Varios poemas | Letras Libres
artículo no publicado

Varios poemas

El diálogo según un dictador

Versión originaria: Cuando yo dialogo no
quiero que me interrumpan.

Versión segunda: Yo dialogo, pero advierto
que no cedo en mi posición.

Versión tercera: En diálogo, los que me
contradigan deben reconocer de antemano
su error.

Versión cuarta: Después de cavilar, dictamino
humildemente que el diálogo es
innecesario.


Notification

A los que traten mal
a los prisioneros
se les avisa
que serán declarados
criminales
por desprestigiar
la guerra.

Una distracción

El Emperador ordena: debemos amarnos
como hermanos.
Para cumplir con tan piadoso propósito he
decidido aumentar al máximo el número
de soldados de mi ejército.
De Crónicas chinas

Vanidad

El insignificante emperador de Liliput
se consideraba a sí mismo,
sin mostrar ninguna prueba,
“terror y delicia del Universo”,
aunque había conocido
a un destacado agente
del entonces mayor Imperio,
que decía llamarse Gulliver.

Kennedy en Boston

En este restorán está el sitio, el booth,
donde solía reunirse con sus amigos
para platicar lleno de confianza
sobre el futuro, con la certeza
de tenerlo en sus manos,
antes de tomar el camino de Washington
y de la bala que lo detuvo para siempre.

No está de más tener cuidado

Lawrence M. Kraus dice que el Homo
sapiens fue la primera criatura en 4,000
millones de años de este planeta que
desarrolló una explícita espiritualidad.
Tan explícita fue que él acabó con sus
predecesores que tuvieron la mala suerte
de topárselo. Homo neanthertalensis
fue, al parecer, su última víctima. En otras palabras: somos peligrosos.

Homo sapiens novus

Según las últimas investigaciones de los
paleoantropólogos, el hombre nuevo de la
revolución tiene 150,000 años.

Contradicción

Cristóbal Colón
tantea buscando
en la obscuridad
su estatua.
Los que la derribaron
aún hablan español.

Enmienda
   
Feliz quien al ver un relámpago
no comenta:
la vida es fugaz.
A los lectores exigentes del Japón no los
satisface este haiku. Para ellos se excede.
Preferirían algo así:
Feliz quien ve el relámpago.
Yo recojo las últimas cerezas
en medio del vendaval.
La otra poética de los japoneses: capullos
de cereza en la noche se llamaban las
bombas bacteriológicas que tenían en los
portaviones.


Estoicismo

Séneca era millonario, adulaba a Claudio,
y fue ministro de Nerón, quien lo hizo suicidarse.
¿Nadie le preguntó si sentía contradicción
entre su vida y su pensamiento?
Sobre ello no dejó nada escrito,
hasta donde alcanzo.
No la había o la conllevaba bien,
como carga liviana.

Hasta para eso puede servir una doctrina.

El filólogo que se queja de las palabras

Las espía,
les averigua su vida,
lugar de nacimiento
fecha
linaje
eclipses
regresos,
qué desean,
cómo vinieron a dar aquí,
dónde se esconden para no ver,
a qué hora sufren,
o si aún cantan.
Hace tanto se amigó con ellas.
Les reprocha, sí, que se vuelvan cortesanas,
que se alquilen,
que se deshonren,
pero sobre todo que cuando los dictadores
las usan, ellas no les queman los labios. ~


Tags: