artículo no publicado
  • El próximo paraíso de gas shale está en Ojinaga, Chihuahua. Sus habitantes ven por un lado una oportunidad para detonar la economía de la ciudad y por otro, un desastre ambiental en potencia.