artículo no publicado
  • Considerar al lector de libros de papel en el metro como un “postureta” es igual de bobo que tratarlo como un héroe. 
  • Reírse de la religión, como lleva haciendo Charlie Hebdo desde sus inicios, es una forma de desactivar su solemnidad asfixiante, de perderle el miedo.
  • La religión está tan enmarcada en el rito que puede prescindir de Dios. Lo que importa es lo que tiene de alteración de la cotidianidad, de reunión en comunidad.