por lo tanto en general no es costeable para la inicativa pirvada invertir en esa industria. Y sin embargo china construirá una refinería en venezuela, hay planes para una refinería en veracruz y el proximo año se iniciará la construción de una refinería en eeuu  en la costa del golfo de mexico. Espero se logre la refineria en veracruz porque si no el petroleo extraido en mexico se refinará en eeuu, para después nosotros comprar los productos refinados a un precio mayor del costo de la materia prima. 

Tampoco se mencionan planes para reducir nuestra dependencia del gas para la generación de energía electrica. 

Gracias a un gobierno quebrado ávido de recursos, no se analiza la posibilidad de dedicar parte o toda la producción a surtir las necesidades energéticas del país. es como si ya decidieron que nuestra industria no crecerá más y por tanto nuestras necesidades energéticas son limitadas. 

Supe de un hombre que poseia unos terrenos en una zona montañosa. muy fértoles. Este hombre se sostenia vendiendo la tierra en la ciudad como tierra para macetas. Un dia alguien llegó y le compró la granja. Construyó bordos para evitr que las lluvias se llevaran la tierra e inicio distintos cultivos, incluso construyó un temacal para convertir las granja en un lugar turistico. El dueño anterior terminó vivieno en una cabaña en la granja trabajando para el nuevo porpietario. Ese es el riesgo que corremos si nos e discuten todos los puntos arriba mencionados, de convertidos en sirvientes en una tierra de la que una vez fuimos dueños.

Es muy forzado interpretar que las revoluciones y revueltas se dan por una supuesta tendencia antiliberal en los mexicanos. En los "sentimientros de la nación" Morelos proclamaba el find e la esclavitud y de las castas. Y, ¿que habrá más antiliberal que la expropiación? Pues eso ni mas ni menos  fue lo que hicieron las leyes de desamortización de los bienes eclesiasticos: la primera gran expropiación del México independiente (hay que recordar que los bienes pasaron amanos del gobierno, y éste los vendió para llenar las arcas estatales).

Los conflictos que menciona Krauze en su escrito (las reformas borbónicas y la independencia, la guerra de reforma, la revolución y el movimiento zapatista) no son tanto manifestaciones de resistencia al cambio sino a la imposición autoritaria de las reformas. Es decir, las refromas hasta ahora se han impuesto por la fuerza desde el estado, y siempre provocan conflictos o dejan intocados problemas de decadas o centurias. 

Por ejemplo el levantamiento zapatista nos e dio en el vacio, sino que surgió en una región empobrecida y gobernada con lujo de violencia. El año anterior al levantamiento zapatista hubo una manrcha de mayas por el pais para alertar sobre las condiciones de exclusión y pobreza de la regiópn. y hoy, casi veinte años de´pués de la entrada en vigor del tlc, los porblemas en esas regiones siguen practicamente igual, con el agravanyte de que ahora están denucniado el asesinato selectivo de lideres comunitarios o de movimientos sociales. 

Su visión está completamente cerrada sobre lo que pasa en la ciudad e méxico y no ven más al sur. Obrador, contra lo que pudiera pensarse, ha contribuido a mantener el orden y las instituciones al darle cauce la malestar. Su movimiento es una caja de resonancia de las multiples quejas que hay por todo el pais; las demandas son legitimas eimportantes, no pueden borrarse de un plumazo pensando que obrador tiene la culpa de todo. A obrador le esta pasando lo mismo que le ocurrio a cardenas en el 94. los medios del gobierno decian que si cardenas no ganaba, se levantaria en armas, pero si no lo hizo en el 88, en presencia de un fraude flagrante (incluso Miguel de la ;MAdrid ya ha aceptado que si hubo fraude en el 88), ¿por qué lo haría en el 94? 

Obrador es necesario para darle cauce institucional a las demandas que no encuentran cabida en otras opciones politicas. Si lelagar aa faltar, quienes ahora lo critican lo van a extrañar, y mucho.

Esta semana en guerrero un grupo autodenominado fuerzas armadas revolucionarias de liberación del pueblo hizo su aparición. HAy indicios de que el epr podria realizar actos este mes (militares o politicos aun no se sabe). En michoacán hayuna ausencia del estado que se llenó con narcos y grupos de autodefensa. Y cada semana hay un asesinato de un lider comunitario o de movimientos sociales, asesinatos impunes.

Veo con mucha preocupación, que las tan mencionadas reformas, nada harán por mejorar la situación del país. Es más, veo que se han quedado cortas y de que los problemas que buscan solucionar, se verán agravadas. La reforma educativa no es más que una revancha contra el sindicato, culpando de todos los males al maestro y al sindicato (que en mucho ha participado, pero no olvidemos al gobierno que los dejo crecer y a la población que tampoco hizo nada para protestar y remediarlo), la fiscal, no es más que una mera miscelánea y las reformas a telecomunicaciones, no son más que meros espejismos. Y la política, es sólo un maquillaje, para un sistema que ya esta caduco, que es anticuado y que fue hecho para una situación política y social que ya no existe. Nuestro país no crece como debe, tenemos más de la mitad en pobreza, los supuestos recursos de la reforma hacendaria, no se saben a donde terminarán (aunque muchos sospechamos en donde se gastarán). Los susodichos programas de asistencia y ayuda social, el seguro de desempleo y otros programas, no harán más que aumentar los gastos y los despilfarros, todo en aras del voto para el PRI. En fin, veo que se aproxima una tormenta y nadie parece preocuparse mucho. No será revolucionaria, pero bien podría ser una crisis económica, de esas que vivimos cada final de sexenio desde la década de 1970. Sólo el tiempo nos dirá, quien es realmente el que se beneficia, una clase política que se comporta como una nobleza despilfarradora o un pueblo que debe luchar cada día por su subsistencia. Mientras que la mayor parte de la población se precoupe por el sustento diario, dificilmente le interesará la vida política.

 


A decir verdad desde mi punto de vista, me parece que las reformas de las que se habla son más bien fruto de la estrategia presidencial claramente perceptible en el tan famoso como Ineficaz “pacto por México” y no son ni asemejan en la realidad a las reformas que se necesitan en los mismos campos o áreas que se busca transformar, y aunque por muchas plazas de la Ciudad de México se pueden observar manifestaciones todos los días y a todas horas en contra de la imposición de estas “semireformas”, como consecuencia de que en la actualidad ya no es tan fácil para los gobiernos en turno engañar a su población, no es ni se vislumbra por ningún lado una salida en un movimiento armado como solución y alto a estas imposiciones, pero si es necesaria, como lo ha sido en otros tiempos que nuestra sociedad entre en un estado de Revolución pero como una de cambio de estado social, es decir del estado actual de desinterés y desinformación a uno con una población más consciente de sus necesidades y de las posibles soluciones a estos males sociales, en donde la actitud casi apática de nuestros gobernantes quede arrinconada ante las exigencias bien formuladas y analizadas de una sociedad capaz de organizarse, hacerse sentir y seguir el camino legal (por no decir correcto en estado de Derecho) que nuestra constitución y nuestras leyes exigen para una convivencia cordial y de bienestar de las mayorías.

Parte de esta solución radica en hacerle entender a toda la población que un Estado Democrático no es solo aquel que se hace presente en las urnas para seleccionar a sus gobernantes, sino uno capaz de hacer sentir y muchas veces hasta hacer respetar tanto sus necesidades como sus decisiones a sus gobernantes, pero la cuestión es que toda o mínimo la mayoría de la población se haga participe de estos actos y se entienda que una salida armada o violenta en cualquier nivel acarreará más consecuencias a esta nuestra nación y por lo tanto también nos afectará a nosotros o a la mayoría en lugar de favorecernos, lo que traerá como consecuencia una división social y muy posiblemente caeremos en el juego sucio del régimen gobernante de una sociedad vencida a consecuencia de su misma división.

En realidad un país dividido pierde fuerza y hasta cierto punto no sabemos que creer, sin embargo considero que el hecho de ser autenticos y autonomos nos permite debatir sobre los diferentes temas y asi poder tener la decisión más adecuada, con ello no desimos que sea la correcta sino la más allegada a ella, jamas vamos a estar de acuerdo en todo pero si podemos llegar a acuerdos y soluciones que nos convengan a todos.

sin embargo hay que considerar que muchas de las veces que se toman decisiones se pasan por ensima de algunos derechos y es ahi donde se distorciona la verdadera objetividad y por lo cual se plantean los cambios para nuestro pais.

aveces no nos queda más que ver lo bueno de ciertas decisiones y tratar de hacer lo conducente y lo propio para que este país marche bien.

Ciertamente La Mayoria de los mexicanos o cree ya en un sistema democratico, sin embargo aun hay quienes desconocen de este. y el echo de ideas divididas en un hogar se deve en gran parte a que los hijos y nietos ya no llevan una bandera partidista por herencia u obligacion puesto que aun en el siglo pasado los abuelos le decian a los padres por quien votar o a cual debiesen pertenecer.

Mas con el crecimiento de internet y el auge de las redes sociales la sociedad joven se ha visto en la necesidad de informarse en estos medios y no quedarse con un solo concepto de informacion dictado por los monopolis televisivos. 

Ahora bien la existencia de tanta burocracia, asi como reformar leyes de nuestra constitucion a favor de las figuras politicas ha puesto en peligro la existencia y supervivencia de la ciudadania. lo que me hace pensar que mientras mas precionen en someter al pueblo, más pronto las revoluciones y marchas pasificas pediran sangre y esto podria llevar a un problema mas alla de lo nacional ya que muchos paises tienen la mirada en Mexico, pues no por algo los privilegios de riquesas naturales asi como minerales y petroleras son del deseo de las potencias mundiales. y si el mexicano no esta preparado, cambios mas abusivos llegaran de parte del neoliberalismo.

Efectivamente en nuestro país el descontento social ante no sólo las reformas políticas y burocráticas, sino la pésima economía y desequilibrio social q un se vive, es un presente, quizás por bien de todos no llegaremos a un movimiento revolucionario armado, pero si un movimiento consensuado, estudiado y liberador de criterio a la población en gral. Ya basta de regímenes enmascarados de democracia, de ventas nacionalistas al mejor postor y con señalados y pocos beneficiarios, los poderosos, México requiere un cambio pero no de los que se vienen operando desde la cúpula, sino de conciencia social, de razonamiento ideológico y reformativo, privilegiemos la educación, la salud, defendamos nuestros derechos pero no como borregos de otros también pocos y ambientes de poder, sino de ideas correspondientes alas necesidades comunes... Creo firmemente que sólo la educación pudiera lograr que México saliera de este bache....

Considero que la realidad de la democracia en nuestro país, es solo el resultado de la incertidumbre que han dejado las ultimas elecciones presidenciales, que, aun siendo efectivamente legales, dejaron una sombra que demostró la falta de parte del organo electoral que debia regular y dar la confianza a la población general.

Las reformas si son necesarías, si beneficiarán a todos, si permitiran el maximo desarrollo de un país que cuenta con la riqueza natural, cultural, y con una población que deseamos contribuir a lograrlo, pero eso solo se verá cuando las aprueben, porque por ahora mientras no hagan dichas reformas, son el pretexto perfecto para mantener a una nación tan grande, en el rezago.

ME RESULTA DEMASIADO INTERESANTE EL COMENTARIO ULTIMO, SI UNA CASA DIVIDIDA PODRA SOBREVIVIR, A MI CRITERIO OPINO QUE SI, YA QUE EL HECHO  DE QUE LA  CASA ESTE DIVIDIDA (MÉXICO) AUN TIENE  CIMIENTOS (GENTE), MEXICANOS QUE DIA A DIA LUCHAN POR SEGUIR ADELANTE INDEPENDIENTEMENTE DE LOS PROBLEMAS  SOCIALES QUE SE VIVEN EN MEXICO, COMO LO SON LA INSEGURIDAD, DESEMPLEO, FALTA DE OPORTUNIDADES, YA QUE LE MEXICANO SE  HA CARACTERIZADO POR SER EMPRENDEDOR, ENTUSIASTA, OPTIMISTA, Y QUE EN MOMENTOS DIFICLES CASI SIEMPRE BUSCA ALGUNA PICARDIA PARA MINIMIZAR UN POCO LOS PROBLEMAS.

SIN EMBARGO, DENTRO DE LA LECTURA, LO QUE ME CAUSA CONFLICTO, ES PERCATARME QUE EFECTIVAMENTE, EL SENTIMIENTO DE DEMOCRACIA E IDENTIDAD EN MEXICO SE HA IDO PERDIENDO, DEBIDO A ALGUNOS PERSONAJES POLITICOS, YO SE QUE NO HAY POLITICA LIMPIA NI  POLITICOS PERFECTOS, PERO TENGO LA FIRME CONVICCION DE QUE LOS MEXICANOS SIEMPRE SALDRAN ADELANTE, SIN IMPORTAR LAS BARBARIES QUE SUS REPRESENTANTES LLEGUEN A HACER DENTRO DEL PODER.

mexico encontrara varios problemas asu paso como las llamadas revoluciones por estudiantes.que como dijeron solo son voces de mexico que estan incomformes.y bien es cierto que apesar de que el gobierno nos haga párticipes de algun debate aprobara siempre sus reformas para poder garantizar que mexico pueda crecer a costa de la incrementacion de la pobreza.cierto es que varias reformas tienen por objetivo incrementar la tecnologia en mexico para su modernizacion,peroda trizteza saber que el gobierno disfraza toda la informacion por su propio bien.pues como dan a conocer al principio de este texto desde tiempos antes el gobierno simpre a querido ser el mas destacado poder de todo encontrando asu paso como exprimir cada ganancia en mexico.me parece convenite hablar acerca de este tema realizar lo que es una revolucion pacifica sin afectar alos demas pues al igual que aquellos inconformes vivimos en mexico y dela misma manera se debe tener respeto por los demas.

Me parece muy acertado su punto de vista pues creo que pone en evidencia todas las aristas de los problemas en nuestro pais tales como la Reforma Energenita, la Reforma Educativa, que si bien lo menciona no provoca una revolucion como en años anteriores, si una gran inconformidad por la mayoria de los ciuadanos, quienes al parecer no tenemos voz ni voto el los problemas que presenta nuestro pais, pues es el Congreso quien decide si se aprueban o no las reformas, y a quienes  a final nunca  les importa nuestra opinion.

Un país en el que los conservadores se acomodan del lado...izquierdo!!!.. escrúpulos de monja!.

Mascarada con máscaras de plomo celebrando el disimulo... mientras el mundo da una vuelta mas.

que absurdo!

Por supuesto,oponerse a todo tipo de reforma es señal de conservadurismo:

http://www.animalpolitico.com/2013/12/codigo-nacional-de-procedimientos-penales/#axzz2mQJSNtr0

No cuando el fin último de dichas reformas es consolidar (conservar) los cotos de poder existentes, las abismales brechas sociales y el establishment piramidal que soportamos día a día. No te quedes en las palabras. Las llamadas reformas son conservadoras y prueba de ello es que son apoyadas y promovidas a todo vapor por los círculos que no quieren un cambio, por los menos dispuestos a redistribuir la riqueza y el poder. Reformas que son, esencial, paradójica y simuladamente conservadoras.

Completamente de acuerdo contigo. REvisa la liga que envié sobre una nueva reforma que le permite al gobierno rastrear los celulares sin orden judicial. Seria ridiculo no oponerse a eso. Mi intención era irónica.

Qué curioso que no mencione, para el XIX, el aplastamiento de las comunidades indias por el gobierno de Benito Juárez y demás liberales...

Definitivamente una casa dividida pierde fuerza, pero es un hecho que un país entero no puede pensar de la misma forma, ni actuar como borregos frente a una idea o un "héroe nacional"; justo esas chispas de disconformidad, rebeldía a la opresión, a imposiciones y obediencias ciegas hacia un partido, son las chispas que han ayudado al país a independizarse, lograr cambios en constituciones y a convocar a revoluciones de diversos tipos. 

Sin duda habrá problemas o corrientes opositoras contra las reformas recién aprobadas o las que vienen, pero también es cierto que tienen bases sustentadas en las ideologías y pactos que han desarrollado los partidos a través de los años  Nos queda como mexicanos responsables contribuir a lograr una paz, no represora pero si responsable, respetando los derechos democráticos de la mayoría, y vigilando de cerca a los encargados de que se cumplan las leyes impuestas.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación