Sobre “Para entender a los críticos” (núm. 160) | Letras Libres
artículo no publicado

Sobre “Para entender a los críticos” (núm. 160)

Estimado señor Krauze:

Uno, como lector, procura obras que no sucumban a la decadencia cultural en curso. Considero que Letras Libres es una de las pocas publicaciones donde es posible dar con textos de primera categoría, aunque discrepe de muchos de ellos. Pero noto, con estupor, que también entre sus páginas se cuela aquella tendencia degradante.

En su artículo “Para entender a los críticos” (Letras Libres de abril), Eduardo Huchín Sosa se burla de quienes objetan la ausencia de referentes teóricos en el ejercicio de la crítica literaria, alegando el disparate de que ello “suele ser acertado porque incluso a la teoría le falta teoría” (!?). Acto seguido, se solaza en espetar la banal falsedad de que quienes recurren a esa “figura” no se molestan “en explicar en qué sentido la teoría mejoraría tal o cual discusión...”.

Todo el mundo tiene derecho a sus momentos de juegos fatuos, pero Letras Libres tendría que resguardar mejor su limitado espacio. Alguien en la revista debería haber advertido que esas y otras afirmaciones de Huchín son simples dislates y, sobre todo, que ahí asoma la oreja un peligroso antiintelectualismo, en medio de humoradas petulantes. No se entiende cómo, un buen día, viene alguien de credenciales más bien verdes y se atreve a despachar a sombrerazos toda una cultura crítico-teórica, edificada, entre muchos otros, por Platón, Aristóteles, el pseudo-Longino, Burke, Baumgarten, Kant, Hegel, Schopenhauer, Nietzsche, Valéry, Barthes, Paul de Man, Paz, Bloom, Zaid, Saer, Ette, Christopher Domínguez, Milán, Dobry, Escalante..., y los hacedores de Letras Libres se queden tan campantes. ~

Ciudad de México, 16 de abril de 2012