Caprichos presidenciales

El Fondo de Cultura Económica nació en 1934 como una institución de la sociedad civil. Daniel Cosío Villegas, su fundador y director, la organizó como una editorial independiente, no como una dependencia editorial del poder ejecutivo. Consiguió dinero público y privado para un fideicomiso constituido en el Banco de México (que también, originalmente, tuvo accionistas privados). La palabra fondo tenía el doble sentido de fondo editorial y fondo fiduciario (trust). El Banco no se metía en la administración del Fondo como editorial: se limitaba a la vigilancia fiduciaria del uso honesto de los fondos.

En 1948, Cosío decidió retirarse y trajo como sucesor al gerente de la filial argentina, Arnaldo Orfila Reynal. Resultó un acierto. De 1934 a 1965, la empresa acumuló un capital asombroso de títulos publicados, colecciones, autores, traductores y lectores; de tipógrafos, diseñadores, correctores y curadores de libros; de oficio editorial y calidad intelectual; de merecido prestigio internacional.

Inesperadamente, en 1965, el presidente Gustavo Díaz Ordaz se sintió dueño del Fondo y despidió a Orfila por haber publicadoLos hijos de Sánchez de Oscar Lewis. Nombró en su lugar a Salvador Azuela, un buen hombre que no tenía la menor idea de lo que era una editorial y así la dirigió. El capricho presidencial dañó una institución querida y respetada en todo el mundo.

Después de años a la deriva, cuando el Fondo empezaba a recuperarse (gracias a los trabajos de salvamento de José Luis Martínez y Jaime García Terrés), recibió un segundo golpe presidencial. En 1990, al ex presidente Miguel de la Madrid se le antojó la dirección del Fondo y el presidente Carlos Salinas de Gortari se la dio. Hubo burlas en los medios políticos, que veían (y ven) el Fondo como poca cosa, desde la perspectiva del poder. Resultaba peregrino y difícil de explicar.  ¿Por qué pedir una chambita después de haber sido presidente? ¿Por qué pedir el Fondo? Nunca había mostrado vocación de editor de libros. No tenía experiencia. No le faltaba dinero para poner su propia editorial. Fue un capricho inexplicable, pero destructivo.

La situación se repite con José Carreño Carlón, nuevo director del Fondo por capricho presidencial. Su trayectoria como editor de libros es nula. En su propia página web (www.josecarrenocarlon.com), subtitulada “Artículos periodísticos y comentarios en radio y TV”, se presenta como experto teórico y práctico en las relaciones del poder y los medios. Fue Premio Nacional de Periodismo, director del periódico oficial (El Nacional), vocero presidencial de Salinas de Gortari y diputado. Es conductor del programa de televisión Agenda Pública de Televisa, comentarista de Antena Radio del Imer, columnista en El Universal y profesor de periodismo en la Ibero y en la UNAM. Al día siguiente de su nombramiento, publicó en su artículo “Llegar al Fondo” que “Llegar ahora a esta casa prodigiosa […] sería –imaginé– prolongar las experiencias gozosas de décadas en el periodismo y la comunicación”. “También el Fondo ha realizado un largo viaje. […] ha resistido desde el golpe autoritario de Díaz Ordaz hasta épocas de grisedad.”

Hay algo misterioso en los caprichos. No se pueden defender con buenas razones, porque tienen motivos irracionales. El nombramiento es absurdo, aunque se diga, para explicarlo, que viene de una promesa de Enrique Peña Nieto. Pero ¿a quién? Por su trayectoria y su poder mediático, no es de creerse que Carreño Carlón haya solicitado el Fondo. Tampoco es de creerse que le interese a Televisa. Le interesa al ex presidente Salinas de Gortari, que tiene delirios de retorno. Escribió un par de libros para señalarse como el intelectual orgánico del nuevo PRI y hasta fue temido como un posible poder tras el trono. Sobra decir que, si ocupara la oficina del Fondo que tuvo de la Madrid, el escándalo sería mayúsculo. El nombramiento de su fiel escudero también es un escándalo, pero por cuenta de otros. Premonitoriamente, el estudiante José Carreño Carlón presentó una tesis titulada México: los códigos de su autodestrucción.

La horticultura puede cambiar de cultivos con frecuencia, porque opera en ciclos muy cortos. En la cultura, los cambios frecuentes son un desastre, porque los ciclos son muy largos. Las instituciones culturales van mejorando lentamente, o pudriéndose lentamente, mientras parece que no pasa nada. Además, la cultura es artesanal: encaja mal en el sistema burocrático. Lo importante en la cultura lo han hecho personas que ni subieron ni bajaron burocráticamente: que, en el mismo puesto y con el mismo título o con ninguno, produjeron cada vez mejor, en ciclos creadores de diez, veinte o treinta años. Por el contrario, mejorar burocráticamente es ante todo recibir un puesto como un peldaño para subir a otro. En la burocracia, quedarse a hacer las cosas bien es anquilosarse, vegetar, exponerse a ser barrido como el odioso detentador de un feudo.

Reducir el Fondo de Cultura Económica a una de tantas cartas de la baraja política de puestos asignables es una pérdida para la cultura de habla española. La rotación de directores en función de circunstancias y perspectivas que nada tienen que ver con el mundo de los libros degrada al Fondo como proyecto cultural.

 

 

"Hay algo misterioso en los caprichos. No se pueden defender con buenas razones, porque tienen motivos irracionales"

Comentar ›

Comentarios (39)

Mostrando 39 comentarios.

Joaquín Diez Canedo hijo durante sólo cuatro años una entusiasta, grande y excelente labor en el Fondo de Cultura Económica, al cual conoce muy bien hasta desde pequeño, pues su padre había hecho lo mismo durante la administración ejemplar de Arnaldo Orfila. ponerlo en la dirección de los libros de texto gratuitos quizá sea darle un lugar de mayor impostancia pero sin ser "sospechosista" sospecho que él hubiera preferido seguir con su amado FCE.  

SALINAS contraataca desde su periodiquillo "La Razón" edición lunes 21 de enero.

 

Es facultad exclusiva del Presidente de la República nombrar a quien considere adecuado. Lo demás son pataleos de aquellos que se sienten iluminados y merecedores. Bueno, tienen derecho al pataleo y berrinche. Reitero, decide quien tiene el poder de decision. 

Perdona los pataleos, c hernandez (que es algo como decir anónimo), pensamos que vivíamos en una democracia. Supongo que ya estarás preparando tu manta de "Gracias, Señor Presidente" para colgarla el próximo informe de gobierno.

Reitero... Es Facultad del Presidente los nombramientos. Democracia es gobierno del pueblo por y para el pueblo. Te guste o no, tras una eleccion se elige quien sera el que este a cargo de Poder Ejecutivo con todas sus facultades y responsabilidades, sea quien sea,. Dicho en otras palabras, confundes democracia con ejercicio del poder que no se consulta, se ejecuta,y punto. Por lo que veo, ofender es un argumento que usan ciertas personas que no tienen bases ni argumentos para dialogar. Tu comentario es patetico. Ah... ¿es trascendente para ti si mi nombre es anonimo (es real, pues)?  ¿y la manta? ¿Donde estan soportados tus argumentos? No es mi modo pero... el comentario parece ser consecuencia de un grave derrame cerebrofecal... De mi parte, no habra mas respuesta.

Todas las opiniones son respetables, yo sólo quiero aportar algunas cosas.

1. El señor Carreño dice que no dejará sus espacios en Televisa y radio, en su programa de ForoTV hablará sólo de libros, sin embargo en el programa del jueves 17 que ustedes pueden ver por internet, habla del IFAI y se ríe del error de EPN, luego habla de Hugo Chávez y habla de libros del Fondo, como para justificarse. Mi apreciación es que un Director del Fondo no puede reírse de su jefe (EPN), luego si comenta sobre Hugo Chávez, el ya tiene cuantificado el posible daño a la imagen del FCE en Venezuela, me refiero a que si Chávez o Maduro reviran sus comentarios intimidando a la sucursal de allá o expropiándola.

De todos los libros que sacó recomendados uno solo fue de Siglo XXI, todos del FCE. Ante ello ¿que dirán los editores privados? eso en mi rancho se le conoce como inequidad, competencia desleal. Y si cada editor en represalia deja de mandar sus libros a las librerías del FCE???

Pensemos maquiavélicamente en un futuro problable: Un gobernador de cualquier entidad, supongamos Oaxaca ya tiene apalabrado un pedido de libros al FCE y de repente por una nota en los medios, Carreño en sus programas lo critica, ¿ustedes creeen que el Gobernador de Oaxaca va a seguir comprando? yo creo que no.

Nunca vi a Diez Canedo diciendole rateros a los Moreira para poner una librería en Coahuila, nunca vi a Sáizar diciendo burro a Fox, mas que servilismo hay cordura, ética, moral, equidad.

Otra si el autor de un libro ataca a EPN, Carreño le devolverá sus derechos autorales, le dirá sáquese se aquí y retirará su obra, eso se llama descalificacion, arrogancia, servilismo.

No confundan al vocero de CSG con MMH, éste último les guste o no dejó las bases sobre las que trabajaron Sáizar y Diez Canedo. Por cierto en todos los comentarios y notas de prensa se olvidan de Gonzalo Celorio, el escritor corrido por Fox no por asuntos cubanos, sino por su dispendio, cuánta gente corrió y cuánto se gastaba en cada coctel. Fox, burro, tonto, supo revirar y mandó correrlo. EPN tiene el honor de corregir sus errores y atender las opiniones de la comunidad intelectual, más que la mía.

Por último, si de poner a priistas se trataba o regresar al pasado, se habría pensado en Jorge Ruíz Dueñas, David Turner, hasta Adolfo Castañón.

Ustedes opinen tambien

Por supuesto entre el que sale y el que entra, prefiero  a Joaquín Díez Canedo, un hombre de una familia de editores, al frente del FCE. Pero nada es para tanto. Entra José Carreño Carlón, periodista y ex vocero de Carlos Salinas, y los amigos de Letras Libres ponen el grito en el cielo. Y cuando fue nombrado el ex presidente Miguel de la Madrid al frente de la editorial y éste empezó la edición de las Obras completas de Octavio Paz, ¿protestaron? Salvo… En fin. Es la rueda de la política en la cultura. ¿Y qué tal que ahora iniciaran en el FCE las Obras completas de Enrique Krauze, de Héctor Aguilar Camín y de Gabriel Zaid? Todo puede suceder, amigo Zaid, en vísperas de su cumpleaños 79, un abrazo de luz queretana. Qro. Qro. 18-I-2013. --Por cierto un día después del cumple 91 del señor LEA y en el cumple hoy de Aristegui. Tres abrazos de luz transparente.     

Jajajajaja; que buen comentario el de ud. Sr. Figueroa. Ponen el grito en el cielo para curarse en salud, pero igual y es para que los consideren en la agenda de homenajeados.

Ok con el artículo, pero mientras no pongan a quién proponen como candidatos, sospecho que lo que más más les molesta es que no le dieran el puesto a alguien cercano a la camarilla de Letras Libres. Y lo digo sin malicia, me gusta la revista, pero creo que es deshonesto entrarle tanto a la grilla del sector cultural escondiéndose bajo el argumento "es que sería mejor para México, piensen en los niños!!1!!" en vez de siendo sinceros y diciendo que, en su opinión, SU visión sobre cómo administrar el sector cultural es la mejor para el país. Porque todo es hablar del pasado salinista de Carreño, que no está mal, pero no entiendo cuál es el problema con el nombramiento cuando uno de los principales problemas es cómo se encrustan grupos académicos en las dependencias, que acaban dando becas solo a quienes piensan como ellos. Llevamos 12 años así.

Gabriel Zaid:

Del nuevo Director del Fondo de Cultura Económica (FCE) puedo decir que representa, como profesor de la Ibero y Director del Departamento de Comunicación de esa misma universidad, el autoritarismo más destructivo. Terrible será ver cómo el mismo Salinas dirige ahora esa editorial.

Pese a todo, es importante no poner a todo mundo en el mismo costal. Miguel de la Madrid, como expresidente, llegó a ser el gran editor. La Presidencia le quedó grande, enorme. No así el FCE, al cual, literalmente, resucitó con nuevas colecciones, reedición de libros, publicación de muchas nuevas obras. Logró que las librerías fueran lugares de charla, lectura, encuentro de ideas, con espacios, si no perfectamente adecuados, al menos visitables. Permitió que diversas editoriales nacionales y extranjeras distribuyeran ahí mismo sus libros.

Miguel de la Madrid fue un presidente de México débil, gris, mediocre, miedoso, pero no fue  represor ni autoritario. Carreño Carlón, en cambio, debe ser vigilado a la luz de los destrozos que hizo en la Universidad Iberoamericana con su nepotismo, altanería y prepotencia.

Saludos.

Estupendo comentario de filantrópico ogro. Propriísta camaleón.

Me adhiero a lo aquí expresado.

Estupendo comentario.

El PRI

es el PRI

es el PRI.

Qué comentario pobretón  , no articula ni la condición mínima de la oración gramatical , decir algo de algo ,  me recuerda a la frase clásica : tú chita , yo Jane  , superior a : " El PRI

es el PRI

es el PRI."    uuuohh . 

Era... claramente una alusión a:

 

Una rosa

es una rosa

es una rosa

 

y dice más de lo que parece

 

 

La alusión era más bien a Apocalipsis now: The horror, the horror....

Si la calidad de la crítica es la medida exacta del escritor, estoy de acuerdo con usted: soy pésimo.

Estimado Nebrija:

 

Creo que Alex hizo su comentario como un eco de Gertrude Stein y su "la rosa es la rosa es la rosa"... 

 

Es extraño, porque en twitter Nebrija es un extraordinario escritor, editor cultísimo, ensayista preclaro, connotado catedrático, consuelo de los desocupados. Otro de los siete sabios ¡y los siete a la vez!.
Confiamos en su "personalidad remisiva", con el culto incluído. Y le deseamos un pronto des-enamoramiento para que descanse.

Una excelente crítica a las decisiones infundadas que no son más que caprichos. Tristemente, así es la política mexicana. El otrora embajador Carreño, por supuesto no tiene el mínimo interés en la cultura, así como no lo tuvo en la academia, que fue su refugio por años. Ahi en la Iberoamericana, ejerció el poder a punta de golpes bajos y duros; a manos de personas fieles a él, como Gabriela Warkentin.

Don Gabriel, que atinado es su punto de vista y del cual dirán muchas cosas al mejor estilo Salinista -el cual los conductores de Agenda Pública- manejan tan bien como los creadores y practicantes que fueron y son. Como buen político, José Carreño Carlón, llega al Fondo de Cultura Económica, con personas capaces de hacer más daño a la cultura que el mismo. En el desprecio a la cultura y el oportunismo político, está la suerte de una de nuestras editoriales más queridas.

El acertado punto de vista de Zaid es importante, pues podemos hacernos una idea de lo que vendráen materia cultural los próximos años. Me gustaria saber la opinion del autor respecto a otra institución importante como lo es el INEHRM, que quedó en manos de Patricia Galeana.

Cuando nada es cierto, todo es posible.......MD

Claro e inteligente como siempre Don Gabriel

Acertado como siempre Maestro Zaid. Leerlo es un aprendizaje y un deleite a la vez. Recuerdo la triste debacle del FCE cuando cayó en manos de Miguel de la Madrid: baja en la cantidad de nuevos títulos, baja calidad de papel, altos precios ( es que la estaba "rescatando" según él ). Como estudiante de entonces, me resigné a ver muchos títulos en los aparadores sin que alcanzara para comprarlos y sin la esperanza de encontrarlos en bibliotecas.
Aunque no sabemos el papel que va a tener el periodista José Carreño, coincido con Usted en que no es la persona idónea.

Interesante columna, no sabía nada parecido respecto al FCE.

 

El país está de luto desde el 1 de diciembre de 2012 y este luto nos durará 6 o  más años, GRANDE ES LA TRISTEZA.

Sin duda excelente el reclamo que hace Zaid, me quedo con su sentencia: Reducir el Fondo de Cultura Económica a una de tantas cartas de la baraja política de puestos asignables es una pérdida para la cultura de habla española.  A Carreño eso no le importa. El sabe a lo que va. Como ha ido siempre.

Sin duda excelente el reclamo que hace Zaid, me quedo con su sentencia: Reducir el Fondo de Cultura Económica a una de tantas cartas de la baraja política de puestos asignables es una pérdida para la cultura de habla española.  A Carreño eso no le importa. El sabe a lo que va. Como ha ido siempre.

De aquí al 01 dic del 2017, los mexicanos no podemos esperar decisiones acertadas a largo plazo, estamos ante los discursos demagógicos, para continuar la extranjerización de las estructuras de nuestra economía, este fenómeno esta borrando nuestros quehaceres culturales. Que dios perdone a los perversos que lo han estado provocando. 

Excelente artículo Mtro. Zaid. Yo tal vez añadiría que se trata no sólo de Carlos Salinas de Gortari sino también de Aguilar Camín, cuya voracidad y salinismo son altamente conocidos.

A ver si nos entendemos: "no es bueno hacer cambios frecuentes en la cultura", dice Gabriel Zaid. ¿Por qué no? ¿Acaso es que estuvo de acuerdo con la política ineficiente y dispendiosa que le recetaron al FCE Consuelo Sáizar y su sucesor en el puesto? ¿Le parece atinado que, como reconoció la misma ex directora del FCE (y después presidenta de Conaculta), se tiraran dos mil ejemplares, tanto de un libro que podría venderse bien, como de uno que no, nada más por no dejar? ¿Eso le parece bien? ¿Ese es el cambio que no quiere?

 

No, ya sé: el cambio que quería era otro. Era un titular en los periódicos donde dijera "Gabriel Zaid, nuevo director del FCE". Seguramente, para perpetuar las líneas del poder heredadas de Octavio Paz.

Qué chistoso lector eres, Domingo, que ves elogios a unos donde se critica a otros. Sobre todo porque el problema del tiraje ha sido señalado por Zaid desde hace varios años en otros artículos sobre la cultura del libro y porque en este texto los elogios se dirigen a directores del FCE anteriores a Sáizar.
En fin, cada quién lee lo que su paranoia le permite.

P.S. Como supongo que pensarás que defiendo a Zaid o a Paz y su inmarcesible poder, por lo que tengo que adelantarme y decir que no, que en realidad soy un lector crítico de ambos y que si algo me llama la atención del texto es que el fantasma del salinismo, tantas veces visto como un pretexto infundando de la izquierda, sea el motor de la crítica al nombramiento a Carreño (el salinismo sólo existe, parece, cuando llega a Conaculta o el FCE).

A mí también me extrañó (bueno, no tanto, tanto) el mutismo relativo a la administración Sáizar en el FCE.  Pero también atestiguo su lectura crítica, don Roberto (saludos).  Creo que tanto usted como don Domingo aportan puntos válidos a la discusión.  Me parece que el contraste es peor por la sucesión a un hombre de notable estirpe editorial: Díez Canedo...

 

La lógica nos lleva a comenzar por el comienzo, digo yo. Así es que, a diferencia de los muchos nombramientos políticos de directores del Fondo, incluyendo a este último, Consuelo Sáizar por lo menos venía del medio editorial. La crítica a la persona ya es otro asunto. Al menos no se pone a un albañil a hacer labores de carpintería, como acostumbran. Y lo de ineficiente dependerá del color ideológico del cristal del crítico. Porque en un país en el que tradicionalmente no hay lectores y su número disminuye conforme pasa el tiempo, es difícil llamar ineficiente a una administración que incrementó sensiblemente el número de títulos y autores, multiplicó las ventas, abrió más puntos de venta en México (no sólo en la capital, gracias) y en el extranjero y, además, así lo vean como anatema, obtuvo utilidades que, al parecer, fueron las más altas de su historia. Me imagino que en esos términos es más aceptable publicar títulos de poca venta que hacerlo de todos modos en una editorial que pierde dinero crónicamente. Por otra parte, tampoco veo a Zaid elogiando a Consuelo Sáizar, sino criticando los nombramientos de los políticos. Porque, toda proporción guardada, habrá un punto a partir del cual juzgar y criticar la labor por igual de Sáizar que la de las vacas sagradas. Supongo que, más allá del gran prestigio de Orfila o de José Luis Martínez, no eran perfectos y algunas cosas habrán hecho que puedan ser criticables. Tal vez también ellos publicaron libros de poca demanda, justificados en criterios tales como la propagación de la cultura o el que hay títulos que no deben de faltar en un catálogo o que deben editarse porque nadie más lo hará. El asunto está en el todo, en el balance entre lo bueno y lo malo. Pero más allá de esos criterios, habrá que pensar si lo que hacían era correcto y orientado hacia las funciones propias de una editorial. Lo que difícilmente podría esperarse de Miguel de la Madrid o de Carreño, faltos de la idea primordial de lo que es un librero y cómo funciona esa actividad.

 

Supongo que todos sabemos (y Zaid primero que nadie) que ningún gobierno del PRI o del PAN –y mucho menos del PRD– lo nombrará director del Fondo. Lo que, por cierto y tristemente, es una verdadera lástima. Así es que no es más que mala leche ideológica acusarlo de candidatearse o de criticar el nombramiento de Carreño por puro despecho.

 

Como de costumbre, la crítica sin argumentos de nuestros intelectuales de izquierda, habituales de estos blogs, se basa en el fundamento de siempre: no critiques el nombramiento de Carreño si antes no criticaste la gestión de Sáizar. No digas nada en contra de Fidel o de Chávez si antes no criticaste a Calderón. No hables mal de la URSS si antes no criticaste a los gringos. Ojalá se aprendieran otra tonada. Después de tanto tiempo, ya va siendo hora, ¿no creen?

Pues sí, don Rodrigo, la señora Sáizar venía del medio editorial.  Pero con el perdón de Jus, no es lícito comparar Editorial Argumentos (Lágrimas, Risas y Amor) con Joaquín Mortiz.  Hay una lógica en este comentario (para usted que habla de ella): el suyo se limita mayormente al aspecto comercial del Fondo, aunque toca marginalmente lo que a otros grandes directores como Orfila, Martínez o García Terrés les sobraba: criterio editorial.  En mi comentario solo señalé que se me hacía extraño que don Gabriel guardara silencio sobre los directores durante las administraciones panistas; supongo que tiene una opinión sobre ellos que me gustaría leer.  Dudo muchísimo que habiéndose negado siempre a formar parte de la administración del Estado, ahora tenga algún interés en hacerlo.  No sé si usted me haga parte del grupo de los "intelectuales de izquierda" que le reclaman al señor Zaid oscuras motivaciones chambistas; por si las moscas aclaro mi posición: no creo que su silencio obedezca a un deseo "óseo".  Pero estar de acuerdo con el mensaje básico que aquí comunica, a mi parecer no lo salva de revelar posibles conflictos de interés de otra naturaleza: la industria cultural en México es un pueblo muy chico... 

¡Felicitaciones! a Grabriel Zaid por su ocupada vida entre: libros, editoriales, librerías y bibliotecas.

 

Propongo a Gabriel Zaid como director del Fondo de Cultura Económica

Precisa y soberbaia las aclaraciones del profesor Zaid sobre los políticos en general. Sabrán los políticos citados y los no citados o mejor, habrán leído alguna página de la obra maestra americana: "El laberinto de la soledad"?. No tienen capacidad para hacerlo por eso resuelven ir por la "figuración" de las y en las editoriales. Atentamente.

Excelente crítica.

Curses are like young chicken: they always come home to roost.

 

Robert Southey. The Curse of Kehama, 1810

 

 

Había que demoler al adversario, aún si haciéndolo se allanaba el camino para el regreso de la bestia…

 

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación