Mercado y cultura | Letras Libres
artículo no publicado

Mercado y cultura

El componente más importante del sector cultural es el mercado. Desde que contamos con información de la Cuenta Satélite de la Cultura realizada por el Inegi sabemos que la menor aportación al PIB cultural es el gasto público. Mientras este se mantiene en un 0.2 por ciento entre 2008 y 2018, en el mismo periodo el mercado aporta un 2.7 por ciento. En consecuencia, todos los esfuerzos deben centrarse en cómo salvar el mercado cultural, que es donde se encuentra el mayor número de empleos.

Por el lado de la intervención pública, la batalla está perdida. Aunque simbólicamente las instituciones culturales son fundamentales para enarbolar la idea de nación, no hay fórmula que haga cambiar de parecer, desde el presidente de la república hasta el último alcalde, sobre lo indispensable que es su viabilidad financiera. De tal manera que se dará un proceso de socialización de la pobreza.

En virtud de lo anterior, las alternativas tendrán que venir del empresariado cultural, en cualquiera de las maneras de su constitución. Lo que está en juego son dos vías posibles. Por un lado, los acuerdos entre hacedores de las actividades económicas que faciliten el acceso a la oferta, una suerte de autorregulación para evitar la depredación entre ellos mismos en pos del consumo que bien o mal habrá en el segundo semestre de 2020. Para ello se requerirá de organización, de echar mano de representaciones gremiales, de generar otras. Lo ideal sería el surgimiento de una Cámara Nacional de la Empresa Cultural, un largo anhelo de quien esto escribe.

La otra vía es la dolorosa y la que seguramente prevalecerá, me lamento. Se resume en los dichos populares: “Cada quien se rasca con sus uñas” y “Sálvese quien pueda”. Atados a la economía nacional, lo más probable es el efecto “U”. Una estrepitosa caída del mercado cultural, con una larga estancia en la precariedad y luego, quién sabe en qué año, una salida con los que sobrevivieron. Las actividades vinculadas a la cultura digital ofrecerán el mayor número de oportunidades de empleo. La mortandad en el sector cultural será muy alta, la esperanza es la innovación que vendrá. ~


Tags: