artículo no publicado
  • Negarse a acoger refugiados por miedo al terrorismo es un argumento débil: uno no puede dejar de hacer lo que es justo porque pueda aumentar un riesgo en todo caso inevitable.