artículo no publicado
  • Las imágenes de cuerpos sin vida representan la única certeza del ser humano. Permiten asumirnos como los cadáveres que seremos algún día. En el arte, dice la autora de Dientes blancos, la muerte todavía puede discutirse con seriedad.