artículo no publicado
  • El peligro real es que no importa la cantidad de falsedades que un demagogo como Trump diga porque un 30% de la población le cree y piensa que tiene razón. Lo bueno es que no son la mayoría.
  • Las majaderías de Trump a sus subalternos me obligan a tenerles cierta simpatía a pesar de mis profundos desacuerdos con la mayoría de sus posturas, su ideología y sus acciones
  • En una “sociedad abierta”, las instituciones de una democracia liberal moderna son las que encuentran soluciones pragmáticas a los problemas políticos. Dos atentados brutales contra los derechos humanos, uno en Venezuela y el otro en China hacen recordar al famoso libro de Karl Popper.
  • Este fin de semana los demonios de la izquierda, la derecha y el centro del espectro político se reúnen en Hamburgo, y el aquelarre promete épicas batallas contra los rituales de invocación a Lucifer
  • Las diferencias entre progresistas y tradicionalistas, la ausencia de propuestas para resolver problemas reales, y el escepticismo de los jóvenes en las instituciones políticas dificultan su redención.
  • La pregunta es ¿valdría la pena deshacernos de Trump para encumbrar a Pence?
  • La pregunta es: ¿hay elementos suficientes para hacerle un juicio político? A final de cuentas, sin embargo, el problema principal va a ser si la mayoría republicana en el Congreso sigue poniendo por delante el interés partidista por encima del deber a la patria.
  • Los primeros cien días de gobierno de Trump muestran lo que muchos vaticinábamos observando su deshonesta trayectoria de hombre de negocios. Mucho ruido y pocas nueces.
  • La intervención militar de la administración Trump en Siria y sus amenazas ahora a Corea del Norte hacen que el mundo entero esté en peligro. No hay solución militar aceptable para estos conflictos y la única solución racional es la negociación política.