Así las cosas

El país que hizo de los escaques, los alfiles y el jaquemate mitología íntima y geopolítica, le niega a sus ciudadanos la posibilidad de perderlo todo en un golpe de dados: por ley cierran los casinos, salvo en cuatro esquinas del territorio ruso.

Destinada a cortar de tajo la perniciosa vaina de la ludopatía, esta legislación, obligará a los enfebrecidos y los arruinados a tomar algún vuelo hacia las antiguas repúblicas soviéticas, destino de las ahora prohibidas casas de juego.

Con una ley como esta, se afianza Rusia en la modernidad de los mercados negros y los eufemismos: de ahora en adelante no hay casinos en Rusia, hay “Clubes deportivos de póker”.

– PD

Las antologías de poesía son, definitivamente, un fenómeno más ligado a la cultura pop –aunque glamourosamente marginal– que a la historia editorial de lo Sublime. Este postulado, que vale para México, vale todavía más para la Argentina. Muestra de ello es que, según informa Revista Ñ, acaba de publicarse la Antología de la nueva poesía argentina, de la editorial Perceval Press, fundada y dirigida por el actor Viggo Mortensen.

Conocido por su incursión en las últimas creaciones de David Cronenberg, así como por su caracterización de “Aragorn” en la saga de El señor de los anillos, Mortensen es todo un renacentista contemporáneo: toca jazz –tiene varios discos–, se interesa por el arte abstracto –y pinta él mismo–, es seguidor ferviente de un club argentino de futbol y, por si fuera poco, asegura que le gusta mucho la nueva generación de poetas argentinos. La selección, a cargo de Gustavo López –fundador de la revista Vox– incluye a autores como Joaquín Gianuzzi, Washington Cucurto y Fabián Casas.

– DSP

Si te gustó, quizás te guste
Comentar ›

Comentarios (1)

Mostrando 1 comentarios.

Así las cosas.

Interesante la nota de Rodrigo Fernández, de El País. Salta a la vista una cuestión: ¿por qué razón la ley entra en vigor 3 años después de promulgada?. Esto no lo explica Fernández.

Si se está hablando de que la medida conlleva a la pérdida de medio millón de empleos, en mi opinión, aquélla no fue bien proyectada.

Puede ser cierto que no convengas las casas de juego ni los casinos a las sociedades, pero una vez ya en funcionamiento, con toda su estructura, inluyendo en ello, planta de trabajadores, ¿cómo dejar a éstos sin empleo?. Quizá debió, en todo caso, verse a los casinos como un mal necesario y regular en mayor medida su funcionamiento, más nunca cerrarlos con los costos socioeconómicos que se comentan. Así las cosas.

Un saludo.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación