El fin de la poesía | Letras Libres
artículo no publicado

El fin de la poesía

Suficientes húmeros y páridos y girasoles

y gabardinas, maple y semillas, sámara y rama,

suficiente claroscuro, suficiente usted y profecía,

suficiente del granjero estoico y la fe y el padre nuestro y la patria

impecable y diamantina, suficiente busto y brote, piel y dios

que no olvida y el cuerpo de las estrellas y los pájaros muertos

por el frío, suficiente voluntad de seguir adelante y de no

seguir adelante y de cómo cierta luz tiene cierto efecto, suficiente

de hincarse y levantarse y de mirar

hacia adentro y de mirar hacia arriba, suficiente de la pistola,

el drama, el suicidio del conocido, de la carta hace años extraviada

sobre la cajonera, suficiente del deseo y

del ego y de la destrucción del ego, suficiente

de la madre y la hija y del padre y el hijo

y suficiente de señalar el mundo, cansado

y agobiado, suficiente brutalidad y frontera,

suficiente del puedes verme, suficiente del me escuchas,

suficiente de ser humano y estar sola y estar desesperada,

suficiente del animal que me salva, suficiente viento

y marea, suficiente duelo, suficiente aire y su levedad,

te estoy pidiendo que me toques. ~

_____________

 

Versión del inglés de Elisa Díaz Castelo.