Chomsky en Caracas

Fidel Castro ya tenía a Jean Paul Sartre y Gabriel García Márquez antes de que Omar Torrijos tuviese a Graham Greene; ¿podrá Hugo Chávez conformarse solamente, por no decir apenas, con Noam Chomsky?

La tentación primera fue dedicar este post a refutar las ¿desprevenidas? simplezas que a Noam Chomsky le infunde venir a Venezuela invitado por Chávez. Pero me pudieron las efusiones de Chávez: son más suculentas que los elogios del gramatólogo. "Ya era hora que nos visitaras", dijo Chávez, campechanamente, a Chomsky hace dos días, antes las cámaras de la TV gubernamental. "Aquí son bien conocidas tus tesis, tus ideas”, añadió.

Recordé entonces que ya en 2006, Chávez publicitó en Nueva York, ante la Asamblea General de la ONU, un libro de Chomsky del que le habían hablado. No era la primera vez que elogiaba el libro de un autor conocido de oídas.

Al comienzo de su carrera política, todavía candidato en gira por Europa, confió a un auditorio de ultraizquierdistas españoles que La Rebelión de las Masas era su libro de cabecera. Movía las cejas arriba y abajo al decirlo, como lo habría hecho Ramón “Loco” Valdés –y con ellas, su verruga emblemática. Lo ofuscaba, como siempre, la megalomanía, y se las apañó para extenderse en una evocación de cómo la mentida lectura de lo que suponía era un manual para subversivos escrito por Ortega, sumada a la ola de saqueos que en 1989 quedó inscrita en nuestro álbum de familia como el “Caracazo”, le empujaron a la decisión de hacerse golpista para mejor ser redentor de humillados y ofendidos.

El Culto a Bolívar, obra del historiador venezolano Germán Carrera Damas, denunciaba ya en los años sesenta el uso políticamente perverso del pasado que entraña lo que Luis Castro Leiva, un brillante historiador de las ideas también venezolano llamó “la teología bolivariana”. A Chávez nunca se lo dijeron y por eso llegó a decir alguna vez que su veneración por Bolívar tenía un evangelio: el de Carrera Damas. Pero volvamos a 2006.

Chávez toma turno en la tribuna de los jefes de estado y en el acto se apodera de él un arrebato pedagógico y recomienda a los delegados ante la ONU que lean a Chomsky.

Para ser justos, las ventas de Hegemonía y supervivencia se dispararon, al menos por unos días; quizá por vez primera vez desde que fue publicado. En esta ocasión, hace un par de días, Chávez jugó con el título, pero una vez más, tan sólo con el título: “Entre la hegemonía y la supervivencia, nosotros hemos escogido la supervivencia”. Y puesto a hablar de libros que no ha leído, recordó a Galbraith. Sí, a John Kenneth Galbraith.

Chomsky, el tiranófilo, escuchaba al hombre fuerte del antiamericanismo latinoamericano, asintiendo, embobecido y sonriente, sin esperar la traducción, y asintió imperceptiblemente más recio cuando escuchó a Chávez mencionar a Galbraith, su compatriota. Para los venezolanos no era nueva la anécdota; lo único distinto, lo único que cambia es el autor y el libro. Memorialista oral que rehace permanentemente su biografía intelectual, Chávez gusta de evocar cómo siendo todavía un teniente destacado en una remota guarnición del llano venezolano, la lectura de un libro inspirador lo hacía soñar en su catre de campaña con todo el bien que, tan pronto se hiciese con el poder, iba a hacerle a los condenados de la tierra.

El bulto de los textos que informan su ideario, sea éste lo que fuere, ha engordado en estos diez años. Al principio, en su mochila cabían escasamente la Carta de Jamaica, de Bolívar, los aforismos rousseaunianos de Simón Rodríguez y La Historia me absolverá. El martes vine a enterarme –junto con Chomsky– de que también la lectura de John Kenneth Galbraith contribuyó a hacer de Chávez un aspirante a tirano.

Por un instante llegué a pensar que Chávez iba a obsequiarle a Chomsky un ejemplar del libro de Galbraith que desvelaba sus patrullas llaneras –Economía y subversión—, y lo pensé porque, no hace mucho, obsequió Las venas abiertas de América Latina al presidente Obama y expresó el deseo de que leyendo a Galeano Barack aprendiese algo acerca de nuestra región. Él es así: regala libros inspiradores, como El Quijote, pero nunca sin colocarle un aguijón doctrinario.

Así, una edición masiva de El Quijote, adquirida por el gobierno bolivariano a la editorial Santillana y destinada a los escolares venezolanos, hubo de ser modificada, sustituyendo el prólogo de Mario Vargas Llosa por uno de José Saramago, mucho más paladeable para la progresía a sueldo del Ministerio del Poder Popular para la Cultura. ¿Quién recomienda lecturas a Chávez? Más precisamente, ¿quién recomienda dejar caer títulos y nombres de autores? ¿Los cubanos del G2? ¿Los trotskos canadienses, expertos comunicadores, que según la conseja ocupan desde hace tiempo una oficina en Miraflores? ¿O los españoles que, como el neomarxista salmantino Juan Carlos Monedero, dirigen el llamado Centro Internacional Francisco de Miranda? La pregunta aviva las tertulias, cada vez más alarmadas por el acelerón represivo del régimen, de la intelectualidad opositora venezolana. Quizá sea la misma persona que recomendó invitar a Oliver Stone a filmar en Venezuela un documental sobre el hombre que, para decirlo con palabras de Chomsky, “está creando en Venezuela un mundo diferente, un mundo posible”.

Que sea posible, puedo creerlo; pero que sea un mundo diferente, bueno, eso ya son otros cinco pesos, profesor Chomsky.

– Ibsen Martínez

Comentar ›

Comentarios (10)

Mostrando 10 comentarios.

en que año o fecha exacta fue por primera vez chomsky

Oye Fabricio, estás cometiendo una injusticia, estàs ofendiendo a los gorilas...

Tengo entendido que el señor Chonsky, siempre ha gustado de que se le considere libertario, casi como anarquista, ¿y cómo, entonces, babea de admiración ante las botas de un gorila que ya ordenó que se persigan como traiciones a la patria a todos los que en los diversos medios de información disienten de su dictadura?

Quienes son los "trotskos canadienses"?

Yo quiero ser trotsko canadiense y ¿quien no lo querría?

Es cierto,la situacion de pobreza en America Latina es una bomba de tiempo,el resolverla al estilo Chavez,en mi opinion muy personal, una estupidez.Mucha culpa de esta situacion,la tienen los gringos,porque administraciones van y administraciones vienen y la que no es indiferente a los problemas de pobreza que sufre latinoamerica, otras administraciones intervienen para solo resolver intereses empresariales que les afectan, o cuestiones de politica, ajenos al verdadero problema, que es la pobreza extrema y todas las nefastas consecuencias que derivan de ella.Pero no son solo los norteamericanos,los culpables por omision,son nuestros propios politicos y nuestra terquedad,como sociedad, a vivir siempre enemistados, sin encontrar nunca puntos de acuerdo entre extremos.Nuestra tendencia,probablemente heredadas de la epoca colonial,en donde siempre buscamos un mesias redentor, que magicamente y solo por su carisma,nos resuelva todos los problemas.La compleja historia de America Latina,que se ha desenvuelto entre golpes de estado,corrupcion,cacicazgos criminales,fraudes electorales, intervencionismo internacional de derecha y de izquierda,aunados a la terrible ignorancia y desnutricion ancestral, contribuyen a la confusion politica y a la ilusion de que satrapas carismaticos van a convertir en un paraiso,todo el horror de la miseria,la ignorancia y el hambre.Con muchos esfuerzos,nuestros paises de America Latina,por fin en la mayoria de ellos,se constituyo la democracia,con todos los defectos que esta tenga,era y es un gran paso para perfeccionar nuestras libertades,nuestro derechos y para exigir la rendicion de cuentas.Pues bien, en Venezuela,en mi opinion,se ha ido difuminando este avance,por el del hombre fuerte.El gorilato esta a la vuelta de la esquina,con nuevas leyes en contra de la libertad de expresion, con enmiendas que permiten a Chavez permanecer en el poder indefinidamente,etc.digan lo que digan,los promotores de esta imagen paternalista,esto se llama dictadura.Y en latinoamerica estamos hartos de dictaduras,ya sean estas de derecha o de izquierda, y tambien de payasos y saltimabanquis de la politica enamorados de si mismos, que solo viven para realzar el culto a su personalidad.

El caso de Chomsky es curioso porque creo que está envejecido teóricamente. O son esos de izquierda que no dan su brazo a torcer aun cuando el Muro de Berlín ya se fue abajo. Decir que el socialismo de Chávez es el mundo del futuro es el de un dogmático ciego de izquierda porque no sabe qué ocurre con Chavez ni en Venezuela. ¿Por qué no sabe? Pue porque no lee español ni entiende español hablado, menos lo lee, asi que todo se le traduce. En su viaje a Cuba vi eso. Por tanto no tiene información diaria de la diversidad de articulos sobre el tema que publican cada día por ALatina. Es de esos especialistas en America Latina como Stone o el ignorante de Sean Penn (sobre su entrevista con Chavez y Raúl Castro) que necesitan un traductor. El dominio del español, señor Chomsky, es necesario para entender America Latina. Si no, es otro ignorante ideológico como lo fue el ignorante imperialismo norteamericano desde 1989. Ciertos académicos norteamericanos son tan ingenuos y pasan algunos como especialistas en A.Latina. Curioso tambien, Chomsky puede hablar en USA contra el imperialismo, y fuera también, ¿ero en Cuba se permite un Chomsky al revés? Y ahora con la Ley de Educacion en Venezuela el que proteste sera acusado de alterrar la seguridad del pais.... Y Chomsky, ni sabe aquello.

Qué asco... Chomsky, un tipo tan brillante y tan imbécil al mismo tiempo. De los progres que ven en nuestros tiranos al buen salvaje libranos señor. Es esta una plegaria en el vacío infinito pues la enuncia un ateo irredento.

Me parece absurdo que los "intelectuales" gasten toneladas de tinta en articular denuestos contra líderes populistas como Chávez cuando el problema real es la terrible y grosera desigualdad socioeconómica creada por el actual sistema económico mundial.
Es como un médico que se dedica a insultar y burlarse de la incultura de las lesiones cutáneas causadas por la varicela sin entender que esa enfermedad es producto de un contagio viral.
Una Venezuela (cualquier país) donde existan igualdad de oportunidades y certidumbre jurídica jamás hubiera votado por Chávez.
No se sorprendan: mientras no trabajemos por una sociedad equitativa en todos sus aspectos, seguiremos sufriendo a tipos como Chávez.

Otra ronda de berrinches tan tipica de los agentes de Letras Libres...mmhhhh
Vamos a ver, ahora nos salen con que:
Chomsky es un "tiranofilo". Orale, al señor hasta a la carcel le han metido durante el movimiento de derechos civiles en EEUU, mientras tanto Krauze y sus secuaces se la pasaban haciendo que, sorbeteando capuchinos?
Si a Chomsky le han invitado a Venezuela, no entiendo porque habria de negarse a ir, el señor no trabaja para Fox News.
Durante la entrevista inicial en Caracas Chomsky hizo el comentario de que "es muy facil hablar de cambio pero mas dificil es realizarlo". El gobierno de Mexico ni siquiera lo intenta, nuestros boletos ni siquiera entran a la tombola.
Para los interesados la charla de Caracas esta en youtube, hagan una busqueda bajo noam chomsky y luego updated today

Ibsen Martínez, su ironía se ase de cualquier agarradera para denostar a Chávez; suponiendo que no ha leído ningún libro el presidente de Venezuela, y que sólo habla de oídas sobre diversas obras, ¿qué le pareció la actitud de Fox ante la lectura? ¿Por qué nunca se refirió a ese analfabeto confeso? ¿No le parece suficiente que las grandes agencias noticiosas ataquen con cualquier pretexto a Chávez? ¿No le parece excesivo sumarse a la invectiva internacional?
Le aseguro que si usted se hubiera ocupado de la alergia de Chente por la lectura, yo reconocería que usted es parejo y que no escribe por consigna. Pero no, Ibsen está como los izquierdistas que sólo ven la paja en ojo ajeno.
A propósito, y como tema chusco, su nombre resulta un "oxímoron", exactamente como "Brian Archundia".

Un saludo cordial, any way.

Es probable que tengas razón en la estrategia de Chávez para pasar como intelectual de izquierda que se cultiva literariamente con reconocidos autores, pero su gran virtud sigue siendo la legítima preocupación por cambiar un sistema que ha producido una terrible desigualdad social en américa latina. Le faltan ideas claras sobre como aterrizar los cambios? puede ser pero al menos lo intenta...para dolor de las oligarquías¡¡

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación