Imago mundi | Letras Libres
artículo no publicado

Imago mundi

El picaporte abre de derecha a izquierda al
            Paraíso la casa.

Los saeteros apostados en las aspilleras de
            inalcanzables almenas
            dispararán (infalibles)
            flechazos de vacío a
            querubines de hojalata,
            los nueve Inmortales
            taoístas, al Dios Uno
            que no tiene que se
            sepa lenguaje, de
            hablar habla para sus
            adentros (metáforas)
            no traspasa nada fuera
            de la abstracción: los
            venablos (lluvia
            verdadera) idean
            eliminar caduceos,
            quimeras, el espejismo
            de la muerte, la materia
            incorpórea cuando se
            acopla al nacimiento,
            pone patas arriba y de
            cabeza lo universal.

Mi cuerpo tiene casa la casa espacio actual el espacio
            una butaca de cuero,
            cuerpo y butaca
            mullidos (uno) me
            escarrancho: se
            ventilan mis pudendas,
            mis manos reposan en
            las ingles, ingles y
            sienes terrenas son
            el centro del Universo:
            como pan con queso,
            una galleta preparada,
            lasca de jamón de York,
            queso blanco, tajada de
            tomate, lechuga, un
            pepinillo agrio: leche
            fría (nada peor para el
            cutis y la digestión) la
            madre impone, iguala
            el cuerpo a su nacimiento
            y vejez, lecho y fila india
            a la Muerte.

Se abrirá el picaporte de izquierda a derecha, apagad,
            disípese el aroma a
            incienso, a sebo
            (hemoglobina) el
            Reino de los Cielos
            está en el cielo de
            ayer, se me erizan
            los pelos si dejo de
            verlo (de la ventana
            al cielo): ante Aquello
            que ya ocurrió
            reconocer que me
            ha tocado un día
            azul (tropical) un
            lecho de hierro,
            sábanas percudidas,
            en el velador unos
            medicamentos,
            tabletas y potingues,
            un último ataque de
            reuma, tierra colorada,
            una isla dorada, el
            manatí y el caimán
            (luxación) en la mirada. ~