Precisiones a "Diario de Semana Santa" | Letras Libres
artículo no publicado

Precisiones a "Diario de Semana Santa"

Sr. Director:
Quisiera que me permitiera robarme unas líneas del ceñido espacio "Cartas sobre la mesa" para hacer algunas precisiones a las referencias sobre mi persona hechas por el Sr. Guillermo Sheridan en el texto "Diario de Semana Santa", aparecido en el No. 29 de nuestra querida revista:
     1. Con mayor suspicacia que hastío el Sr. Sheridan pudo haber descubierto que el "artista patrocinado" que pintó un Zapatota en el Zócalo capitalino no era otro que su servidor, Mauricio Gómez Morín, colega ilustrador de Letras Libres. Bien pude haberle brindado información de primera mano para el necesario rigor y veracidad que la profesión periodística exige.
     2. Como artista visual jamás he sido patrocinado por el Estado, por mecenas privados, ni por empresa televisiva alguna. Mi único patrocino es mi propio trabajo. Para realizar la mentada pinta mural, por supuesto que no existió patrocinio alguno del GDF. Nos limitamos a solicitarle el permiso correspondiente.
     3. Que yo sepa, y aunque existiera, los artistas no estamos obligados por ninguna ley a efectuar consultas públicas o privadas para pensar y realizar nuestras obras. En el caso del mural que nos ocupa reitero, como se anunció públicamente, que se concibió técnica y conceptualmente como una obra de carácter efímero, por lo que no hubo afectación de patrimonio ni de terceros, a no ser de sus muy respetables ideas y convicciones personales. Cuestión, por otro lado, muy propia del quehacer artístico.
     4. Parece que la soledad de la torre (del material que ahora sea, pues el marfil es en todos sentidos prohibitivo) no deja ver que es prácticamente imposible para una sola persona recabar y preparar los materiales necesarios, dibujar y luego pintar una imagen de 3,750 m2 en once horas de trabajo ininterrumpido. A la convocatoria individual lanzada como botella al mar desde un periódico, se sumó libre, soberana, entusiasta y organizadamente un colectivo harto diverso y autónomo de aproximadamente trescientas personas para su mágica y eficiente realización.
     5. Tampoco soy pintor de encargos, pero ya tomé nota de la sugerencia para otra pinta mural. -