Huachicol | Letras Libres
artículo no publicado

Huachicol

De unos meses a la fecha, la palabra huachicol ha acaparado las notas periodísticas y las conversaciones cotidianas. Su primer uso, sin embargo, no tenía relación alguna con el combustible.

El uso intenso de la palabra huachicol es periodístico y reciente, a raíz de las declaraciones presidenciales sobre el robo de gasolina a Pémex y la tragedia de Tlahuelilpan. También reciente es el significado actual: gasolina robada.

La Academia Mexicana de la Lengua registra guachicol y huachicol en su Índice de mexicanismos. En una serie de encuestas realizadas entre informantes calificados en todo el país (1996-1998), el 78% dijo que nunca había oído ni leído la palabra guachicol, el 91% dijo lo mismo de huachicol.

En 138 listas de mexicanismos publicadas desde 1738 que la Academia consultó, solo tres registran el término y solo una en la forma con hache. La más antigua es de 1957.

Alberto María Brambila y Luis Páez Brotchie, Lenguaje popular en Jalisco (1957): guachicol. Copa compuesta de alcohol y agua. guachicolero. Aficionado a tomar guachicoles. Con alcohol quiere decir “2. Bebida alcohólica con mucho contenido de alcohol; como el coñac o los licores” (María Moliner, Diccionario de uso del español).

Ernesto Neaves Uribe et al., Palabras, modismos y expresiones del Sur de Jalisco (1994): guachicol. Mezcla de bebidas embriagantes.

Artes de México 27, El tequila, arte tradicional de México, “Términos del tequila” (noviembre-diciembre de 1994) registra huachicol con hache.

Si se busca en Google, salen millones de referen- cias para huachicol y ni el 1% para guachicol. Si se busca en Google Books, salen 129 para guachicol y 477 para huachicol, casi todas de los últimos veinte años.

Según César Macazaga (Vocabulario esencial mexicano, Informática Cosmos, 1999, p. 192), huachicol es la “bebida adulterada con alcohol de baja calidad”.

Según el glosario de la Academia Mexicana del Tequila (disponible en la web), es la “bebida destilada adulterada con alcohol de caña”. Obviamente, ron.

Según Salvador Gutiérrez Contreras (Historias de Compostela, Nayarit, Universidad Autónoma de Nayarit, 2003, p. 349): “Otra bebida típica [de Compostela] es el huachicol, que se prepara con agua de jamaica y alcohol. En épocas pasadas se repartía en los jaripeos y campañas políticas.” El resultado (por el color de la jamaica y el piquete de ron) es una especie de sangría.

Según Andrew Paxman (Los gobernadores. Caciques del pasado y el presente, Grijalbo, 2018), “el huachicol es la mezcla de energéticos fósiles baratos y adulterados que sirve como combustible de emergencia”.

Luis Fernando Lara incorporó al Diccionario del español de México (dem.colmex.mx) “cuachicol (también huachicol). Especie de pértiga que lleva en un extremo una canastilla, utilizada para bajar fruta, como manzanas, peras, guayabas, del árbol”. Y comenta en Facebook que cosechar la fruta una a una pudo trasladarse a robarse la gasolina poco a poco. También que la palabra puede ser un préstamo del náhuatl al español.

A raíz del escándalo de Tlahuelilpan, el significado de huachicol, huachicolero, huachicolear, se ha extendido a otras situaciones, por ejemplo: “Decomisan patrulla y uniformes huachicoleados”, “Hay huachicoleo en la compra de medicinas”.

Resumen hipotético: El término empezó como guachicol y cambió a huachicol. Surgió en Jalisco para el tequila adulterado con ron. De ahí pasó a la sangría simulada. Luego al combustible adulterado. Finalmente a la gasolina no adulterada, sino robada. Y de ahí a otros robos y adulteraciones. Quizá la pértiga que menciona Lara fue usada para robar fruta. ~


Tags: