Sobre la entrevista con Alfredo Guevara (núm. 185) | Letras Libres
artículo no publicado

Sobre la entrevista con Alfredo Guevara (núm. 185)

Nora y Abel, sin duda esta es una entrevista importante y controversial. Quisiera comenzar por reconocer la muestra de confianza que Alfredo tuvo con ustedes al darles una entrevista que él autorizó a publicar póstumamente. Sobre todo porque al darles una entrevista de forma póstuma, Alfredo perdió todo el control sobre lo que ustedes en definitiva publicarían, un riesgo que pocos líderes políticos están dispuestos a correr. Quisiera comentar dos pasajes de la entrevista, el que se refiere al estalinismo y el que sirvió como titular: “No creo que mi pueblo valga la pena”. En este último caso, esa frase fue seguida por una explicación que la contextualiza y condiciona o modifica sustancialmente. Lamentablemente es la frase más citada en la mayor parte de los comentarios que he leído de autores como Armengol y Dilla, quienes la usan sin contextualizarla. Esa frase fue injusta a la luz de lo que Alfredo dice, y darle ese titular a la entrevista daña su imagen.

Respecto al tema del estalinismo, ustedes afirman: “Rápidamente su memoria regresa varias décadas y salen a relucir sus desavenencias con el Partido Socialista Popular –antiguo Partido Comunista de Cuba– al que culpa de imponer el estalinismo dentro de la Revolución.” Es decir, ustedes dan por sentada esa hipótesis, muy manida por analistas que tienen una opinión sesgada y una posición “frontal” frente al gobierno cubano, perspectiva que Abel ha manifestado defender. Lo que Alfredo dice en la entrevista lo pone francamente en las filas de los oponentes del estalinismo y posible víctima de los estalinistas dentro del Partido Socialista Popular en el breve periodo que en que ese sector logró hegemonizar el proceso dentro del nuevo partido que se formaba. La lucha contra el sectarismo fue una lucha victoriosa contra tendencias estalinistas en el partido. Para mí, ese análisis de Alfredo es esencialmente correcto y su comportamiento político en esa etapa fue francamente antiestalinista. Yo no creo que en Cuba se manifestó el estalinismo que es la variante del “comunismo” que se caracterizó por campos de concentración y el asesinato de los oponentes de Stalin en el plano político. Considero que el intelectual cubano Óscar Zanetti tiene razón en su comentario en la página web de Letras Libres cuando alerta que pudieron haber incurrido en cambiar la imagen de Alfredo Guevara con el “corte y edición” de una entrevista con alguien que les dio toda su confianza. En todo caso, pediría la publicación íntegra de la conversación. ~

Respuesta de los autores

Carlos, intentaremos responder del modo más breve sus comentarios en los siguientes cinco puntos:

–En los últimos años de su vida Guevara dio muchas entrevistas y escribió varios libros que tenían que ver con su vida. No es entonces “raro” que nos haya concedido la entrevista. Y se publica de modo póstumo para cumplir con su voluntad.

–El titular de la entrevista es nuestra responsabilidad. Los titulares, como se sabe, son frases escogidas para captar la atención de los lectores. Nadie puede hacerse una idea de Alfredo Guevara o de ninguna otra persona a partir de una frase o de un titular. Para eso está el cuerpo de la entrevista, para dar cuenta de esa complejidad. Si otros citan la frase sin contextualizarla, es obvio que la responsabilidad es de ellos y no nuestra. De hecho, lamentamos la simplificación de los argumentos expuestos en la entrevista, y del debate en general, por parte de quienes se centran en el título o una frase particular. Creemos que eso empobrece y desvía la discusión de los temas importantes que expone Guevara.

–En cuanto al tema del estalinismo, nosotros referimos la versión de los hechos que hace Guevara, quien culpa al Partido Socialista Popular de imponer esta tendencia. No es “una hipótesis que damos por sentada”, es la versión de Guevara. Pero si usted considera esto una hipótesis, no lo es menos que afirmar que “la lucha contra el sectarismo fue una lucha victoriosa contra tendencias estalinistas en el partido”. Asimismo, muchos historiadores y otras personas que fueron impactadas de modo negativo por esas políticas estarán en desacuerdo con la siguiente afirmación que usted hace: “Yo no creo que en Cuba se manifestó el estalinismo que es la variante del ‘comunismo’ que se caracterizó por campos de concentración y el asesinato de los oponentes de Stalin en el plano político.” Sin embargo, es su opinión, y no lo “acusamos” o “condenamos” por ella. De igual modo, lo instamos a usted y a quienes están en desacuerdo con algún elemento del texto a evitar frases acusatorias.

–Por otra parte, entendemos que sea más fácil alegar que Alfredo Guevara fue víctima de un “corte y edición” de los autores que aceptar la franqueza con que el entrevistado discute muchos temas que a menudo no se hablan de manera pública en Cuba. En esto estriba, a nuestro juicio, el mayor aporte de nuestra entrevista. Este tipo de argumento ya lo esperábamos. También sabemos que todo texto está abierto a las interpretaciones de sus múltiples lectores. Las reacciones que ha suscitado la entrevista en la web son un claro ejemplo.

–Por último: como en toda entrevista periodística hubo edición de un material extenso, resultado de varias horas de conversación. Sin embargo, solo porque no se comparten las ideas expresadas, no es ético sugerir que los entrevistadores no fueron profesionales. En ningún momento se tergiversaron las palabras o motivaciones de Alfredo Guevara, quien además consintió en ser grabado, algo que usted puede comprobar en el audio disponible en la página web de Letras Libres. Guevara quería hablar y dijo mucho más. Debido a consideraciones éticas no publicaremos la transcripción de todas las horas de entrevista en un futuro próximo. En ellas hay información que puede dañar a terceras personas. Lo que si haremos será publicar aquello que sea de interés público y no contenga información privada. ~

– Abel Sierra Madero y Nora Gámez Torres