El engaño como política

“Ustedes me eligieron para que les diga la verdad, no lo que quieren oír”,  afirmó el presidente Obama en el discurso que cerró la Convención demócrata hace unos días. Es imposible saber si el electorado norteamericano espera escuchar la verdad  monda y lironda en el momento que toman el poder los políticos a los que favorecieron con sus votos, pero ciertamente la verdad,como instrumento de campaña, no garantiza el triunfo. La última encuesta de CNN muestra de nuevo un empate entre demócratas y republicanos, a pesar de que el partido republicano adoptó en su propia Convención en Tampa, Florida, al engaño como estrategia política.

Mitt Romney, el indescifrable candidato del llamado GOP, decidió antes de la Convención centrarse en la base dura del partido al escoger como compañero de fórmula a Paul Ryan, un político ultraconservador, y apostar a la ignorancia o a la desmemoria del electorado en Tampa. Oradores, políticos y delegados entrevistados por los medios en la Convención, hicieron hasta la imposible por colocar a la economía en el centro de la campaña y por mostrarse compasivos con aquellos sectores de la población a los que arrasará su proyecto de gobierno si llega a aplicarse: los grupos más necesitados, los enfermos, los viejos-sobre todo si son pobres-, las mujeres, los inmigrantes y todas las minorías que los republicanos repudian.

Probablemente, Romney y Ryan podrán tomarle el pelo a su base dura y a la numerosa porción de votantes irracionales que pueblan el escenario político allá, como en todas partes: electores ignorantes, dominados por la ideología, alérgicos a la realidad. Pero no han logrado engañar al resto de los votantes y a los muchos observadores y analistas que siguen la campaña.                                                             

La economía norteamericana no está al borde del abismo como afirma el GOP. The Economist, la influyente revista británica, calificó hace unos días el desempeño económico de Barack Obama*. El presidente aprueba con creces en el renglón de la respuesta a la crisis que rescató al sistema bancario y a las grandes industrias en peligro de quiebra, en el ámbito de los estímulos y del comercio. Le faltó aplicar una política más decidida en el mercado del trabajo y en el ámbito de las regulaciones, pero reprueba nada más la materia de política industrial.

Más allá del desempeño económico de Obama, Romney y Ryan no tienen un programa viable para resolver los asuntos pendientes. Para muestra un botón. Ryan jura que resolverá el problema del déficit con la siguiente fórmula: reducirá impuestos al 1 por ciento de mayores ingresos. Paul Krugman (New York Times, agosto 19, 2012) ha calculado que la pérdida de ingresos para el gobierno resultado de esa medida sería de 4.3 trillones (anglosajones) de dólares en diez años. Para restaurar el equilibrio Ryan propone inmensos recortes al programa de ayuda a enfermos –Medicaid– (800 billones); al que regala vales para alimentos a los más necesitados (130 billones) y a otros, como el programa de ayuda a estudiantes. Esto ahorraría al gobierno, dice Krugman, 1 trillón de dólares, más los 716 billones que Ryan quitaría al sistema de salud o Medicare. Si a los 4.3 trillones de recortes impositivos –que favorecen, claro, a los más ricos– le restamos el 1.7 de recortes en gastos –a expensas de los más pobres– el déficit se elevaría en alrededor de dos y medio trillones de dólares.

Estas medidas no son, por supuesto, puramente económicas. Están estrechamente ligadas con la visión del mundo –la “agenda social”– de los republicanos de hoy. Esa que trataron de ocultar en Tampa. Una agenda que pregona que los pobres son pobres porque quieren; por flojos, por falta de iniciativa o, peor aún, de valores cristianos. En esta visión inhumana de la realidad, recortar los programas de ayuda a los miserables y enfermos es no sólo aceptable, sino encomiable.                                                                                                                         

En un excelente ensayo que publicó en The New Republic**, Leon Wieseltier desglosa y descubre el despreciable sustrato ideológico de Ryan: el mito de la autonomía absoluta. Una autonomía narcisista que supone que el Estado benefactor en cualquiera de sus formas devasta el carácter y “debilita a la sociedad norteamericana” y en consecuencia, hay que destruirlo. Que defiende un capitalismo bárbaro sin responsabilidad social y, además, paranoico: amenazado supuestamente por lo que Ryan llama el “socialismo estilo europeo” y su afán por “redistribuir recursos”. Como lo señala Wieseltier, la redistribución del ingreso es una de las tareas básicas de cualquier Estado moderno y ningún ciudadano, por exitoso que sea, ha construido nada solo.

Esta visión del mundo nos toca directamente: es el cimiento de leyes anti-inmigrantes, racistas e inhumanas, dirigidas a mexicanos indocumentados en estados como Alabama y Arizona. Una agenda que acabaría, entre otras cosas, con cualquier posibilidad de una reforma migratoria en los años por venir.  

__

* “End-of-term report”, septiembre 1, 2012.

** “His grief,and Ours”, septiembre 13, 2012.

 

(Publicado previamente en el periódico Reforma)

Si te gustó, quizás te guste
Comentar ›

Comentarios (21)

Mostrando 21 comentarios.

Algunos académicos estadounidenses llevan tiempo promocionando el engaño como arma politica legítima. 

Donald Kagan en su libro sobre las causas de la guerra y la conservación de la paz, defiende la mentira en un pasaje en que un politico ateniense miente para construir la flota que luego resultaria vencedora en la batalla de salamina.

George Friedman llegó a afirmar que la mentira es comunmente utilizada y que los estadounidenses "espera que les mientan".

La mentira es tolerada siempre y cuando den buenos resultados. En un documental sobre el consumo de esteroides,  un levantador de pesas aficionado los consumia para mejorar su rendimiento. sus padres se oponian, y sospechaban que lo hacia. sin embargo, todos quedaron muy felices cuando ganó el campeonato local. La conclusión del documental era que el impulso competitivo en la sociedad estadounidense los lleva a aceptar cualquier medio para lograr resultados, siempre y cuando logen ocultar el secreto de los medios.

Debo añadir que el documental no era ni de chomsky ni de moore.

El engaño como política: ayer todos los politicos gringos muy serios y afectados, actuando y conmovidos, muy solidarios, en el aniversario del gran engaño que fue esa super puesta en escena (arte puro en verdad) que fué el 9/11...aunque si hay algunos que de verdad creen que con aviones se pueden "demoler" edificios... pero suelen ser demócratas.

Es increíble que gente como usted pueda creer y difundir este tipo de teorías conspiratorias insostenibles.Yo estaba en Nueva York ese día de septiembre y vi lo que sucedió, desde un piso 43, y suficientemente cerca de las torres gemelas. Vi a los dos aviones estrellarse en los edificios, que se incendiaron inmediatamente para desplomarse después. Dos aviones cargados de combustible pueden demoler edificios,creámelo. 

Un avión se estrella con un edificio, el edificio se derrumba, luego entonces los aviones (cargados de combustible) derriban edificios...bonito silogismo

 

 

¿Bonito silogismo?  No; bonito (por calificarlo de alguna manera) simplismo; el de usted.  Cualquiera puede consultar los meticulosos estudios que explican lo que sucedió.  Pero todos sabemos que ninguna montaña de evidencia inmuniza contra las creencias más descabelladas.  Mi inquietud es que a usted lo prepararon (al menos en teoría) para examinar con cierto grado de objetividad la evidencia, antes de emitir un juicio.  A un ignorante, en principio, se le puede educar.  Ojalá y usted tenga remedio.

Es que ya superé lo baconiano y cartesiano, Liborio, qué remedio tengo.

Pues sí: la sabiduría del Tarot solo se les revela a los espíritus superiores, superlativos... super... cheros.

Otro más de los fanáticos de las teorías de conspiración. ¿Cuántas veces has visto Zeitgeist? Supongo que también nos dirás que Armstrong no llegó jamás a la luna y que todo fue un montaje.

Yo soy de los algunos que creen que con aviones se pueden demoler edificios (si se refiere usted a la causa que hizo caer las Torres Gemelas del World Trade Center).  Me apena muchísimo que usted, con estudios de doctorado, insinúe otra cosa frente a toda la evidencia existente.

Tampoco existe Dios Liborio, no tengas miedo.

Una respuesta tan profunda, que no rebasó el umbral de lo comprensible (al menos para mí).

 

No,no, Isabel, tu análisis es totalmente errado, la preocupación central de los electores es la economía, el déficit federal, la deuda pública y especialmente el alto nivel de desempleo [1],[1a].

Obviamente, es de esperarse que los republicanos se enfoquen precisamente en esos temas. Lo cierto es que, la campaña de Obama está haciendo y va a hacer todo lo posible por evitar estos temas, recurriendo  justamente a la premisa de tu argumento, “al engaño como política”. La compaña está tratando de distraer a los votantes enfocándose en temas de contexto social (e.g. salud social, programas sociales, subsidios a estudiantes y a la guerra cultural, et al), sobre todo, después del raquítico reporte de empleos de agosto [2].

Contrario a lo que tú dices, la plataforma de Romney/Ryan proponen balancear el presupuesto es implementando políticas fiscales sobrias y responsables comenzando por reducir gasto publico reflejando el ingreso federal; el problema del déficit presupuestal no es la falta de ingresos si no el exorbitante gasto público.  Los republicanos, también proponen reducir los impuestos, para como indica The Economist, crear un incentivo para que la iniciativa privada invierta y cree empleos, estimulando el crecimiento económico [3]. Dentro de este contexto, el desarrollo de la economía está en manos del sector privado -que tienen un interés directo la estabilidad y viabilidad de la economía- y no en manos de burócratas.

Esto es un claro contraste del plan económico de Obama, para quien la principal solución para resolver los problemas económicos es incrementar los impuestos “a los ricos” [4], (es fácil ser generoso con el dinero ajeno, claro está), y seguir aumentando gasto público, ignorando las consecuencias negativas a largo plazo [3]. Continuando estas políticas no solo atrofian la inversión privada sino también  como indica el Wall Street Journal obligan el éxodo de la iniciativa privada al extranjero [4]. No solo eso, la realidad es que, es una irresponsabilidad fiscal  aumentar la deuda pública indiscriminadamente para costear insostenibles servicios sociales, pasándoles la factura a futuros contribuidores.

El problema de esta táctica, no solo es que la recuperación económica se deja en manos de la clase política sino que aumenta el alcance y poder del gobierno federal…y es ahí donde están las diferencias fundamentales de los dos partidos. Lo previo, me lleva a dilucidar la miopía de tu análisis. Los fundadores del país codificaron un sistema constitucional en donde los individuos y el estado de derecho son soberanos; los republicanos abogan por mantener -la tradición del liberalismo clásico adoptado por fundadores- un gobierno limitado, que tiene como principal función proteger las libertades civiles de los ciudadanos en un mercado libre. Los ciudadanos ejercen estas libertades y aceptan las responsabilidades por sus acciones. La plataforma actual, incluye ayudar a los ciudadanos que realmente lo necesitan con programas sociales sostenibles, pero con restricciones para evitar que el estado no se convierta en un welfare state o  en una tiranía.

Los demócratas, por otro lado, postulan un poderoso gobierno central donde que dicta políticas para el bien colectivo. Dentro de este contexto, los individuos pierden derechos y libertades por el “bien común” que prescriba el gobierno en turno. El problema con esta ideología, es que no solo va en contra de lo que circunscribe la constitución, si no que el gobierno federal se adjudica responsabilidades y obligaciones que pertenece a los individuos. El gobierno se convierte en el gran benefactor social al proveer todo lo tipo de ayudas sociales sin ningún costo para los recipientes. Hay dos problemas con esta filosofía política, por un lado se crea un estado de dependencia, por el otro, la motivación de trabajar se degrada cuando el gobierno provee abundantes servicios sociales “gratis”. Peor aún, cuando estos votantes ejercen su voto lejos de validar su soberanía y responsabilidad individual legitimizan su dependencia gubernamental. 

Los demócratas proponen políticas económicas que eventualmente llevaran el país a la bancarrota, evitan a toda costa reformar programas sociales. Sin una reforma estructural; en unas décadas, solo el Medicare consumirá el presupuesto federal en su totalidad [6]. La evidencia es abundante, solo toma analizar el desastre socio-económico estado de California [7]-arquetipo de las políticas socio-económicas del partido demócrata- donde impuestos altísimos, regulaciones innecesarias, junto con generosos programas sociales, en solo décadas, han contribuido a convertir el Golden State  en un Disaster State.

Con respecto a la inmigración [ilegal], los dos partidos utilizan a los inmigrantes ilegales como piñata política. Los republicanos alimentan el sentido nacionalista y xenofóbico acusando a los ilegales de los problemas de la nación, desde el déficit presupuestal hasta los incendios forestales. Por su parte,  Obama, se dice defensor de los inmigrantes y sin embargo las deportaciones han roto records durante su administración. Y ya que estamos hablando de engaño político, Obama, no cumplió, ni trato de cumplir su promesa de proponer apoyar una amnistía durante su administración; sin embargo, casualmente mese antes de las elecciones afianzo, el ingenuo, voto hispano tirándoles un hueso [9] (evitando la deportación, por dos años, de  menores de 30 años de edad que hayan entrado ilegalmente como menores)  a través de una orden executiva –que, por cierto, puede ser revocada fácilmente el próximo presidente-.  

Para concluir, la diferencias fundamentales en los dos partidos se pueden definir en que los demócratas creen que el gobierno es la solución a los problemas del país, sus políticas son de naturaleza paternalista que inherentemente disminuye, nos solo la responsabilidad personal sino el estado de derecho. Este partido convierte al país, cada vez más, en un gobierno paternalista, una especie Leviatán con severas tendencias socialistas [8].  Los Republicanos rechazan esta ideología, ellos se apegan al ideal de los fundadores de la nación donde la función del estado se debe circunscribir primordialmente a proteger los derechos, y garantizar las libertades individuales. Además, la función del  gobierno  se limita y subordina a los ciudadanos; los que motivados por prosperar salen a delante como individuos y consecuentemente como sociedad.

Como veras, lo que está en juego va más allá de un simple cambio de gobernantes, sino un cambio fundamental de la función y alcance del gobierno y la clase política. Un engañoso cambio de poder que pasa del individuo al colectivismo social; cambio, que los fundadores trataron de prevenir cuando concibieron la constitución.

P. D. Es natural mostrar escepticismo a la veracidad  del cálculo sesgado, que citas de Paul Krugman, economista quien celebra su apego a la agenda económica demócrata.

P.D. 2, Ya que estamos hablando de engaño como política aquí está un artículo interesante [10].

 

Saludos,

Carlos Gamboa 

 

[1] Jones, Jeffrey M.  Americans Want Next President to Prioritize Jobs, Corruption. The Wall Street Journal. Julio 30, 2012

http://www.gallup.com/poll/156347/Americans-Next-President-Prioritize-Jobs-Corruption.aspx

[1a]

http://www.gallup.com/poll/1675/most-important-problem.aspx

[2] Schlesinger, Jim. ABC News. August jobs report disappoints. Agosto 7, 2012.

http://www.cbsnews.com/8301-505123_162-57507909/august-jobs-report-disappoints/

 [3]  Diving into the rich pool. The Economist. Sep. 24, 2011.

http://www.economist.com/node/21530093

[4] Huff post. 'Small Business' Hard To Define In Bush Tax Cut Debate. Julio 10, 2012.

 http://www.huffingtonpost.com/2012/07/30/job-creation-government-corruption_n_1720135.html

[5]  Thurm, Scott & Mc Kinnon, John D The Wall Street Journal. U.S. Firms Move Abroad to Cut Taxes. Agosto 28, 2012.

http://online.wsj.com/article/SB10000872396390444230504577615232602107536.html

 [6] Sandoval, Michael. The Heritage Foundation. Chart of the Week: Tax Revenues Devoured by Entitlements. Agosto 25, 2012.

http://blog.heritage.org/2012/08/25/chart-of-the-week-tax-revenues-devoured-by-entitlements/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+FoundryConservativePolicyNews+%28The+Foundry%3A+Conservative+Policy+News.%29&utm_content=Google+Reader

[7] Finley, Alysia. The Wall Street Journal.  Joel Kotkin: The Great California Exodus. Abril 20, 2012

http://online.wsj.com/article/SB10001424052702304444604577340531861056966.html

[8] http://lema.rae.es/drae/?val=Socialismo

[9] Mason, Jeff and Cowan, Richard. Reuters. Obama spares many illegal immigrants deportation

http://www.reuters.com/article/2012/06/16/us-usa-immigration-idUSBRE85E0VA20120616

[10] Friedersdorf, Connor. The Atlantic. Connor A Brief Reflection on Lying Politicians. Julio 10, 2012.

 http://www.theatlantic.com/politics/archive/2012/07/a-brief-reflection-on-lying-politicians/259609/

 

Gracias, por fin hubo alguien sensato que me explicó las cosas como son. Tu punto de vista me ha dado luz para interpretar lo que ha sucedido en el pasado reciente. Ahora sí entendí. Por allá en los 80’s el demócrata Reagan hizo campaña contra el republicano Carter reclamando el déficit presupuestal y ofreciendo promover una enmienda constitucional para obligar, en adelante, a tener siempre un presupuesto balanceado. Como buen demócrata, resultó ser un mentiroso: ni enmienda constitucional ni presupuesto balanceado. Y el demócrata Bush Sr. tampoco balanceó el presupuesto ni acabó con el déficit. Tuvo que venir el republicano Bill Clinton para eliminar el déficit presupuestal y desbalancearlo en el sentido opuesto: con superávits. Sin propuestas electorales ni enmiendas constitucionales. Todo iba bien hasta que el demócrata Bush Jr. empezó nuevamente con el desorden de la economía deficitaria. Peor todavía, mentiroso como todos los demócratas, inventó la existencia de un arsenal de armas de destrucción masiva en Irak para justificar irse a la guerra contra esa nación, gastando en el viaje miles de millones de dólares y provocando la muerte de muchos miles de inocentes ciudadanos iraquíes, así como de algunos soldados gringos, para castigar al enemigo de papá. Así es que a su sucesor le dejó una guerra inconclusa, junto con una economía en ruinas, gracias a las políticas demócratas de desregular y a su firme convicción de que el mejor interés para su nación es dejar que los inversionistas hagan lo que se les pegue la gana y al final todo evolucionará para bien. La burbuja hipotecaria, los bonos basura, la falta de regulación de las entidades financieras son los pecados que este irresponsable demócrata le dejó al republicano Obama. Caray, mejor aquí la dejamos, se me hace que ya me estoy haciendo bolas. Por lo que veo los promotores del partido del té (nada que ver, ni siquiera en juegos de palabras, con la fiesta del té de la bahía de Boston en la guerra de independencia) también tienen sus fanáticos seguidores al sur de la frontera.

 

Anonimo,

No estoy tratando de levantarle in altar a los republicanos, lea con atención el articulo y mi comentario.

La autora escribe, “el partido republicano adoptó en su propia Convención en Tampa, Florida, al engaño como estrategia política..hicieron hasta lo imposible por colocar la economía en el centro de la campaña”; la economía es la mayor preocupación de los votantes [1],[1a] como es entonces, que el enfoque de los republicanos es un engaño? Habiendo establecido esto, el enfoque de la campana de Obama curiosamente no es la economía (vea la convención demócrata y plataforma), por el contrario, ellos se han enfocado en otros asuntos como ya mencione y probé…lo cual hace evidente a quienes, en este caso, recurren al engaño ...probando mi argumento.

No pretendo argumentar que el engaño político es exclusivo de un solo partido –lea mi párrafo acerca de la inmigración ilegal- como lo hace Isabel. Lo que ofrezco es un análisis del proceso político más objetivo presentado las ideologías y las diferencias fundamentales de las actuales plataformas.

Como puede ver, no soy yo, si no la autora, que ingenuamente, adjudica el monopolio del engaño político a un solo partido (republicano) dandole un trato apoteósico a los democratas.

Con esto dicho, estoy de acuerdo con usted acerca de es el desastre fiscal de Bush Jr. Es por eso que los republicanos tienden a seguir el ejemplo fiscal de Reagan -quien representa más apagadamente los ideales conservadores, sobre todo en materia económica – y es un claro contraste a la filosofía socio-económica de los demócratas [2].

En cuanto a los conflictos armados, la prudencia ha brillado por su ausencia en los dos partidos; los republicanos no reparan en iniciar conflictos armados aun cuando no han corroborado la evidencia. Por el otro lado, la administración de Clinton pudo haber evitado la magnitud del genocidio (de casi un millón de personas en Ruanda en 1994) si hubiesen intervenido, como el mismo Clinton ha lamentado.

Saludos,

Carlos Gamboa

[1] Jones, Jeffrey M. Americans Want Next President to Prioritize Jobs, Corruption. The Wall Street Journal. Julio 30, 2012

http://www.gallup.com/poll/156347/Americans-Next-President-Prioritize-Jobs-Corruption.aspx

[1a] http://www.gallup.com/poll/1675/most-important-problem.aspx

[2] Ferrara, Peter. Reaganomics vs. Obamanomics Facts and Figures. Forbes Mayo 5, 2011.

 http://www.forbes.com/sites/peterferrara/2011/05/05/reaganomics-vs-obamanomics-facts-and-figures/

 

puffffff, Bush padre e hijo fueron presidentes republicanos; Clinton fue presidente democrata. Chaaaaale, lo que es opinar desde la ignorancia

Oye, Chanito, ¿estás seguro que Bushito era republicano? Porque si así fuera, no podría haber inventado lo de las armas de destrucción masiva. Ya ves, los republicanos no mienten, nomás los demócratas. Gamboa dixit.

Chanito, gracias por aclarar. Yo creía que Carter, Clinton y Obama eran republicanos y Reagan, Bush y Bushito eran demócratas. Pero la culpa es del tío Carlos Gamboín, que dice que los mentirosos son demócratas. Así es que yo por eso me hice bolas. Pero te prometo ponerme a hacer la tarea para que no vuelva a suceder. Chaaaaale, no fue por ignorancia, fue por confusión. ¡Cómo fui a equivocarme con semejante idea! Chaaaaale. Ya ves, tan hecho bolas estaba, que ya andaba concluyendo con que Obama es republicano. Imagínate. Lo bueno es que me di cuenta a tiempo y rectifiqué.

El culto a Santa Ayn Rand está más vivo que nunca en la casa del elefante. Es una pena, porque solían contar con gente que pensaba y hoy son, muy desafortunadamente, un hato de fanáticos. 

http://www.guardian.co.uk/world/2012/aug/16/paul-ryan-ayn-rand-admirer

Lo cierto es que desde el momento en que la derecha se puso a hablar de "manos invisibles" y mercados "autoregulados" debimos haber sospechado de su locura. 

El mercado si se autoregula. cuando hay recursos abundantes se expando para aprovecharlos todos y, ya que los derrochó, ante la escasez, se hace eficiente para administrar lo que queda.

Tiene dos lecturas tu comentario, Luis. La sensatez te ha caracterizado, así que lo tomo con ironía de la buena.

Hola Romántica me da gusto saludarte.

Lamentablemente en muchas ocasiones he dicho cada barbaridad y he sido poco sensato (recinetemente he metido las cuatro repetidamente) . Pero creo en esta ocasión si puedes tomar esa interpretación.

De cualquier modo quiza ambas interpretaciones son complementarias. por un lado creo que la intuición fundamental de adam smith es válida, pero no siempre. Si se ve al mercado como un mecanismo de optimización en tiempo real, si podría llegar a estados de equilibrio (el que consideremos justo o no a estos estados de equilibrio es algo diferente), pero otros desarrollos dinamicos podrian llevarlo al colapso. En un libro de economioa mexicano, llamado "en busca del tiempo perdido" analizan un modelo sencillo de un mercado, pero donde el equilibrio buscado resulta no ser estable. Además de que, para ajustar los parametros de funcionamiento del modelo sedebe hacer desde afuera del mercado (no he tenido noticia de algún algoritmo o modelo, o mecanismo de optmización que sea totalmente autónomo).

Me intriga mucho que ahora que el petróleo está terminándose y está siendo evidente sus efectos ambientales, se dedican enormes esfuerzos en las energias alternativas (y otras alternativas como el gas de ), pero no se ha hecho intentos en construir motores de combustión interna más eficientes. El motor de cuatro tiempos es increiblemente despilfarrador, hay propuestas técnicas alternas desde hace décadas, pero no se habian implementado porque el petróleo era abundante y barato. sólo ahora que es escaso y caro se exploran otras alternativas.

Una historia similar puede construirse con la caza de ballenas en el siglo XIX, y cuando estaban por extinguirse, la sustitución de los derivados de la grasa de las ballenas por los derivados del petróleo.

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación