Desnutrición

Es una buena cosa que el hambre esté en la agenda presidencial. No sólo por la importancia de la meta, sino por su claridad. El hambre, la pobreza y la desigualdad se dan juntas, pero no son lo mismo. Subordinar el hambre a los otros problemas sirve para que ninguno se resuelva.

Miles de mexicanos mueren por desnutrición al año. Millones viven en la pobreza. Todos vivimos en la desigualdad. La primera cifra (8,000 en 2011, según las estadísticas de mortalidad del INEGI) y la última (116 millones a mediados de 2013, estimando a partir del censo 2010) tienen un significado aceptablemente preciso. Para la segunda sirve casi cualquier número, con la seguridad de que (en algún sentido) mide la pobreza. Depende de qué se entienda por pobreza.

El Diario Oficial del 16 de junio de 2010 publicó un farragoso documento de 60 páginas con los "Lineamientos y criterios generales para la definición, identificación y medición de la pobreza" del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Ha servido para confundir a la opinión pública y convencerla de que las dificultades analíticas del tema rebasan al común de los mortales. Distingue los conceptos de pobreza alimentaria, pobreza de capacidades y pobreza de patrimonio. Pero la medición de la pobreza alimentaria se reduce a clasificar las cifras monetarias del gasto en alimentos (según la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares del INEGI), y ver si alcanza para comprar una "canasta básica".

Es un cálculo cómodo, pero rabón, porque el gasto monetario se refiere a compras y, por lo mismo, no refleja los alimentos consumidos fuera del mercado. Hace años, la Comisión Nacional de la Industria del Maíz para Consumo Humano estimaba que la mitad del maíz cultivado en México era de autoconsumo. El maíz de la propia milpa y las tortillas hechas en casa no cuentan como alimentos para el Coneval. Además, la canasta toma como base una sola dieta, ignorando los usos y costumbres locales. El pinole no cuenta como alimento básico en muchas partes, pero sí entre los tarahumaras.

Colgarse de las mediciones monetarias del gasto en alimentos no es un gran avance. Fue el método usado hace medio siglo por Ana María Flores (La magnitud del hambre en México, 1961), que llevó la lógica del mismo a convertir los pesos gastados (en carne, tortillas, frijol, arroz, azúcar) en gramos y calorías por habitante.

La desnutrición puede medirse en sus efectos (con exámenes médicos de aspecto, peso, talla, muestras de sangre para ver si hay anemia) y en sus causas (por un estudio de los alimentos ingeridos: observando y preguntando qué y cuánto comen). El Instituto Nacional de Nutrición ha realizado estudios directos en numerosas ocasiones y lugares. En 1979 y 1989 amplió la cobertura a 219 comunidades rurales como un conjunto representativo del medio rural. La Secretaría de Salud ha hecho encuestas nacionales en 1988, 1999, 2006 y 2012. Un resumen de la última está en Google (ENSANUT2012). Muestra que la desnutrición aguda (emaciación) bajó del 6.25% en 1988 al 1.6% en 2012.

Irresponsablemente, afirma que "la desnutrición aguda en niños ha sido superada, al erradicarse la emaciación". Pero (suponiendo diez millones de niños) el 1.6% es un desastre inaceptable: 160,000 niños con desnutrición aguda. Esta cifra y la de 8,000 muertos por desnutrición son las que realmente importan: las que pueden y deben reducirse a cero. Hablar de millones de pobres, de "reorientar la economía" y de "movilizar a la sociedad" en la Cruzada Nacional Contra el Hambre es construir desde ahora justificaciones para que los responsables se laven las manos cuando la Cruzada termine en buenas intenciones. La meta importante (y medible periódicamente) debe centrarse en esas cifras.

Amartya Sen señaló hace tiempo que las hambrunas temporales (por inundaciones y sequías) están relacionadas con fallas logísticas: el transporte, almacenaje y distribución de los alimentos que no llegan a donde hacen falta. Igual sucede con el hambre permanente: la población indígena y rural más afectada vive en comunidades pequeñas, de difícil acceso. Sería ridículo hacerles llegar leche en polvo, que ni siquiera pueden digerir (como documentó hace años Nutrición). Hay que enviarles semillas y otros medios para enriquecer su agricultura de subsistencia con hortalizas y gallineros. Hay que suprimir el requisito que les impide recibir la ayuda monetaria de Oportunidades: el absurdo de exigir que los niños vayan a la escuela donde no hay escuelas y se vacunen donde no hay vacunas. Tampoco hay que sacarlos de su hábitat para darles empleo y alojamiento en las ciudades. Hay que aprovechar que viven en el monte para enviarles empleos locales de interés nacional: reforestar y construir retenes para el agua de lluvia.

Si por hambre se entiende "pobreza alimentaria", la Cruzada va al fracaso. Hay que centrarla en lo que sí se puede lograr en unos cuantos años: acabar con la desnutrición.

 

(Reforma, 31 de marzo 2013)

 

"Si por hambre se entiende "pobreza alimentaria", la Cruzada va al fracaso"

Comentar ›

Comentarios (19)

Mostrando 19 comentarios.

Es un tema muy interesante aunque lamentable, pero definitivamente concuerdo con que en vez de pretender que las personas que viven en esa situacion de pobreza reciban donativos el gobierno deberia de implementar campañas en las cuales se enseñe a esa gente a trabajar el campo o algo asi que les permita no solo explotar recursos si no que tambien nos ayudaria a crear algunos empleos y mejor calidad de vida.

Aunque pienso que la desnutricion si va de la mano con la pobreza pero en ocaciones aunque no sean tan pobres existe la desnutricion y pienso que eso tiene que ver con que nuestra cultura a la hora de alimentarnos no es muy adecuada.

En fin esperemos que el gobierno ponga manos a la obra en esta situacion y al menos disminuya.

Saludos.......

 

 

Esperemos que alguien del gobierno "con poder de decisiòn", lea el artìculo y cambie el enfoque actual, porque aunque hayan colocado a la cabeza a una perredista que pronto al parecer olvidò sus origenes no hay garantìa de que lo que ya se ventilò pomposamente tenga el efecto buscado, para muestras la decepciòn que provocò en grupos que alguna vez en ella creyeron.

Tampoco hay que descartar la meta real que "ellos buscan atender". Cabe la posibilidad de que para algunos grupos sus intereses maquiavèlicamente se centren en que la pobreza y la hambruna permanezcan ¿serà posible, o sòlo es mi loca imaginaciòn?

Jesús Pérez Ortiz 25 abril 2013.
las estadísticas en base al problema de la desnutrición y el desabasto de alimentos las considero amarillistas utilizadas por la misma autoridad para su propio bien, ya que sus programas para erradicar la desnutrición es superficial.
Deberían implementar una iniciativa no de donación si no de capacitación a las personas de acuerdo a la entidad donde radican para el aprovechamiento de sus recursos naturales en las formas de cultivo de acuerdo a los cambios climáticos para que la gente pueda producir su propio alimento.

Olvidalo Jesùs, empresas con enorme empoderamiento y por lo mismo control como MOSANTO, no les interesa que produzcamos nuestro propio alimento, a menos que les compremos sus semillas trasgèncas ¿o me equivoco? 

Coincido con esta iniciativa impulsada por el gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto ya que es oportuna y permite posicionar el tema de la seguridad alimentaria al frente de las prioridades nacionales, permitiendo que México responda al reto de uno de los problemas más graves, sin embargo considero que no todo el trabajo recae en el gobierno, gran parte la tiene que asumir la sociedad, tomando conciencia de las circunstancias que México enfrenta, recordemos que el hambre encuentra su origen en la pobreza, por lo tanto el problema es difícil de radicar pero no imposible, por otro lado también estoy en desacuerdo de la estrategia de la lucha contra el hambre ya que se trata de erradicar el problema y no hacer inactiva a la sociedad, proporcionando programas de ayuda económica, varias familia se benefician pero por el otro lado dejan de trabajar porque saben que en cierto tiempo les volverán a  dar dinero. Considero que este tipo de política publica debe de ser integral y no solo debe de consistir en la entrega de cantidades económicas o dadivas que satisfagan momentáneamente el hambre, la única forma de erradicar el problema considerando la producción amplia de empleos estables que garanticen los elementos mínimos de subsistencia para una persona, esto permitirá que el combate al hambre y la pobreza de pie al desarrollo en otros rubros importantes para nuestro país como la educación, la política y el desarrollo científico.

Cuba a pesar de ser un país que ha sufrido en las últimas décadas el embargo de los Estados Unidos ha logrado desarrollar diferentes facetas tomando como base la eliminación total de la pobreza, por otro lado  Brasil en el periodo de Lula Da silva quien implemento una política casi similar, los resultados fueron altamente positivos ya que hoy en día su país ha sido de los más desarrollados en materia económica, por lo que ambos ejemplos constituyen un referente de lo acertado en este tipo de acciones, sin embargo una característica fundamental fue sus estrategias integrales por lo que el gobierno federal tiene que aprender de la experiencia internacional para que este programa sea exitoso y no se convierta en un esfuerzo que buscaba votos para un partido.

 

Es triste darse cuenta que en tantos años que se han  creado  programas para ayudar a la gente más necesitada de este país, las cosas no cambian, los ricos se hacen más ricos y los pobres más pobres, porque las personas que tienen el poder se corrompen y se benefician ellos mismos. 'Como podemos decir que México es un país solidario,  si sólo en casos de desastres naturales nos ayudamos supuestamente y el resto del tiempo permanecemos estáticos solo como espectadores de la pobreza que existe en este país. ¿Cómo no asombarse de las cifras existentes de las personas que sufren por descutrición y de las que mueren por desnutrición?

Como sociedad podemos ayudar, el gobierno siempre tendra argumentos para decir que hacen su trabajo aunque no se vea, pero nosotros como sociedad deberiamos de ser más solidarios.

La Cruzada Nacional contra el Hambre, no tiene como propósito fundamental erradicar las condiciones raquíticas que sufren varios segmentos de la población en México, como menciona el texto, la pobreza, la desnutrición tiene múltiples interpretaciones que no encajan en la realidad. Este programa que está impulsando el Gobierno Federal, más bien es un paliativo al problema de la desnutrición y pobreza en México, pero no una solución de fondo, además de que este Programa lo utilizan con fines políticos y electorales, ya que se centra más en algunos Estados de la Republica, donde habrá elecciones para elegir diputados locales y presidentes municipales, dejando a un lado el verdadero bienestar social.

No es hambre fisica; es hambre intelectual.

No se deben administrar calmantes al dolor; buscar la causa-raiz es la respuesta.

Pensar diferente es la cruzada.

Vamos, tenemos que ser consientes. No se puede leer este articulo e irse a la cama tibia,y mañana despertar olvidando lo pensando hoy, en este momento.

EL HAMBRE:

Me pareció un tema bastante interesante, ya que siempre está presente en una agenda presidencial, sin embargo el hambre sigue existiendo. El hambre, la pobreza y la desigualdad van de la mano.

En México miles de personas mueren al año a consecuencia del hambre, y millones viven en la extrema pobreza, y lo peor de todo es que todos vivimos en la desigualdad, como siempre existira la gente pudiente, que por obvias razones no padece de este problema, sin embargo la mayoría de los Mexicanos padece de este problema.

Me llamo mucho la atención una frase que dice el autor:

Si por hambre se entiende "pobreza alimentaria", la Cruzada va al fracaso. Hay que centrarla en lo que sí se puede lograr en unos cuantos años: acabar con la desnutrición.

Muy cierto... Miguel Angel Morales Santiago.

Concuerdo en que existe desnutrición con o sin hambre y creo que es debido a dos factores, la falta de recursos para adquirir alimentos y la otra cara de la moneda el exceso alimento... chatarra. Se ha hablado de la desnutrición solo en la gente pobre pero basta con acercarnos a la escuela de la colonia donde los niños desayunan algún jugo y un gansito comprado en la tienda y no hablemos de las demás comidas, si el desayuno en si es nulo en nutrientes.

No basta solo una cruzada o el apoyo del injusto reparto del programa Oportunidades; como sociedad nos hace falta evolucionar y dejar de comprar todo lo que vemos en la television, enseñar a nuestros hijos a hacer caso omiso de toda la publicidad que los envuelve muy facilmente; ayudar a la señora del mercado, que seguramente viene de algún pueblito, a vender sus verduras y así aportarle un poco a su economía y no a los grandes supermercados trasnacionales que poco a poco los deja sin empleo.

cCeo firmemente que la solución en la desnutrición no solo recae en manos del gobierno, tambien podemos ayudar como sociedad.

Es un problema que llevara tiempo resolverlo así que dejemos de esperar resultados inmediatos 

 

La  organización  llamada “Acabar con el Hambre”  habla que el panorama en este problema puede mejorar si el  gobierno y  la sociedad trabajan de manera conjunta, y refuerzan su apoyo a las comunidades que lo necesitan. La campaña cruzada nacional contra el hambre es un paso  importante, siempre y cuando  no sea una copia de los  programas sociales en donde    solo  reparten despensas  o dinero.

 Porque esto solo  tapa el problema, lo importante  es buscar alternativas de empleo en donde este sector se pueda desarrollar económicamente sin que tengan que emigrar de su comunidad,  que sean  autosuficientes.  Y que estos  proyectos sean creados por la sociedad, por sus universidades, sin tener que crear  otras  secretarias de  gobierno que se la pasen durante todo el sexenio  haciendo solo propagan  y que  tenga n un enfoque político y no social, y que  solo  gasten recursos  que podrían ser destinados a la  causa.

Un problema real que enfrentamos  los mexicanos y que  contribuye al alto  porcentaje de  desnutrición   es la desigualdad  en la distribución de ingresos, la  expulsión  de familias   por la creación de centros comerciales, hoteles, casas  de  interés social, etc . , esto genera que  la producción agrícola disminuya,  ; otro punto es  la  carencia de principios  y valores en la  gente, México es un país donde tiene muy marcada la  diferencia de clases sociales, donde la clase alta solo explota al pobre con sueldos míseros , aprobados  por el  gobierno   y que no alcanzan para que los padres de familia  puedan alimentar a sus familias. Y la clase media  baja  busca obtener los  beneficios  que el  gobierno  da a la gente de extrema pobreza   como es el  caso de oportunidades.

Espero que los acuerdos  del  gobierno federal  con la  ONU  y otras organizaciones  ayuden realmente a iniciar la erradicación   contra la hambruna en México.

Históricamente se ha medido la desnutrición y/o falta de alimentación en base a estadísticas, sin embargo, creo que el simple hecho de realizar una medición jamás ha dado resultado, se han establecido casi casi por decreto, un sinnúmero de programas enfocados a erradicar el hambre, pero los resultados reflejan que poco o muy poco se ha logrado.

El hecho pensar que al entregar una despensa, es una medida de mitigación al problema de alimentación, que sin duda no garantiza que esas familias mañana tendrán una alimentación digna y mucho menos un sistema de producción propia de autoconsumo, adicionalmente a los problemas que enfrentan muchos sectores por la falta de agua en las regiones del país.

Se cuenta con muchos resultados sobre lo que ha funcionado poco o muy poco, pero, las buenas practicas difícilmente se repiten, el paternalismo de las autoridades no ha garantizado una mejora en la alimentación de la población más necesitada o de los sectores más vulnerables o que vive en comunidades apartadas, ahora se plantea una nueva iniciativa “La Cruzada Nacional Contra el Hambre”, la nueva panacea, aun es incipiente, sus resultados están por verse, ¿Será ésta la solución maravillosa? ¿O volverá a ser una simple estadística más?.

 

En el caso de la Cruzada Contra el Hambre, el Gobierno de la República está implementando nuevamente el esquema del programa "SOLIDARIDAD", el cual fue implantado durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari.

En estos últimos días hemos visto un despliegue de grandes eventos, los cuales se anuncian con "bombo y platillo" en los que participan los gobernadores de los Estados y la Secretaria de Desarrollo Social Federal, todo para echar a andar muchos programas que ya existen en los gobiernos estatales y que para efecto de esta cruzada les han cambiado de nombre. Desgraciadamente, no existe, al día de hoy, una buena distribución de los recursos, sobre todo en los Estados del sur del país. Otra de las cosas que hay que resaltar, es que dentro de la cruzada, se plantea incidir en seis mesas, las cuales pretenden erradicar, en seis años, la "pobreza alimentaria" en el país, dejando atrás muchos otros factores que provocan el bajo acceso a los alimentos.

Como bien lo señalas en tu artículo, el hambre, la pobreza y la desigualdad van de la mano, pero no son lo mismo, y mucho menos se dan en la misma dimensión en poblaciones rurales y urbanas.

La propuesta que enfoca a la Cruzada no es mala, pero nuestro quehacer como ciudadanos interesados en el tema va más allá de solo interesarnos y criticar en espacios, y comenzar también a accionar los diferentes sectores que como sociedad civil tenemos y con ello realizar acciones enfocadas a un bien común. No se trata de abatir la desnutrición únicamente, sino de crear conciencia y provocar un cambio mayúsculo en el entorno, no solo en el factor alimenticio.

Por el estado en que se encuentra nuestro país, las universidades públicas no deberían de recibir dinero de nuestros impuestos, ya que no están cumpliendo lo que pregonan sus leyes, reglamentos y más, donde se expresa que su función es atacar los grandes problemas sociales de nuestro pueblo; pero yo me pregunto; ¿qué indagación han realizado sobre el asunto de la desnutrición que haya impactada en un proyecto viable, certero, de disminución de esta ancestral situación? Eso sí, han servido como "covachas" para que se refugien grupos de políticos quienes se proyectan individualmente, muchas de estas instituciones son usadas para formar partidos políticos, usan la nómina de trabajadores, estudiantes para promocionar candidaturas, etc. Creo que debemos exigir más a las universidades, la institución responsable de entregar recursos para el desarrollo de la investigación (SEP, Hacienda) deben de  poner reglas básicas, que condicionen la entrega de recursos a las instituciones que significativamente aminoren este oprobio que es una vergüenza de nuestro país.

Aunque las universidades realmente no son autónomas pues se sostienen con dinero del estado, eso no significa que su función deba ser resolverle la vida al gobierno y enderazar al pueblo. De acuerdo que no deberían recibir dinero pero por razones mas básicas por ejemplo: que funcionan como guarderias en vez de ser lugares donde, en orden y calma, se aprenda y se descubran cosas nuevas.

Hay desnutrición sin hambre y con hambre. Evolutivamente el humano esta hecho para enfrentar la primera. Pero uno de los mandamientos del capitalismo consumista es: no pasaras hambre, comeras hasta tener diabetes. (como si el "hambre" fuera en si misma un mal o cosa de sentir verguenza). 

La cruzada contra el hambre a cargo de Chayito Robles, quiere integrar a la reserva poblacional mas pobre del país a la dinamica consumista de comida chatarra...ya si mueren de diabetes u otras enfermedaddes degenerativas y viven menos no será problema del PRI. Su conciencia estará tranquila y por su puesto la Historia se los reconocerá.

debe decir: Evolutivamente el ser humano esta hecho para enfrentar la segunda...

Don Gabriel. Quisiera hacer algunas precisiones sobre lo que dice:

El Coneval si toma en cuenta el autoconsumo como parte del gasto. Todo eso está incluido en el ENIGH. En todo caso, ignorar el autoconsumo solo perjudicaría a los indicadores del gobierno. Es decir, ignorando el autoconsumo, los porcentages de pobreza estimados serían mayores a los porcentages reales. Obviamente, la burocracia del Coneval no dejaría pasar una oportunidad tan obvia de bajar los indicadores.

Por otra parte, el dato según el cual la mitad del maiz cultivado en México es de autoconsumo está equivocado o debe ser muy viejo.  El "hace años" debe referirse a 1950 o antes, cuando eso era cierto.

Disminuir la desnutrición de 6.25 a 1.6 fue probablemente facil. En buena parte hubiera sucedido aun sin la intervención del gobierno, dado que la obtención de alimentos es más facil ahora que hace 30 años.

El 1.6% de emaciación es bastante bajo y no necesariamente es un desastre, pues existen un porcentage de niños que por genetica o enfermedad tendrán bajo peso, independientemente de que la familia tenga o no recursos para alimentarlo. Hay que tomar en cuenta que la emaciación se define como el porcentage de niños de menos de cinco años que estan por debajo de dos desviaciones estandard del peso promedio de acuerdo a una distribución de referencia internacional de paises con baja desnutrición. Lo anterior significa que aun en Suecia o Suiza existirá un porcentage de 1%-2% de niños en esas circunstancias.  

No hay que perder de vista que una parte de los niños con emaciación son niños enfermos, pequeños por causas genéticas, o en manos de padres ignorantes en zonas urbanas no necesariamente entre los más pobres. 

Su propuesta de politica pública es que el gobierno se ponga a tejer más fino: que vaya y se fije en las condiciones particulares de cada familia o comunidad y que les de lo necesario para que salgan adelante. Sin embargo, ese es un problema en si mismo. El gobierno no es particularmente bueno para tejer tan fino e implementar ese tipo de programas. Más aun, como ya argumenté, cuando la desnutricion infantil no es solo un problema de falta de alimentos o de pobreza.  

Enviar un comentario nuevo

Comentar

Si ya eres usuario registrado o crea tu cuenta ahora
To prevent automated spam submissions leave this field empty.
Términos y condiciones de participación