Un año de lectura | Letras Libres
artículo no publicado

Un año de lectura

Señor director:
Permítame, antes de que mis desmesuras se desborden, enviarle una cordial felicitación a usted y a todo su equipo de colaboradores por el hermoso regalo que nos dio a mí y a todos los que descubrimos y guardamos —entre las más apreciadas reliquias literarias— los ejemplares de su revista, desde enero de 1999.
     Debo agregar, en honor a la verdad, que muy a menudo he encontrado entre las páginas de Letras Libres la visión universal de mentes singulares y eso ha despejado las murallas de mi exiguo conocimiento del mundo y su cultura, que en parte debo a mis escasos 23 años de edad. Mi padre argumenta que sólo dos factores cultivan el intelecto. Uno de ellos no deja de ser irrenunciable e incluso exquisito: los viajes alrededor del mundo. El otro, quizás el más interesante y, para los económicamente poco afortunados como su servidor, el más factible: el fascinante mundo de los libros y las revistas culturales. Es por ello mi refugio en Letras Libres.
     Por todo eso y por las inolvidables tardes que he pasado entretenido entre sus páginas: ¡gracias! Enhorabuena, y a continuar alimentándonos por muchos años más con vuestras Letras Libres. -Atentamente,
— Alfredo Méndez Ortiz