Río Dart (fragmento) | Letras Libres
artículo no publicado

Río Dart (fragmento)

(El sueño, manos a la obra; se esparcía la bruma

desde la mente en tornasol rumbo a la luna,

la lluvia colgaba cintilando en el momento

en que bajé y hallé esquistos en fragmento

bajo la inquieta presteza del agua.

Había tanta luz que recogí una pizarra

como un estanque oval, igual de plana

y la arrojé dejando mi alma al ras con todas mis fuerzas.

y no hay nada que se pueda deslizar como esa piedra

sobre la luz vacilante del agua;

se hundió como pluma al caer,

no del todo dueña de su peso.

 

Un lienzo de gaviotas vi de pronto

aletear y alzarse en aplaudir sonoro

rumbo al dolor del vuelo, en tropel gritar

y arrebatarse la luz como en rivalidad,

horadar a picotazos el hueso de la luna,

luego caer, como si los brazos extendiera

y los pies estirara al frente hacia la tierra.

Se quedaron cual parvada de hombres dormidos

con las cabezas inclinadas, dándose por vencidos

ante la noche, cuyas formas a esa altura

se hundían como pluma al caer,

no del todo dueñas de su peso.

 

Ahí una soñaba apenas vestida solo en las alas,

y flotando en su propio reflejo otra dormitaba,

su contorno era un punto sin extensión.

Fuera de sí por hallar la fluctuación

de unos nombres y huesos e hitos,

alguien a gritos describía de pie

destartaladas formas en vaivén

toda la noche, lloviendo suavemente

en rotación, y despertó tres veces

en éxtasis al escuchar su grito

hundirse como pluma al caer,

no del todo dueña de su peso.

 

En el santuario del sueño, labriegos, ladrones,

amas de casa distraídas; vagabundos de la noche,

niños sin padres, en libertad bajo fianza del sueño,

en franco comercio, trueque, incorpóreos, ciegos

soñadores de todo suelo;

incluso cadáveres, arrastrándose desconsolados

con todo y sus boquitas, perplejos, aún llorando,

aún dentro de sus ámbitos pequeños, separados,

restregándose el moho de manos y pies mojados,

amantes a mitad del vuelo

todos se hundían como pluma al caer,

no del todo dueños de su peso.

 

Y vi al ser de sueño del río irse de repente

hacia las redes en maraña junto al puente

y sentir el borde de la teja acariciar el borde

del sueño y como un corcho un mundo a flote

desde la líquida oscuridad del cuerpo.

Tal como en un salto de agua una rama atrapada

un palo atrapa, una paja, un costal, una maraña

de hojas, una frágil cesta de escombros anegada,

vi que todas las cosas se animaban, reticuladas,

desde el fondo del río Dart en sueños

que se hunde como pluma al caer,

no del todo dueña de su peso.)

 

Traducción de Pura López Colomé

 

 

Este poema surge del lenguaje de la gente que vive y trabaja en el río Dart. A lo largo de los últimos dos años, me he dedicado a grabar conversaciones con la gente que conoce el río. He utilizado estas grabaciones como modelos vivos para esbozar una serie de personajes, vinculando sus voces a un mapa sonoro del río, una línea de pentagrama que corre desde la fuente hasta el mar. He añadido indicaciones al margen, justo donde una voz se transforma en otra. Estas no remiten a gente de carne y hueso, ni siquiera a alguna ficción concreta. Todas las voces aspiran a poder leerse como murmullos del río.

– Alice Oswald

 

Alice Oswald, Dart, Reino Unido, Faber & Faber, 2002